Suscríbete

Menú

Lectura de reflexión: Quién nos indica el rumbo de la vida

Hace unos días, vi un video corto en Facebook, y la idea general de esto fue que había algunas estrellas de cine y celebridades empresarias que eran ricas, pero todas murieron en sus mejores tiempos. Especialmente, cuando decía, “Fu Biao era rico, y tuvo el trasplante de hígado dos veces, pero finalmente aún así dejó este mundo; Wang Junyao poseía 3,800 millones yuanes, pero no pudo comprar una pulgada de intestino sano”. Me conmovió profundamente y sentí que estas palabras eran muy ciertas. Son las palabras desde el fondo del corazón de una persona despierta, para exhortarnos a valorar nuestra salud y nuestra vida y no repetir sus tragedias.

Sin embargo, así como lo dijo esta persona, en la vida real, aunque sabemos claramente que el camino para seguir la fama y las ganancias es un callejón sin salida, seguimos corriendo locamente por ese camino inflexible, y nadie detiene nuestros pasos. Cuando venimos a este mundo, desde la niñez hasta la adolescencia, seguimos un curso para reconocer este mundo. Durante este tiempo, lo que escuchamos son los puntos de vista de “El conocimiento puede cambiar tu destino” y “El hombre puede crear un agradable hogar con sus propias manos”; lo que vemos es la vanidad de este mundo y las malas tendencias que vienen una tras otra: las tendencias alocadas de comprar automóviles y casas, viajar al extranjero, ir a una famosa universidad, tomar los maestros famosos como maestros y estudiar en el extranjero. Además, este vecino se convierte en un funcionario del gobierno municipal; ese pariente compra una casa nueva y también un coche; el nieto de la tía Chen ingresa en una universidad famosa; el hijo de la tía Zhang se fue a Nueva Zelanda… Estas personas y cosas con halos deslumbrantes están atrayendo nuestros ojos y mucho más han ocupado nuestras mentes, por lo que estamos atraídos por seguir la carrera y perseguir para ser las personas más destacadas, trayendo honor y gloria a nuestros antepasados. Cuando nos guiamos por estos pensamientos, cada uno de nosotros se esforzará inconscientemente por alcanzar esta meta y se lanzará incontrolablemente a las olas de persecución de la fama y la riqueza…

Porque consideramos que el dinero puede ayudarnos a pasar por las dificultades, y que la posición elevada nos traerá gloria, así trabajamos desde el amanecer hasta el anochecer. Incluso si nos saltamos la comida y el sueño, no pensamos en ello. La fama y la fortuna han sido nuestro capital en el que confiamos para vivir, y al mismo tiempo, también nos convertimos en esclavos de ella. Algunos son incapaces de regresar después de haber logrado grandes logros; algunos fallan, sin embargo, después de una dolorosa lucha, continúan corriendo. Quién de nosotros es capaz de deshacerse de los grilletes de la fama y la riqueza, y nadie ha pensado en lo que nos traerán la fama y la riqueza: ¿es bendición o infortunio en la tierra? Cuando obtenemos estas cosas, nuestra vanidad queda satisfecha: podemos comer bien, disfrutar de nosotros mismos y los demás nos pueden mirar. Sin embargo, no es hasta que nos encontramos con las enfermedades y desastres que encontramos que no tenemos nada más que enfrentar la agonía y la muerte…

