Suscríbete

Menú

Cómo orar - El secreto de la oración verdadera

Se sabe que para uno de nosotros que creemos en Dios, la oración es vital para entender la verdad y para practicar los requerimientos de Dios para nosotros. Cualesquiera sean los sinsabores a los que nos enfrentemos, cualesquiera que sean las dificultades que encontremos en la vida, siempre deseemos obtener la luz y la guía del Espíritu Santo al leer la Palabra de Dios, nunca debemos apartarnos de la oración. En realidad, cada creyente en Dios está ansioso por lograr resultados al orar a Dios, ansioso por recibir las bendiciones de Dios, obtener la luz y la guía del Espíritu Santo, y de ese modo vivir delante de Dios. Sin embargo, ahora muchos hermanos y hermanas encuentran que a menudo oran a Dios pero no reciben iluminación, lo que los hace ser pasivos y débiles de espíritu. Por lo tanto, mucha gente no podría entender esto: ¿no es la oración sólo hablarle a Dios? ¿por qué no puedo recibir la luz de Dios y obtener resultados aunque rezo a menudo? ¿podría ser que hay un secreto para la oración? En el pasado, también me turbaban las mismas preguntas. Más tarde, después de leer algunas palabras en un libro , descubrí que realmente había un secreto para orar.

En el libro se dice: “Mientras oras tu corazón debe estar en paz delante de Dios y debe ser sincero. Estás realmente teniendo comunión y orando con Dios; no debes engañar a Dios usando palabras que suenen bonito. La oración se centra alrededor de aquello que Dios quiere completar hoy. Pídele a Dios que te ilumine y te esclarezca más, y lleva tu estado real y tus problemas delante de Él para que ores y tomes la determinación ante Dios. Orar no es seguir un procedimiento sino buscar a Dios usando tu corazón sincero. Pide que Dios proteja tu corazón, capacitándolo para que con frecuencia esté en paz delante de Dios, […] Si el hombre le da a Dios su corazón sincero y le dice a Dios lo que realmente hay dentro de su corazón, entonces Dios estará dispuesto a obrar en el hombre; Dios no quiere el corazón torcido del hombre sino su corazón puro y honesto. Si el hombre no le dice a Dios lo que de verdad hay en su corazón, entonces Dios no toca el corazón del hombre ni obra dentro de él. Por lo tanto, lo más crucial acerca de la oración es decirle a Dios las palabras de tu auténtico corazón, hablarle a Dios de tus defectos o de tu carácter rebelde y abrirte completamente a Dios. Sólo entonces Dios estará interesado en tus oraciones; si no, entonces Él ocultará Su rostro de ti” (“Acerca de la práctica de la oración”).

De estas palabras, observe la fidelidad y la justicia de Dios, y también Su fondo santo. Sólo si oramos a Dios con corazones honestos, Él nos escuchará. Es como la comunicación entre personas. Si no podemos abrir nuestro corazón y nunca hablarnos de nuestros pensamientos más íntimos, entonces no importa cuántos años nos hayamos conocido, posiblemente no seremos amigos cercanos, mucho menos confiaremos el uno en el otro. De esta manera, no obtendremos ayuda sincera el uno del otro. Del mismo modo, independientemente del número de años que hemos creído en Dios o cuántas veces hemos orado todos los días, si no nos invocar a Dios, entonces nuestras oraciones son hipócritas y que posiblemente no pueden obtener la iluminación y la guía de Dios. En ese caso, no seremos reconocidos por Dios. Por ejemplo, muchas veces usamos buenas palabras para engañar a Dios en nuestras oraciones y queremos agradar a Dios pero no practicamos nada después. Es exactamente como los primeros fariseos que rezaron en las esquinas de las calles y frente a las multitudes, haciendo todo lo posible para que los demás vieran lo devotos y fieles que eran. ¿Pero cual es el resultado? Cuando el Señor Jesús vino a hacer Su obra, se negaron a buscarla e investigarla, e incluso blasfemaron, condenaron y se resistieron a él. Se puede ver que sus oraciones fueron hipócritas. Y el Señor no sólo detestaba tales oraciones, sino que también las condenaba diciéndoles, ¡ay de ellos!

