Suscríbete

Menú

Grandes abejitas útiles: conocer a Dios

En mi niñez, como a mi padre le gustaba criar abejas, siempre lo veía, con una máscara, cuidando a las abejas cuidadosamente junto a la colmena frente a nuestra casa. Mientras nuestras hermanas y yo no nos atrevíamos a acercarnos a ellas, por una vez nos picaron, la piel pronto se pondría roja e hinchada, picada y picada. Una mañana, cuando iba a la escuela, una abeja zumbaba en mi cabeza y me asusté y corrí. Sin embargo, cuanto más rápido corría, más me seguía, que parecía correr una carrera conmigo. Por fin, perdí la carrera. No solo me picaron los párpados, sino que tuve una mala caída, lo que me hizo arder de rabia y odio. Por lo tanto, estaba sinceramente disgustado con las abejas y realmente no me gustó que mi padre las guardara.

Cada vez que me picaba la abeja, me quejaba de que estas pequeñas abejas no eran buenas ya que solo podían provocar picaduras a la gente. Sin embargo, mi padre me dijo pacientemente: "No te picaran si no huyes. Porque cuando corres, se genera el viento, y luego la abeja te persigue. En realidad, estas pequeñas abejas tienen tantos beneficios que no debes pensar que son pequeños. Por ejemplo, si te pica una abeja, la picadura se hinchará y la hinchazón generalmente pica y duele, pero puede expulsar el frío de tu cuerpo, lo que puede ayudar a tratar la artritis.

En cada primavera, verano y otoño cuando las flores y los árboles frutales están todos en flor, las abejas están ocupadas revoloteando de flor en flor recolectando néctar, tiempo durante el cual polinizan los árboles frutales llevando el polen de las flores hacia ellos, para que las frutas de los árboles pueden ser fertilizados y luego dar buenos frutos. Las abejas recogen néctar en el día y hacen miel en la noche. Gracias a su arduo trabajo, podemos disfrutar de la deliciosa miel. Además, la miel puede convertirse en diferentes tipos de gelatinas reales que son el mejor alimento para la salud. Son bastante nutritivos y pueden prevenir y ayudar a tratar muchas enfermedades, como un mal apetito, insomnio y ensoñación, dolor de espalda bajo, dolor en las piernas, dolor de cabeza, vértigo, entumecimiento en las extremidades, zumbido en los oídos, etc. La jalea real también puede humedecer el pulmón, aliviar la tos, resolver la flema, reponer la sangre, enriquecer la energía vital, mantener la belleza, promover el flujo de la vitalidad y aliviar los intestinos. Además, puede ayudar a mejorar la resistencia biológica a las enfermedades y estimular la circulación sanguínea. Ves, estas pequeñas abejas hacen una gran contribución a las personas. Especialmente la abeja reina, ella es la líder del enjambre y la madre de todas las abejas obreras en la colmena. Su deber principal es poner huevos. En circunstancias normales, puede poner dos mil huevos por día. Estos huevos son muy ricos en proteínas y pueden ser utilizados por las personas como alimento". Después de aprender la función de la abeja de mi padre, me llené de maravilla: estas pequeñas abejas son tan beneficiosas para las personas. ¡Son realmente increíbles! Después, ya no me disgustó con ellos como antes. Algunas veces pensé: ¿Quién les otorgó estas habilidades a las abejas? ¡Que increible!

Solo después de creer en Dios y leer las palabras de Dios, llegué a saber que las criaturas vivientes entre todas las cosas son la creación milagrosa del Creador. Las palabras de Dios dicen: "Cuando Dios pronuncia un compromiso o una promesa, todas las cosas sirven y se manejan para su cumplimiento y por el bien del mismo; todas las criaturas están dispuestas y organizadas bajo el dominio del Creador, y desempeñan su papel, y sirven a su función respectiva. Esta es la manifestación de la autoridad del Creador…". De "Dios mismo, el único I" "El mismo día en que nació ese ganado diverso, por la palabra del Creador también surgió una plétora de insectos, unos detrás de otros. Aunque eran los más pequeños de los seres vivientes entre todas las criaturas, su fuerza vital seguía siendo la milagrosa creación del Creador, y no llegaron demasiado tarde… Algunos agitaban sus pequeñas alas, mientras otros reptaban lentamente; unos saltaban y rebotaban, otros se tambaleaban; unos salían disparados hacia delante, mientras otros retrocedían rápidamente; unos se movían de costado, otros saltaban arriba y abajo… Todos estaban ocupados tratando de encontrar un hogar para sí: unos se dirigían a la hierba, otros se disponían a cavar hoyos en la tierra, algunos volaban hasta los árboles, escondidos en los bosques… Aunque pequeños en tamaño, no estaban dispuestos a resistir el tormento de un estómago vacío, y después de encontrar sus propios hogares, se apresuraban a buscar comida para alimentarse. Unos trepaban por el pasto para comer sus tiernas hojas, algunos se llenaban la boca de polvo y se lo proporcionaban a su estómago, comiendo con mucho gusto y placer (para ellos, incluso el polvo es un sabroso lujo); algunos estaban escondidos en los bosques, pero no se detuvieron para descansar, ya que la savia de las lustrosas hojas verde oscuro proveían una comida suculenta… Tras quedar satisfechos, los insectos no cesaban aún su actividad; aunque pequeños en estatura, poseían una tremenda energía y un entusiasmo ilimitado, y por eso son los más activos y laboriosos de todas las criaturas. Nunca perezosos, tampoco se complacieron en el descanso. Una vez saciados, seguían esforzándose en sus labores por el bien de su futuro, ocupándose y corriendo para su mañana, para su supervivencia… Canturreaban suavemente baladas de melodías y ritmos diversos para animarse y alentarse. También añadían gozo al pasto, a los árboles, y a cada pulgada de suelo, haciendo que cada día y cada año fueran únicos… Con sus propios lenguajes y sus propios caminos, pasaban información a todas las cosas creadas sobre la tierra. Y usando su propia trayectoria vital especial, marcaban todas las cosas, dejando huellas sobre ellas… Mantenían una estrecha relación con el suelo, el pasto y los bosques, y les aportaban vigor y vitalidad; trajeron las exhortaciones y los saludos del Creador a todas las cosas vivientes…". De "Dios mismo, el único I"

De estas palabras de Dios vi la autoridad y el poder de Dios para crear todas las cosas. Dios creó una plétora de insectos y animales de formas variadas y diversas, otorgándoles habilidades especiales, y los hizo desempeñar papeles respectivos y existir de una manera interconectada e interdependiente. Transmiten información con sus propios idiomas, sirven a sus funciones respectivas y aportan vigor y vitalidad al mundo. Tome las abejas, por ejemplo. La miel nutritiva y la jalea real hechas por las abejas no solo son sabrosas, sino que también pueden mejorar la inmunidad del hombre y curar enfermedades. Además de la abeja, hay innumerables animales y plantas que son de gran beneficio para la existencia y la vida de las personas. Están viviendo según las reglas de la existencia predestinadas por Dios, dedicando su vida a las personas. Detrás de esto están los arreglos meticulosos del Creador para la supervivencia de la humanidad, así como el amor de Dios por la humanidad. El medio ambiente viviente que nos ha otorgado Dios contiene incontables gracia y bendiciones de Dios, y de todas las cosas y seres vivientes creados por Dios, podemos ver aún más su omnipotencia, sabiduría y hechos maravillosos. El amor de Dios, su autoridad y poder se manifiestan entre todas las cosas que creó en todos los lugares y en todo momento.

Por Wu Ming

Comentarios