Suscríbete

Menú

El origen y el significado de la Pascua

La Pascua es conocida por todos los cristianos, y existe Pascua porque el Señor Jesús resucitó 3 días después de haber sido crucificado. Los creyentes celebran la Pascua para conmemorar la resurrección del Señor Jesús. La Pascua puede caer en cualquier momento entre el 22 de marzo y el 25 de abril. Este año es el 21 de abril. Sin embargo, cuando estamos celebrando esta conmemoración, ¿sabemos por qué el Señor Jesús resucitó después de 3 días y se apareció a tanta gente trás ese período?

El Señor Jesús se apareció a María Magdalena, a algunas mujeres, a Pedro, a Jacob, a sus discípulos, a Tomás y a dos discípulos en el camino a Emaús... También habló y comió pescado con discípulos, y dejó que Tomás tocara sus llagas, así como está descrito en las Escrituras: “Como ellos todavía no lo creían a causa de la alegría y que estaban asombrados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? Entonces ellos le presentaron parte de un pescado asado. Y Él lo tomó y comió delante de ellos” (Lucas 24:41-43). y también Juan 20:19-20: “Entonces, al atardecer de aquel día, el primero de la semana, y estando cerradas las puertas del lugar donde los discípulos se encontraban por miedo a los judíos, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Y diciendo esto, les mostró las manos y el costado. Entonces los discípulos se regocijaron al ver al Señor”. Cada vez que leía esas Escrituras, ¿estaba pensando por qué el Señor Jesús todavía se aparecía a la gente desde que había sido crucificado y terminado su obra? Además, el Señor Jesús incluso pasó 40 días apareciendo continuamente a Sus discípulos de varias maneras. ¿Cuál es la voluntad de Dios detrás de esto?

No fue hasta que leí un pasaje de las palabras de Dios que descubrí la sincera intención del Señor Jesús de aparecer ante el hombre. Dios dice: “El Señor Jesús resucitado es el Señor Jesús que pasó obrando con anterioridad treinta y tres años y medio entre los hombres. Aunque había sido clavado en la cruz y había experimentado el valle de sombra de la muerte y aunque había experimentado la resurrección, nada en su aspecto había sufrido cambio alguno. Aunque ahora tenía marcas de clavos en Su cuerpo y había resucitado y salido de la tumba, Su carácter, Su comprensión de la humanidad y Sus intenciones hacia esta no se habían modificado en lo más mínimo. Asimismo, les estaba diciendo a todos que Él había bajado de la cruz, que había triunfado sobre el pecado, superado las dificultades y triunfado sobre la muerte. Las marcas de los clavos precisamente eran la prueba de Su victoria sobre Satanás, eran la prueba de haber sido la ofrenda por el pecado que había logrado redimir a toda la humanidad. Les estaba diciendo a todos que ya había cargado con los pecados de la humanidad y que había completado Su obra de redención. Cuando regresó para ver a Sus discípulos, les transmitió este mensaje por medio de Su aparición: ‘Sigo vivo, sigo existiendo; hoy estoy verdaderamente ante vosotros para que podáis verme y tocarme. Siempre estaré con vosotros’”.

