El misterio del reino de Dios oculto en el Padre Nuestro

Muchos cristianos creen que el reino de los cielos está en el cielo, pero el Padre Nuestro dice: “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo” (Mateo 6:10). Y el Libro del Apocalipsis también dice: “[...] El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo; y El reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15). Entonces, ¿el reino de los cielos está en el cielo o en la tierra? En este artículo, revelamos la respuesta para usted.

Imagenes de Jesucristo

¿El Reino de Dios está en el cielo o en la tierra?

En las reuniones, a menudo escucho decir a mi pastor: “En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, os lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para vosotros. Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros” (Juan 14:2-3). “Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, […] Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era de una sola perla; y la calle de la ciudad era de oro puro, como cristal transparente” (Apocalipsis 21:10, 21). Y pasajes similares de las Escrituras que nos dicen que el Señor ha ido a preparar un lugar para nosotros y que, cuando Él regrese, todos seremos arrebatados directamente al cielo para disfrutar de las perlas y el oro del cielo, y que debemos esperar y orar con seriedad y con frecuencia para no quedarnos atrás cuando el Señor regrese...

Después de escuchar las palabras de mi pastor, solía llenarme de anhelo por el reino de los cielos. Pensaba que, en todo mi tiempo en la tierra, nunca había visto oro ni perlas de las cuales hablar, así que realmente quería ver cómo es el reino de los cielos. A veces también me imaginaba que estaría un día allí, de pie en el reino de los cielos, mirando el oro y el esplendor que me rodeaba, el oro chispeante brillando en mis ojos, y por todas partes por las que yo caminaba, se oía el sonido crujiente del pavimento dorado y mis zapatos chocando, y ni una mota de polvo en el aire ... ¡Esa sería verdaderamente una vida celestial! Cuanto más pensaba en ello, más esperaba que el Señor regresara y nos arrebatara al cielo para poder disfrutar de su belleza. Esto se convirtió en el centro de la mayoría de mis oraciones al Señor.

Un día, recité el Padre Nuestro: “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo” (Mateo 6:10). Comencé a contemplar las palabras del Señor y me confundí: la intención de Dios es que oremos para que el reino de Dios aparezca en la tierra, entonces, ¿por qué el pastor dice que el Señor nos arrebatará directamente al cielo cuando Él regrese? Los sermones del pastor obviamente entran en conflicto con las palabras del Señor. ¿Por qué?

El misterio del reino de Dios es revelado

Un día, uno de mis colegas me llevó a unirme a un pequeño grupo, y una hermana allí habló muy claramente sobre la Biblia, lo cual fue muy esclarecedor para mí. Pensé: “Esta es una oportunidad única, entonces, ¿por qué no buscar respuestas a mi confusión con esta hermana?” Así que le pregunté: “Todos los días nuestro pastor nos dice que esperemos con seriedad y que, cuando el Señor regrese, nos arrebatará al cielo. Pero en el Padre Nuestro, Él nos dice claramente que oremos para que el reino de Dios venga a la tierra, lo cual está en conflicto con la declaración del pastor de que debemos esperar a ser arrebatados al cielo cuando venga el Señor. Entonces, ¿el reino de Dios está en el cielo o en la tierra?”

Ella sonrió y dijo: “Hermano, has hecho una muy buena pregunta y podemos explorar la respuesta juntos. En el Padre Nuestro, el Señor Jesús dice claramente que debemos orar para que el reino de Dios venga a la tierra, y que la voluntad de Dios se haga en la tierra. En ninguna parte se dice que el reino de Dios se establecerá en el cielo. De hecho, el Señor dijo: ‘Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, es decir, el Hijo del Hombre que está en el cielo’ (Juan 3:13). El Señor nos dice claramente que aparte de Dios, ningún hombre ha ascendido al cielo. El cielo es la morada de Dios, y el Señor nos pide que oremos para que el reino de Dios venga a la tierra. Sin embargo, queremos ascender al cielo. ¿No es esto un deseo extravagante? Entonces, el reino de Dios finalmente aparecerá en la tierra, no en el cielo. También podemos ver varios versículos de la Biblia, ‘El séptimo ángel tocó la trompeta, y se levantaron grandes voces en el cielo, que decían: El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo; y El reinará por los siglos de los siglos’ (Apocalipsis 11:15). ‘Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, preparada como una novia ataviada para su esposo. Entonces oí una gran voz que decía desde el trono: He aquí, el tabernáculo de Dios está entre los hombres, y El habitará entre ellos y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará entre ellos. El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado’ (Apocalipsis 21:2-4). Estos versículos claramente hacen referencia a los hechos que, ‘El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo;’ ‘Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,’ ‘el tabernáculo de Dios está entre los hombres,’ Todo esto indica que el reino de Dios descenderá a la tierra. Si le hacemos caso a nuestra imaginación, creyendo que el reino de Dios está en el cielo y que cuando el Señor venga, nos arrebatará a todos para que vivamos en el cielo, ¿no significa eso que estas profecías no se cumplirán? Todos sabemos que, en el principio, Dios creó al hombre del barro y lo colocó en el Jardín del Edén para cuidar de todas las cosas en la tierra, así como para obedecer, adorar y glorificar a Dios en la tierra, así que podemos ver que la voluntad de Dios es que la humanidad viva en la tierra. Posteriormente, la humanidad fue corrompida por Satanás, y la obra de Dios para salvar a la humanidad se ha llevado a cabo en la tierra. Dios ordenó a Moisés que guiara a los israelitas fuera de Egipto, y esto sucedió en la tierra. El Señor Jesús vino personalmente como carne encarnada para redimir a la humanidad, y eso también ocurrió en la tierra. Entonces, el destino de la humanidad está en la tierra, no en el cielo, y esto fue predeterminado por Dios hace mucho tiempo”.

