Suscríbete

Menú

Estudios Biblicos - 4 Consejos para ser honesto

La luz del sol de la tarde entraba inclinada a través de la ventana y daba sobre mi frente. Me senté en mi escritorio, bañado por la luz dorada del sol, y mi estado de ánimo era más alegre. En ese momento, deseaba escribir una publicación en un blog y compartir con todos mis abundantes pensamientos de estos días.

Cuando comencé a creer en el Señor, leí en Mateo 18:3 donde el Señor Jesús dijo: "En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos". La palabra del Señor Jesús nos mostró la manera de entrar en el reino de los cielos; solo siendo una persona honesta, fiel y cordial podemos recibir la bendición del Señor y ser elegido para entrar en el reino celestial. Una vez que entendí la voluntad del Señor, en la vida real, procuraba que de mi boca no saliera con frecuencia ninguna mentira y me esforcé mucho para ser una persona honesta antes los ojos de Dios, pero muchas veces fracasaba y decía mentiras frecuentemente. Poco a poco, perdí la confianza de ser una persona honesta. Afortunadamente, hace tiempo conocí a un hermano en un foro de evangelio, donde nos comunicamos entre nosotros sobre cómo ser una persona honesta. Descubrí que él tenía muchas ideas, y me di cuenta: desde mi punto de vista el modelo para ser una persona honesta es simplemente no decir mentiras. Y también encontré el camino para ser una persona decente. Más tarde, cuando comencé a ser una persona honesta practicando sus palabras, me beneficié mucho. Ahora, me gustaría compartirlo contigo.

1. Debemos entregar nuestros corazones a Dios y dejar que Dios decida todas las cosas; debemos hacer todo de acuerdo con la verdad y admitir la inspección y prueba de Dios para vivir en la luz.

Dios dice: "Yo Jehová, que escudriño el corazón, que pruebo los riñones, para dar á cada uno según su camino, según el fruto de sus obras." (Jeremías 17:10)[*]. El libro de los Proverbios también dice: "Candela de Jehová es el alma del hombre, Que escudriña lo secreto del vientre." (Proverbios 20:27)[*]. A partir de estos versículos, se puede ver que: Dios es todopoderoso y omnisciente. Su Espíritu lo observa todo. Todos nuestros pensamientos e ideas, así como todos y cada una de nuestras acciones, son vistos por los ojos de Él. Por lo tanto, para llegar a ser una persona honesta, primero debemos entregar nuestros corazones a Dios y permitir que Dios se haga cargo de todo, y aceptemos su observación en todas las cosas. Es decir, debemos abrir nuestros corazones a Dios y poner nuestra verdadera condición de espíritu ante Él, buscando si se ajusta a la verdad o está de acuerdo con Su voluntad. Si está de acuerdo con la verdad, entonces lo ponemos en práctica; si no, debemos orar a Dios y abandonar cualquier cosa incorrecta dentro de nosotros, impidiéndonos ser ordenados o controlados por el pecado, y luego poner nuestros corazones en orden y practicar de acuerdo con los requisitos de Dios. De esta manera, podemos vivir en la luz en todo momento con un corazón generoso. Por ejemplo, cuando nuestros familiares y amigos incrédulos nos instan a ganar dinero y enriquecernos, de alguna manera nos sentiremos tentados y no sabremos qué elegir. En este momento, debemos orar a Dios para que busque si está de acuerdo con la verdad al hacerlo, si no, debemos abandonarlo. El Señor Jesús dijo: "Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas" (Mat 6:24). La palabra del Señor mostró claramente que no podemos servir a Dios y hacer mucho dinero al mismo tiempo, ya que hacer una fortuna no podemos obtener Su salvación. Sólo siguiendo a Dios y sirviéndole podemos lograr que recibamos Su salvación. Esta es la voluntad de Dios. Si entendemos la voluntad de Dios, nos contentaremos con la ropa que tenemos puesta y la comida en nuestro plato, y luego serviremos a Dios con prioridad en nuestra vida y caminar por el verdadero camino de servir a Dios, para que vivamos en la protección y cuidado de Dios y recibir la vida humana real.

