Suscríbete

Menú

Ser Una Persona Honesta, Honesta Y Sabia

Una noche a principios de verano, los vendedores en el mercado nocturno vendían toda clase de mercancías muy ajetreados. De todas formas los ruidos de la noche en el mercado no distraían a Li Zhen, que parecía inmerso en profundos pensamientos y preocupado. De repente, sintió un repentino dolor en el hombro. Y se dio cuenta que había chocado con un paseante. Después de disculparse, ella rápidamente fue a un aparcamiento cercano, y encontró un lugar tranquilo para sentarse.

En ese momento, Li Zhen estaba distraída y un poco perdida. En China, los creyentes en Dios han sido siempre perseguidos, y más aún entre ellos, son muchos los que son arrestados, sentenciados y encarcelados. Ella no podía recordar el momento en que la policía había venido a casa y quería información sobre líderes y colaboradores de la iglesia desde que Elder Cai en la iglesia había sido arrestado. Ella simplemente no prestó atención al peligro que ella enfrentaría por creer en Dios, porque había decidido en su corazón entregar su vida en las manos del Señor, dejar todo en la misericordia del Señor y nunca traicionarlo a pesar de lo que la pudiera ocurrir. Pero ella no sabía cómo enfrentar el problema de hoy. Ella pensó profundamente: El Señor Jesús nos enseñó a ser honestos. El dijo: “Antes bien, sea vuestro hablar: «Sí, sí» o «No, no»; y lo que es más de esto, procede del mal” (Mateo 5:37). Si digo la verdad a la policía, entonces otros líderes y colaboradores podrán ser arrestados también. Si sucede como así, ¿no soy como Judas? Si no no estaría siguiendo las palabras del Señor. ¿Qué exactamente respondería a la policía? ¿Cómo practicaría las palabras del Señor? Este problema la preocupó mucho y la causó mucho dolor. Ella no sabía realmente qué hacer.

“¿Hermana Li?”. La voz interrumpió sus pensamientos. Mirando vio a Zheng Yi que la llamaba en ese momento y entonces forzó una sonrisa. Zhen Yi se sentó próxima a Li Zhen, y la preguntó interesada: “¿ha sucedido algo? ¿vino la policía de nuevo a tu casa?”. Li Zhen dijo inmediatamente: “Mm, ellos querían saber la situación de otros líderes y colaboradores de la iglesia. Zheng Yi en este asunto no sé cómo practicar las palabras del Señor. El Señor Jesús dijo, ‘Antes bien, sea vuestro hablar: «Sí, sí» o «No, no»; y lo que es más de esto, procede del mal’ (Mateo 5:37). Así que, ¿qué tengo que responder a la policía? Si digo la verdad otros líderes y colaboradores serán arrestados, pero si no creo que ofendería al Señor al no obedecer sus palabras. No sé cómo tratar este problema”. Zheng Yi escucha la confusión en la mente de Li Zhen, observando su dolorosa e indefensa mirada. Zheng Yi oró al Señor que la guiara que pudiera ayudar a Li Zhen en su dolor. Después de orar Zheng Yi dijo genialmente: “Hermana Li, al Señor le gusta la honestidad, y también nos pide que seamos honestos. Pero no podemos practicar ciegamente el ser honestos. Tenemos que ser sabios y tener principios”. Al oir a Zheng Yi, Li Zhen la miró sorprendida.

Zheng Yi continuó hablando: “hermana el Señor nos pide que seamos honestos, que principalmente significa que seamos honestos al Señor, y que no le mintamos. Esto se puede manifestar en muchos aspectos, como cuando oramos a Dios, necesitamos decir las palabras que están en nuestro corazón y decir nuestro verdadero estado y dificultades, en lugar de decir palabras que suenan bien para congraciarnos con Él; de la misma forma necesitamos guardar nuestras promesas y resoluciones, para que en todo aceptemos la voluntad del Señor, nunca tratando con Él con mentira o para nuestros propios intereses. Además el Señor Jesús nos enseñó a practicar la honestidad lo cual significa que no debemos mentir a los hermanos y que nuestras palabras deben reflejar la realidad. Pero para los que esconden y estropean la obra de Dios o se oponen, este es otro asunto y debemos ser sabios en cómo tratarlos”. Li Zhen estaba prestando atención al compañerismo de Zheng Yi. “Todos sabemos que después de la resurrección y ascensión del Señor Jesús, el gobierno romano arrestó y torturó a los cristianos. Para evitar la persecución del partido romano en el poder, el apóstol Juan se escondió en la isla de Patmos, y testificó de lo que había visto y oído, diciendo a la gente lo que sucedería en el futuro. Si él no se hubiera escondido no podría haber completado la labor que Dios le encargó. Esto es justo lo que el Señor dijo: ‘Mirad, yo os envío como ovejas en medio de lobos; por tanto, sed astutos como las serpientes e inocentes como las palomas’ (Mateo 10:16). Similarmente hoy creer en Dios en el estado ateo controlado por el PCCh, decir cosas de los hermanos y hermanas a aquellos que se oponen a Dios, traeremos a los hermanos peligro y daño y causaremos pérdidas para el trabajo de la iglesia. Esto no está de acuerdo con la voluntad del Señor. La sabiduría es una cosa positiva. Así como lo que hacemos y hablamos es beneficioso a la iglesia también aprobará Dios proteger a los hermanos y hermanas en el Señor”.

Después de escuchar a Zheng Yi, Li Zhen de repente vio la luz y dijo con risa: “¡Gracias Señor! Zheng Yi entiendo tu compañerismo. Si los hermanos y hermanas son arrestados, ¿cómo pueden continuar creyendo en Dios o extender Su nombre? ¿Cómo no pensé en eso?”. En ese momento Zheng Yi supo que el problema de Li Zhen fue resuelto y también rió felizmente.

Después de irse Zheng Yi, Li Zhen tenía varios sentimientos mezclados en su corazón en su vuelta a casa. Se dio cuenta que el punto clave de ser honesto está en si buscamos y satisfacernos a nosotros mismos o satisfacer a Dios. Si nuestro intención es satisfacer a Dios, proteger a los hermanos y hermanas y beneficiar a la iglesia estamos usando la sabiduría correctamente en lugar de mentir o engañar. Esto está completamente acorde con el Señor y es aprobado por El. Ella dijo en su corazón: ahora tengo un camino para practicar…

Comentarios