Suscríbete

Menú

Los Obstáculos son los peldaños hacia el éxito

He escuchado historias de ese tipo: El curso del crecimiento de las águilas es cruel. Para que los aguiluchos se ciernen en el cielo. La madre águila los empuja sobre el acantilado cuando sus alas están completamente crecidas. Mientras se caen, los aguiluchos agotan toda su fuerza aleteando para sobrevivir. A través de su lucha dolorosa, finalmente pueden volar. Sin embargo, por el bien de permitirles remontar el vuelo en el cielo alto, la madre águila romperá sus alas y los empujara nuevamente sobre el acantilado. Esta vez, sufrirán más dolor que antes. Aunque están en gran dolor, como quiera deben aletear sus alas rotas. Porque solo por hacer esto pueden cernirse en el alto cielo; de lo contrario, ellos nunca serán capaz de volar en el cielo azul.

Por qué los aguiluchos necesitan pasar por tan fuerte entrenamiento en el curso de su crecimiento? Porque solamente a través de tan cruel entrenamiento podrán remontar en aire alto. Similarmente, nos encontraremos muchas dificultades en nuestras vidas como los aguiluchos, y estas dificultades son exactamente lo que Dios meticulosamente organiza para entrenarnos creciendo.

Pero, muchas veces no vemos el valor de someternos a tales dificultades, o sabemos que estas dificultades en realidad son peldaños hacia nuestro éxito. Así que, desde nuestros corazones, estamos temerosos de someternos a dificultades, y resistimos la dificultades, esperando que nuestras vidas sean pacíficas, sin complicaciones y eternamente a gusto. En realidad, nuestro pensamiento es muy tonto. Como dice la Biblia: “y la complacencia de los necios los destruirá” (Proverbios 1:32). El ansia para el ocio, nos volverá depravados, y nos convertiremos en parásitos; aún más, su codicia de ocio, será saciada con comida y mantenernos vagos, finalmente logrando nada y viviendo en vano.

Un dicho común dice: "el filo de una espada viene de una molienda; la fragancia de una ciruela florecida viene de un frío amargo.” Solo al ser templado repetidamente puede el hierro ser convertido en acero de calidad. Así, que si queremos tener un crecimiento genuino, no podemos ser resistentes a las pruebas que Dios nos organiza cuidadosamente.

En nuestras experiencias de vida, Dios organiza algunas dificultades y hasta tribulaciones para todos nosotros. Cuando nos encontramos dificultades, fracasos y contratiempos, algunas personas serán derrotados y nunca se animaran de ahí en adelante, mientras otros tantearan hacia adelante constantemente. Después de experimentar frecuentes tropiezos, gradualmente serán fuertes, maduros y fijos. Siendo capaz de tomar responsabilidad por cosas; mientras tanto, algunas de sus rudezas como su engreimiento disminuirá. Después de pasar por las dificultades, se convertirán en quienes son como acero de calidad temperado repetidamente, un árbol bonsai cuidadosamente cortado, un fénix obteniendo una nueva vida a través del bautismo de fuego, o un aguilucho planeando en el cielo con el entrenamiento de alas siendo rotas. Dificultades en realidad hicieron su vida espléndida.

Ya que los obstáculos son un peldaño hacia el éxito, entonces cómo debemos enfrentarlo y experimentarlo?

La Biblia dice: “fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza […] Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes” (Efesios 6:10,13). “Entonces los entregaste en mano de sus enemigos, que los oprimieron, pero en el tiempo de su angustia clamaron a ti, y tú escuchaste desde el cielo, y conforme a tu gran compasión les diste libertadores que los libraron de mano de sus opresores” (Nehemías 9:27). Exactamente, a veces la dificultad es como un muro frente a nosotros, y es difícil para nosotros superarlo. Pero las buenas intenciones de Dios de darnos las dificultades son para no bloquear, sino para mejorar. En este momento, mientras aprendamos a confiar en Dios para superar este “muro”, veremos que el éxito nos está esperando.

Si está enfrentando obstáculos en su vida, por favor no se desaliente, ni se desilusione. Porque Dios sabe todo lo que estamos experimentando y Él está observándonos en secreto todo el tiempo, y esperando nuestras oraciones sinceras. Cuando estamos dispuestos a llamarlo a Él, Él nos ayudará a superar todas las dificultades y superar todos los obstáculos que nos obstruye.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

(Traducido del original en inglés al español por Loraine Barreto)

Comentarios