Después de escuchar sus enseñanzas, me pareció que eran muy prácticas. Su entendimiento encajaba con la Biblia y con las palabras del Señor. En el pasado, yo pensaba que las palabras de mi pastor y las palabras del Señor Jesús estaban en conflicto, pero no entendía la verdad dentro de ellas. Esta conversación me hizo entender que, como en el principio Dios creó a la humanidad en la tierra, toda la obra de Dios para salvar a la humanidad ha tenido lugar en la tierra, y el Señor nos pide que oremos para que el reino de Dios venga a la tierra, y que la voluntad de Dios es que vivamos en la tierra y no que ascendamos al cielo.

Después de eso, mi hermana me leyó estas palabras: “Dios regresará a Su posición original y cada persona regresará al lugar que le corresponde. Estos son los destinos en los que Dios y el hombre, respectivamente, residirán después del fin de toda la gestión de Dios. Dios tiene el destino de Dios y el hombre tiene el destino del hombre. Mientras reposa, Dios seguirá guiando a toda la humanidad en sus vidas sobre la tierra. Mientras está a la luz de Dios, el hombre adorará al único Dios verdadero que está en el cielo. […] Cuando la humanidad entre en el reposo, esto querrá decir que el hombre se ha convertido en una verdadera creación; la humanidad adorará a Dios desde la tierra y tendrá vidas humanas normales. La gente ya no será desobediente a Dios o resistirá a Dios; regresará a la vida original de Adán y Eva. Estas son las respectivas vidas y destinos de Dios y la humanidad después de que entren en el reposo. La derrota de Satanás es una tendencia inevitable en la guerra entre Dios y Satanás. De esta manera, la entrada de Dios en el reposo después que se complete Su obra de gestión y la salvación completa del hombre y su entrada en el reposo se vuelven igualmente tendencias inevitables. El lugar del reposo del hombre es sobre la tierra y el lugar del reposo de Dios es en el cielo. Mientras el hombre reposa adorará a Dios y también vivirá sobre la tierra, y mientras Dios reposa, Él guiará al resto de la humanidad; los guiará desde el cielo, no desde la tierra” (“Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo”).

Ella continuó con sus enseñanzas y dijo: “A partir de este pasaje, podemos ver que después de que Dios nos rescate por completo de las manos de Satanás, Él continuará guiando la vida de la humanidad en la tierra, y no nos arrebatará al cielo. A pesar de que todavía viviremos en la tierra, en ese momento todas las fuerzas de Satanás que se resisten a Dios habrán sido completamente destruidas, la tierra ya no será perturbada ni dañada por Satanás, no habrá intrigas, disputas o engaños entre las personas, y la gente ya no sufrirá ni se preocupará o se enfermará y morirá. La humanidad vivirá como Adán y Eva en el Jardín del Edén, adorará y obedecerá a Dios, y vivirá en medio de las bendiciones de Dios. En ese momento, tanto Dios como la humanidad entrarán verdaderamente en el descanso, Dios conducirá a la humanidad desde el cielo y otorgará las bendiciones del cielo al mundo del hombre, y en la tierra la humanidad disfrutará de la guía de Dios, vivirá una vida celestial, y Dios y la humanidad vivirán felices juntos. Este es el hermoso destino que Dios ha preparado para nosotros. Esto cumple de lleno con la siguiente profecía en el Apocalipsis, ‘El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado’ (Apocalipsis 21:4)”.

Después de escuchar las enseñanzas de mi hermana sobre este pasaje, sentí mi corazón resplandeciente. Resulta que es así como se cumplirán las profecías del Apocalipsis. En ese momento entendí que el hermoso destino preparado para la humanidad por Dios está en la tierra, pero que, cuando llegue, la humanidad vivirá sin las interferencias de Satanás y viviremos en paz unos con otros, lo cual será la vida bendecida que nos ha dado Dios. Al pensar de qué manera yo creía anteriormente que el hermoso destino preparado por Dios para la humanidad estaba en el cielo, y la forma en que fantaseaba con la vida en el cielo, me di cuenta de que era ridículo imaginar eso. Somos seres carnales, así que, ¿cómo podríamos existir en el cielo? Agradezco a Dios por Su guía, que me permitió comprender el misterio del reino de Dios.
El cielo se estaba oscureciendo sin que yo me diera cuenta, y antes de sentir que ya había escuchado lo suficiente, la reunión había terminado. Pero realmente obtuve muchas cosas de esta reunión, y espero entender más acerca de la verdad en la próxima...

 

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Leer más sobre el reino de Dios:

¿Cuál es el Estándar para Entrar al Reino de Dios?

Estudio de la Biblia – Sin santidad nadie podrá entrar en el reino de los cielos

Contáctanos

Hoy en día, los desastres están ocurriendo con frecuencia en todas partes y, las profecías sobre el regreso del Señor se han cumplido básicamente. ¿Cómo podemos encontrarnos con Él y ser arrebatados antes del desastre? Este sitio web te proporciona gratuitamente contenidos sobre Estudios Bíblicos, Prédicas Cristianas, Reflexiones Cristianas y una variedad de Películas Cristianas. Si todavía tiene dudas, haga clic en el botón de abajo para contactarnos.