Suscríbete

Menú

Adiós a los días que solo por dinero

Luchando para trabajar por dinero

En mi familia, a nuestros tres hermanos y hermanas les fue bien en nuestros estudios desde la infancia, y tanto mi hermano como mi hermana fueron a la universidad. Pero cuando estaba a punto de tomar los exámenes para ingresar a la escuela secundaria, mi familia había sido tan pobre que tuve que abandonar. Cuando llegué a la edad de casarme, sólo quería casarme con un esposo capaz de vivir una vida mejor en el futuro. Desafortunadamente, después de casarme, descubrí que mi esposo era un adicto al juego, que no sólo no ganaba dinero, sino que se endeudaba. A pesar de estar decepcionada, pensé que tenía la habilidad de hacer ropa, por lo que tenía que ganar dinero. Luego le confié mi hijo de dos años a mi madre y fui sola al sur de China para ganar dinero.

Trabajé en una gran fábrica de ropa con línea de producción. Nos pagaba la pieza, y podíamos ganar regularmente ciento setenta u ochenta yuanes por día. Entendiéndolo de esta manera, podría ganar un salario mensual de cinco mil yuanes en general, siete mil yuanes más el pago de horas extras, y a veces ocho mil yuanes durante la temporada alta. A este ritmo, pensé, podría acumular entre setenta y ochenta mil yuanes al año y pagar una casa en dos años. Para realizar mi deseo, corrí contra el reloj para trabajar duro todos los días durante dos años y luego, compré una casa como lo había deseado y viví una vida mejor. Mis parientes, vecinos y amigos todos me admiraban, dándome el visto bueno para elogiar mis habilidades. Pensé: tener mucho dinero es algo bueno, y con él, puedo vivir manteniendo la cabeza en alto y sintiéndome orgullosa y eufórica entre la gente que me rodea. Calculé en mi cabeza: si continuaba trabajando por otros dos años de esta manera, podría comprar un automóvil, lo que me haría sentir más orgullosa. Cuanto más pensaba en ello, más feliz me volvía; cuanto más duro trabajaba, más energizada me sentía. Así que continué trabajando noche y día por otro año.

Inesperadamente, trabajar horas extras con frecuencia me causaba espondilosis cervical, dolor de cabeza nervioso, periostitis de la mano izquierda y reumatismo en la mano derecha. El médico me dijo que me quedara en el hospital para recibir tratamiento, y también me dijo que si continuaba trabajando así, mis brazos quedarían deshabilitados, e incluso podría provocar encefalopatía. Pensé para mí: la hospitalización para el tratamiento me impedirá ganar dinero; sin dinero no viviré una vida de ser muy apreciada y admirada por los demás. Calculé y decidí seguir trabajando mientras recibía tratamiento, sin soltar ninguno. Entonces, sólo compré un medicamento y luego comencé de nuevo como una máquina en funcionamiento. Por la falta de descanso durante un largo período de tiempo, junto con el trabajo manual pesado, mi dolor de cabeza se volvió más grave, incluso al punto que a veces me golpeaba la cabeza contra la pared. Quería pedir permiso y regresar a mi ciudad natal para recibir tratamiento, pero luego pensé un segundo: este trabajo está bien pagado. Si renuncio a ir a casa para recibir tratamiento, no será tan fácil encontrar ese trabajo cuando regrese. Este pensamiento me instó a soportar el dolor para seguir trabajando. Más tarde, cada vez que me dolía la cabeza terriblemente, tomaba más medicamentos; cada vez que mis brazos dolían severamente, tomaba analgésicos para aliviar el dolor. Poco a poco, me lastimé el estómago tomando demasiado medicamento para que mi condición empeorara y empeorara. Ya no pude continuar mi trabajo. Indefensa, tuve que pedir un permiso y fui a casa para recibir tratamiento.

En miseria y confusión, acepté el evangelio de Dios

Después de regresar a casa, mi madre me convenció de todo corazón, "Zhifu, nunca puedes ganar suficiente dinero. No te concentres en ganar dinero, cuídate. La riqueza que uno puede poseer ha sido predeterminada por Dios desde hace mucho tiempo. Ahora has estado en tan malas condiciones por dinero, y si continúas así, tu salud se arruinará. Cuando llegue ese día, el dinero que hayas ganado, sin importar cuánto, no haría nada para salvarte la vida. Ven a creer en Dios para comprometer todo a Dios y obedecer su soberanía y arreglo; sólo entonces obtendrás verdadera felicidad". Al escuchar sus palabras, pensé: creer en Dios es bueno, pero sin dinero, no viviría una vida mejor. Ahora es más importante para mí ganar dinero antes de llegar a la vejez. Debería trabajar durante algunos años más para ganar más dinero, y hasta cuando pueda vivir una vida mejor, todavía no será tarde para creer en Dios. Después de eso, simplemente hice oídos sordos a lo que mi madre dijo con respecto a la creencia en Dios. Unos días más tarde, me negué a obedecer la exhortación de mi madre y volví a la fábrica con medicamentos y un parche en la mano izquierda.

