Suscríbete

Menú

Testimonios Cristianos-¿Cómo superar el fallo de la cirugía estética?

Cuando era niña, mi madre me dijo que no tenía el puente de la nariz; es decir, yo era una persona sin nariz. Después, continuamente escuché que algunos compañeros de clase y amigos también me decían que no tenía nariz. Al escuchar sus palabras, me ponía triste y me sentía sola. Año tras año, crecí con la insatisfacción de mi nariz.

Después de la graduación, me enteré de que Xiaoling, mi buena amiga de la escuela secundaria, dirigió un salón de belleza en la ciudad. Cuando tenía tiempo libre, la visitaba para tratamientos faciales y masajes. Un día, al llegar a su tienda, ella me explicó los cambios de su cara. Le miré atentamente su cara, diciendo: “Parece que tu barbilla se ha vuelto larga y afilada”. Luego me dijo que se había sometido a una pequeña cirugía plástica. No pude creer que Xiaoling se adhiriera a la cirugía estética. Ella me dijo en serio: “Deberías hacerte algo en tu nariz”. Mírate: tienes párpados dobles, pestañas largas, ojos grandes, una cara ovalada y labios con forma perfecta. Tú no tienes el puente de nariz. Así que tus ojos se ven muy separados, lo que hace que tu cara se vea plana... Si tu nariz es fina y fija, tu cara pronto mejorar tu aspecto y tu temperamento mejorará naturalmente ...” Entonces dije: “Es cierto que mi nariz es fea. Pero con respecto a la cirugía, creo que es peligrosa y tengo un poco de miedo”. Xiaoling sonrió y continuó diciendo: “Hemos pensado en el riesgo. ¿Crees que no tenemos miedo? Sólo elegimos la cirugía segura”. Luego me contó la microcirugía que había introducido en su tienda últimamente. Ella dijo: “No tiene riesgo hacerse microcirugía. Sólo necesita una inyección y luego se le inyectarán ciertos materiales en la nariz. No es una operación. Sin anestecia. Puedes irte una vez que haya terminado. Si no está satisfecho con el resultado, puede retirar los materiales en cualquier momento ...”.

Después de escuchar lo que ella dijo, me sentí algo tentado y comencé a pensar: a lo largo de los años, que mi nariz no se vea bien me produce dolor psíquico. Si me hiciera la cirugía estética en mi nariz, ¿mi ansiedad sería eliminada? Además, la sociedad juzga a las personas por su imagen. Las mujeres hermosas son populares donde quiera que vayan; mientras que, por el contrario, las mujeres feas son impopulares y rechazadas en cualquier parte. Y los ricos también quieren tener a una bella dama como su compañera, ya que pueden disfrutar del debido respeto antes que los demás. Si mi nariz es fina, mis rasgos faciales se verán sólidos, y aunque no sea más hermoso, al menos, mi temperamento mejorará. ... Pero, ¿y si la cirugía falla y mi nariz se tuerce? ¿No estaría desfigurado? Incluso si la cirugía estética fue exitosa, ¿tendría efectos posteriores en el futuro? En los casos de fallo en la cirugía estética que he visto anteriormente, algunos incluso le han costado la vida de las personas. Pensando en esto, dudé. Pero cuando vi que muchas colegas y conocidas de mí se volvían más bellas después de someterse a una cirugía estética, volví a mirarme la nariz y me sentí más insatisfecho que nunca. Si mi nariz fuera fijada seguramente sería más hermosa. Después de la lucha, decidí no esperar más y someterme a un implante nasal. Después de eso, mi nariz realmente se veía bien. Mis compañeros de clase y amigos dijeron que era mucha más bella que antes. Mi vanidad estaba muy satisfecha.

