Mis ideas ya no limitan el género de Dios

Nací en una familia cristiana, y desde que era joven, recuerdo haber oído a mi abuela decir: “Debemos almacenar aceite, porque el Señor está a punto de volver, y cuando lo haga, nos recibirá en el reino de los cielos”. A partir de ese momento, comencé a esperar que el Señor regresara y nos recibiera, pero incluso cuando mi abuela falleció, el Señor no había regresado todavía.

En una reunión, un compañero de la iglesia, el Hermano Chen, dijo que conocía a alguien que daba muy buenos sermones, y nos invitó a su casa para escucharlo. Cuando nos enteramos de la noticia, la docena aproximada de hermanos y hermanas presentes aceptaron la invitación con entusiasmo. Al llegar a su casa, el Hermano Chen nos presentó al Hermano Li. El hermano Li había creído en el Señor durante muchos años y sus sermones eran realmente muy buenos. Usó ejemplos de la Biblia para hablar con nosotros sobre el regreso del Señor y el significado del nombre de Dios. Todos sentimos que se trataba de ideas totalmente nuevas, y cada uno de nosotros las escuchamos atentamente. Finalmente, el Hermano Li nos dijo: “El Señor ya ha regresado, y hace la obra del juicio y la purificación del hombre bajo el nombre de Dios Todopoderoso”. Al escuchar esto, casi nos volvimos locos de alegría. Estábamos muy emocionados, y algunos hermanos y hermanas dijeron con lágrimas de regocijo: “El Señor ha vuelto de verdad. Finalmente le he esperado...”. No podría describir mi propio estado de ánimo: Mi abuela había esperado toda su vida el regreso del Señor hasta el día en que ella falleció, pero ahora, en mi propia vida, el regreso del Señor se había hecho realidad. ¡Yo era realmente bendecida! Estaba decidida a apreciar esta oportunidad tan increíblemente escasa.

image: Freepik.com

En el período que siguió, todos los días leí insaciablemente mi libro de la palabra de Dios. La palabra de Dios revelaba muchos misterios, y sentí que esta era la voz del Señor Jesús. Solo Dios podía revelar la corrupción de la humanidad, y sólo Dios podía desvelar los misterios del destino de la humanidad. Me sentí encantada de tener la fortuna de seguir los pasos del Cordero.

Pero unos pocos días después, mi hermana mayor vino repentinamente a mi casa y me dijo: “Xiaomai, cuando nuestro pastor supo que estábamos investigando el Relámpago Oriental, dijo muchas cosas para condenarlo. Señaló, ‘Se afirma claramente en 1 Corintios 11:3 que, “Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios”. Las mujeres son el origen de la corrupción humana y no pueden tener poder. Cuando el Señor Jesús vino, lo hizo como un varón, así que cuando regrese, debe hacerlo como un varón. ¡No puede hacerlo como una mujer!’”

Después de que mi hermana se fue, tomé la Biblia con dudas en mi mente, busqué 1 Corintios 11:3, y lo leí varias veces. De hecho, decía, “la cabeza de la mujer es el hombre”. Mi corazón no podía dejar de estar en conflicto: Según la idea de que “la cabeza de la mujer es el hombre,” el Señor Jesús vino como un varón, así que cuando Dios regrese, también debe hacerlo como un varón. ¿Por qué ahora hay testimonio de que Dios ha venido como una mujer? Pero, por otro lado, cuando escuché sus sermones, sentí que los hermanos y hermanas de La Iglesia de Dios Todopoderoso hablaban muy bien, y mi corazón se sintió iluminado después de escucharlos. Al leer las palabras de Dios Todopoderoso, sentí que tenían autoridad, y que parecían ser la voz de Dios. Si este es el verdadero camino, pero yo me niego a escuchar y desperdicio la oportunidad de ser salvo, ¿entonces qué? Me sentía miserable al pensar en estas cosas, y no tenía apetito. Por las noches, me acostaba en la cama y daba vueltas sin poder dormir. Entonces me levanté de la cama, me arrodillé en el suelo y clamé al Señor: “Señor, estoy muy confundido. ¿No dice la Biblia, ‘la cabeza de la mujer es el hombre’? No entiendo por qué el Señor regresaría en forma de mujer. Señor, no quiero perder la oportunidad de recibirte. Si esta es Tu obra, por favor oriéntame, guíame y ayúdame a entender. Deseo seguirte”. Después de orar, mi corazón se sintió mucho más seguro y tranquilo, y me di cuenta de que aún tenía que preguntarles a los hermanos y hermanas de La Iglesia de Dios Todopoderoso sobre este asunto.

