Suscríbete

Menú

La Palabra de Dios me sacó del dolor de la traición de mi pareja

Cuando estaba en la educación secundaria, florecieron la música pop y varios tipos de películas, series de televisión y novelas, lo que me afectó profundamente. Especialmente las ficciones románticas escritas por Qiong Yao, una escritora famosa en Taiwan, tuvieron la mayor influencia sobre mí. Frases famosas como "¿Qué demonios es el amor, que hace que los amantes se unan en vida y muerte?" Y "El amor se exalta por encima de todo" se convirtieron en mi lema y en la filosofía que quería cumplir en mi vida.

Un día de 2004, cuando salí de mi trabajo, alguien detrás de mí me dió un pequeño tirón de la ropa de repente. Me di la vuelta y vi a un hombre joven. Sonrió y se presentó, diciendo que venía especialmente para acompañarme a casa... Desde entonces, todos los días, antes de que amaneciera, me esperaba frente a mi casa y me llevaba a trabajar en moto, y cuando salía del trabajo, también estaba allí esperándome para que recogerme. Ya fuera invierno o verano, nunca se perdió ni un solo día. Incluso si lo rechazaba o lo trataba con frialdad a veces, su pasión por mí no disminuía en lo más mínimo. Después de haber visto los sacrificios que había hecho por mí, poco a poco comencé a creer que era él la persona a quien podía confiarle mi vida, y que había encontrado al héroe en la historia de amor.

Tres años después,nos casamos con la aprobación y la alegría de nuestras familias. Dos semanas después de nuestra boda, decidí vender mi anillo de bodas, la pulsera, los pendientes y el collar y utilicé el dinero para ayudar a mi esposo a comenzar un negocio. Mi salario se usó para pagar los gastos de la familia, y el dinero que ganó mi marido podría usarse para construir su negocio. Cuando estaba disfrutando del fruto del amor, también hice planes y trabajé para nuestro futuro.

Sin embargo, los buenos tiempos no duraron mucho. Un año y medio después, mi esposo era adicto al golf (una especie de juego de apuestas). Y cuanto más jugaba, más adicto se volvía a él, incluso en la medida en que dejaba su negocio a cargo de otros. Como resultado, su negocio entró en declive y finalmente fracasó. Aun así, nunca peleé con él, porque pensé: todavía es joven. Un fracaso puede servir como una lección en su vida. El perdón y la paciencia con él son la base para mantener nuestra relación; la comprensión y el apoyo son la base de un matrimonio feliz.

Después de que nació mi hijo mayor, hicimos un nuevo plan para nuestro futuro. Me prometió que no volvería a apostar y asumiría la responsabilidad de la familia. Creí lo que dijo, y soñé un nuevo sueño de nuestra maravillosa vida en el futuro. Pero algún tiempo después, él rompió su promesa. Se arriesgó con más de dos millones de kyats, y el acreedor le ordenó pagar la deuda en veinte días, si no, le cortaría uno de sus brazos. Estaba muy enojada porque me decepcionó nuevamente. Sin embargo, lo hecho, hecho está. No tuve más remedio que ayudarle a pagar las deudas de juego, con la esperanza de que sacaría una lección de eso y no tomaría el camino equivocado otra vez.

Mi esposo perdió su trabajo otra vez, y mi escaso salario por sí solo no podía mantener a toda la familia. En febrero de 2013, por recomendación de un amigo mío, fui a trabajar a otra ciudad por un salario más alto que el de nuestro antiguo lugar, dejando a mis dos hijos en casa, uno de cuatro años y el otro de solo dos años. No fue fácil trabajar fuera de casa, sin mencionar el dolor de separarme de mi esposo y mis hijos, pero para mantener a la familia, sentí que el dolor y el agotamiento que sufrí valieron la pena.

Un día, mi esposo me llamó y me dijo que quería estudiar teología. En realidad, mis ingresos en ese momento no eran suficientes para mantener a la familia y pagar su matrícula, pero al pensar que había experimentado muchos fracasos en los negocios, sentí que podría ser una protección para él si se dedicaba a la obra de evangelizar, para poder evitar la mala conducta social, así que acepté su propuesta. Durante el período en que mi esposo estudió teología, conté los días, ¡todos los días!, pensando que cuando terminara sus tres años de estudio, también volvería a casa para reunirme con mi familia.

