Suscríbete

Menú

A continuación

Canción cristiana | Obedece la obra del Espíritu para seguir hasta el final

1,136 07/10/2020

1
La obra del Espíritu Santo cambia cada día,
se eleva paso a paso con más revelaciones.
Así obra Dios para perfeccionar al hombre,
que si no logra seguirlo, se queda atrás.
Sin un corazón dispuesto a obedecer,
no puede seguir hasta el final.
Los que desobedecen por naturaleza, se oponen por voluntad,
se quedarán atrás, mientras la obra de Dios avanza.
Sólo los que obedecen, son humildes con gusto,
pueden progresar hasta el final, hasta el final del camino.
2
La era anterior ha pasado, esta es una nueva era.
Cuando viene una nueva era, nueva obra se debe realizar.
Y en la era final, cuando Dios perfecciona al hombre,
Dios obrará tan rápido, hará una nueva obra.
¡Sin un corazón obediente,
qué difícil es seguir los pasos de Dios!
Los que desobedecen por naturaleza, se oponen por voluntad,
se quedarán atrás, mientras la obra de Dios avanza.
Sólo los que obedecen, son humildes con gusto,
pueden progresar hasta el final, hasta el final del camino.
3
La obra de Dios no es inmutable ni sujeta a reglas,
pero siempre es más nueva, siempre más elevada.
Con cada paso, se hace más práctica y más en línea con la humanidad.
Sólo cuando el hombre la vivió,
puede al fin su carácter cambiar.
Los que desobedecen por naturaleza, se oponen por voluntad,
se quedarán atrás, mientras la obra de Dios avanza.
Sólo los que obedecen, son humildes con gusto,
pueden progresar hasta el final, hasta el final del camino.
4
El hombre conoce más y más la vida, y así Dios eleva Su obra.
Así es como Dios perfecciona al hombre y lo adecúa al uso de Dios.
Su obra corrige las nociones del hombre,
las lleva a un estado más real y elevado,
el reino más alto de la fe en Dios, así se hará Su voluntad.
Los que desobedecen por naturaleza, se oponen por voluntad,
se quedarán atrás, mientras la obra de Dios avanza.
Sólo los que obedecen, son humildes con gusto,
pueden progresar hasta el final, hasta el final del camino.
De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Comentarios