Suscríbete

Menú

Cómo coordinarse armoniosamente con los compañeros de trabajo

Cuando mi prima llegó a mi casa con preocupación, suspiró y me dijo: "He trabajado en la iglesia con la Hermana Chen por un tiempo. Pero recientemente, cuando tratamos de resolver algunos problemas, nunca podemos tener una opinión unificada. Cuando yo hablaba del este, ella sólo hablaba del oeste. Pensé que mis opiniones y puntos de vista eran claramente correctos, pero la hermana Chen siempre me cuestiona. Fue difícil para mí someterme y aceptar. Después, para evitar conflictos con ella, no dije nada, pero peleo con ella interiormente: Ya que te sientes capaz, entonces puedes tener la última palabra sobre el trabajo de la iglesia por ti misma, y yo no participaré más. Veré lo que puedes hacer. A veces incluso vi que la hermana Chen no estaba segura de acerca de cómo resolver algunos problemas, y sabiendo que si actuaba ciegamente, causaría una pérdida a la iglesia, pero aún así no quería corregirla. Debido a todo esto, me siento incómoda, y mi relación con Dios se está volviendo anormal. Sé que lo que hice es inconsistente con la voluntad del Señor, pero no tengo idea de cómo hacer para lograr una coordinación armoniosa con mi compañera de trabajo y salvaguardar juntas los intereses de la iglesia".

Escuché atentamente la molestia de mi prima y le di un vaso de agua, diciendo: "Hace algún tiempo, yo también me encontré con este problema cuando estaba a cargo del trabajo de la iglesia con la hermana Li. Cada vez que discutíamos el trabajo juntas, la hermana Li siempre tenía opiniones diferentes con respecto a mis puntos de vista. Sentí que ella parecía hacerme las cosas difíciles a propósito y encontrarme defectos. Así que, en un ataque de ira, no quise prestarle atención. Pensé: Puedes comportarte como quieras, no diré nada. Aunque también sé que el Señor dijo: "Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros como yo os he amado" (Juan 15:12). Una vez que mis intereses, mi prestigio y mi reputación están involucrados, lucho por poner en práctica la palabra del Señor. Siempre tengo muy poco amor y demasiados prejuicios, muy poca comprensión y demasiados conflictos. Especialmente al organizar y lidiar con el trabajo de la iglesia, cuando no podíamos tener una opinión unificada, ninguno de nosotras estaba dispuesta a hacernos a un lado. Ambas pensábamos que nuestras opiniones eran mejores que las de los demás, y que nuestra comprensión era mayor que la de los demás, así que ambas queríamos que la otra aceptara nuestros propios puntos de vista y consejos. Cuando la obra de la iglesia se retrasaba, fijábamos los ojos la una en la otra, pensando que era causado por la vanidad de los demás. Cuando nuestras ideas eran rechazadas por otros, poníamos el trabajo a un lado en un arrebato de ira y lo ignorábamos".

Mi prima dejó el vaso en la mano, asintiendo con la cabeza y diciendo: "¡Tienes razón! Eso es lo que hago. También sé que el Señor requiere que seamos de un solo corazón y mente y que nos amemos los unos a los otros, pero cuando mi prestigio y mi estatus están en juego, no puedo ponerlo en práctica. ¿Cómo deberíamos resolver este problema?"

Yo le respondí: "He buscado y rezado continuamente a Dios para resolver este problema. Hace unos días, visité a un amigo que también cree en el Señor. Después de escuchar su consejo, tengo una manera de practicar, y lo anoté. Espera un minuto, lo tomaré y lo compartiré contigo". Después de tomar mis notas, empecé a tener comunicación con mi prima...

1. Si queremos lograr una coordinación armoniosa, debemos entender nuestra propia naturaleza arrogante y aprender a respetar y escuchar las sugerencias correctas de los demás.

Debido a que hemos sido profundamente corrompidos por Satanás, todos tenemos la naturaleza satánica de la arrogancia, engreimiento, auto-importancia y auto-justicia. Esta es la razón principal por la que no podemos coordinarnos armoniosamente con los demás. Bajo el dominio de nuestra naturaleza arrogante, al coordinarnos para servir con los demás, siempre los despreciamos, los consideramos menos capaces que nosotros mismos, y sentimos que somos mejores que ellos y tenemos una comprensión elevada, y en todo queremos tener la última palabra. Así que a menudo trabajamos solos voluntariamente; no importa lo que hagamos, somos propensos a actuar arbitrariamente; aunque discutamos con los demás, simplemente seguimos adelante con las mociones, porque en nuestras mentes ya hemos decidido que haremos esto o aquello. Debido a nuestra arrogancia y engreimiento, siempre aferrándonos a nuestras propias opiniones, es difícil para nosotros evitar producir fricción, distanciamiento y divergencia con nuestros compañeros de trabajo.