En efecto, el Señor escuchó mi oración. Un día después, la hermana Liu, de La Iglesia de Dios Todopoderoso, vino a mi casa, y cuando le hablé de mi confusión, me pidió que sacara el libro de las palabras de Dios. Luego se dirigió a este pasaje de las palabras de Dios Todopoderoso: “Cuando se dijo en el pasado que el hombre era la cabeza de la mujer, se dijo con respecto a Adán y a Eva, a quienes la serpiente había engañado, y no al hombre y a la mujer creados por Jehová en el principio. […] Jehová dijo a la mujer: ‘Tu deseo será para tu marido y él tendrá autoridad sobre ti’. Esto sólo se dijo para que la humanidad (es decir, tanto el hombre como la mujer) pudiera vivir una vida normal bajo el dominio de Jehová, para que su vida tuviera una estructura y no perdiera el orden. Por tanto, Jehová hizo normas apropiadas para delimitar cómo deberían actuar el hombre y la mujer, pero estas sólo se referían a toda la creación que vivía sobre la tierra y no a la carne encarnada de Dios. ¿Cómo podría ser Dios lo mismo que Su creación? Sus palabras sólo iban dirigidas a la humanidad de Su creación; eran normas establecidas para el hombre y la mujer con el fin de que la humanidad pudiera vivir una vida normal. En el principio, cuando Jehová creó a la humanidad, hizo tanto al varón como a la mujer; por tanto, Su carne encarnada también se diferenció entre varón o mujer. Él no decidió Su obra en base a las palabras que habló a Adán y a Eva. Las dos veces que se hizo carne se determinaron totalmente en línea con Su pensamiento cuando creó por primera vez a la humanidad. Es decir, Él completó la obra de Sus dos encarnaciones en base al varón y a la mujer que no habían sido corrompidos. […] Cuando Jehová se hizo carne dos veces, el género de Su carne estaba relacionado con el varón y la mujer que no habían sido engañados por la serpiente. En dos ocasiones Él se hizo carne conforme a aquel varón y a aquella hembra no seducidos por la serpiente. No pienses que la masculinidad de Jesús era la misma que la del Adán engañado por la serpiente. Jesús no tiene ninguna relación con él y son dos varones de diferentes naturalezas. ¿Seguro que la masculinidad de Jesús no demuestra que Él sólo es la cabeza de todas las mujeres, pero no de todos los hombres? ¿No es Él el Rey de todos los judíos (incluidos hombres y mujeres)? Él es Dios mismo, no sólo la cabeza de la mujer, sino del hombre también. Él es el Señor de todas las criaturas y la cabeza de todas ellas. ¿Cómo podrías determinar que la masculinidad de Jesús es el símbolo de la cabeza de la mujer? ¿No es esto blasfemia?”

Cuando terminamos de leer, ella dijo: “En el pasado, no entendíamos el verdadero significado de ‘la cabeza de la mujer es el hombre’, pero hoy, Dios Todopoderoso nos ha revelado este misterio. La verdad es que este fue un requisito que Dios nos puso a nosotros después de la corrupción de la humanidad por parte de Satanás. Fue para hacer que las personas sean obedientes y vivan vidas obedientes en la tierra. No era un requisito para la humanidad no corrompida. Más aún, no debemos cambiar los requisitos de Dios para la humanidad corrupta y hacer de ellos nuestros requisitos para Él. Si nos guiamos por nuestras nociones y creemos que ‘la cabeza de la mujer es el hombre’, entonces el Dios encarnado debe estar en un cuerpo masculino, nunca en un cuerpo femenino, ¿podemos decir entonces que el Señor Jesús es simplemente la cabeza de las mujeres, pero no la de los hombres? ¿No es eso blasfemar a Dios? El Señor Jesús es la cabeza de todos los seres creados, tanto hombres como mujeres, y todos deben adorarle. Y en realidad, las dos veces que Dios ha venido en la carne encarnada, tanto masculina como femenina, ha estado en concordancia con el patrón de las personas cuando Él las creó por primera vez. Él ha venido en formas masculinas y femeninas incorruptas para completar la obra de Sus dos encarnaciones. No podemos aplicar al Dios encarnado las palabras pronunciadas por Dios a Adán y Eva después de que fueron tentados por la serpiente. ¡Esto sería blasfemar a Dios, y ofender el carácter de Dios!”

