Suscríbete

Menú

A continuación

Palabras diarias de Dios | Fragmento 371 | "Las palabras de Dios al universo entero: Capítulo 25"

244 09/11/2020

A Mis ojos, el hombre es el gobernador de todas las cosas. Le he dado no poca autoridad, permitiéndole administrar todas las cosas sobre la tierra, la hierba en las montañas, los animales en los bosques y los peces en el agua. Sin embargo, en lugar de estar felices por esto, el hombre está cercado por la ansiedad. Su vida entera es una vida de angustia, de corretear por todas partes, y de diversión añadida al vacío, y en toda su vida no hay nuevas invenciones ni creaciones. Nadie es capaz de liberarse de esta vida hueca, nadie ha descubierto una vida con sentido, y nadie ha experimentado nunca una vida real. Aunque las personas de hoy viven todas bajo Mi luz brillante, no saben nada de la vida en el cielo. Si no soy misericordioso con el hombre y no salvo a la humanidad, entonces todas las personas han venido en vano, sus vidas en la tierra no tienen sentido, y partirán en vano, sin nada de que enorgullecerse. Todas las personas de cada grupo religioso, esfera de la sociedad, nación, y denominación conocen el vacío en la tierra, y todos me buscan y esperan Mi regreso, pero ¿quién es capaz de conocerme cuando Yo venga? Yo hice todas las cosas, creé a la humanidad, y hoy he descendido en medio del hombre. Este, sin embargo, me devuelve el golpe, y se venga de Mí. ¿No es beneficiosa para el hombre la obra que hago sobre él? ¿Soy realmente incapaz de satisfacer al hombre? ¿Por qué me rechaza el hombre? ¿Por qué es el hombre tan frío e indiferente conmigo? ¿Por qué está la tierra cubierta de cadáveres? ¿Es este realmente el estado del mundo que hice para el hombre? ¿Por qué es que he dado al hombre riquezas incomparables, pero él me ofrece manos vacías a cambio? ¿Por qué no me ama realmente el hombre? ¿Por qué no viene nunca delante de Mí? ¿Realmente no han servido para nada Mis palabras? ¿Se han desvanecido Mis palabras como el calor del agua? ¿Por qué no está dispuesto el hombre a cooperar conmigo? ¿Es la llegada de Mi día realmente el momento de la muerte del hombre? ¿Podría realmente destruir al hombre en el momento en que se forme Mi reino? ¿Por qué, durante todo Mi plan de gestión, nadie ha comprendido Mis propósitos? ¿Por qué, en lugar de apreciar las declaraciones de Mi boca, el hombre las aborrece y rechaza? No condeno a nadie, sino que simplemente hago que las personas se calmen y lleven a cabo la tarea de la introspección.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Comentarios