Suscríbete

Menú

Lo que realmente es el estándar de los justos a los ojos de Dios

El estándar por el cual el hombre juzga a los justos

Por casualidad, una amiga mía compartió conmigo estos versículos de la Biblia: la parábola de la red barredera en Mateo 13:47-50: "El reino de los cielos también es semejante a una red barredera que se echó en el mar, y recogió peces de toda clase; y cuando se llenó, la sacaron a la playa; y se sentaron y recogieron los peces buenos en canastas, pero echaron fuera los malos. Así será en el fin del mundo; los ángeles saldrán, y sacarán a los malos de entre los justos, y los arrojarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes". Ella dijo: "Recientemente, al estudiar estos versículos, obtuve nueva iluminación: El Señor usó esta parábola para decirnos qué hará cuando regrese en los últimos días. En ese momento, Dios realizará el trabajo de dividirnos de acuerdo con nuestro tipo y recompensar el bien y castigar el mal. El pez bueno será recogido y luego guardado en los recipientes; los malos serán desechados. Es decir, Dios separará a los justos de los malvados. Finalmente, solo los justos pueden entrar en el reino de los cielos, mientras que los malvados serán desechadas y eliminadas".

Cuando escuché esto, dije confiadamente, "¡Gracias a Dios! Nosotros, los que creemos en el Señor, hemos sido seleccionados ante Él, hemos sido separados de los gentiles y hemos sido justificados por la fe, y por eso somos los justos a Sus ojos. Mientras podamos asistir a las reuniones, orar y leer la Biblia con frecuencia, practicar Su palabra y tener tolerancia, paciencia y compasión por las personas, no golpear ni maldecir a las personas, no fumar ni beber alcohol, y además, con frecuencia difundir el evangelio, dedicarnos y trabajar para el Señor, seremos los justos ante Sus ojos y estaremos tras Su corazón".

Simular que se comporta bien en el exterior no significa ser justo

Después de escuchar, mi compañera me dijo pacientemente: "Mantuve los mismos puntos de vista que usted en el pasado, pensando que mientras podamos brindar un poco más de ayuda y apoyo a los hermanos y hermanas débiles con un corazón amoroso, nos dediquemos más al Señor, difundir más el evangelio y dar más frutos, seremos los justos a los ojos de Dios. Pero el Señor Jesús dijo: “Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?’ Y entonces les declararé: ‘Jamás os conocí; apartaos de mi, los que practicais la iniquidad’” (Mateo 7:22-23). Entonces reflexioné: "Si mientras nos comportamos bien en el exterior, el Señor puede considerarnos justos, entonces, ¿por qué el Señor Jesús todavía dijo que los que predicaban y trabajaban en el nombre del Señor hicieron el mal?" Más tarde, pensé en los fariseos. Sirvieron a Jehová Dios en el templo sin cambio, e incluso viajaron por todas partes para predicar el evangelio, soportando mucho sufrimiento y pagando un alto precio, pero cuando Dios se encarnó y vino a la tierra para hacer el trabajo, furiosamente lo obstaculizaron y lo persiguieron, y al final incluso unieron fuerzas con el gobierno romano para clavarlo a la cruz. Como resultado, fueron condenados y maldecidos por Dios y fueron sometidos a una destrucción sin precedentes. Ahora, nuestras, muchas hermanas y hermanos en el Señor han hecho tanto trabajo y recorrido grandes distancias y también pueden seguir asistiendo a las reuniones, orando, leyendo la Biblia y haciendo ofrendas, exhibiendo muchos comportamientos aparentemente buenos, pero simplemente no practican la palabra del Señor y aún involuntariamente pecan a menudo. Una vez que sus intereses personales son perjudicados, malinterpretarán y culparán a Dios. Esto muestra que aquellos que pueden predicar y trabajar para el Señor no son necesariamente los justos".