El seminario tenía vacaciones de marzo a mayo de 2014, así que llamé a mi esposo y le pedí que se llevara a mis dos hijos a verme. El 10 de abril, finalmente vi a mi esposo e hijos a quienes había estado esperando durante tanto tiempo, y estaba totalmente inmersa en la felicidad de la reunión familiar. Sin embargo, cuando mis hijos se durmieron esa noche, mi esposo me dijo: "Vengo aquí esta vez principalmente para divorciarme de ti". Me sorprendió de improviso, y él inmediatamente agregó: "Hablo en serio. Encontré a la mujer que amo". Después de oír sus palabras me embargaron sentimientos encontrados, el dolor, el agravio y el resentimiento se acumularon en mi corazón. Era una calurosa noche de verano, pero mis manos y pies estaban tan fríos como los de un cadáver. Anhelaba una reunión con mi familia día y noche, solo para finalmente obtener la traición de mi esposo. Nuestra relación, que parecía ser estable durante todos estos años, cambió de repente, haciéndome sentir que estaba soñando. Esa noche perdí el sueño… En los días siguientes, deliberadamente hablé con mi esposo sobre nuestros días pasados, y les pedimos a nuestros niños que cantaran y bailaran para él y lo besaran, tratando de hacerle sentir la felicidad de su familia. Sin embargo, medio mes más tarde, nos abandonó y se fue resueltamente. Viendo su partida, rompí a llorar. A lo largo de todos estos años, un matrimonio feliz había sido mi mayor ímpetu, pero de repente, lo perdí. Estaba perpleja e indefensa y completamente paralizada.

Durante ese período de tiempo, deseé que todos los recuerdos del pasado pudieran desaparecer de mi memoria, ya que de esa forma mi angustia disminuiría. Temía escuchar a la gente hablando de mi esposo antes mí. Cuando escuchaba a alguien mencionar su nombre, la sangre caliente se vertía en mi cerebro. Y entonces mi cabeza me dolía agudamente, mi cara y mis cuatro extremidades se entumecían, y mi aliento se volvía rápido, y sentía como si me fuera a romper en cualquier momento. Esto continuó por un período de tiempo y mi salud estaba disminuyendo. Para aliviar mi dolor, traté de estar todo el tiempo ocupada, para no tener tiempo de pensar en mi esposo. A pesar de esto, el dolor y la depresión todavía me perseguían como un fantasma. Más tarde, pensé que leer libros famosos podría ayudarme a aliviar el dolor en mi corazón, así que leí más de diez libros y más de trescientos ensayos cortos en el plazo de varios meses. Sin embargo, la herida de mi corazón no se curó, incluso se volvió más y más dolorosa. El fuerte golpe de la ruptura de mi matrimonio atravesó mi corazón todo el tiempo. Me sentí como si estuviera viviendo en el infierno.

Justo cuando casi llegué a un callejón sin salida, Dios extendió Su mano salvadora hacia mí. En febrero de 2016, conocí al hermano Zheng y a la hermana Li Hui en Internet. Cuando estudié la Biblia con ellos, me di cuenta de que el Señor Jesús había vuelto a la carne y había hecho la obra de juicio y de castigo, lo que me emocionó mucho. Me arrepentí de haber creído en el Señor nominalmente antes y no haber venido ante Él para buscar Su voluntad cuando encontré dificultades en mi vida. Aunque estaba en deuda con el Señor, Él todavía tuvo misericordia de mí y arregló todo para que los hermanos y hermanas me ayudaran y apoyaran cuando tuviera dolor. Por lo tanto, me decidí a seguir al Señor de todo corazón en el futuro.

Más tarde, después de que mis hermanos y hermanas supieron que me encontré con reveses en mi matrimonio, me ayudaron con las palabras de Dios. En una reunión, la hermana Li me mostró dos pasajes de las palabras de Dios: "Las personas albergan muchas ilusiones sobre el matrimonio antes de experimentarlo por sí mismas, y todas ellas son hermosas. Las mujeres imaginan que sus medias naranjas serán el Príncipe Azul, y los hombres imaginan que se casarán con Blancanieves. Estas fantasías muestran que cada persona tiene ciertos requisitos para el matrimonio, su propia serie de exigencias y estándares. Aunque en esta era malvada las personas son constantemente bombardeadas con mensajes distorsionados sobre el matrimonio, que crean aún más requisitos adicionales y les dan todo tipo de bagaje y extrañas actitudes, cualquier persona que lo haya experimentado sabe que no importa cómo uno lo entienda ni cuál sea su actitud al respecto: el matrimonio no es un asunto de elección individual". "…aunque hay millones de matrimonios en el mundo, cada uno de ellos es diferente: cuántos matrimonios son poco satisfactorios, cuántos son felices; cuántos abarcan el Oriente y el Occidente, cuántos el Norte y el Sur; cuántos son uniones perfectas, cuántos son de un mismo rango; cuántos son felices y armoniosos, cuántos son dolorosos y tristes... En esta miríada de matrimonios, los humanos muestran lealtad y un compromiso vitalicio en el matrimonio, o amor, apego, e inseparabilidad, o resignación e incomprensión, o traición, incluso odio. Tanto si el matrimonio en sí trae felicidad como dolor, la misión de cada uno dentro del mismo está predestinada por el Creador y no cambiará…".

