Cómo obtener la salvación eterna

Al mencionar “salvación”, la mayoría de personas piensa que con creer en Dios confiere salvación, y eso significa obtener la salvación eterna de Dios, porque Romanos 10:10 dice: “Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación”. A nuestros ojos, al creer en el Señor Jesús en nuestros corazones y reconocerle con nuestras palabras, seremos justificados por la fe y obtendremos la salvación eterna, así que cuando el Señor regrese, nos llevará directamente al reino de los cielos. Seremos aquellos que reciban la salvación eterna de Dios. Sin embargo, hay quienes han planteado algunas dudas sobre esto; a pesar de que seamos salvados por nuestra fe, todavía cometemos pecados, a menudo perdemos los estribos, nos sentimos celosos de los demás, y tenemos pensamientos malvados. Incluso seguimos las malas tendencias mundanas. El Señor Jesús dijo claramente: “En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre” (Juan 8:34-35). Aquellos que frecuentemente pecan y confiesan, todavía siguen siendo siervos del pecado, y de ninguna manera pueden entrar al reino de los cielos. Entonces, ¿cómo podría eso contar como recibir la salvación eterna de Dios?

Nos gustaría tener comunión y explorar este polémico tema hoy: ¿Obtener la salvación del Señor Jesús significa obtener la salvación eterna de Dios? ¿Y cómo podemos recibir la salvación eterna de Dios?

La salvación del Señor Jesús

Hablemos un poco sobre el trasfondo de la obra del Señor Jesús para analizar a qué se refiere específicamente la justificación por la fe. Todos saben que al final de la Era de la Ley, la humanidad estaba siendo corrompida profundamente por Satanás cada vez más y más; eran incapaces de cumplir con la ley y los mandamientos, y estaban haciendo muchas cosas que ofendían el carácter de Dios.

Adoraban ídolos, cometían adulterios, e incluso ofrecían sacrificios como palomas y ovejas cojas o ciegas. Todos corrían el peligro de ser condenados y ejecutados bajo la ley. Con el fin de salvar a la humanidad, Dios personalmente se hizo carne como el Señor Jesús basado en las necesidades de la humanidad en ese momento, dando un paso en la obra de redención, expresando el camino del arrepentimiento, y marcando una nueva dirección a seguir para la humanidad. Enseñó a las personas tolerancia y paciencia, a amar a sus enemigos, a perdonar a otros setenta veces siete, y más. El Señor Jesús también curó a los enfermos, expulsó demonios y realizó toda clase de milagros. Mientras alguien genuinamente confesara sus pecados al Señor, el Señor Jesús perdonaría esos pecados con Su inmensa tolerancia y paciencia. Finalmente, fue clavado en la cruz como ofrenda eterna por el pecado para la humanidad, asumiendo los pecados de la humanidad y logrando la obra de redención de la Era de la Gracia. Esta es la salvación que Dios otorgó al hombre en la Era de la Gracia. Al aceptar la salvación del Señor Jesús, nos volvemos capacitados para venir ante Dios en oración. Mientras reconozcamos el nombre del Señor, creamos en Él en nuestros corazones, y confesemos y nos arrepintamos al Señor, nuestros pecados serán perdonados. Podremos disfrutar de toda la paz y la alegría que proviene de Dios: esto es obtener la salvación de Dios para la Era de la Gracia, y es el verdadero significado de la justificación por la fe. Podemos ver claramente que la salvación del Señor Jesús es la salvación del perdón de los pecados, y esto es lo que se logra a través de nuestra creencia en el Señor. Ya no estamos condenados ni ejecutados bajo la ley, pero eso no significa que hayamos sido completamente obtenidos por Dios o que hayamos obtenido la salvación eterna de Dios. Eso es porque el Señor Jesús no nos redimió de nuestra naturaleza satánica. Leamos un par de pasajes de las palabras de Dios para obtener más claridad sobre esto.