Por lo general, cuando oramos, leemos la Biblia, asistimos a reuniones o prestamos servicio, debemos orar a Dios y aceptar Su observación. Practicar de esta manera es beneficioso para nosotros, abandonar la carne, practicar la verdad y ser una persona honesta. Cuando aceptamos la observación de Dios, tendremos fuerza para abandonar la carne y practicar la verdad. A pesar de que tenemos que soportar dificultades carnales, todavía estamos dispuestos a practicar la verdad para satisfacer a Dios. Cuando aceptamos la observación de Dios, no nos atrevemos a actuar de acuerdo con nuestro propio placer o seguir nuestras propias preferencias cuando suceden las cosas, sino que podemos buscar la voluntad de Dios y actuar de acuerdo con Sus requisitos, gradualmente siendo transformados y purificados por Dios; cuando mostramos traiciones o nos engañamos, si practicamos la verdadera aceptación de la inspección de Dios, nos daremos cuenta de que Dios es todopoderoso y lo observa todo; nuestras acciones, pensamientos e ideas todos son claramente supervisados ​​por Él. Entonces, si seguimos nuestra propia voluntad y salvaguardamos nuestro propio interés, nos engañamos a nosotros mismos y también engañamos a Dios, lo cual sólo despierta Su disgusto e incluso le ofende. Habiéndonos dado cuenta de esto, tendremos fuerza para abandonar la carne y practicar la verdad para satisfacer a Dios, y para ser una persona honesta que avergüence a Satanás. Por otro ejemplo, cuando estamos cansados ​​de realizar un servicio y queremos ser considerados con nuestro cuerpo físico o queremos ser perezosos y furtivos, si podemos aceptar la inspección de Dios y vivir delante de Él, nos daremos cuenta de nuestra falacia y astucia es el comportamiento de engañar a Dios, y que engañar a Dios es una ofensa a la aptitud de Dios. Inconscientemente, temeremos a Dios en nuestros corazones y no nos atreveremos a seguir nuestra propia voluntad para hacer algo que lo engañe y ofenda, sino que practicaremos la palabra del Señor para ser una persona honesta y vivir en la verdad.

2. En nuestras oraciones, debemos tener una verdadera comunión con Dios, hablar de corazón a corazón con Dios, y mantener una relación normal con él.

El Señor Jesús nos enseñó: "Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad" (Juan 4:24). Se puede ver que Dios nos ama y lo adoramos con nuestros corazones sinceros. Entonces, debemos ser simples y abrirnos a Dios para hablarle de corazón a corazón. Este es también un aspecto de la práctica en ser una persona honesta.

Entonces, ¿cómo debemos ponerlo en práctica? En primer lugar, debemos orar a Dios y hacer un voto delante de Él, "oh, Dios, soy una persona que vive en pecado. A menudo digo mentiras hoy te juro por ti, si vuelvo a decir mentiras, puedes disciplinarme e incluso castigarme. Comienzo a ser una persona honesta de acuerdo con Tu corazón, y confiar en Ti y rendirle culto sinceramente". Después de jurar, podemos comenzar a practicar en nuestras oraciones: Decir la verdad y que las palabras de nuestros corazones; hable lo que esté pensando, ore a Dios por cualquier dificultad que tengamos y pida Su ayuda sinceramente. Esta es la oración verdadera, que se basa tu vida real y sin ningún disfraz falso.

El Señor Jesús también nos advirtió, "Y al orar, no uséis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería. Por tanto, no os hagáis semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes que vosotros le pidáis" (Mateo 6:7-8). De la palabra del Señor Jesús, podemos aprender que el Señor Jesús llamó a aquellos que dicen palabras vacías y repetidas en oraciones que son gentiles. Él no está satisfecho con ellos. Entonces, si no tenemos más palabras para decir en nuestras oraciones, entonces no deberíamos hablar falsedades o decir tonterías por hacer largas las oraciones. Nuestra oración a Dios no consiste en componer un artículo, y además, a Dios no le importa cuántas palabras hay en nuestras oraciones, pero le importa si nuestras palabras son honestas o provienen de nuestros corazones. Éste es el punto clave. Dios más odia nuestras oraciones falsas y engañosas. Las palabras no salen de nuestros corazones, todo pertenece a mentiras, palabras falsas y las palabras que engañen a Dios. Todos aquellos que actúan superficialmente hacia Dios y engañan a Dios con oraciones falsas, son unos hipócritas. Entonces, sólo cuando le rezamos a Dios con palabras sinceras o palabras honestas de nuestros corazones, nuestras oraciones pueden ser respondidas por Dios y podemos mantener una relación normal con Dios.

3. Debemos asegurarnos de que hablamos sin mentiras e impurezas, que no guardamos ninguna astucia o engaño en nuestros corazones, simplemente nos presentamos desnudos y tenemos relaciones interpersonales normales con los demás.

El Señor Jesús dijo: "Antes bien, sea vuestro hablar: 'Sí, sí' o 'No, no'; y lo que es más de esto, procede del mal" (Mateo 5:37). La esencia de Dios es fiel y santa. Por lo tanto, también debemos basar nuestras palabras en hechos, diciéndoles como son, en lugar de ir contra la conciencia para hablar.

