Suscríbete

Menú

No todo el sufrimiento representa el desastre

En nuestra vida real, casi todos nosotros disfrutamos de la comodidad y el temor de experimentar el sufrimiento. Si estos dos entornos vivientes se mostraran frente a nosotros para que pudiéramos elegir, pocas personas elegirían este último porque todos disfrutamos de una vida de comodidad. Sin embargo, ¿nuestra elección es más beneficiosa para nosotros?

Nieve, vestido rojo niña

Un día, leí una pequeña historia como esta: dos hermanos fueron a buscar una vida feliz juntos. En su camino, se encontraron con una bruja y un ángel. La bruja les dijo que conseguirían lo que quisieran y vivirían una vida rica si la seguían. El ángel dijo que su voluntad se moderaría y que tendrían fe y perseverancia frente a las dificultades y se convertirían en los fuertes de la vida si lo seguían. El mayor era aficionado a la comodidad, por lo que eligió seguir a la bruja, mientras que el más joven siguió al ángel. Sorprendentemente, el mayor, que había tenido una vida cómoda y disfrutaba de la riqueza y el lujo, murió de una profunda depresión por temor a la muerte de menos de treinta años. Mientras que, el más joven tomó el consejo del ángel y se unió al ejército para defender a su país. Después, aunque el ambiente era peligroso, confió en Dios y funcionó bien en numerosas batallas, al final, recibió el título de "héroe de guerra", así como el apoyo y el respeto de la gente. Además, el rey le otorgó una hermosa esposa, y luego pasaron una vida feliz juntos.

De la historia, entendí: la vida cómoda no es necesariamente algo bueno y un ambiente de sufrimiento es más beneficioso para nosotros. Recordé los siguientes hechos históricos en la Biblia: Cuando Dios estaba a punto de destruir a Sodoma y Gomorra, porque Él conmemoró las acciones justas de Lot, antes de la destrucción envió a los ángeles a decir a Lot y a su familia que suban a la montaña y nunca miren espalda. El significado de esto era que ellos abandonasen todo por el bien de sus vidas. Pero la esposa de Lot miró hacia atrás y, por lo tanto, se convirtió en un pilar de sal y perdió la vida porque todavía se aferraba a la propiedad de su familia y su vida cómoda. Además, Lucas 18 registra que un joven y rico gobernante judío le preguntó al Señor Jesús cómo obtener la vida eterna. El Señor le dijo que vendiera todo lo que tenía y distribuyera el dinero a los pobres y luego vienen a seguirlo. Después de escuchar esto, el joven se fue con tristeza porque tenía grandes posesiones y no podía soportar renunciar, perdiendo la oportunidad de entrar en el reino de los cielos y obtener la vida eterna. Estas personas finalmente perdieron las bendiciones y las promesas de Dios porque se deleitaban con las comodidades.

Los entornos miserables pueden desgastar nuestro carácter natural para que no actuemos según nuestra carne; ambientes miserables también pueden atemperar nuestra fe para que podamos aprender a confiar en Dios y ser bendecidos por Dios. Recordemos el momento en que Moisés fue un príncipe de Egipto, vivía una vida cómoda y no experimentaba ningún sufrimiento. Naturalmente, estaba lleno de la carne y siempre dependía de su naturalidad para hacer las cosas, incapaz de asumir la pesada carga de sacar a los israelitas de Egipto. Después de cuarenta años de tribulaciones en el desierto, su temperamento se esfumó, y ya no confió en su temperamento, buenas intenciones y entusiasmo para hacer las cosas. Al mismo tiempo, su fe en Dios también aumentó y solo entonces fue capaz de asumir la pesada carga de sacar a los israelitas de Egipto. Y lo mismo fue para Job. Cuando se sometió a una prueba dolorosa y perdió sus invaluables posesiones familiares y todos sus hijos, no solo no se quejó ante Dios, sino que su verdadera fe y obediencia hacia Dios aumentaron después de la prueba. Luego, fue llamado justo por Dios y finalmente Dios se le apareció y le otorgó doble bendición. Fue a través de experimentar diferentes tipos de entornos en el sufrimiento y la tribulación que llevaron esos frutos y testimonios.

