Suscríbete

Menú

Estudio de la Biblia - Sin santidad nadie podrá entrar en el reino de los cielos

Ahora que los desastres aumentan, debemos estar atentos, de lo contrario, el Señor nos abandonará. La Biblia dice, “[...] el amor de muchos se enfriará. Pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo.” (Mateo 24: 12-13), y “[...] sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14). ¿Tienes una comprensión de este aspecto de la verdad? Por favor, lee el ensayo de debate a continuación. Creo que te llevará a andar en el camino hacia el reino de los cielos.

Nadie verá al Señor sin santidad

El cielo estaba opaco y las nubes colgaban bajas, los truenos retumbaban tenuemente desde la distancia. Una tormenta llegó sorprendentemente pronto. En estos días, la gente estaba abrasada como la tierra agrietada debido a la sequedad y el calor. En ese momento, el viento fresco acompañado de la llovizna quitaba la sequedad de esos días, trayendo frescura a la gente. Era el momento de que lloviera. Heyu se apresuró a recoger la colada, y luego miró hacia el cielo mientras esperaba la llegada de Tao Yun y Zhang Ruirui. En ese momento, todos estaban ocupados en la iglesia que cada uno dirigía; hacía muchos días que no se veían. Así que Heyu los invitó a su casa para conversar y comprender la situación de los hermanos y hermanas.

Pronto, las dos hermanas llegaron. Después de que Heyu sirvió el té, comenzaron a hablar agradablemente sobre asuntos de la iglesia ...

Después de un rato, de repente, Zhang Ruirui suspiró y dijo: “Anoche, cuando vi la televisión, vi que había muchas inundaciones y terremotos en muchos lugares. Ahora que los desastres aumentan, los días de la venida del Señor están sobre nosotros. Estos años, he estado guiando a los hermanos y hermanas a observar, orar y tener reuniones. Sin embargo, muchos hermanos y hermanas siguen siendo pasivos y débiles, e incluso muchos creyentes no asisten a las reuniones. Es demasiado peligroso a la larga. Es muy probable que el Señor nos abandone”.

Heyu asintió, diciendo: “[...] Por tanto, si no velas, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti” (Apocalipsis 3: 3) . El Señor Jesús dijo que vendría como ladrón, y que si no lo vigilábamos, no lo sabríamos. Sin embargo, los hermanos y hermanas están tan débiles ahora, siempre viviendo en pecados. Incluso si el Señor viene, me temo que tal vez no lo sepamos. Hermana Tao, ¿qué piensas del asunto de que los hermanos y hermanas no están dispuestos a asistir a las reuniones?

church

Tao Yun tomó un trago de té y dijo con una sonrisa: “El Señor ya había dicho que en los días de Su regreso, la fe y el amor de muchos creyentes se enfriaría, y que solo aquellos que pudieran soportar hasta el final serían salvados. Ahora es el momento más crucial. Sin embargo, muchos hermanos y hermanas están ocupados haciendo dinero, no están dispuestos a asistir a las reuniones y tienen poco tiempo para leer la Biblia y orar. De hecho, deberíamos guiarlos a observar y prepararse para recibir el regreso del Señor”.

Asintiendo con la cabeza el uno al otro, todos sintieron su carga mucho más pesada. En este momento, algo pareció ocurrirle a Zhang Ruirui, y ella preguntó de inmediato, “¡Oye! Hermana Tao, ¿has contactado con tu familia recientemente después de que te expulsaran de tu hogar? ¿Todavía están enojados contigo?”

Tao Yun hizo una pausa y dijo, “Umm, habiéndome contactado varias veces, mi padre todavía está amargado por mi arresto por creer en Dios. La última vez que fui a casa, cuando mi padre me vió salir a predicar el evangelio, se enfureció, reprochándome que solo tuviera a Jesús en mi corazón y que no le importara la familia. ¡Y porque aún creo en el Señor después de haber estado encarcelado durante tres años, me echaron y me repudiaron! ¡Gracias al Señor! El Señor dijo: ‘[...] Nadie, que después de poner la mano en el arado mira atrás, es apto para el reino de Dios (Lucas 9:62). ‘[...] el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza’ (Mateo 11:12). No recibiremos las promesas del Señor si no sufrimos. Ahora las profecías del regreso del Señor se han cumplido todas. El Señor vendrá pronto y nos raptará a la casa celestial. El sufrimiento es solo temporal. ¿No se dice en la Biblia, ‘Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación’, (2 Corintios 4:17)? Al pensar en las bendiciones en el futuro, creo que no importa cuánto sufra y cuántas lágrimas derrame por el Señor, ¡valdrán la pena!” Entonces, una mirada de esperanza apareció en su rostro.

Zhang Ruirui siguió asintiendo, diciendo: “Sí, no necesitaremos sufrir más cuando el Señor regrese y nos lleve al reino de los cielos”.

Heyu reflexionó por un momento, y luego dijo: “Um, es nuestra bendición sufrir por el Señor. Sin embargo, he estado pensando en esto recientemente: aunque trabajamos duro y sacrificamos algo, todavía estamos en el ciclo de pecar y arrepentirnos. Seguimos diciendo mentiras e incluso cuando otros afectan nuestros intereses, tenemos la idea de odiarlos. Además, entre compañeros de obra, nos comparamos entre nosotros y envidiamos a los demás. Enfrentando algo adverso, nos quejamos contra el Señor. Seguimos nuestras propias intenciones cuando trabajamos... Estas expresiones demuestran que en realidad no tenemos lugar para el Señor en nuestros corazones y que no tenemos corazones de reverencia hacia Él, y aún más no hemos practicado muchas de Sus palabras. ¿Cómo podría ser esto de acuerdo con la voluntad del Señor? El Señor es santo. En este tipo de condición, ¿es posible que seamos llevados al reino de los cielos? ¡Realmente no estoy seguro de esto!”