Un día después de cinco meses, de repente, no pude doblar el dedo medio de mi mano derecha mientras hacía ropa. Así que no tuve más remedio que renunciar a mi trabajo y regresar a casa. Una vez más adelante, ayudé a mi padre con una bolsa de fertilizante. Apenas lo habíamos levantado cuando no podía mantener la mano derecha recta ni doblarla, ni siquiera alimentarme con ella. Sólo entonces me di cuenta de cuán grave se había vuelto mi enfermedad, así que fui a ver a un médico nuevamente. El médico me dijo: "Su enfermedad es causada por el exceso de trabajo, y si continúa trabajando así, su brazo se arruinará para siempre...". Ante sus palabras, me dejé caer en una silla, pensando: desde que mi marido apostó todo día a día descuidado a nuestra familia, si mi brazo está realmente arruinado, ¿cómo puedo vivir entonces?

Llegué triste a casa y le conté a mi madre sobre mi enfermedad llorando. Al verme con tanto dolor, ella me consoló, "No llores. Ven y cree en Dios, ¿de acuerdo? Sólo Dios es nuestra confianza y sólo Él puede resolver todas nuestras dificultades". Entonces ella me leyó un pasaje de las palabras de Dios: "El Todopoderoso tiene piedad de esta gente que sufre profundamente. Al mismo tiempo, Él está harto de esa gente que no tiene conciencia, porque Él tiene que esperar demasiado tiempo la respuesta de los humanos. Él desea buscar, encontrar tu corazón y tu espíritu. Él quiere darte alimento y agua y despertarte, para que ya no tengas sed, ya no tengas hambre. Cuando estés cansado y comiences a sentir la desolación de este mundo, no te sientas perplejo, no llores. Dios Todopoderoso, el Velador, acogerá tu llegada en cualquier momento" (El suspiro del Todopoderoso). Las palabras de Dios fluyeron en mi corazón como una corriente cálida. Era como una niña perdida que había regresado al seno de su madre, encontrando esperanza y confianza al mismo tiempo. Mi madre me dijo, "Ninguno de nosotros es responsable con nuestra propia vida, porque sólo vivimos para ganar dinero, así como para obtener fama y fortuna. Como resultado, nos volvemos cada vez más miserables. Sólo Dios nos ha estado cuidando y protegiendo. Él no tiene el corazón para permitirnos vivir bajo el dominio de Satanás y sufrir su extrema aflicción. Él espera que regresemos a Él y nos sometamos a Su soberanía y arreglo. Sólo de esta manera podemos deshacernos de la vida miserable...". Al escuchar el compañerismo de mi madre, vi el corazón maternal de Dios y Su amor que nunca me abandona. Este tipo de amor no es poseído por el hombre, es la misericordia de Dios y la salvación para el hombre. En retrospectiva, luché para ganar dinero con el fin de vivir una vida de gran estima por parte de otros, y aunque he ganado algo de dinero, terminé con muchas enfermedades, viviendo en una miseria indescriptible. Antes, cuando mi madre me predicó el evangelio, me instó a que, en lugar de abandonar la soberanía de Dios por mi propio esfuerzo, me sometiera a Su soberanía y arreglo, y que sólo entonces podría vivir en paz y felicidad. Pero me negué a escuchar y todavía sostenía que ganar dinero era lo más importante: "Por dinero baila el perro", así que seguí confiando en mis propias manos para construir una hermosa casa hasta que mi cuerpo sufriera una aflicción más grave. En angustia e impotencia, Dios usó a mi madre una vez más para predicar el evangelio y leer Sus palabras para mí. Sentí por lo que Dios dice que cada palabra me transmitía el amor de Dios para que mi corazón rígido se derritiera. ¿Cómo podría rechazar nuevamente el amor y la salvación de Dios? Pensando en esto, voluntariamente acepté el evangelio del reino de Dios con un corazón de gratitud y culpa.