Para resolver el problema de decir mentiras, primero debemos resolver el problema de nuestras intenciones. La boca es la puerta del corazón. Gran parte del tiempo, decimos mentiras bajo el reinado de intenciones incorrectas, con la esperanza de mantener nuestra vanidad, fama y estado social en nuestro beneficio personal. Si hablamos con intenciones u objetivos correctos, aceptaremos la observación de Dios y hablaremos con verdadras palabras en nuestros corazones. Por ejemplo, recientemente no hemos difundido el evangelio ni hemos dado fruto debido a nuestros asuntos carnales, sin embargo, cuando los hermanos y hermanas nos preguntaron al respecto, nos negamos a decirles la verdad por temor a que nos culpen por no hacer ningún y así sentirnos avergonzados. Entonces, para no ser menospreciados por ellos, hablamos de una manera que va en contra de nuestra conciencia para engañarlos, diciendo que habíamos difundido el evangelio pero que simplemente no habíamos obtenidos frutos. En realidad, en esa ocasión, primero debemos acercarnos a Dios y orarle: "Oh, Dios, he sido corrompido por Satanás demasiado profundamente. A menudo digo mentiras para salvar mi reputación. Después de estas palabras, me siento incómodo y temo que los hermanos y hermanas pidan más detalles, y que una vez que lo descubran, me echarán la culpa y me lo reprocharan. Dios, te imploro que aumentes mi fe y valor, permitiéndome abandonar mi carne, practicar la verdad y ser considerado con Tu voluntad. No importa cómo me vean, estoy dispuesto a ser una persona honesta para satisfacerte, no mantener más mis convicciones". Después de la oración, tendremos confianza para decir la verdad. Aunque a veces todavía nos sentimos avergonzados y no nos atrevemos a decir la verdad, sin embargo, mientras recemos a Dios y estemos dispuestos a practicar y ser una persona honesta, Dios nos ayudará a ponerlo en práctica. Si podemos hacer esto con frecuencia, tendremos una relación normal con otras personas.

4. Debemos actuar con principios y en conformidad con la verdad, actuar de manera justa y honorable, y ser una persona honrada.

Para ser una persona honesta, debemos actuar con principios, no seguir nuestra propia voluntad para hacer las cosas o confiar en la filosofía de Satanás o la disposición satánica para vivir. Todas las cosas que hacemos deben basarse en el fundamento de la palabra de Dios. Y no importa lo que hagamos, debemos practicar la verdad y proteger los intereses de la iglesia. No debemos hacer nada que dañe los intereses de la iglesia, ni hacer nada que no sea beneficioso para las vidas de los hermanos y hermanas. Debemos llevar todo lo que hacemos ante Dios y ser una persona honrada, justa y honesta.

Por ejemplo, a veces, cuando las acciones de los hermanos y hermanas afectan nuestros intereses, queremos atacarlos con la filosofía de Satanás: "diente por diente, ojo por ojo". En este momento, debemos callarnos antes Dios, ora a Él y medita sobre lo que Dios dice acerca de la verdad sobre cómo establecer relaciones interpersonales normales. Cuando nos damos cuenta de que Dios nos exige que nos amemos unos a otros y amemos a los demás como a nosotros mismos y tratemos a los hermanos con un corazón de amar a Dios, y luego abandonemos nuestra carne y practiquemos según la palabra de Dios, nos sentiremos seguros y alegres. Por otro ejemplo, cuando descubrimos que los colaboradores de la iglesia tienen celosas disputas entre ellos, o roban ofrendas o hacen algo perjudicial para el beneficio de la iglesia, no debemos hacer la vista gorda a estas cosas, ni actuar como el que no tiene nada que ver con nosotros, ni debe regirse por el estatus y la fama, sino que debemos apoyarnos resueltamente del lado de Dios y salvaguardar los intereses de la iglesia. Sólo de esta manera podemos convertirnos en una persona honesta que actúa con principios.

Si practicamos de acuerdo con estas cuatro formas anteriores, viviremos la semejanza de un hombre honesto con pureza y belleza, y luego entrar en el reino celestial no será difícil.

Este es un regalo especial que el Señor me da. Sigo practicando así todos los días y realmente obtengo algunos buenos resultados: mis mentiras son cada vez menores. Me siento mucho más seguro y tranquilo que antes. ¡Gracias a Dios!

Unless otherwise stated, scripture quotations on this website are taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Nota al pie:
*. Scripture quotations taken from RVA

Comentarios