¿Eres alguien que obtendrás la vida eterna?

Ahora ha llegado el final de los últimos días cuando se han cumplido las profecías de la segunda venida de Cristo, y esperamos ser llevados al reino de Dios y obtener la vida eterna tan deseada, porque Jesucristo dijo una vez: "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él" (Juan 3:36). Todos estos años hemos estado arrepintiéndonos de nuestros pecados, predicando el evangelio y dando frutos, tal como pidió Jesucristo. Por lo tanto, todos nos sentimos más aprobados por Dios, y que mientras nos aferremos al camino de Jesucristo, seguramente obtendremos la vida eterna.

Entonces, ¿si lo que pensamos está de acuerdo con la voluntad de Dios? Con respecto a esta pregunta, pensemos en lo que hizo Jesucristo en la Era de la Gracia. En ese momento, Jesucristo vino encarnado entre nosotros la humanidad y nos trajo el evangelio del reino de los cielos, diciendo: "Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 4:17). De la palabra del Señor, sabemos claramente que lo que Él trajo al hombre por el camino de la confesión y el arrepentimiento. Y, además de estas enseñanzas, Él también dio toda su misericordia y amor a Sus seguidores, otorgó gracia suficiente sobre el hombre, curó a los enfermos, expulsó demonios, resucitó a los muertos..., hasta que finalmente fue crucificado para salvar a la humanidad, completando así el trabajo de la redención. Sin embargo, a pesar de haber recibido el perdón de los pecados del Señor, aún vivimos en el círculo vicioso de cometer y confesar los pecados. Todavía podemos expresar estas disposiciones corruptas en cualquier lugar y en cualquier momento, como la codicia, el egoísmo, la arrogancia, el engaño, etc, para que podamos cometer pecados en cualquier momento y en cualquier lugar. Por ejemplo, cuando trabajamos arduamente por el Señor durante años, nos sentimos que tenemos el fundamento para hacer alarde de nosotros mismos. Mientras tanto, todos disfrutamos de estar en una posición elevada para que otros nos adoren, y siempre exaltar y testificar a nosotros mismos. ¿No es este el comportamiento de nuestra naturaleza arrogante? Tal sustancia es exactamente la esencia de los fariseos, de los que siempre hablamos, ellos prueban todos los medios para ser exaltado y admirado por otros en los sermones. No sólo esto, también tenemos una naturaleza traicionera. Entonces, para asegurar nuestra fama y estatus social, generalmente actuamos de una manera en público y otra en privado, y sin pensarlo mentimos para engañar y cegar al hombre en diversas ocasiones a fin de satisfacer nuestros deseos personales. Esto prueba que nuestra naturaleza pecaminosa está profundamente enraizada en nosotros y por lo tanto todavía podemos pecar y resistirnos a Dios, es decir, todavía tenemos que alcanzar la vida eterna, ya que aquellos que tienen vida eterna son aquellos cuyos pecados han sido limpiados. El reino de Dios es santo, y sólo aquellos que han sido purificados son dignos de entrar en Su reino. ¿Cómo podemos nosotros, que a menudo pecamos, estar calificados para entrar en el reino de los cielos? El Señor Jesús nunca dijo que el hombre podía entrar al reino de los cielos con su naturaleza pecaminosa; mientras que a menudo pensamos absurdamente que mientras trabajemos, nos sacrifiquemos por el Señor y guardemos el nombre del Señor en todo momento, entraremos en él y obtendremos la vida eterna. Sin embargo, nunca nos hemos dado cuenta de que perseguir ser purificado por el Señor y, por lo tanto, ser completamente limpiado es la condición previa para ser aprobado por el Señor y llevados al reino de los cielos.

Estudios biblicos sobre la vida eterna
Jesucristo dijo claramente: "Jesús les respondió: 'En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre'" (Juan 8:34-35). Él también exigió: "En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos" (Mateo 18:3). Jesucristo nos dijo claramente que si el hombre no llega a ser tan simple y honesto como un niño, y no se separa del pecado para ser purificado, no podrá entrar en el reino de los cielos ni tendrá la vida eterna.