Con la Preciosa Verdad, discerní el bien del mal

Desde entonces, viví la vida de la iglesia. Me reuní con hermanos y hermanas para tener comunión acerca de las palabras de Dios, y nos amamos unos a otros. Sentí una felicidad que nunca antes había disfrutado y mi enfermedad fue mucho mejor. Un día, leí las palabras de Dios: "'Por dinero baila el perro' es la filosofía de Satanás y prevalece en toda sociedad humana. Podríais decir que es una tendencia, porque se ha impartido a todos y está ahora adherida a su corazón. […] Independientemente de cuánta experiencia tenga alguien con este dicho, ¿cuál es el efecto negativo que puede producir en el corazón de alguien? (Las personas pensarían que el dinero puede conseguirlo todo, y lo amarían.) El carácter humano de las personas en este mundo, incluidos vosotros los que estáis aquí sentados, revela algo. ¿Cómo se interpreta esto? Es la adoración al dinero. ¿Es difícil sacar esto del corazón de alguien? ¡Es muy difícil! ¡Parece que la corrupción del hombre por parte de Satanás es realmente profunda! ¿Podemos decir esto? (Sí.) Por tanto, después de que Satanás use esta tendencia para corromper a las personas, ¿cómo se manifiesta en ellas? ¿No sentís que no podríais sobrevivir un solo día sin dinero en este mundo, que ni siquiera sería posible conseguirlo un solo día? (Sí.) El estatus de las personas y su respetabilidad se basan en el dinero que tienen. Las espaldas de los pobres se encorvan por la vergüenza, mientras que los ricos disfrutan de su elevada posición. Se alzan llenos de soberbia, hablando en voz alta y viviendo con arrogancia. ¿Qué aportan a las personas este dicho y esta tendencia? ¿No consideran muchos que conseguir dinero merece la pena a cualquier precio? ¿No sacrifican muchos su dignidad y su integridad en la búsqueda de más dinero? ¿No pierden muchas más personas la oportunidad de cumplir con su obligación y seguir a Dios por culpa del dinero? ¿No es esto una pérdida para las personas? (Sí.) ¿No es Satanás siniestro al usar este método y este dicho para corromper al hombre hasta ese punto? ¿No es una artimaña maliciosa? Conforme pasas de la objeción a este dicho popular a aceptarlo finalmente como verdad, tu corazón cae por completo en las garras de Satanás y, por tanto, sin quererlo llegas a vivir por él. ¿En qué grado te ha afectado este dicho? Podrías conocer el camino verdadero, podrías conocer la verdad, pero no tienes poder para buscarla. Podrías conocer claramente la palabra de Dios, pero no estás dispuesto a pagar el precio, a sufrir para hacerlo. En su lugar, sacrificarías tu propio futuro y destino para ir en contra de Dios hasta el final. Por mucho que Dios diga, por mucho que haga, por mucho que te des cuenta de que Su amor por ti es profundo y grande, mantendrás tozudamente el rumbo y pagarás el precio para este dicho. Esto significa que el dicho controla ya tu conducta y tus pensamientos, y que preferirías que controlara tu destino antes que renunciar a él. Las personas actúan así, están controladas y manipuladas por este dicho. ¿No es este el efecto de la corrupción del hombre por Satanás? ¿No son estos la filosofía y el carácter corrupto de Satanás arraigándose en tu corazón? Si te comportas así, ¿no habrá conseguido Satanás su objetivo? (Sí.) ¿Ves cómo ha corrompido Satanás así al hombre? (No.) No lo ves. ¿Puedes sentirlo? (No.) No puedes sentirlo. ¿Ves aquí la maldad de Satanás? (Sí.) Satanás corrompe al hombre en todo tiempo y lugar. Imposibilita que el hombre se defienda de su corrupción, y lo deja desamparado ante ella. Hace que aceptes sus pensamientos, sus puntos de vista y las cosas malas que provienen de él en situaciones en las que no eres consciente y no reconoces lo que te está pasando. Las personas aceptan por completo estas cosas y no hacen excepciones. Las valoran y las consideran un tesoro, dejan que las manipulen y jueguen con ellas y, por ello, la corrupción del hombre por Satanás se vuelve más y más profunda" (Dios mismo, el único V). Después de leer las palabras de Dios, me di cuenta de que Satanás me había engañado y afligido con estos venenos tales como "por dinero baila el perro" y "el dinero no es omnipotente, pero sin él no se puede hacer absolutamente nada", lo que me llevó a creer que con dinero podría ser superior a los demás, podría mantener la cabeza alta y vivir un estilo de vida de alta calidad. Envenenado por tal punto de vista, consideraba el dinero como algo incluso más importante que mi propia vida. Por dinero, dejé a mi hijo de dos años para que lo cuidara mi madre y no había vuelto a casa durante tres años; seguí trabajando y ganando dinero noche y día como un robot; y todavía no reacionaba a renunciar a mi trabajo incluso cuando sufría una enfermedad por exceso de trabajo. Como resultado, mi condición empeoró. No pude hacer nada en mi mejor momento, incluso tuve dificultades para alimentarme, y viví peor que la muerte. Si no hubiera sido por Dios quien expuso los medios y las formas en que Satanás usa para corromper al hombre, hubiera persistido en el error y hubiera seguido siendo pisoteado y afligido por Satanás, y de ese modo sería completamente devorado por él. Con este entendimiento, decidí despedirme de los días en que sólo vivía por dinero y para encontrar un trabajo fácil. Después de un período de tiempo, comencé a cumplir con mi deber en la iglesia, y al tener comunión con los hermanos acerca de las palabras de Dios, sentí alegría y paz en mi corazón.