Las palabras de la hermana fueron un despertar repentino para mí. Le dije: “Entonces, el versículo bíblico ‘la cabeza de la mujer es el hombre’ fue dirigido a la humanidad después de que fuera corrompida por Satanás, y no a la humanidad original e incorrupta. Dios hace esta exigencia a la humanidad corrompida para que podamos vivir mejor en la tierra, por lo cual debemos acatarla. Cuando aplicamos la idea de que ‘la cabeza de la mujer es el hombre’ al Dios encarnado, ¡verdaderamente estamos siendo ignorantes! Dios es el Señor de la Creación, la cabeza de todas las personas, así que si decimos que Él es simplemente la cabeza de las mujeres, ¡esto es una blasfemia contra Dios! Verdaderamente somos ignorantes y ciegos cuando no entendemos la verdad. ¡Blasfemamos a Dios y ni siquiera nos damos cuenta!

Entonces, la hermana Liu dijo: “Si Dios no nos hubiera revelado estos misterios, todos delimitaríamos a Dios basados en nuestras propias nociones. Génesis 1:27 dice: ‘Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó’. Dios creó al hombre y a la mujer a Su propia imagen, pero si definimos a Dios como hombre, ¿cómo explicamos esta oración? Dios es en realidad un Espíritu, sin distinción de género, y solo adquiere uno cuando se encarna en la carne para hacer la obra de la salvación de la humanidad. Cuando Su obra de salvar a la humanidad está completa, su carne encarnada también se va, y ya no tiene un género. ¿No es ridículo que tratemos de definir el género de Dios? Xiaomai, leamos un pasaje más y lo entenderás”.

Tomé el libro de la palabra de Dios y leí: “Cada etapa de la obra realizada por Dios tiene un sentido real. Cuando Jesús llegó, era varón, y en este momento es mujer. A partir de esto, puedes ver que Dios creó al varón y a la mujer para Su obra y que con Él no hay distinción de género. Cuando Su Espíritu llega, Él puede adoptar cualquier carne a voluntad y esta lo representa. Sea varón o mujer, ambos representan a Dios mientras sean Su carne encarnada. Si Jesús hubiera aparecido como una mujer cuando vino, en otras palabras, si el Espíritu Santo hubiera concebido una niña, no un niño, esa etapa de la obra se habría completado de todas formas. Igualmente, si un varón tuviera que completar esta etapa de la obra, la misma se completaría también. La obra llevada a cabo en ambas etapas es significativa; ninguna de las dos obras se repite ni ellas entran en conflicto entre sí. En el momento de Su obra, a Jesús se le llamaba el único Hijo, lo que indica género masculino. ¿Por qué no se menciona, entonces, al único Hijo en esta etapa? Esto se debe a que las necesidades de la obra han exigido un cambio de género diferente al de Jesús. Con Dios no hay distinción de género. Su obra se realiza como Él desea y no está sujeta a ninguna restricción; es particularmente libre, pero cada etapa tiene un significado práctico. Dios se hizo carne dos veces, y sobra decir que Su encarnación en los últimos días es la última vez. Él ha venido a revelar todos Sus hechos”.