Después de escuchar Sus palabras, pensé en mí mismo: Todos los días le rezo a Dios, diciendo que estoy dispuesto a entregarme en Su mano y someterme a Su soberanía y disposiciones; sin embargo, cuando mi familia se encuentra en contratiempos, mi corazón está lleno de quejas y exigencias hacia Dios. Más que esto, también tengo muchos comportamientos que desobedecen y se oponen a Dios. Por ejemplo, sirvo con pasión en apariencia, pero en realidad lucho contra mis compañeros de trabajo por la fama y la fortuna en todos los sentidos. Una vez que vea que son mejores que yo y que no puedo exhibirme, me pondré celoso de ellos e incluso los juzgaré a sus espaldas para que yo pueda ser apoyado por otros creyentes; durante mi prédica, mi propósito no es simplemente exaltar a Dios, dar testimonio de Dios o traer a los hermanos y hermanas delante de Dios, sino usar sermones y doctrinas para mostrarme a mí mismo, para hacer que las personas me admiren y competir con Dios por las personas. ... Reflexionando sobre todas mis manifestaciones, me sentí muy avergonzado y también estaba muy preocupado por mí mismo porque realmente estaba muy lejos de alcanzar el estándar de los justos.

El estándar de los justos a los ojos de Dios

Al ver que yo estaba desanimado, ella compartió conmigo un pasaje de la palabra de Dios que vio recientemente en un sitio web del evangelio: “Una frase trillada es que ‘no hay justos sobre esta tierra, los justos no están en este mundo’. … ‘Justicia’ no quiere decir dar limosna, no quiere decir amar a tu prójimo como a ti mismo y no quiere decir no pelear, discutir, hurtar o robar. Justicia quiere decir tomar la comisión de Dios como tu deber y obedecer las orquestaciones y arreglos de Dios como una vocación enviada del cielo, independientemente del tiempo o el lugar, igual que todo lo que hizo el Señor Jesús. Esta es la verdadera justicia de la que habló Dios. … No importa qué tan buenas sean tus acciones, no importa cómo parezcas glorificar el nombre de Dios, si no les pegas a los demás o si no los maldices, o si no los hurtas y los robas, todavía no puedes ser llamado justo porque tales cosas las puede poseer cualquier persona normal”.

Biblia,estudios biblicos,personajes biblicos,Job

Luego continuó compartiendo: "La palabra de Dios nos dice el estándar del verdadero hombre justo. La justicia a los ojos de Dios no significa los buenos comportamientos, no significa ser caritativo, ser amigable con los demás, o no discutir o pelear con otros, y tampoco significa leer la Biblia y orar al minuto todos los días, etc. La justicia real se refiere a las personas que son capaces de tomar el corazón de Dios como suyo, y puede estar obligado a cumplir lo que Dios les ha encomendado como su propio deber sin intenciones ni impurezas, que no consideran sus propios intereses, ganancias y pérdidas y quien puede temer a Dios y apartar del mal y someterse a las orquestaciones y arreglos de Dios, y al final, puede ser compatible con Dios. Solamente este es el estándar de los justos a los ojos de Dios. La Biblia nos muestra que las personas que fueron llamadas justas por Dios eran raras. Génesis 6:9 menciona: "Estas son las generaciones de Noé. Noé era un hombre justo, perfecto entre sus contemporáneos;" Cuando la voluntad de Dios fue revelada a Noé, permitiéndole construir un arca y difundir el evangelio, aunque se enfrentó a la burla, la calumnia y los juicios del pueblo en ese momento y todo tipo de dificultades, no puso condiciones ni excusas, sino que simplemente obedeció las demandas de Dios: persistir en construir el arca, difundir el evangelio y cumplir la orden de Dios; además, Job, que era conocido por nosotros, pasó toda su vida buscando andar por el camino de temer a Dios y apartar del mal. Aunque se enfrentó a las tentaciones de Satanás una y otra vez, y perdió todas sus propiedades y sus hijos e hijas, e incluso sintió dolores en todo el cuerpo, soportando así un dolor extremo tanto físico como mental, aún elogió el santo nombre de Dios, llevando un testimonio hermoso y resonante para Dios. Por lo tanto, él era un hombre justo y perfecto a los ojos de Dios".

A través de esta comunicación, tenía un objetivo preciso y la forma de ser un hombre justo. Si queremos llegar a ser hombres justos, no deberíamos simplemente tener un buen deseo ni los buenos hechos superficiales, sino que debemos poner la palabra de Dios en práctica, actuar de acuerdo con la palabra de Dios y buscar andar por el camino de temer a Dios y apartar del mal. ¡Gracias a Dios! ¡Llegué a estar seguro de ser un hombre justo!

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

(Traducido del original en inglés al español por Luis Carlos Villegas )

Comentarios