Suscríbete

Menú

A continuación

Palabras diarias de Dios | Fragmento 259 | "Dios es la fuente de la vida del hombre"

660 28/08/2020

Dios creó este mundo y trajo a él al hombre, un ser vivo al que le otorgó la vida. A su vez, el hombre vino para tener padres y parientes y ya no estuvo solo. Desde que el hombre puso los ojos por primera vez en este mundo material, fue destinado a existir dentro de la ordenación de Dios. Es el aliento de vida de Dios lo que sostiene a cada ser vivo a lo largo de su crecimiento hacia la adultez. Durante este proceso, nadie cree que las personas viven y crecen bajo el cuidado de Dios. Más bien, ellos creen que el hombre crece bajo el amor y cuidado de sus padres y que su crecimiento es gobernado por el instinto de la vida. Esto se debe a que el hombre no sabe quién le otorgó la vida o de dónde viene, mucho menos cómo el instinto de la vida crea milagros. El hombre sólo sabe que el alimento es la base de continuidad de la vida, que la perseverancia es la fuente de la existencia de la vida y que la creencia en su mente es la riqueza de su sobrevivencia. El hombre no siente la gracia y la provisión de Dios. Entonces el hombre malgasta la vida otorgada a él por Dios… Ningún hombre al que Dios cuida día y noche toma la iniciativa de adorarlo. Dios sigue obrando, como lo planeó, en el hombre para quien no tiene esperanzas. Lo hace así con la esperanza de que un día el hombre despierte de su sueño y de repente comprenda el valor y el sentido de la vida, entienda lo que a Dios le costó haberle dado todo al hombre y sepa cuán fervientemente Dios anhela que el hombre se vuelva a Él. Ninguno ha considerado nunca los secretos del origen y la continuación de la vida del hombre. Y, sin embargo, sólo Dios, que entiende todo esto, soporta silenciosamente el dolor y los golpes del hombre que ha recibido todo de parte de Dios pero que no es agradecido. El hombre da por sentado todo lo que la vida trae y “por rutina” Dios es traicionado, olvidado y extorsionado por el hombre. ¿Es el plan de Dios realmente de tal importancia? ¿Tiene el hombre, el ser vivo que vino de la mano de Dios, realmente tal importancia? El plan de Dios es de absoluta importancia; sin embargo, el ser vivo creado por la mano de Dios existe para Su plan. Por lo tanto, Dios no puede arrastrar a la ruina Su plan por odio a esta humanidad. Es por el bien de Su plan y el aliento que Él exhaló, que Dios soporta todo el tormento, no por la carne del hombre sino por la vida del hombre. Él quiere recobrar, no la carne del hombre sino la vida que Él exhaló. Este es Su plan.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Comentarios