Dios dice: “En ese momento, la obra de Jesús era la obra de la redención de toda la humanidad. Los pecados de todos los que creían en Él eran perdonados; mientras creyeras en Él, Él te redimiría; si creías en Él, dejabas de ser un pecador y eras liberado de tus pecados. Esto es lo que significaba ser salvo y ser justificado por fe. Sin embargo, seguía habiendo en quienes creían algo rebelde y opuesto a Dios, y que había que seguir quitando lentamente. La salvación no significaba que el hombre hubiera sido ganado por completo por Jesús, sino que ya no pertenecía al pecado, que sus pecados habían sido perdonados. Si creías, ya no pertenecías al pecado”. “Los pecados del hombre fueron perdonados a través del Dios encarnado, pero eso no significaba que el hombre no tuviera pecado en él. Los pecados del hombre podían ser perdonados por medio de una ofrenda por el pecado, pero el hombre ha sido incapaz de resolver el problema de cómo no pecar más y cómo poder desechar completamente su naturaleza pecaminosa y ser transformado. Los pecados del hombre fueron perdonados gracias a la obra de la crucifixión de Dios, pero el hombre siguió viviendo en su viejo carácter satánico y corrupto. Así pues, el hombre debe ser completamente salvo de este carácter satánico corrupto para que la naturaleza pecadora del hombre sea del todo desechada y no se desarrolle más, permitiendo así que el carácter del hombre cambie. Esto requiere que el hombre entienda la senda del crecimiento en la vida, el camino de la vida, y el camino del cambio de su carácter. También necesita que el hombre actúe de acuerdo con esa senda, de forma que su carácter pueda ser cambiado gradualmente y él pueda vivir bajo el brillo de la luz y que pueda hacer todas las cosas de acuerdo con la voluntad de Dios, desechar el carácter satánico corrupto, y liberarse de la influencia satánica de las tinieblas, aflorando de este modo totalmente del pecado. Sólo entonces recibirá el hombre la salvación completa”.

Las palabras de Dios establecen de forma muy clara que el Señor Jesús hizo la obra de redimir al hombre de acuerdo a las necesidades de la humanidad en ese momento. Nuestros pecados son perdonados a través de nuestra fe por Dios, y somos capaces de venir ante Dios para orar y adorarlo. Esto se debe enteramente a la gracia de Dios. Esto significa que Él ya no cuenta nuestros pecados, pero no significa que estemos libres del pecado. Dado que el Señor no se deshizo de la naturaleza satánica que albergamos dentro de nosotros, es decir, nuestra naturaleza pecaminosa y satánica o los caracteres satánicos que nos controlan todavía están profundamente arraigados, somos propensos a ser arrogantes, astutos, egoístas, despreciables, malvados y codiciosos. Estos caracteres satánicos son aún más profundos y están aún más firmemente arraigados que el pecado. Como estamos controlados por estos caracteres satánicos, todavía no podemos evitar pecar y oponernos a Dios. Por ejemplo, descubrimos que un compañero de trabajo ha hecho algo que no está en línea con la voluntad de Dios y queremos advertirles, pero dominado por nuestro carácter satánico de ser astutos, tenemos miedo de que advirtiendo del problema, vaya a herir el orgullo de la otra persona e impacte en nuestra capacidad de llevarnos bien con ellos. Y así, la mayoría de las veces, elegimos mantener un ojo abierto y otro ojo cerrado, perjudicando en última instancia los intereses de la iglesia. Es igual en casa. Cuando nuestros hijos van en contra de lo que hemos ordenado, sabemos que debemos practicar la tolerancia y la paciencia como el Señor nos enseñó, y hablarlo bien con ellos. En cambio, estamos controlados por nuestros caracteres satánicos arrogantes y presumidos, y sentimos que, como padres, podemos decir y hacer lo que queramos, y nuestros hijos solo tienen que obedecer. De lo contrario, están ofendiendo nuestra dignidad como padres, por lo que no podemos evitar perder los estribos y regañar a nuestros hijos. También estamos controlados por nuestros caracteres satánicos egoístas y despreciables, siempre pensando en nuestro propio interés personal. Cuando sentimos que podemos beneficiarnos de nuestra fe y recibir la bendición de Dios, salimos felices e incansablemente a las calles para compartir el evangelio, hacemos sacrificios y nos agotamos. Pero tan pronto como nos encontremos con una enfermedad, desgracia, o algún tipo de percance, culpamos y mal entendemos a Dios. Incluso tratamos de razonar con Él, ir en contra de Él y lamentar todo lo que hemos dedicado en el pasado. Vivimos completamente por nuestros caracteres corruptos y nos resulta muy difícil practicar la verdad. Incluso si tenemos algo de paciencia, perdón, y comprensión por los demás, incluso si hacemos algunas cosas para el beneficio de los demás, eso es solo un buen comportamiento momentáneo. En el momento en que algo toca nuestros intereses personales, nuestra naturaleza satánica se enciende; nos involucramos en intrigas y conflictos personales; desarrollamos odio hacia los demás e incluso deseamos vengarnos. Estas son cosas con las que todos tenemos experiencia personal. Estamos constantemente orando y quizás incluso ayunando, pero simplemente no podemos controlarnos. Esto nos muestra que nuestros pecados no son tan solo una cuestión de comportamiento superficial, sino que nuestra naturaleza ha llegado a ser de Satanás y que es probable que aparezca en cualquier momento, tomando el control de nuestras palabras y acciones, haciéndonos pecar a pesar de nosotros mismos. Dios dice: “En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre” (Juan 8:34-35). “[...] Por tanto, consagraos y sed santos, porque yo soy santo. [...]” (Levítico 11:44). Podemos ver aquí que Dios es santo, y si nuestra naturaleza satánica se deja sin resolver, si no somos limpiados de los venenos de Satanás, continuaremos pecando y resistiendo a Dios con frecuencia. Todos sabemos que la paga del pecado es la muerte, por lo tanto, no importa cuánto tiempo hayamos creído en el Señor, si nuestra naturaleza pecaminosa no se resuelve, si nuestro carácter corrupto no se transforma, no seremos una de las personas del reino de los cielos. Nos enfrentaremos al peligro inminente de ser castigados por Dios, de ser devorados en los desastres. Ese tipo de persona absolutamente no logrará la salvación eterna de Dios.