Dos años después, lo que más me preocupó fue lo que sucedió: mi nariz estaba un poco deformada. Los rellenos se separaron. La raíz de mi nariz parecía más grande que antes. Parecía un poco hinchado y la parte superior se hizo más ancha que la parte inferior. Como resultado, mi nariz se desarticula con su puente. Estaba muy nerviosa: pensando solo dos años, mi nariz comenzó a deformarse. ¿Qué pasaría después? Luego encontré a la esteticista y le pregunté sobre eso. Ella dijo: “Esto es normal. Porque no son implantes de silicona, sino materiales semisólidos y semilíquidos que se pueden moldear. Si no están en forma, apriételos y estarán bien. Además, su vida útil es limitada. Entonces, varios años después, los materiales simplemente se volverán menos naturales. Para mantenerlos en forma, todo lo que puedes hacer es continuar implantando materiales, y no hay otra forma”. Al escuchar sus palabras, me quedé estupefacta y sentí que me habían engañado. Porque recordé que me habían prometido que la vida útil de estos implantes era de unos diez años cuando me hicieron la operación. ¿Por qué estaban deformados dos años después? Su promesa de servicio después de la cirugía fue hacerme inyectar más material para implantes y obtener más dinero de mí. Al ver el resultado, estaba muy triste y arrepentida. Al principio, sólo esperaba ser más bonita a través de la cirugía estética. Inesperadamente, estaba más fea que antes. Me preguntaba constantemente: sabía claramente los casos de fracaso en la cirugía estética y sus graves consecuencias, pero ¿por qué decidí hacerlo?

Hasta que un día, afortunadamente, acepté el evangelio de Dios. Vi las palabras de Dios decir: “Cuando sopla el viento de una tendencia en el mundo, tal vez solo un pequeño número de personas se convertirán en iniciadoras de esta. Empiezan a hacer este tipo de cosas, luego aceptan este tipo de idea o este tipo de perspectiva. La mayoría de las personas, sin embargo, en medio de su inconsciencia seguirán estando continuamente infectadas, asimiladas y atraídas por esta clase de tendencia de forma inconsciente, hasta que la aceptan sin darse cuenta y de forma involuntaria, y todos quedan sumergidos en ella y son controlados por ella. Una tras otra, esas tendencias hacen que las personas, que no tienen un cuerpo y una mente fuertes, que no saben qué es la verdad y no pueden distinguir entre cosas positivas y negativas, las acepten felizmente, así como los puntos de vista sobre la vida y los valores que provienen de Satanás. Aceptan lo que este les dice sobre cómo plantearse la vida y la forma de vivir que Satanás les ‘concede’, y no tienen la fuerza ni la capacidad, y, mucho menos, la conciencia para resistirse”.

Después de leer las palabras de Dios, sabía que perseguir la belleza vana y someterse a una cirugía estética para lograr una buena apariencia son tendencias malvadas que Satanás dice. No sabía la verdad y no era capaz de discernir las cosas positivas y negativas, así que no pude evitar seguir las malas tendencias y ser asimilado por ella. Pensando en el pasado, a menudo escuché algunos dichos populares, tales como, “Las mujeres deberían aprender a vestirse a sí mismas”. “Amar la belleza es cosa de las mujeres”, “El atractivo es el capital de las mujeres. La belleza amorosa es inocente”, “Una mujer bonita está calificada para casarse con un hombre rico”, y así sucesivamente. Sin saberlo, los venenos que los pensamientos dentro de ellos han estado profundamente enraizados en mi corazón. Eso me hizo pensar que las mujeres deben buscar la belleza; cuanto más bella es una mujer, más capital tendrá, y más será considerada por los demás. Entonces, cuando Xiaoling me presentó la tecnología médica de la fijación de la nariz, aunque sabía claramente que era peligrosa, para volverme más bonita, seguí la tendencia sin dudarlo. En consecuencia, la cirugía estética falló y me produjo daño y dolor. Estas fueron las nefastas consecuencias de que me envenenaron las tendencias demoníacas satánicas. Mira a la sociedad ahora: ¿Cuántas personas no han escatimado gastos en someterse a una cirugía estética y están muy endeudadas? Algunos de ellos no solo no se vuelven más bellos, sino que incluso se desfiguran y sufren las secuelas de la cirugía. Lo que es peor, algunos pierden sus vidas, causando dolor tanto para ellos como para sus familias. En este punto, me di cuenta de que la raíz de todas estas tragedias es que el hombre está corrompido y envenenado por Satanás. Satanás levantó las malas tendencias para engañar a personas como yo, que no tenían conocimiento de las cosas positivas y negativas, para hacer que cayeran en su trampa, voluntariamente ser tentados, controlados y afligidos por ella a fin de lograr su malvado propósito de devorar al hombre. Las palabras de Dios me hicieron tener un poco de discernimiento sobre las intenciones malvadas de Satanás usando las tendencias sociales para corromper al hombre.

