Suscríbete

Menú

El acompañamiento de Dios consuela el dolor de la separación con mi hijo

En una habitación de alquiler apenas amueblada, con delantal, Qiuzhen se ocupaba de cortar y freír las verduras. Al pensar que pronto su hijo comería una comida cocinada por ella misma, se sintió muy feliz. Poco tiempo después, puso la comida en una fiambrera y la colocó cuidadosamente en la cesta del scooter eléctrico. Se puso la mascarilla de gasa y se subió en el scooter. A lo largo del camino, No tenía corazón para apreciar los paisajes del viaje, esperaba ansiosamente estar al lado de su hijo de inmediato.

Al caer la tarde, Qiuzhen llegó al lugar donde concertó la cita con su hijo. Ella miraba hacia atrás habitualmente. No estacionó su scooter eléctrico en una esquina poco atractiva hasta que se aseguró de que no hubiera nadie siguiéndola. Con frecuencia, miraba a lo lejos para buscar la figura de su hijo. Mientras esperaba, sus pensamientos inconscientemente volvieron a lo que había ocurrido dos años antes.

Una vez, al difundir el evangelio dos años antes, Qiuzhen fue denunciada por gente malvada, y se enfrentó al riesgo de ser arrestada por la policía, así que tuvo que salir de su casa. Después, en muchas ocasiones, les pidió a otros que informaran sobre la situación en su casa. Cuando se enteró de que la policía había ido a su casa muchas veces, tratando de atraparla, no pudo evitar sentir una justa indignación en su corazón: ¿Qué crimen es creer en Dios? Bajo el gobierno del ateo Partido Comunista de China, ¿por qué a menudo nos vemos obligadas a estar sin hogar y separadas de nuestros maridos e hijos, sólo porque creemos en Dios y predicamos el evangelio?

En los días de huir de casa, Qiuzhen había llamado a su hijo desde la cabina telefónica pública. Varias veces, su hijo le dijo por teléfono: “¿Cuándo volverás a casa, mamá? ¡Te echo mucho de menos! No he comido nada cocinado por ti en mucho tiempo. …” “¿Dónde vives ahora, mamá? ¡Déjame ir a verte!…” Cada vez que escuchaba a su hijo sollozar, Qiuzhen sentía oleadas de dolor: Sus compañeros podían disfrutar de la preocupación y el cuidado de sus madres, mientras que él tenía que sufrir de separación de su madre. En la noche profunda y tranquila, extrañaba aún más a su hijo. Se preguntaba qué comía solo en casa, y cómo eran sus notas, si era capaz de lavar su ropa cuando estaba sucia. Qiuzhen quería volver a casa para ver a su hijo, aunque sólo pudiera cocinarle una comida. Sin embargo, ¿y si volvía precipitadamente y era vigilada y rastreada por la policía? Al no poder volver a casa, no tuvo más remedio que buscar a otras personas para que invitaran a su hijo a reunirse regularmente. Por seguridad, cuando se reunían, tenían que estar en callejones o suburbios alejados.

Qiuzhen estaba pensando cuando una figura familiar apareció ante su vista. Secándose las lágrimas en las mejillas apresuradamente, miró ansiosamente a su hijo que corría hacia ella. Al ver a Qiuzhen, su hijo se puso muy contento, pero corriendo unos pasos, se detuvo, como si de repente pensara en algo. Giró la cabeza, miró cuidadosamente a su alrededor y luego le hizo señas con la mano a Qiuzhen. Las acciones de su hijo inmediatamente pusieron nerviosismo en su corazón: ¿Están siguiendo a mi hijo o pasa algo malo? Qiuzhen miró a su alrededor con cautela y no notó nada raro y entonces comprendió que su hijo le estaba insinuando que se parara en un lugar donde había pocas personas para no ser vista por sus conocidos.

Un poco más tarde, la madre y su hijo, después de una larga despedida, se sentaron en un jardín al lado del camino. Qiuzhen abrió rápidamente la fiambrera y se la pasó a su hijo, diciéndole con entusiasmo: “¿Tienes hambre? Date prisa. Todos son tus platos favoritos”. El hijo tomó la fiambrera alegremente y comenzó a devorar la comida, con la fiambrera en una mano y los palillos en la otra. Sólo unos minutos más tarde, el sudor le corría por la cara, así que se limpió el sudor de la cara alternativamente con los hombros. Qiuzhen miró fijamente a su hijo, sus ojos llenos de amor. Descubrió que estaba más delgado, más bronceado y con la ropa sucia. Mientras miraba, su nariz temblaba y las lágrimas casi goteaban hacia abajo.