Entonces, ¿cómo se cumplirá la promesa del Señor Jesús de darnos la vida eterna si a menudo cometemos pecados y aún no hemos obtenido la vida eterna? Al estudiar la Biblia cuidadosamente, leo las palabras de Jesús: "Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo; porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, ésa lo juzgará en el día final" (Juan 12:47-48). "Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir" (Juan 16:12-13). Además, vi las palabras de iluminación del Espíritu Santo en algunos hombres: "así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan" (Hebreos 9:28). "que sois protegidos por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo" (1 Pedro 1:5).

De los versículos anteriores, sabemos que cuando el Señor Jesús se encarnó por primera vez para hacer Su obra de redención, tomó todos los pecados del hombre como la ofrenda por el pecado y así redimió al hombre de la ley, para que el hombre ya no fuera condenado o maldecido por la ley y tenía la oportunidad de acercarse a Dios para acercarse, orar, confesar y arrepentirse ante él. Sin embargo, nosotros, los hombres, no nos hemos liberado de nuestra naturaleza pecaminosa y todavía no podemos entrar en el reino de Dios. Por lo tanto, en los últimos días el Señor Jesús vendrá de nuevo, dirá más verdades, y hará una etapa de trabajo para juzgar, purificar y salvar al hombre a fin de resolver nuestra naturaleza pecaminosa y hacer que nuestra disposición corrupta sea limpiada y transformada por completo, a través del cual podemos obtener la vida eterna.

Jesucristo una vez dijo: "Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen; y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano" (Juan 10:27-28). "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él" (Juan 3:36). Todos sabemos que lo que hizo el Señor Jesús durante la Era de la Gracia fue Su obra redentora, y lo que predicó fue el camino del arrepentimiento. El Señor Jesús es Cristo, Dios mismo y vida eterna. Cuando Él venga de nuevo, esto quiere decir que viene el Espíritu de la verdad, entonces será dado el camino de la vida eterna al hombre. Aquellas personas puras y prudentes que puedan reconocer la voz del Señor lo obtendrán, tal como dijo el Señor Jesús: "y yo les doy vida eterna y jamás perecerán". Esto sucederá, cuando Él venga de nuevo, Él será la imagen del Hijo del Hombre encarnado, y otorgará vida al hombre mediante la palabra de la verdad. Dios dice: "El que cree en el Hijo tiene vida eterna". Siempre que nos aferremos al camino del arrepentimiento del Señor Jesús, pero no aceptemos todas las verdades traídas por el Señor que ha regresado, entonces no podemos ser llamados creyentes en el Hijo, mucho menos podemos obtener la vida eterna. En cambio, sólo cuando creemos en el Hijo del hombre encarnado en los últimos días, y, aceptamos todas las verdades expresadas por Él, recibiremos el juicio y la purificación de estas verdades para ganar vida eterna, y así, puede nuestra fe estar de acuerdo con la palabra del Señor Jesús? , y puede el significado de nuestra creencia en el Hijo ser completo. Además, esta es la única manera que tenemos para obtener la vida eterna y ser llevados al reino de los cielos en los últimos días. ¡Toda la sabiduría, iluminación y la gloria sean para Dios!

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Te recomendamos más recursos cristianos:

¿Cómo obtener la vida eterna?

Contáctanos

Hoy en día, los desastres están ocurriendo con frecuencia en todas partes y, las profecías sobre el regreso del Señor se han cumplido básicamente. ¿Cómo podemos encontrarnos con Él y ser arrebatados antes del desastre? Este sitio web te proporciona gratuitamente contenidos sobre Estudios Bíblicos, Prédicas Cristianas, Reflexiones Cristianas y una variedad de Películas Cristianas. Si todavía tiene dudas, haga clic en el botón de abajo para contactarnos.