Yo era la misma que todos antes y estaba ansiosa por ser una mujer sobresaliente, ganando honor para mis antepasados. Después de dedicarme a escribir, tuve la fantasía de poder convertirme algún día en una famosa escritora, ganando fama y riqueza. Sin embargo, cuando me casé, mi plan se vio alterado por la realidad. Debido a que mi esposo estaba enfermo, no solo tuve que trabajar para ganar dinero para criar a mi familia, sino que también tuve que cuidarlo y mi hijo pequeño. Además, tuve que aguantar los golpes y regaños de mi esposo. No pude lograr mi sueño de ser escritora. En ese momento, sentí que la vida no tenía la menor expectativa, y a menudo estaba demasiado deprimida para sentir alivio, sintiendo que mi espíritu se derrumbaría en cualquier momento. Solo esperaba que pudiera abandonar esta vida para salir de esta situación lo antes posible. Justo cuando estaba desesperada, una hermana de mayor edad me predicó el evangelio del Señor. A partir de entonces, supe que el Señor Jesús es el Creador, y que el nacimiento y la muerte de los seres humanos, y si somos pobres o ricos estamos bajo el control de Dios. Especialmente, leí en la Biblia que los israelitas que vivían bajo la ley se enfrentaban al peligro de ser ejecutados por la ley, porque cometían más y más pecados, lo que resultaba en que no tenían suficientes ofrendas de pecado para expiar. Bajo esta circunstancia, el Señor Jesús mostró misericordia a los humanos. Para salvar a la humanidad, se hizo carne como una ofrenda por el pecado para reemplazar a los humanos para ser clavados en la cruz, y nos salvó del crimen capital. En ese momento, sentí un gran calor en mi corazón y experimenté que la salvación de Dios para el hombre es real, y que solo Dios puede salvarnos del pecado. Después, leí las palabras del Señor todos los días, y la ansiedad y la angustia en mi corazón desaparecieron sin saberlo, y mi vida también se llenó de alegría. Al ver el versículo que dice: “Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28). Particularmente dije amén a estas palabras en mi corazón. Pensando en ese momento, si no hubiera creído en el Señor, incluso si no muriera, habría sido torturada hasta la locura. La gracia de Dios ha cambiado completamente mi destino.

A través de mi experiencia, pude apreciar: Viviendo en este mundo, no podemos prever si nuestro destino futuro es bueno o malo, pero podemos entregarnos a Dios. La palabra de Dios es el faro para nosotros en nuestro viaje de vida. No podemos cambiar nada por nosotros mismos; sin embargo, Dios puede guiarnos, hacernos abandonar el camino equivocado y caminar en la dirección correcta, porque Dios es nuestro Señor. Solo con la guía de Dios no podemos perder nuestro camino, y solo entonces podremos vivir una vida de significado con valor.

Un día, un hermano en el Señor compartió conmigo dos pasajes de palabras. Siento que son beneficiosos para nuestra vida, por eso los comparto con todos: “Las personas gastan su vida persiguiendo el dinero y la fama; se agarran a un clavo ardiendo, pensando que son sus únicos apoyos, como si teniéndolos pudiesen seguir viviendo, eximirse de la muerte. Pero solo cuando están cerca de morir se dan cuenta de cuán lejos están estas cosas de ellas, cuán débiles son frente a la muerte, cuán fácilmente se hacen añicos, cuán solas y desamparadas están, sin ningún lugar adónde ir. Son conscientes de que la vida no puede comprarse con dinero ni fama, que no importa cuán rica sea una persona, no importa cuán elevada sea su posición, todas son igualmente pobres e insignificantes frente a la muerte. Se dan cuenta de que el dinero no puede comprar la vida, que la fama no puede borrar la muerte, que ni el dinero ni la fama pueden alargar un solo minuto, un solo segundo, la vida de una persona. Mientras más piensan eso las personas, más anhelan seguir viviendo, mientras más piensan eso las personas, más temen el acercamiento de la muerte. Sólo en este punto se dan cuenta realmente de que sus vidas no les pertenecen, de que no son ellos quienes las controlan, y de que no tienen nada que decir en cuanto a si viven o mueren, que todo esto está fuera de su control” (“Dios mismo, el único III”).

Al ser santa la esencia de Dios, esto significa que solo por medio de Dios puedes recorrer la senda justa de la luz; solo por medio de Dios puedes conocer el significado de la vida, solo por medio de Dios puedes vivir la humanidad real y tanto poseer como conocer la verdad. Solo por medio de Dios puedes obtener vida de la verdad. Solo Dios mismo puede ayudarte a apartarte del mal y librarte del daño y del control de Satanás. Aparte de Dios, nada ni nadie puede salvarte del mar de sufrimiento para que dejes de sufrir. Esto queda determinado por la esencia de Dios” (“Dios mismo, el único VI”).

Leer más sobre Reflexiones Cristianas:

Comentarios