Cómo obtener la salvación eterna de Dios

Entonces, ¿cómo podemos alcanzar la salvación eterna de Dios?

El Señor Jesús profetizó: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:12-13). “Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo; porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, esa lo juzgará en el día final” (Juan 12:47-48). Y también dice 1 Pedro 4:17: “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; […]”. El Señor Jesús sabía que aquellos que acababan de ser redimidos de la ley no podrían lograr nada más que la confesión y el arrepentimiento sobre la base de conocer su pecado. No serían capaces de verdades más profundas sobre cómo escapar del pecado. El Señor Jesús estaba entendiendo la falta de madurez de la humanidad, por lo que en ese momento no expresó verdades para que la gente lograra la purificación. En cambio, profetizó que tendría que volver en los últimos días y realizar la obra del juicio comenzando con la casa de Dios, para decirnos todas las verdades necesarias para purificar y salvar a la humanidad por completo. Esto nos permite aprender el camino hacia un cambio en el carácter, librarnos de nuestra pecaminosidad y nos permite deshacernos de nuestros caracteres satánicos y corruptos, y lograr la pureza y obtener la salvación eterna. Tal como dice Hebreos 9:28: “Así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan”.

Hoy, estas profecías ya se han cumplido. El Señor Jesús volvió a caminar entre nosotros hace mucho tiempo, y ha pronunciado todas las verdades para purificar y salvar a la humanidad, en el nombre del Dios Todopoderoso. Él ha iniciado la obra del juicio comenzando con la casa de Dios para resolver completamente la naturaleza pecaminosa de la humanidad, permitiendo que las personas sean limpiadas de sus pecados. Esta es la salvación eterna que Dios nos otorga. Ahora, echemos un vistazo a algunos pasajes de las palabras de Dios para profundizar en cómo la obra del juicio de Dios en los últimos días puede limpiar los pecados del hombre y traerles la salvación eterna.

Dios Todopoderoso dice: “En los últimos días Cristo usa una variedad de verdades para enseñar al hombre, para exponer la esencia del hombre y para analizar minuciosamente sus palabras y acciones. Estas palabras comprenden verdades diversas tal como: el deber del hombre, cómo el hombre debe obedecer a Dios, cómo debe ser leal a Dios, cómo debe vivir una humanidad normal, así como también la sabiduría y el carácter de Dios, y así sucesivamente. Todas estas palabras son dirigidas a la esencia del hombre y a su carácter corrupto. En particular, las palabras que exponen cómo el hombre desdeña a Dios con relación a cómo el hombre es una personificación de Satanás y una fuerza enemiga contra Dios. Al emprender Su obra de juicio, Dios no deja simplemente en claro la naturaleza del hombre con sólo unas pocas palabras; la expone, la trata y la poda a largo plazo. Estos métodos de exposición, de trato y poda, no pueden ser sustituidos con palabras ordinarias, sino con la verdad que el hombre no posee en absoluto. Sólo los métodos de este tipo se consideran juicio; sólo a través de este tipo de juicio puede el hombre ser doblegado y completamente convencido de la sumisión a Dios y, además, obtener un conocimiento verdadero de Dios. Lo que la obra de juicio propicia es el entendimiento del hombre sobre el verdadero rostro de Dios y la verdad sobre su propia rebeldía. La obra de juicio le permite al hombre obtener mucho entendimiento de la voluntad de Dios, del propósito de la obra de Dios y de los misterios que le son incomprensibles. También le permite al hombre reconocer y conocer su esencia corrupta y las raíces de su corrupción, así como descubrir su fealdad. Estos efectos son todos propiciados por la obra de juicio, porque la esencia de esta obra es, en realidad, la obra de abrir la verdad, el camino y la vida de Dios a todos aquellos que tengan fe en Él. Esta obra es la obra de juicio realizada por Dios”.