Terminada la comida, su hijo se frotó el estómago con las manos y suspiró con satisfacción: “Ah, estoy tan lleno. La comida cocinada por mamá es deliciosa”. Lo que dijo hizo a Qiuzhen feliz y triste. Mirando la mirada traviesa de su hijo, de repente pensó cuánto tiempo duraría esconderse para evitar ser arrestada por el PCCh. Pasándole a su hijo una botella de agua mineral, le acarició la cabeza y le dijo con toda seriedad: “Hijo, ves que tenemos una buena casa, pero yo no puedo volver, así que tenemos que encontrarnos en el camino y comer en tal desgracia. Mamá no puede estar contigo para cuidarte…”

Antes de que Qiuzhen terminara, la sonrisa en la cara de su hijo desapareció, y entonces dijo de una manera seria: “Tú no tienes la culpa, mamá. Sé que no hay libertad de creencia en China y que la policía odia a los creyentes de Dios y trata de arrestar a los creyentes de Dios, así que no tenemos otra opción que actuar de esa manera”. Cuando hablaba, bajó la cabeza, hizo una pausa, suspiró y susurró: “Sé que nuestra vecina, la madre de Tongtong, ha sido arrestada y encarcelada por la policía sólo porque cree en Dios. Mamá, no puedes volver a casa, y esto es lo que hacen esos malditos”.

Al oír esto, Qiuzhen se dio cuenta de que su hijo, que siempre había dependido de ella, había crecido. Y lo que dijo evocó sus pensamientos de nuevo. Pensó en las palabras de Dios: “Entre vosotros, no hay un solo hombre que reciba la protección de la ley; más bien, estáis penalizados por la ley, […]” (“¿Es la obra de Dios tan sencilla como el hombre imagina?”). Sí, es verdad. Desde que Dios comenzó Su obra de los últimos días en China, ha sufrido continuamente todos los medios de condenación y persecución por parte del PCCh. Con el fin de abolir la obra de Dios y impedir a su pueblo elegido para que no regrese a su casa, el gobierno del PCCh no sólo arresta a los creyentes de Dios en todas partes, sino que también inventa muchos rumores y mentiras para engañar a los familiares y amigos de los creyentes y motivarlos a perseguir a los creyentes. Como resultado, los cristianos no sólo sufren persecución por parte del gobierno del PCCh, sino que soportan ser obstaculizados y abandonados por sus familiares y amigos que no saben la verdad. Debido a la persecución del PCCh, muchos cristianos se ven forzados a dejar su hogar y huir fuera de su ciudad natal, viviendo en la miseria y el desamparo, y muchos otros, después de ser arrestados por el gobierno del PCCh, han sido incapacitados por medio de la tortura y algunos han sido torturados hasta la muerte, lo que ha resultado en que sus familias sean destrozadas y destruidas. Aunque Qiuzhen nunca fue capturada por la policía, sin la guía y protección de Dios, realmente no estaba segura de si podría vivir hasta ahora en estos años de derivar fuera de casa.

En ese momento, Qiuzhen pensó en un párrafo de las palabras de Dios que leía a menudo: “Tal vez vosotros recordáis estas palabras: “Porque esta pequeña aflicción, que es momentánea, obra en nosotros un peso de gloria que sobrepasa todo y que es eterno”. En el pasado, vosotros habéis oído esta sentencia, sin embargo, nadie comprendió su verdadero significado. Hoy en día, vosotros conocéis bien el verdadero significado que ella posee. Estas palabras reflejan lo que Dios logrará en los últimos días. Y serán cumplidas sobre aquellos cruelmente afligidos por el gran dragón rojo en la tierra donde se encuentra. El gran dragón rojo persigue a Dios y es el enemigo de Dios, por lo que, en esta tierra, los que creen en Dios son sometidos a humillación y persecución. Es por ello que estas palabras se volverán ciertas en vuestro grupo de personas. A medida que la obra se lleva a cabo en una tierra que se opone a Dios, toda Su obra se encuentra con un obstáculo desmesurado, y muchas de Sus palabras no pueden cumplirse en el momento oportuno; por lo que la gente es refinada a causa de las palabras de Dios. Esto también es un elemento de sufrimiento. Es muy arduo para Dios llevar a cabo Su obra en la tierra del gran dragón rojo, pero es a través de esta dificultad que Dios realiza una etapa de Su obra para manifestar Su sabiduría y acciones maravillosas. Dios aprovecha esta oportunidad para hacer que este grupo de personas sean completadas. Debido al sufrimiento de la gente, su calibre, y todo el carácter satánico de la gente en esta tierra impura, Dios lleva a cabo Su obra de purificación y conquista, de manera que, al hacerlo así, Él pueda obtener la gloria y ganar a los que dan el testimonio de Sus obras. Esta es la relevancia completa de todos los sacrificios que Dios ha hecho para este grupo de personas” (“¿Es la obra de Dios tan sencilla como el hombre imagina?”)

