Suscríbete

Menú

A continuación

La humanidad no puede controlar su propio destino | Música cristiana con letra

1,038 21/06/2020

Himno cristiano | La humanidad no puede controlar su propio destino
Verso 1
¿Adónde en el mundo irás cada día?
¿Qué harás o dirás?
¿Con quién o qué te encontrarás?
¿Acaso puedes predecirlo?
¿Sabrás lo que va a suceder?
¿Acaso puedes controlarlo?
No, no puedes, no podrás verlo.
Muchas cosas suceden como tú no lo esperas.
El hombre no puede controlar su destino.
Pre-Coro
Desde lo trivial al destino de la vida del hombre,
Coro
no hay nada en el mundo que no revele
los planes y soberanía del Creador,
que nada puede exceder Su autoridad,
Su autoridad es suprema y es eterna esta verdad.
El hombre no puede su destino controlar.
Verso 2
El diario acontecer de la vida,
la forma y secuencia que tiene,
recuerda siempre a la humanidad
que nada sucede al azar,
que la forma en que todo sucede y su inexorabilidad,
la voluntad humana no lo puede cambiar.
Sobrepasa su capacidad.
El hombre no puede controlar su destino.
Coro
No hay nada en el mundo que no revele
los planes y soberanía del Creador,
que nada puede exceder Su autoridad,
Su autoridad es suprema y es eterna esta verdad.
El hombre no puede su destino controlar.
Verso 3
Todo conlleva una amonestación del Creador a la humanidad.
Avisa a los hombres de que no pueden controlar su destino.
Y al mismo tiempo cada evento
refuta la ambición de la humanidad, fútil y desenfrenada,
y deseosa de manejar su propia vida.
El hombre no puede controlar su destino.
Puente
Son fuertes bofetadas a la humanidad,
una tras otra, una tras otra.
Son fuertes bofetadas a la humanidad
que hacen pensar a la gente
quién es el que rige de verdad su destino,
y quién es el que lo controla de verdad.
Sus deseos se hacen trizas una y otra vez,
sus ambiciones se truncan.
Tan sólo pueden aceptar su destino
y aceptar toda la realidad.
Tan sólo pueden aceptar la voluntad del Cielo
y la soberanía del Creador.
Coro
No hay nada en el mundo que no revele
los planes y soberanía del Creador,
que nada puede exceder Su autoridad,
Su autoridad es suprema y es eterna esta verdad.
El hombre no puede su destino controlar.
De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Comentarios