Por lo tanto, debemos prestar atención a entender nuestra arrogancia y engreimiento, y saber que nuestras concepciones e imaginaciones internas no son la verdad, sino que provienen de nuestra disposición corrupta y pertenecen a Satanás, y por lo tanto no debemos aferrarnos a ellas, sino que debemos traicionarlas y abandonarlas. Es más, en todo con lo que nos enfrentemos, debemos buscar la intención de Dios, escuchar las sugerencias correctas de los demás y hacer bien la obra de la iglesia de acuerdo a los requerimientos de Dios. Sólo de esta manera nuestra coordinación en el servicio puede ser según la voluntad de Dios y ser bendecida por Dios. El Señor Jesús dijo: "Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos" (Mateo 5:3). Si podemos mantener un corazón de humildad y búsqueda, y tener un corazón abierto para aprender de las fortalezas de los demás y compensar nuestras debilidades, entonces no sólo podremos lograr una coordinación armoniosa, sino que además podremos aprender muchas lecciones. En realidad, cuando discutimos con otros debido a nuestras diferentes opiniones, si las consideramos cuidadosamente, descubriremos que no son inferiores; lo que sugieren también tiene puntos beneficiosos y recomendaciones, y es sólo que no los atraemos con nuestro corazón; nuestra comprensión no es tan buena o brillante. Aquellos que son altamente competitivos y se rinden a la vanidad son arrogantes y engreídos. Si creemos demasiado en nosotros mismos y nos esforzamos por negar las opiniones de los demás, entonces será demasiado irrazonable.

2. Si queremos lograr una coordinación armoniosa, debemos ser capaces de enfrentarnos a Dios y hacer bien el trabajo de la iglesia, adherirnos al principio de la verdad y atrevernos a salvaguardar los intereses de la misma.

Cuando dos personas hacen el trabajo de la iglesia juntas, por un lado, deben aceptar las sugerencias correctas de los demás y no vivir de acuerdo con su naturaleza arrogante; por otro lado, deben buscar el principio de la verdad en todo, y no deben enojarse debido a su prejuicio contra el otro, ignorando el interés de la iglesia. Deberían controlarse y supervisarse mutuamente, pero no se basa en absoluto en el temperamento y la arrogancia para hacer las cosas. Al descubrir que nuestros compañeros hacen algo en contra de la verdad, se deben atrever a adherirse al principio y no ser una "persona servil". Por ejemplo, cuando alguien ve a su compañero u otras personas perturbar o demoler la obra de la iglesia, lo cual impacta seriamente la entrada en acción de los hermanos y hermanas, sin embargo, simplemente la ignoran, y mantienen la actitud de "Deja las cosas vagar si no te afectan personalmente; guardar silencio sobre las faltas de los buenos amigos hace una larga y buena amistad", sin considerar el trabajo de la iglesia ni la vida de los hermanos y hermanas. Ellos sólo continúan con su propio trabajo, considerando el trabajo de la iglesia como un juego. Incluso si los intereses de la iglesia sufren pérdidas, ellos no se preocupan por ello y sólo se enfocan en sus propios beneficios. Mientras sus beneficios no se vean afectados, no les importan las otras cosas. Tales personas son egoístas, no son los fieles siervos de Dios, y nunca pueden lograr una coordinación armoniosa con los demás. Si no cambian a tiempo, perderán la obra del Espíritu Santo, y caerán en tinieblas.

Así que, si encontramos que lo que hacen los colaboradores puede hacer que los intereses de la iglesia sufran pérdidas, entonces debemos estar del lado de la verdad y no debemos ceder. Pero si los compañeros de trabajo tienen alguna cooperación tonta debido a que no entienden el principio de la verdad, no debemos ser demasiado críticos, sino que debemos tener compañerismo y junto con ellos buscar la verdad, de tal manera que podamos cumplir bien la comisión de Dios. Entonces, tal coordinación es armoniosa.