La hermana Li Hui dijo: "Hermana, esta es la comunión del Dios Todopoderoso sobre el matrimonio, una de las seis coyunturas en la vida humana. Dios ha dicho muchas palabras sobre las seis coyunturas de la vida humana, que son el nacimiento, el crecimiento, la independencia, el matrimonio, la progenie y la muerte. De las palabras de Dios, llegamos a saber que cada persona tiene que pasar por estas seis coyunturas en el transcurso de su vida, y que el matrimonio es solo una de ellas. Cada coyuntura de la vida es una fase del viaje de cada uno para cumplir su misión como un ser creado; el matrimonio es solo una de estas fases, no el destino de la vida, por lo que debemos tratar nuestro matrimonio de manera adecuada. Sin embargo, como no entendemos la soberanía de Dios o Su voluntad, cuando la tendencia malvada del mundo infunde diversas ideas falsas sobre el matrimonio en nuestra mente, albergamos muchas ilusiones y requisitos sobre el matrimonio y adoramos un matrimonio y un amor perfectos, pensando que el amor es exaltado por encima de todas las cosas y ese matrimonio no tiene precio. Entonces luchamos duro para buscar el amor y tomar el amor hermoso y el matrimonio feliz como el único objetivo de la vida, lo que nos trae muchas miserias. Todos olvidamos que tenemos varias otras piernas para caminar en nuestra vida, que son todas las oportunidades para que experimentemos y conozcamos la autoridad y la soberanía del Creador. Por lo tanto, debemos tratar a nuestro matrimonio de manera adecuada, y solo entonces podemos liberarnos de los golpes y el dolor causados por el fracaso del matrimonio".

A través de las palabras de Dios y la fraternidad de la hermana, me sentí iluminada en mi corazón, dándome cuenta de que no tenía el menor conocimiento de la soberanía de Dios sobre el destino del hombre, y nunca había sabido que cada paso que daba en mi vida era una oportunidad de conocer al Creador. Solo perseguí ciegamente un matrimonio perfecto, creí que "El amor es exaltado sobre todas las cosas" y "El amor no tiene precio", e incluso tomé estos dichos como el único objetivo en mi búsqueda de una vida feliz. Albergué muchas ilusiones sobre el matrimonio desde el principio y anhelaba casarme con un ferviente príncipe azul que Qiong Yao retrató desde mis tiempos de escuela. Entonces, cuando mi esposo me cortejó enamorándome, me deslumbró el amor perfecto, en la medida en que cuando me decepcionó una y otra vez y cuando me agoté física y mentalmente por salvar nuestro matrimonio, todavía me aferré a mi creencia. Cuando mi esposo me traicionó, me derrumbé completamente y viví en medio del dolor y la desesperación como un cadáver andante. ¿No fueron todas estas cosas causadas ​​por mi adoración ciega al amor perfecto?

En las reuniones siguientes, la hermana se compadeció más de mí, y mi corazón dolorido y deprimido fue liberado en gran medida. Además, como a menudo tenía reuniones con mis hermanas, también sentía la alegría y la paz de ser guiada por Dios. El dolor causado por mi matrimonio roto gradualmente se aligeró. Realmente le agradezco a Dios en mi corazón.

Un día, varios meses después, vi una foto de mi esposo y de otra mujer en Facebook, e inmediatamente una ráfaga de odio inefable ardió en mi corazón. Después de eso, un deseo de venganza se apoderó de mí. Estaba obsesionada por este pensamiento ya sea cuando estaba durmiendo, trabajando, lavando la ropa o cocinando. Me volví cada vez más oscura y dolorosa por dentro, y no podía salir de eso.