Las palabras de Dios me guiaron a rechazar a Satanás

Justo cuando estaba inmerso en el cálido pecho de Dios, un día, el gerente del taller en mi antigua fábrica de ropa me llamó: "Después de que renunció a su trabajo, empleamos a otro trabajador, pero ella no podía hacer el trabajo. Ahora ella se ha ido. Vuelve al trabajo y el jefe te dará un aumento". Ante sus palabras, estaba un poco ansioso por ir. Mientras vacilaba, se me ocurrió un pasaje de las palabras de Dios que había leído recientemente, "Cualquier persona importante o famosa y, en realidad, todas las personas, todo lo que siguen en la vida sólo se relaciona con estas dos palabras: 'fama' y 'ganancia'. ¿Acaso no es así? (Sí.) Las personas piensan que una vez han obtenido la fama y la ganancia, pueden sacar provecho de ellas para disfrutar de un alto estatus y de una gran riqueza, y disfrutar de la vida. Una vez tienen fama y ganancia, pueden sacar partido de ellas en su búsqueda del placer y su disfrute sin escrúpulos de la carne. De buena gana, aunque sin saberlo, las personas toman su cuerpo, su mente, todo lo que tienen, su futuro y su destino y se los entregan a Satanás para obtener la fama y la ganancia que desean. Los seres humanos hacen esto sin un momento siquiera de vacilación, ignorando siempre la necesidad de recuperarlo todo. […] Sin embargo, poco a poco, todos reconoceréis un día que la fama y la ganancia son grilletes monstruosos que Satanás usa para atar al hombre. Hasta el día en que lleguéis a reconocer esto, resistiréis por completo el control de Satanás y los grilletes que Satanás trae para atarte. Cuando llegue el momento en que desees deshacerte de todas las cosas que Satanás ha inculcado en ti, romperás definitivamente con Satanás y también detestarás todo lo que él te ha traído. Sólo entonces sentirás un verdadero amor y anhelo por Dios, y podrás caminar por el camino correcto de la vida en busca de la verdad" (Dios mismo, el único VI). Las palabras de Dios me hicieron despertar de inmediato. La fama y la ganancia son solo una trampa establecida por Satanás para devorar gente, y sin verdad, sólo podría ser guiado por la nariz por Satanás, y ser devorado por él paso a paso. Sólo creer en Dios para buscar la verdad es el camino correcto para la vida humana. Satanás sabía que no había abandonado la búsqueda del dinero, la fama y las ganancias, así que me tentó al usar a mi antiguo gerente para contarme sobre el aumento salarial en el teléfono, en un intento de ponerme en la trampa de luchar por dinero nuevamente y para controlar, afligir y devorarme. Es realmente siniestro. Pienso en el momento en que terminé con muchas enfermedades y viví en la miseria por el dinero y el interés. Si no fuera salvada por Dios, todavía lucharía tan duro como siempre para ganar dinero hasta que mi brazo se arruine y se me rompa el nervio, y entonces sería demasiado tarde para arrepentirme. Gracias a Dios por la oportuna dirección e iluminación de Sus palabras que me permitió ver a través del plan de Satanás y evitar caer en su trampa. Finalmente, decliné amablemente las buenas intenciones del gerente.

Después, mi muñeca se recuperó gradualmente y mi cabeza ya no me dolió; mi cuerpo volvió a la normalidad. Lo que nunca hubiera esperado era que mi esposo, que solía descuidar a nuestra familia, comenzara a ganar dinero para alimentar a nuestra familia. Desde mi experiencia, realmente sentí que el destino del hombre está en las manos de Dios, y más aún que el curso de la vida que Dios diseñó para cada uno de nosotros es el mejor. Hoy, me he liberado de la aflicción de Satanás y he vivido una vida feliz. ¡Esta es definitivamente la salvación de Dios para mí!

Comentarios