Suscríbete

Menú

Es importante que los cristianos aprendan a guardar silencio ante Dios

No es fácil para nosotros los cristianos aprender a guardar silencio ante Dios en nuestra vida diaria, porque nuestra vida siempre está ocupada con algo. O estamos ocupados trabajando y prestando servicio o nos sumergimos en las redes sociales e Internet, e incluso esos asuntos triviales en la vida son una gran esclavitud para nosotros.

En muchos casos, cuando le preguntas a algunos hermanos o hermanas: “¿En qué se han ocupado recientemente?”. Probablemente le dirán que están ocupados trabajando, apoyando a hermanos y hermanas, o ayudando a sus hijos a encontrar pareja... Pocos de ellos responderían que están ocupados tratando de guardar silencio ante Dios y orando y leyendo Sus palabras.

En el pasado, también me apresuraba afanosamente todos los días, y mi mente a menudo estaba ocupada con cosas como dónde ir y qué hacer. Cuando la hermana Zhang estuvo débil, fui a apoyarla, le leía las palabras de Dios y le comunicaba la voluntad de Dios y cómo ella debía sentirse en tal situación; cuando la hermana Li se excusó de las reuniones debido a sus tareas domésticas, la ayudé a hacer los quehaceres domésticos para que ella tuviera tiempo de adorar a Dios. Después de regresar a casa, también tuve que encargarme de los asuntos del hogar, por lo que apenas tuve tiempo de guardar silencio ante Dios.

Cuando me tranquilicé y recordé mi experiencia de todo el día, para ser sincera, solo sabía lo que había hecho pero no sabía lo que había ganado.

Pensando cuidadosamente, descubrí que, aunque estaba ocupada todo el día, pasaba poco tiempo guardando silencio ante el Señor o rezando y leyendo las palabras de Dios. Incluso si leía algunas palabras de Dios, era solo para ayudar a mis hermanos y hermanas a resolver sus problemas, no para resolver mis propias dificultades y problemas. Como resultado, no tuve progreso en la vida espiritual ni obtuve más conocimiento de Dios, y estaba todavía atada al pecado y viviendo en el ciclo de confesar y pecar.

Está registrado en la Biblia: “Mientras iban ellos de camino, El entró en cierta aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Y ella tenía una hermana que se llamaba María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Pero Marta se preocupaba con todos los preparativos; y acercándose a El, le dijo: ‘Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude’. Respondiendo el Señor, le dijo: ‘Marta, Marta, tú estás preocupada y molesta por tantas cosas; pero una sola cosa es necesaria, y María ha escogido la parte buena, la cual no le será quitada’” (Lucas 10:38-42).

Marta estaba ocupada trabajando para el Señor, pero ignoró los sermones y las palabras del Señor Jesús. Como resultado, ella no obtuvo la aprobación del Señor a pesar de su arduo trabajo, y ella estaba rodeada de preocupaciones y problemas. Comparado con Marta, María, aunque no hacía nada por el Señor exteriormente, obtuvo Su aprobación porque tenía sed de las palabras del Señor y recordaba firmemente Sus requisitos. Se centró en guardar silencio ante el Señor y escuchar Sus sermones, y así el Señor Jesús la felicitó, diciendo: “María ha escogido la parte buena, la cual no le será quitada”.

De hecho, Dios espera que podamos obtener la verdad en lugar de trabajar duro en lo externo, de modo que solo si buscamos obtener la verdad podemos obtener Su aprobación. Esto es lo más fundamental en nuestra creencia en Dios. Cuanto más frecuentemente guardemos silencio ante Dios, más nos acercaremos a Él. En ese caso, obtendremos más iluminación y guía de Dios, sabremos lo que Él detesta y cómo actuar en armonía con Su voluntad, y nuestras relaciones con Él se volverán más y más normales.

Además, nuestra vida espiritual, ya sea rezar, leer, meditar sobre las palabras de Dios, la comunicación o asistir a reuniones para alabar a Dios, se basa en la paz en nuestros corazones ante Dios. Si no podemos calmar nuestros corazones ante Dios, no importa cuán duro trabajemos en lo externo, no estamos poniendo en práctica la verdad o siendo considerados con la voluntad de Dios, sino que estamos haciendo las cosas de acuerdo con nuestros propios pensamientos, y lo que no tiene nada que ver con Dios. En ese caso, no podemos obtener la guía del Espíritu Santo o lograr un buen resultado en todo lo que hacemos, y poco a poco perderemos la fe en Dios, viviremos en la oscuridad e incluso no lo comprenderemos y nos quejaremos de Él.