La hermana Liu dijo: “A partir de la palabra de Dios, podemos ver que ya sea que la carne encarnada de Dios es masculina o femenina es significativo y está determinado en función de las necesidades de la obra de Dios. La primera vez que Dios se encarnó, obró como hombre, y esta vez obra como mujer, lo que nos permite ver que Dios creó a los hombres y a las mujeres como parte de Su plan de gestión y, a través de esto, Dios completa el significado original de crear tanto a hombres como a mujeres. El Señor Jesús obró como hombre, y si esta vez también hubiera venido a obrar como hombre, habríamos definido para siempre a Dios como hombre. Habríamos pensado que Él era solo el Dios de los hombres, y no de las mujeres. En los últimos días, Dios se ha encarnado como mujer para eliminar nuestra comprensión parcial y falaz de Dios, y para hacernos entender que Él no es solo el Dios de los hombres, sino también de las mujeres. Él es el Dios de todos los seres creados, y salva tanto a los hombres como a las mujeres. ¡El significado de que Dios se encarne como mujer es realmente maravilloso! Además, debemos entender que no importa si Dios viene encarnado como hombre o mujer, el cuerpo es simplemente la carne que lleva el Espíritu de Dios, y Aquel que está obrando es Dios mismo. Así como cuando el Señor Jesús obró, curó la enfermedad, expulsó a los demonios, resucitó a Lázaro que había muerto cuatro días antes, calmó los vientos y el mar y maldijo a la higuera. Todas estas fueron obras de una naturaleza divina hechas por el Dios encarnado. De manera similar, aunque Dios es una mujer en este cuerpo, Su esencia es la de Dios mismo, y Él también hace el trabajo divino. Él expresa la verdad, revela todos los misterios en la Biblia, como el misterio del plan de gestión de seis mil años de Dios para la humanidad, el misterio de la encarnación, el misterio de los nombres de Dios y el misterio de la Biblia, y revela el final de cada tipo de personas. También revela el hecho verdadero de nuestra corrupción por Satanás, y al mismo tiempo señala el camino para que podamos escapar de nuestra corrupción, ser purificados y entrar en el reino de los cielos. A través de la obra de juicio de Dios, llegamos a comprender que Dios no solo es misericordioso y amoroso, sino que también es justo, majestuoso e iracundo. Obtenemos una comprensión más amplia del carácter de Dios, y ya no lo delimitamos. ¡Esto es algo que solo el Dios encarnado puede hacer!”

Después de leer las palabras de Dios y de escuchar la enseñanza de mi hermana, mi corazón se sintió iluminado de repente. Así es, Dios es un Espíritu. Dios no tiene división de género, excepto cuando viene a la tierra encarnado para salvar a la gente. Independientemente de si el Dios encarnado es un hombre o una mujer, la esencia de Dios no cambia, todo se deriva del mismo Dios, una carne santa llevada por el Espíritu de Dios, Una que puede expresar la verdad y hacer la obra de salvar a la humanidad. Solo Dios puede revelar estos misterios, y solo Dios puede explicar con tanta minucia la verdad del género de la carne encarnada. Ahora, las nociones en mi corazón finalmente se resolvieron. Pensé en cómo en los últimos días había estado atado a mis propias nociones, creía que el Dios encarnado era un hombre y dudaba del regreso de Dios, lo que me hacía perder casi la oportunidad de recibir al Señor. ¡Realmente yo era demasiado ignorante!

Yo estaba muy emocionada por esto. Me arrodillé y oré a Dios llorando: “¡Dios todopoderoso! Estaba equivocada, y deseo confesar mis pecados y arrepentirme. Un simple ser creado como yo quería delimitar Tu género. ¡Esto fue una blasfemia contra Ti! Gracias por hacer que la hermana Liu venga a mi casa y hable conmigo sobre Tus palabras, y me permita por lo tanto apartarme de mis nociones. Deseo recurrir a Ti, aceptar Tu obra en los últimos días y seguir Tus pasos. ¡Amén!” Después de eso, participé activamente en los esfuerzos para difundir el evangelio, para que más hermanos y hermanas que creen sinceramente en Dios puedan escuchar Su voz y regresar a Su presencia.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Ver más sobre el género de Dios:

Las dos encarnaciones completan el sentido de la encarnación

Bienvenido a la página "Estudiar la Biblia", que hay muchos contenidos como Estudios Bíblicos, Predicas Cristianas, Reflexiones Cristianas y una variedad de Películas Cristianas gratuitas. Si tiene algunas dificultades en la fe u opiniones sobre este artículo, puede compartirlo con nosotros y contactarnos a través de la función de chat [en línea] en la esquina inferior derecha de la pantalla, ¡quedamos a la espera de su contacto!

Biblia fácil