¿Qué es la oración verdadera? Seguí leyendo y vi las palabras en el libro , “La oración no es un proceso de pasar por las formalidades o de seguir un procedimiento o de recitar las palabras de Dios, es decir, la oración no quiere decir repetir palabras como perico y copiarles a los demás. En la oración le debes dar tu corazón a Dios, compartiendo con Dios las palabras que están en tu corazón para que Dios te pueda tocar. Si las oraciones han de ser efectivas, entonces se deben basar en la lectura de las palabras de Dios. Sólo orando en medio de las palabras de Dios se podrá recibir más esclarecimiento e iluminación. Una oración verdadera se demuestra cuando se tiene un corazón que anhela las exigencias que Dios le hace y se está dispuesto a cumplir estas exigencias; se podrá odiar todo lo que Dios odia y sobre esta base se tendrá conocimiento, se conocerá y se tendrá claras las verdades que Dios explica. Tener la determinación, la fe, el conocimiento y un camino por el cual practicar después de orar, sólo esto es orar verdaderamente y sólo la oración como esta puede ser efectiva” “¿Qué significa orar realmente? Quiere decir hablar con Dios las palabras que están dentro de tu corazón y comunicarte con Dios después de que comprendiste Su voluntad, basándote en Sus palabras; quiere decir sentirte particularmente cerca de Dios, sentir que Él está enfrente de ti y que tú tienes algo que decirle; y quiere decir estar especialmente radiante dentro de tu corazón y sentir que Dios es especialmente precioso. Te vas a sentir especialmente constreñido y, después de escuchar tus palabras, tus hermanos y hermanas se van a sentir complacidos, van a sentir que las palabras que hablas son las palabras que están dentro de sus corazones, las palabras que quieren decir y que lo que tú dices representa lo que ellos quieren decir. Esto es lo que significa orar verdaderamente. Después de que has orado verdaderamente, te vas a sentir en paz y complacido en tu corazón; la fuerza para amar a Dios crecerá y vas a sentir que nada en toda tu vida es más valioso o importante que amar a Dios, y todo esto probará que tus oraciones han sido efectivas” (“Acerca de la práctica de la oración”).

Estas palabras nos dicen qué es la oración real y los efectos la oración produce. Podemos ver que orar no significa acercarse a Dios para decir buenas palabras o copiar a otros. Hacer que nuestra oración sea efectiva no es algo simple, y lo más importante es que debemos orar verdaderamente. Necesitamos dar primero nuestro corazón a Dios, porque sólo si oramos a Dios con nuestro corazón, nuestros espíritus se conmoverán. Además, es necesario que recemos basándonos en la palabra de Dios, porque sólo orando con las palabras de Dios podremos obtener más luz e iluminación. Y si tenemos la sinceridad, la fe, el conocimiento, hallaremos el camino para practicar de esta manera la oración, entonces nuestra oración será efectiva. Además, la oración verdadera significa decir las palabras en nuestro corazón a Dios, significa sentirse muy cerca de Dios, buscar la voluntad de Dios en Sus palabras, y no seguir las reglas y prácticas religiosas del pasado. Orar de esta manera, la oración puede tocar más los corazones de las personas. Todos aquellos que logran los anteriores efectos son los que consiguen verdaderas oraciones, y también son aceptados por Dios. De acuerdo con esto, ¿cuáles de las oraciones que hemos hecho son verdaderas? Por ejemplo, cuando le rezamos a Dios, nos comprometemos con nuestras verdaderas dificultades diarias y decidimos obedecer Sus guías y arreglos sin importar lo que haga; cuando confiamos las faltas y las dificultades de nuestros hermanos y hermanas a Dios a través de oraciones, y le pedimos que lo guíe para encontrar el camino hacia la solución en Sus palabras; cuando le rezamos a Dios acerca de las dificultades que hemos encontrado en nuestro trabajo evangélico, y acerca de cómo llevar a las personas ante Dios; cuando rezamos para comprender el verdadero significado de las palabras de Dios, para buscar la manera de practicar Sus palabras con precisión; o cuando sufrimos persecución y amargura, oramos para obtener la iluminación de Dios y entender Su voluntad para que podamos soportar el testimonio de Él… Todo lo anterior son las verdaderas oraciones compatibles con el corazón de Dios, y son lo que a Dios le gustaría escuchar para deleitarse.

Ahora que conocemos el secreto de la oración, lo que tenemos que hacer a continuación es acercarnos a Dios y orar con un corazón sincero, entregar nuestro corazón a Dios, hablar con Él las palabras de nuestro corazón y captar la voluntad de Dios en Sus palabras. Mientras más practiquemos orando así, más verdaderas son nuestras oraciones. Sólo cuando realmente oramos, nuestra oración será verdadera y nuestra relación con Dios se acercará cada vez más. Además, sólo la oración verdadera puede permitirnos sentir paz y disfrutar en nuestros espíritus. Practiquemos verdaderamente orar a Dios juntos en nuestra vida real después de dominar el secreto de la oración.

Recomendación:

Acerca de la práctica de la oración

¿Cómo orar conforme a la voluntad de Dios?

Con estos cuatro puntos, tus oraciones serán aceptadas por Dios

Cómo orar a Dios – 4 consejos para orar

¿Por qué Dios no responde mis oraciones?

Cómo deben orar los cristianos de acuerdo con la voluntad de Dios

Comentarios