Tan pronto como bajó la voz, Zhang Ruirui frunció el ceño y dijo: “Hermana He, no estoy de acuerdo contigo. Estos años, hemos estado sirviendo para Él, y trabajando desde el amanecer hasta el anochecer. Incluso si no obtenemos ningún crédito, somos recompensados por el trabajo arduo, y si no recibimos crédito por nuestro arduo trabajo, nos sentimos recompensados por la fatiga. Además, el Señor ya ha absuelto todos nuestros pecados. Incluso si todavía pecamos, mientras nos arrepintamos, Él no lo tendrán en cuenta. Hemos sido justificados a través de nuestra fe. Mientras continuemos abandonando todo lo demás y trabajando para el Señor, cuando Él regrese, sin duda nos elevará al reino de los cielos”.

Tao Yun apartó un mechón de su cabello y le dijo a Heyu con un ojo perplejo, “¡Sí! El apóstol Pablo dijo: ‘He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe. En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, […]’ (2 Timoteo 4: 7-8). Piénsalo, hay tantos creyentes en el Señor, pero ¿cuántos de ellos pueden realmente abandonar sus casas, su dinero, sus familias y su disfrute material para predicar el evangelio y sufrir por el Señor? Aquellos que trabajan duro son las personas que deben recibir recompensas del Señor en el reino de los cielos. Hermana He, deberíamos tener fe. Mientras abandonemos todo, prediquemos más el evangelio y trabajemos arduamente por el Señor, estamos seguros de entrar al reino de los cielos al final”.

Heyu miró a Tao Yun y dijo lentamente: “Pero el Señor también dijo: ‘Sed santos, porque Yo soy santo’ (1 Pedro 1:16). El Señor requiere que seamos personas santas, porque solo esas personas pueden encontrarlo. Aunque trabajamos duro y realizamos algunas buenas obras, todavía no hemos practicado muchas de las palabras del Señor. El Señor Jesús requiere que lo amemos, que amemos a los demás como nos amamos a nosotros mismos, que amemos a nuestros enemigos, que seamos la luz del mundo y la sal de la tierra, y que sigamos el camino del Señor en todo. Sin embargo, no logramos la mayoría de ellos, en cambio, a menudo pecamos. ¿En qué sentido somos las personas santas? Aun así, todavía aspiramos a ser llevados al reino de los cielos. ¿No es algo poco realista?

Con una mirada pensativa, Zhang Ruirui ya no contradijo a Heyu.

Tao Yun tomó su taza y se sirvió té. Luego frunció los labios y dijo: “Aunque no somos perfectos, el Señor es perfecto. El Señor ha perdonado todos nuestros pecados, y somos aquellos que reciben la salvación por la gracia. El Señor ciertamente nos llevará al reino de los cielos. Esto se llama confiar en la gracia para la absolución y confiar en la gracia para entrar en el reino celestial”.

Heyu dijo seriamente: “Todos somos colaboradores de la iglesia, servimos al Señor. Deberíamos hablar sobre los hechos. Para juzgar si estamos calificados para entrar en el reino celestial, debemos basarnos en los requisitos del Señor Jesús. No solo podemos tener buenos sueños de confiar en la gracia para la absolución para entrar en el reino celestial. Piensa en estos muchos años que hemos creído en el Señor. A pesar de que hemos trabajado y hemos sufrido mucho a pesar del viento y la lluvia, nunca nos enfocamos en poner en práctica las palabras del Señor. No hemos llegado a ser santos hasta ahora, y siempre pecamos y resistimos al Señor, sin sacudir las ataduras del pecado. Los hermanos y hermanas se entregan al mundo secular, codician el disfrute de la carne y persiguen los placeres de la vida. Y asisten a las reuniones a su gusto. Estos están enormemente conectados a ella, cuando hablamos de letras y doctrinas cuando trabajamos, no los lleva a presentarse ante el Señor para adorar a Dios. Ahora la situación de la iglesia se está volviendo así. Deberíamos reflexionar sobre si el sendero que caminamos está aprobado por el Señor. Todavía pienso que cuando creemos en el Señor, debemos buscar ser santos. Este es el requerimiento del Señor para nosotros. No es exacto juzgar si podemos entrar en el reino celestial simplemente basándonos en el duro trabajo externo para el Señor. En aquel entonces, los fariseos también trabajaron duro, gastaron y se sacrificaron, e incluso trabajaron más duro que nosotros. Pero ¿por qué, cuando el Señor vino, todavía lo clavaron en la cruz y cometieron un pecado monstruoso? ¿Puede ser que hayan podido entrar en el reino celestial? Por lo tanto, el duro trabajo externo no puede decidir nuestros destinos. El Señor Jesús dijo: ‘No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; apartaos de mi, los que practicais la iniquidad”’ (Mateo 7: 21-23). Deberíamos creer en el Señor de acuerdo con Sus palabras. Solo aquellos que siguen la voluntad de Dios y se vuelven santos pueden entrar en el reino de los cielos. Esta es la única condición establecida por el Señor para entrar en el reino de los cielos. Es verdad que ningún hombre se encontrará con Dios sin ser santificado. Ciertamente deberíamos reflexionar sobre nuestras condiciones actuales…” Después de las palabras de Heyu, Zhang Ruirui asintió con una expresión seria. Tao Yun estaba sumido en sus pensamientos también.

Recomendación:  ¿Cuál es el Estándar para Entrar al Reino de los Cielos?

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Comentarios