Pensando cuidadosamente, descubrí que nunca me había centrado en guardar silencio ante Dios. Me había dedicado a trabajar como Marta, y rara vez guardé silencio ante Dios para leer Sus palabras o rezarle. Al prestar servicio, tampoco pude guardar silencio ante Dios y nunca oré para buscar Su voluntad cuando tuve problemas. Como resultado, a menudo estaba envuelta en dificultades y pecados, y después de un día intenso, todavía sentía una especie de vacío indescriptible e incluso carecía de motivación para seguir trabajando. Ahora, entiendo que fue todo porque no tenía lugar para Dios en mi corazón, sino que simplemente confiaba en mis propios pensamientos para actuar.

La Biblia dice: “En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en quietud y confianza está vuestro poder. Pero no quisisteis” (Isaías 30:15). “Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios” (Filipenses 4:6).

Al orar, no deberíamos simplemente decir algunas simples palabras por el simple hecho de seguir un proceso, o enumerar un montón de buenas palabras sobre Dios, porque Dios no escuchará tal oración. En cambio, debemos guardar silencio ante Él, hablar a Él sinceramente las palabras desde nuestros corazones y traer nuestras dificultades ante Él para buscar Su voluntad. Solo después de obtener la iluminación de Dios y el esclarecimiento puede hacernos entender Su intención, que también es el requisito previo para actuar en armonía con Su voluntad.

Incluso cuando estamos ocupados con el trabajo, también debemos prestar atención a acercarnos a Dios. A veces, cuando el ambiente externo no lo permite, podemos orar a Dios en nuestro corazón para buscar cómo actuar de acuerdo con Sus intenciones. Si practicamos de esta manera, por muy ocupados que estemos, nos enriqueceremos en nuestros espíritus. Además, también hay un principio para hacer el servicio. Si queremos servir bien, debemos guardar silencio ante Dios para buscar los principios del trabajo en lugar de actuar de acuerdo con nuestros propios pensamientos. Solo de esta manera podemos obtener la iluminación y guía de Dios, lograr buenos resultados y comprender más la verdad. Hagamos lo que hagamos, debemos orar y acercarnos a Dios en el corazón, y buscar la verdad para actuar según los principios; esto es lo que deben lograr aquellos que tienen un corazón que venera a Dios.

Todos los días nos enfrentaremos con una variedad de cosas, algunas de las cuales nunca hemos visto antes. Si reflexionamos sobre todas las cosas que hemos hecho durante el día, tales como: en qué asuntos practicamos las palabras de Dios, y en qué asuntos seguimos nuestros propios pensamientos y nuestra disposición corrupta, entonces podemos estar al tanto de nuestros estados. Después de eso, debemos integrar las palabras de Dios para examinar lo que hicimos que contradecía la voluntad de Dios a fin de revertir las desviaciones y actuar de acuerdo con Su voluntad. De esta manera, haremos un mayor y mayor progreso en la vida espiritual y estaremos cada vez más en línea con la voluntad de Dios al hacer las cosas.

Mientras nos concentremos en guardar silencio ante Dios y orar y buscarlo en todo, alcanzaremos la iluminación del Espíritu Santo y el esclarecimiento, comprenderemos más claramente la voluntad y los requisitos de Dios, y tendremos más conocimiento de la verdad. Cuando nos enfrentamos a adversidades o algo problemático, ya no actuaremos de acuerdo con nuestra propia voluntad.

Más tarde, descubrí que mi estado cambió mucho cuando me enfoqué en guardar silencio ante Dios y en buscar Su voluntad, independientemente de las circunstancias que me sucedieron. Aunque todavía estaba ocupada como antes, sabía que debía buscar y practicar las palabras de Dios en todo. Cuando me sucedían situaciones desafortunadas, le rezaba a Dios y le pedía que me guiara a experimentarlas correctamente. Practicando así, descubrí que mi relación con Dios se hacía más cercana cada vez más y que yo misma me enriquecía cada vez más en mi espíritu. Además, mis problemas e inquietudes fueron gradualmente eliminados y resueltos.

Creo que si te enfocas en guardar silencio ante Dios y pasar más tiempo acercándote a Él, también obtendrás un beneficio sorprendente.

Estos artículos le ayudan a guardar silencio ante Dios y mejorar su relación con Dios:

(Traducido del original en inglés al español por Giuliana Mattos)

Comentarios