Después de que el Señor Jesús resucitara, se apareció a aquellos que a Él le pareció necesario, habló con ellos y les presentó Sus requisitos, dejando atrás Sus intenciones y Sus expectativas respecto a ellos. Es decir, como Dios encarnado, Su preocupación por la humanidad y Sus requisitos jamás cambiaron; fueron los mismos que cuando estuvo en la carne y cuando estuvo en Su cuerpo espiritual después de haber sido crucificado y tras resucitar. A Él, estos discípulos le preocupaban antes de estar en la cruz y, en Su corazón, tenía muy claro el estado de cada persona y entendía la deficiencia de cada uno y, por supuesto, después de morir, de resucitar y de convertirse en cuerpo espiritual, las comprendió igual que cuando estaba en la carne. Él sabía que las personas no estaban del todo seguras de Su identidad como Cristo, pero durante Su tiempo en la carne no tuvo exigencias estrictas. Sin embargo, después de resucitar, se les apareció y los convenció absolutamente de que el Señor Jesús había venido de Dios y de que Él era Dios encarnado, y utilizó Su aparición y Su resurrección como la mayor visión y motivación para la perpetua búsqueda de la humanidad. Su resurrección de entre los muertos no solo fortaleció a todos aquellos que lo seguían, sino que también implementó plenamente Su obra de la Era de la Gracia entre la humanidad y, por tanto, el evangelio de la salvación del Señor Jesús en dicha era se difundió, poco a poco, a todos los rincones de la humanidad. ¿Dirías que la aparición del Señor Jesús después de Su resurrección tuvo alguna relevancia? Si hubieras sido Tomás o Pedro en ese tiempo y te hubieras encontrado con algo tan significativo en tu vida, ¿cómo te habría impactado? ¿Lo habrías considerado la mejor y más extraordinaria visión de creencia en Dios de tu vida? ¿Lo habrías interpretado como una fuerza impulsora en tu seguimiento de Dios, en tu esfuerzo por satisfacerle y tu intento de amar a Dios toda la vida? ¿Habrías dedicado el esfuerzo de toda una vida a difundir esta visión, que es la mayor de todas? ¿Habrías aceptado convertir la salvación del Señor Jesús en un encargo de Dios? […] Su aparición permitió que las personas, una vez más, experimentaran y sintieran la preocupación y el cuidado de Dios, corroborando contundentemente a su vez que Dios es Aquel que da inicio a una era, que despliega una era y también El que pone fin a una era. A través de Su aparición fortaleció la fe de todos y demostró al mundo el hecho de que Él es Dios mismo. Esto les brindó a Sus seguidores confirmación eterna y con su aparición también dio inicio a una fase de Su obra en la nueva era” (“La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III”).

Al leer las palabras de Dios, pude entender la sincera intención de la resurrección del Señor Jesús de la muerte. Cuando el Señor estaba trabajando, ya había habido profecías acerca de Su resurrección. Sin embargo, las personas en ese momento no creían que el Señor Jesús pudiera resucitarse a Sí mismo, así que cuando el Señor fue arrestado, todos sus discípulos huyeron aterrorizados e incluso Pedro negó conocer al Señor 3 veces. Por lo tanto, si el Señor Jesús no hubiese resucitado de la muerte, Sus discípulos y los judíos no lo reconocerían como a Dios. Entonces, sólo cuando el Señor Jesús aparecía ante la gente, hablando con la gente, apareciendo entre los hombres en cualquier momento e incluso comiendo frente al hombre, podía hacer creer firmemente que el Señor Jesús es Dios mismo, el que se profetizó en la Biblia para redimir a la humanidad, el Mesías, el Hijo del Dios viviente. A partir de entonces, la fe de los creyentes se incrementó en gran medida. Los discípulos experimentaron una falta de fe cuando el Señor Jesús fue arrestado, pero después de que el Señor se les apareció, estuvieron dispuestos a morir como mártires por difundir el evangelio del Señor. Se puede ver desde la resurrección del Señor Jesús que no sólo superó a la muerte y al Hades, sino que lo más importante es que llevó a Sus seguidores la esperanza, fortaleció su fe y les hizo conscientes de que Él es Dios mismo, el que salva a la humanidad y que Dios había terminado Su obra de redención y había sido glorificado. Al mismo tiempo, el Señor Jesús demostró a toda la humanidad que sólo Dios puede abrir una nueva era y concluir la vieja, y sólo Dios puede hacer que la gente vea la esperanza de vida y resucite a los muertos. A través de la resurrección del Señor Jesús, la obra de Dios en la Era de la Gracia se expandió vigorosamente; los discípulos del Señor Jesús y aquellos que lo habían seguido, comenzaron a presenciar la obra de redención del Señor Jesús bajo el liderazgo de la obra del Espíritu Santo. Se puede ver que la resurrección de los muertos del Señor Jesús es demasiado significativa para la humanidad.

En este momento, me di cuenta de que celebrar la Pascua no es importante. Lo que realmente importa es el significado de que el Señor Jesús se apareció al hombre después de haber resucitado de entre los muertos.

Recomendación:
¿Conoces los significados más profundos de la resurrección de Jesucristo?
Números 22

Comentarios