Dios dice: "Cuando Dios obra para refinar al hombre, el hombre sufre, su amor por Dios se vuelve más grande y más del poder de Dios se hace evidente en él. Cuanto menos refinamiento tiene el hombre, tiene menos amor por Dios y menos del poder de Dios se hace evidente en él. Cuanto mayor su refinamiento y dolor y más su tormento, más profundo su amor verdadero y su fe real hacia Dios, y más profundo su conocimiento de Dios. En tus experiencias verás que los que sufren gran refinamiento y dolor, y mucho trato y disciplina, tienen un profundo amor por Dios y un conocimiento de Dios más profundo y perceptivo".

"Sólo en el sufrimiento pueden aprenderse las lecciones, y esto significa ser capaz de obtener la verdad y entender el propósito de Dios. En realidad, muchas verdades se entienden en la experiencia de pruebas dolorosas. Nadie dice que se conozca la intención de Dios, que se entiendan Su omnipotencia y Su sabiduría, que se aprecie el carácter justo de Dios en un entorno de comodidad o en circunstancias favorables. ¡Eso sería imposible!"

Dios es el Señor de toda la creación. Él conoce mejor nuestras necesidades y qué entornos pueden formar nuestra fe y aumentar nuestro conocimiento de Él. Por lo tanto, siempre crea diferentes entornos para atemperarnos de acuerdo con nuestras necesidades, de modo que en estas circunstancias difíciles, podamos descubrir nuestras deficiencias, insuficiencias y disposiciones corruptas. Y como resultado, nos hace estar dispuestos a dejarnos ir, obedecer las reglas y los arreglos de Dios, y comportarnos y tratar con los demás de acuerdo con Su palabra. Por lo tanto, estamos calificados para heredar la bendición y la promesa de Dios. Si vivimos siempre en un ambiente confortable sin pruebas ni tribulaciones, nuestro corazón gradualmente se alejará de Dios. Y debido a nuestro anhelo de comodidad física, es fácil para nosotros ser depravados, vivir en todo tipo de disposiciones corruptas y seguir varias tendencias malvadas. En última instancia, seremos devorados por las malas tendencias y nuestras vidas perderán vigencia.

Por ejemplo, algunas personas tienen una carrera exitosa, conducen un automóvil agradable y viven en una mansión, viviendo una vida rica que desean, pero aún no están satisfechas. Por el bien de ganar más dinero y obtener un estatus superior, traman en contra y se engañan unos a otros e incluso terminan cometiendo crímenes. Algunas personas viven cómodamente y están vacías y depravadas, por lo que desarrollan relaciones extramatrimoniales para llenar el vacío en sus corazones, lo que hace que su familia se separe. De esto podemos ver que la comodidad no es necesariamente algo bueno, y el sufrimiento no es necesariamente algo malo para nosotros. Aunque sufriremos físicamente, el sufrimiento puede cambiar nuestra disposición corrupta, moderar nuestra voluntad y mejorar nuestra fe, para que podamos ser más fuertes y valientes, no ser influenciados o restringidos fácilmente por todo tipo de personas, asuntos y cosas, pero capaces de enfrentar la vida con calma construyendo una buena carrera. Por lo tanto, cuando nos topamos con circunstancias difíciles, no debemos temerlas ni evitarlas, pero debemos venir ante Creador para buscarlas y seguramente Él nos llevará a cruzar la barrera y ganar más.

No se deleite en el libertinaje debido a una vida cómoda o se queje debido a los sufrimientos. Enfrenta la vida con calma y obedece los arreglos del Creador, ¡y solo entonces podremos vivir una vida feliz!

(Traducido del original en inglés al español por Tchaikovski Pierre)

Leer más sobre Reflexiones cortas de la vida:

¿Quién puede concedernos un hogar estable y cómodo?

Cómo liberarse del sufrimiento del vacío espiritual

Comentarios