Dios tiene muchos medios para perfeccionar al hombre. Emplea toda clase de ambientes para tratar con el carácter corrupto del hombre y usa varias cosas para poner al hombre al descubierto; en un sentido trata con el hombre, en otro pone al hombre al descubierto y en otro revela al hombre, escarbando y revelando los ‘misterios’ en las profundidades del corazón del hombre, y mostrándole al hombre su naturaleza revelando muchos de sus estados. Dios perfecciona al hombre a través de muchos métodos —por medio de la revelación, por medio del trato, por medio del refinamiento y el castigo— para que el hombre pueda saber que Dios es práctico”.

Podemos ver en las palabras de Dios que en los últimos días, la obra de Cristo de juzgar y limpiar a la humanidad se realiza principalmente pronunciando palabras. Las palabras expresadas por Dios en los últimos días contienen muchos aspectos de la verdad. Por ejemplo, exponen las manifestaciones de personas que viven con caracteres satánicos como la arrogancia, el egoísmo, y el engaño; cómo las personas pueden lograr sumisión y temor a Dios; la perspectiva correcta de la fe que debemos tener como creyentes. Todas estas palabras revelan el carácter justo de Dios, y son una expresión de lo que Dios tiene y es. Para la humanidad, corrompida por Satanás, estas verdades en sí mismas son una exposición despiadada y un juicio justo: condenan y maldicen a la humanidad al tiempo que las purifican. Tal como dice la Biblia: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hechos 4:12). Debemos aceptar el juicio y el castigo de las palabras de Dios, y luego pasar por ser podados, tratados, probados y refinados por las diversas personas, eventos y cosas establecidas por Dios. Esta es la única forma en que podemos ver nuestra propia fealdad, inmundicia, y nuestra rebeldía y resistencia contra Dios, y luego comenzar a odiarnos a nosotros mismos. Entonces podemos ocupar una autoreflexión y arrepentimiento genuinos, al mismo tiempo viendo el carácter de Dios que no tolera ninguna ofensa, desarrollando unos corazones de reverencia por Dios, y estar dispuestos a aceptar el juicio, el castigo, las pruebas, y el refinamiento de Dios; podemos aceptar la verdad como nuestra propia ley para nuestra conducta. Gradualmente, nuestros caracteres corruptos que están tan profundamente arraigados dentro de nosotros pueden ser limpiados, poco a poco. Es como un vaso lleno hasta el borde de agua sucia, y como la verdad (el agua limpia) se vierte continuamente en ese vaso, la suciedad se enjuaga y se reemplaza. Antes de que te des cuenta, ese vaso ha sido limpiado, y todo lo que queda dentro es el agua cristalina y pura.