Más tarde, vi las palabras de Dios decir: “Desde la creación del mundo, he empezado a predestinar y seleccionar a este grupo de personas; a saber, vosotros los de hoy. Vuestro temperamento, calibre, aspecto y estatura, la familia en la que naciste, tu trabajo y tu matrimonio; tú en tu totalidad, incluso el color de tu pelo y tu piel, y el momento de tu nacimiento; todo fue dispuesto por Mis manos. Arreglé con Mi mano las cosas que haces y las personas que te encuentras todos los días, por no mencionar el hecho de que traerte a Mi presencia hoy se hizo en realidad por Mi arreglo. No te entregues al desorden; debes proceder con calma”. Recordaba espontáneamente el relato de la Biblia: “Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:27). “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera” (Génesis 1:31). Es verdad que el hombre fue creado por Dios. La apariencia, el nivel y el matrimonio del hombre fueron arreglados por Dios hace mucho tiempo. No cambiarían a medida que cambiara la apariencia del hombre. Además, a pesar de que tenemos diferentes apariencias, bellas o feas, sin embargo, Dios ve que es bueno. Mientras que yo no estaba contenta con mi apariencia e intenté hacerlo más bonita por medio del esfuerzo humano. Entonces sólo pude cosechar lo que había sembrado. Incluso si me volviera hermosa después de la cirugía, ¿qué podría hacer con esa belleza transitoria? Incluso si mi vanidad estuviera temporalmente satisfecha, ¿de qué serviría? No tendría alegría y felicidad en mi corazón, pero sentiría aún más vacía. Muchos años después, cuando las secuelas de la cirugía cosmética estaban cada vez más a la vista, sufría todo el dolor; ¿Por qué me molesté? Seducido por las tendencias malvadas de Satanás, fui en contra de la soberanía y la predestinación de Dios, sólo cosechando angustia y sufrimiento. Aunque mi apariencia no es tan hermosa, Dios no me menospreció, ni se negó a salvarme por eso. En cambio, Él me seleccionó del vasto mar de personas, me trajo a su familia, usó sus palabras para proveerme y alimentarme para crecer. Probando el amor de Dios, me conmovió mucho. No pude evitar acercarme a Dios y rezarle: “Oh, Dios, fui ciego y necio antes. Engañada por las malas tendencias de Satanás, desobedecí Tu soberanía y jugué conmigo mismo, viviendo así en el dolor y deprimiéndome. Hoy, no desprecias mi apariencia, todavía me das la oportunidad de ser salvada y entrar en el reino celestial. Dios, gracias por Tu salvación. ¡Estoy dispuesta a salir de la aflicción de Satanás y obedecer Tu orquestación y Tu disposición!”.

Al leer las palabras de Dios con los hermanos y hermanas en la reunión, entendí algo de verdad, y obtuve un verdadero conocimiento sobre los métodos que Satanás usó para corromper al hombre y herir al hombre. Ya no me sentí meditabunda sobre el fracaso en la cirugía estética. Más bien, a través de mi dolorosa experiencia, pude odiar la bajeza y el mal de Satanás, y ya no volví a caer en su trampa. Al mismo tiempo, obtuve un verdadero conocimiento y experiencia de la santidad de Dios y Su salvación. Sabía que solo las palabras de Dios pueden hacer que el hombre sepa la verdad, se libere de la seducción y la aflicción de las malas tendencias de Satanás. Ahora, he conocido algo de verdad y vivo como los seres humanos. Me siento segura y felíz en mi corazón. Además, disfruto la verdadera paz y alegría. Este es el inmenso amor de Dios y la salvación de nosotros. En la casa de Dios, nosotros, hermanos y hermanas, no juzgaremos a los demás por apariencia. Ya sea hermoso o feo, podemos tratarnos unos a otros de manera justa y amarnos los unos a los otros. Cumplimos con nuestro deber en nuestros propios papeles, nos sentimos relajados y liberados. Comprendo profundamente que solo si nos presentamos ante el Creador, nos sometemos a la soberanía y el arreglo de Dios, buscamos la verdad, realizamos nuestros deberes como criaturas, podemos obtener verdadera liberación y libertad en nuestro corazón, y vivir una vida perfecta.

Comentarios