No fue hasta que mis hermanas me preguntaron sobre mi estado que les abrí la puerta. Después de escuchar eso, una hermana dijo, "Hermana, es solo porque has estado sujeta a la filosofía ilusoria de 'El amor es exaltado sobre todas las cosas'. Este es el plan de Satanás. Satanás solo quiere que nos hundamos en el dolor y vivamos en el odio. Debemos reconocer el plan de Satanás según las palabras de Dios. Dios dice: '… Satanás está justo a tu lado, con los ojos fijos en ti constantemente. Le encanta cuando el desastre te golpea, cuando las calamidades caen sobre ti, cuando nada va bien para ti y cuando estás atrapado en su red'. Además, debemos tener claro que todos nos volvimos egoístas y malvados ya que la humanidad fue corrompida por Satanás. Aparte de eso, la tendencia perversa de la sociedad actual y los variados vientos de maldad se han apoderado de la mente de las personas. Como resultado, muchas personas viven en el mal y la corrupción; son inconsistentes en su inclinación, consideran el matrimonio como un juego de niños y basan su propia felicidad en los sufrimientos de los demás; no hay sinceridad o verdadero afecto entre las personas, y el llamado verdadero amor también se basa en ciertas condiciones. Si no podemos reconocer la verdad y seguimos viviendo en odio y sed de venganza, caeremos en el esquema de Satanás. Además, dado que hemos venido ante Dios y hemos sentido el gozo y la seguridad de vivir bajo la guía de Dios, debemos abandonar los objetivos equivocados de la vida y hacer todo lo posible para seguir amando a Dios, y solo eso es una vida significativa. Como dicen las palabras de Dios, '... decir adiós a la antigua forma de vida de uno, a los anteriores objetivos en la vida, resumir y analizar el estilo de vida, la filosofía, las búsquedas, los deseos y los ideales, y compararlos después con la voluntad y las exigencias de Dios para el hombre, y ver si todos ellos son acordes con estas, si todos ellos transmiten los valores correctos de la vida, llevan a uno a un mayor entendimiento de la verdad, y le permiten vivir con humanidad y semejanza humana. Cuando investigas repetidamente y analizas cuidadosamente los diversos objetivos de la vida que las personas persiguen y sus diversas formas diferentes de vida, verás que ninguno de ellos encaja con el propósito original del Creador cuando creó a la humanidad. Todos ellos apartan a las personas de Su soberanía y Su cuidado; son todos pozos en los que la humanidad cae, y que la llevan al infierno. Después de que reconozcas esto, tu tarea es dejar de lado tu antigua visión de la vida, mantenerte alejado de diversas trampas, dejar a Dios que se haga cargo de tu vida y haga arreglos para ti, intentar someterte solamente a las orquestaciones y la dirección de Dios, no tener elección y convertirte en una persona que lo adora a Él'. Satanás intenta usar estos puntos de vista erróneos de la búsqueda para controlar firmemente nuestra mente, para que nuestro corazón nunca pueda ser libre y liberado. Si queremos liberarnos de tal dolor, debemos, como Dios dice, resumir nuestros puntos de vista erróneos anteriores, y ver claramente que no existe la más mínima felicidad viviendo bajo los puntos de vista equivocados de Satanás y que solo podemos tener una vida real cuando vemos a Dios. Si deseamos cambiar la forma en que vivimos, debemos acercarnos con frecuencia a Dios, orar a Dios, leer las palabras de Dios y vivir en el estado de ser guiados por Dios, y solo de esta manera podemos vencer las tentaciones de Satanás y estar cada vez más liberados". Después de escuchar la confraternidad de mi hermana, me di cuenta de que había caído nuevamente en el plan de Satanás. Satanás acababa de usar la foto de mi esposo y otra mujer para tentarme, haciéndome odiar a mi esposo e incluso querer vengarme de ellos. ¡Satanás es realmente detestable!

Después de comprender la voluntad de Dios, con frecuencia oraba a Dios y pasaba tiempo leyendo las palabras de Dios todos los días, y asistía a reuniones y reuniones con mis hermanos y hermanas. Mi situación mejoró pronto, y cuando volví a ver la foto de mi esposo y de otra mujer, me volví mucho más filosófica al respecto. Más tarde, cuando me enteré de que habían formado una familia, los celos y el odio en mi corazón no eran tan fuertes, porque yo tenía un poco de conocimiento del camino que debía tomar en mi vida.

Ahora, en la familia de Dios, he experimentado el amor de Dios, así como el apoyo y la provisión de mis hermanos y hermanas. Aquí, mi corazón roto se está curando día a día y me siento más y más aliviada y feliz en lo más profundo de mi alma. Doy gracias a Dios  desde el fondo de mi corazón. Si no hubiera sido por la salvación oportuna de Dios  sobre mí, mi vida podría haber llegado a su fin hace mucho tiempo. Es Dios quien me salvó del sufrimiento de un matrimonio roto y me condujo al brillante sendero de la vida humana.

Comentarios