Tomemos, como ejemplo, nuestro carácter satánico de la arrogancia que gobierna sobre nosotros. En nuestras vidas, siempre queremos ejercer poder y tener la última palabra, y no importa lo que hagamos, queremos que otros nos escuchen. Somos completamente incapaces de ser equilibrados en las negociaciones con los demás. Nos enfurecemos y nos enojamos cuando las opiniones de otras personas no están en línea con las nuestras, pero después de mostrar nuestro temperamento, nos sentimos angustiados, y hay una oscuridad en nuestros espíritus. No podemos sentir la presencia de Dios. En momentos como este, las palabras de Dios están dentro de nosotros, reprendiéndonos, y a veces Dios hará que aquellos que nos rodean nos expongan y nos traten. Podemos obtener cierta comprensión de los caracteres corruptos que revelamos en estas circunstancias, y qué tipo de pensamientos y nociones estamos viviendo; esto sucede cuando aceptamos ser juzgados, expuestos, podados, y tratados por las palabras de Dios. Nos damos cuenta de que perder los estribos proviene de un carácter de arrogancia, de que estamos desahogando nuestro descontento para salvaguardar nuestro intereses personales, nuestra imagen, y nuestro estatus, que no es una expresión de la razón adecuada, y que siempre queremos que los demás nos escuchen y nos obedezcan. Esto es como el arcángel que quería controlar y dominar a otros; la esencia de esto es competir por la posición con Dios. Una vez que nos damos cuenta de todo esto, obtenemos discernimiento sobre las tácticas de Satanás para corromper a la humanidad, y podemos desarrollar el desprecio por nuestra propia corrupción. Ya no deseamos vivir de esa manera. También obtenemos claridad sobre nuestra propia identidad y estatus como un ser creado normal; vemos que no somos diferentes de los demás, y en futuras interacciones con otros estamos dispuestos a vivir una humanidad adecuada acorde con lo que Dios requiere, a mantener un perfil bajo en nuestras palabras y acciones, y a escuchar las sugerencias de los demás en discusiones. Así es cómo podemos alcanzar la verdadera paz y alegría después de todas las veces que ponemos en práctica la verdad, para que ya no vivamos dentro del dolor y la frustración de pecar y luego confesar. Nuestro amor y fe por Dios también continuará creciendo. A través de este tipo de experiencia práctica del juicio y el castigo de Dios, llegamos a saber en quién se deleita Dios y a quién desprecia; a quién Dios salva y a quién elimina; a quién bendice y a quién condena. También llegamos a comprender que Dios realmente inspecciona y gobierna sobre todo, que está a nuestro lado, de manera muy práctica nos guía y nos salva. Al llegar a este punto, podemos lograr un corazón de reverencia por Dios, nuestros caracteres corruptos se transforman, y cuando encontramos un problema, podemos buscar la verdad, ponerla en práctica, y someternos a Dios. Con el tiempo, somos capaces de vivir una verdadera semejanza humana. Esto es todo el fruto de experimentar el juicio y el castigo de Dios.

En la actualidad, las personas elegidas de Dios, que siguen sinceramente a Dios Todopoderoso, han experimentado la limpieza y transformación de sus caracteres corruptos en diversos grados. Hay varios testimonios de sus experiencias en el sitio web oficial de La Iglesia de Dios Todopoderoso; estas son las experiencias personales de las personas elegidas por Dios de Sus palabras y Su obra. Hay testimonios de experimentar el juicio y el castigo de Dios, desechar un carácter corrupto y vivir la humanidad adecuada; hay testimonios de resolver el engaño y convertirse en una persona honesta; hay testimonios de escapar de los cautiverios de la búsqueda de las ganancias y del estatus, y pisar el camino correcto en la vida; hay testimonios de sufrir opresión y dificultades, pero triunfando sobre Satanás. También hay testimonios de llegar a conocer el carácter justo de Dios, de amar y someterse a Dios, de servir a Dios y ser devoto a Él, y más. Estos hermanos y hermanas han experimentado un verdadero arrepentimiento y transformación. Son aquellos que han obtenido la salvación eterna de Dios, son pueblos del reino de Dios.

La obra de Dios para juzgar y limpiar a la humanidad ahora casi ha llegado a su fin. Los desastres de los últimos días han comenzado; plagas, terremotos, incendios, y hambrunas ya han ocurrido. En estos tiempos finales, cómo podemos lograr la salvación eterna de Dios está directamente relacionado con el asunto extremadamente importante de si podemos obtener la entrada al reino de los cielos. ¿Quieres escapar del cautiverio del pecado? ¿Realmente deseas recibir la salvación eterna de Dios, entrar al reino de los cielos, y obtener el cuidado y la protección de Dios? Si es así, entonces tenemos que aceptar el juicio y la purificación de Cristo de los últimos días. Esta es nuestra única oportunidad de lograr una transformación en nuestros caracteres, entrar en el reino de Dios, y recibir la salvación eterna. Tal como dice Dios Todopoderoso: “Los que quieren obtener la vida sin confiar en la verdad de la que Cristo habló son las personas más absurdas de la tierra, y los que no aceptan el camino de la vida que Cristo trajo están perdidos en la fantasía. Y así digo que a las personas que no aceptan al Cristo de los últimos días Dios las detestará para siempre. Cristo es la puerta para que el hombre entre al reino durante los últimos días, que nadie puede evitar. Nadie puede ser perfeccionado por Dios excepto por medio de Cristo”.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Recomendación para usted:

Contáctanos

Hoy en día, los desastres están ocurriendo con frecuencia en todas partes y, las profecías sobre el regreso del Señor se han cumplido básicamente. ¿Cómo podemos encontrarnos con Él y ser arrebatados antes del desastre? Este sitio web te proporciona gratuitamente contenidos sobre Estudios Bíblicos, Prédicas Cristianas, Reflexiones Cristianas y una variedad de Películas Cristianas. Si todavía tiene dudas, haga clic en el botón de abajo para contactarnos.