Las palabras de Dios calentaron y animaron el corazón de Qiuzhen y le hicieron entender que la razón por la que el gobierno del PCCh captura y persigue locamente a los creyentes en Dios está completamente determinada por su esencia de odiar y oponerse a Dios. Dios hace uso de la persecución por parte del gobierno del PCCh para hacer servicio para perfeccionar al pueblo escogido de Dios, para permitir que la gente conozca la bajeza y maldad de Satanás, y para perfeccionar su confianza y amor por Dios. Qiuzhen pensó que aunque había sufrido algunas dificultades durante los dos años que permaneció alejada, estaba acompañada por el consuelo, el sustento y el suministro de las palabras de Dios todos los días, y esto la hizo experimentar realmente y verdaderamente el amor y la salvación de Dios. Además, para salvarnos a nosotros que hemos sido profundamente corrompidos por Satanás, Dios que ha venido a la tierra también está soportando la persecución del gobierno del PCCh, las condenas de la comunidad religiosa y las calumnias del mundo. Pero Dios siempre ha estado soportando todos estos sufrimientos silenciosamente, sólo para completar tempranamente Su obra y liberar al hombre del daño de Satanás. Al pensar en esto, Qiuzhen se dio cuenta de que era un gran honor para ella sufrir junto con Dios.

De repente, el hijo de Qiuzhen le dijo con confianza: “Mamá, ya he crecido. No tienes que preocuparte por mí. De ahora en adelante, no importa cómo otros hablen de tu creencia en Dios antes que yo, no los escucharé. En su lugar, te ayudaré a salvaguardar el medio ambiente. Debes creer en Dios correctamente”.

Las palabras de su hijo llenaron su corazón de calidez. Ella sabía que era Dios quien usaba las palabras de su hijo para consolarla y no preocuparla por su hijo. Se dio cuenta de que aunque no estaba al lado de su hijo, Dios lo estaba cuidando y protegiendo todo el tiempo. Dios dice: “Como todas las cosas, el hombre, silenciosamente y sin saberlo, recibe el alimento de la dulzura y la lluvia y el rocío de Dios. Como todas las cosas, sin saberlo, el hombre vive bajo la orquestación de la mano de Dios” (“Dios es la fuente de la vida del hombre”). Dios es la fuente de vida para todo, y cada uno de nosotros está viviendo bajo el designio de Dios. Acompañado por el amor de Dios, su hijo pequeño no fue derrotado por el medio ambiente miserable, sino que fue más sensible y más fuerte y gradualmente pudo distinguir las cosas positivas de las negativas. Estas ganancias eran algo que no tenía forma de obtener en un ambiente de facilidad y comodidad. Pensando en esto, Qiuzhen no pudo evitar dar gracias a Dios en su corazón.

Pronto terminaría la breve reunión. Por mucho que a Qiuzhen no le gustara separarse de su hijo, tuvo que enfrentarse a ello. Al despedirse, su hijo le dijo: “Mamá, ten cuidado cuando entres y salgas. No olvides ponerte la mascarilla y el sombrero…” Pensó Qiuzhen: Será maravilloso si a menudo puedo cocinar para mi hijo, no importa si nos encontramos en la carretera o en cualquier lugar. Sólo estaré satisfecha si puedo tener reuniones temporales con mi hijo.

A su regreso, Qiuzhen estaba llena de confianza y fuerza. No se preocuparía más por su hijo, ni se preocuparía por el futuro, porque creía que dondequiera que ella y su hijo estuvieran, Dios estaría con ellos y los llevaría a pasar cada día. Ella tomó una decisión: No importa cuán doloroso y difícil sea en el futuro, siempre seré firme e inmóvil en seguir a Dios y cumpliré bien mi deber como creación de Dios de consolar el corazón de Dios.

Comentarios