3. Coordinar armoniosamente es para cumplir los mandatos de Dios, complementarse unos a otros y ser construidos juntos.

En la coordinación en el servicio, el error que más fácilmente cometemos es que o bien somos arrogantes y engreídos, o nos negamos a obedecer a alguien, o no tenemos en cuenta la sugerencia de nadie y sólo queremos que otros nos obedezcan y sigan nuestro ritmo, o vivimos de acuerdo con nuestra naturaleza egoísta y despreciable; aunque vemos que nuestros compañeros tienen algunos problemas, no estamos dispuestos a practicar la verdad, sólo nos enfocamos en mantener la relación humana con ellos, e ignoramos los intereses de la iglesia. Tal coordinación en el servicio no tiene armonía, y si coordinamos así, tarde o temprano seremos rechazados y eliminados por el Espíritu Santo. El propósito de Dios es hacer que trabajemos juntos, es permitirnos aprender unos de otros, y unirnos en corazón y mente para servir a Dios. Sólo así se edificará la iglesia y crecerá nuestra vida espiritual.

Piense cuidadosamente, cada deber en la iglesia no es algo que pueda ser cumplido por una sola persona; por lo tanto, debemos coordinarnos en el servicio para que el trabajo pueda lograr un buen resultado. Porque ninguno de nosotros es perfecto, y todos tenemos muchos defectos y deficiencias, si sólo dependemos de nosotros mismos para hacer el trabajo en coordinación en el cumplimiento de nuestro deber, entonces no tendremos éxito en nuestro trabajo, y a veces incluso cometeremos errores y traeremos algunas pérdidas a la obra de la iglesia. Pero si podemos coordinarnos en el servicio, nuestras deficiencias se compensarán en mayor o menor medida, y también se evitarán algunas faltas. Al igual que en la era de la Ley, Jehová Dios permitió que Moisés sacara a los israelitas de Egipto. Debido a que Moisés era torpe en el habla y no podía cumplir la comisión de Dios por sí mismo, Dios nombró a Aarón para que fuera su portavoz. Ambos cumplieron con sus respectivos deberes y cooperaron el uno con el otro, y al final, guiaron a los israelitas fuera de Egipto, completando la comisión de Dios.

Así como cuando realizamos nuestros deberes juntos en la iglesia, una persona es experta en descubrir los problemas de la ésta y las lagunas en el trabajo, pero su entendimiento de la verdad es superficial, así que después de descubrir los problemas, no sabe qué aspecto de la verdad debe ser compartido para resolverlos. Al mismo tiempo, la otra persona es mejor en recibir la palabra de Dios y comunicar la verdad. Si ellos dos pueden trabajar juntos, y dar juego a sus propias fortalezas y aprender el uno del otro, entonces no sólo se resolverán los problemas en la iglesia, sino también se edificarán las vidas de los hermanos y hermanas y ellos mismos aprenderán lecciones mientras trabajan juntos. Es beneficioso para el trabajo de la iglesia y nuestra entrada en acción. Si todos podemos preocuparnos por la intención de Dios, y podemos, por el bien de la obra de la iglesia y de la entrada en acción de los hermanos y hermanas, coordinarnos armoniosamente y hacer lo mejor que podamos, las bendiciones de Dios nos acompañarán: La vida de la iglesia se vuelve cada vez mejor; toda la iglesia tiene un solo corazón y hay una atmósfera de armonía; la voluntad de Dios se puede llevar a cabo en nosotros, y cada tarea siempre producirá buenos resultados. Si siempre podemos experimentar y participar así, no importa con quién trabajemos, podemos aprender unos de otros, y entonces ganaremos mucho, y nuestras vidas crecerán más rápido. ¿No es esto el amor y la salvación de Dios para nosotros?

Después de comunicarle esto, le pregunté a mi prima: "Prima, si practicamos de acuerdo con estos principios, no nos preocuparemos de no tener una coordinación armoniosa, ¿verdad?"

Mi prima sonrió y dijo: "¡Gracias a Dios! Después de tu comunicación, mi corazón está perfectamente claro y también tengo el camino. Más tarde, si una vez más soy incapaz de trabajar con la hermana Chen, le rezaré a Dios, renunciaré a mi naturaleza arrogante y buscaré la verdad para resolver mi propio problema. La hermana Chen y yo también deberíamos aprender la una de la otra, y ofrecer una parte de nosotros para construir la iglesia juntos".

Asentí, también sonriendo felizmente...

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

(Traducido del original en inglés al español por Luis Carlos Villegas)

Comentarios