Suscríbete

Menú

¿Qué Hacer Cuando Tu Oración No Es Contestada?

La oración es una forma para que los cristianos mantengamos una relación adecuada con Dios. Especialmente, las oraciones en la mañana y en la noche son indispensables. Aunque el hermano Zhang insistió en orar todos los días, todavía sentía que el Señor no escuchaba su oración, y que incluso no podía sentir su presencia. Cuando publicó este sentimiento en Internet, provocó interés entre muchos hermanos y hermanas.

Para demostrar que las palabras del hermano Zhang eran ciertas, algunos hermanos y hermanas también abrieron sus corazones, diciendo que aunque cada vez que hablaban mucho con Dios cuando oraban, era como si estuvieran hablando consigo mismos o hablando con el aire. Y obviamente sintieron que el Señor no escuchaba su oración. Por lo tanto, dudaron si habían sido abandonados por el Señor.

¿Por qué el Señor no escucha nuestra oración? Las razones son las siguientes:

Primera razón: No le rezamos al Señor con nuestro verdadero corazón, sino que lo tratamos como un insensato y lo engañamos.

El Señor Jesús dijo, “cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren” (Juan 4:23). Sin embargo, generalmente no nos callamos ante el Señor y usamos nuestros corazones para orarle. Algunas veces parece que tus labios se están moviendo, pero nuestros corazones están cansados, llenos de las preocupaciones diarias y del trabajo; a veces sólo movemos nuestros labios pero no estremecemos nuestros corazones, decimos algunas palabras sin una actitud sincera; hablamos mucho con palabras vacías e inexactas. Por ejemplo, nuestro amor por los padres y las prisas de la vida misma, excede nuestro amor por el Señor. Sin embargo, oramos, “Dios, te amo”. Cuando encontramos algo mal en nuestra familia, somos negativos y nos quejamos del Señor, pero le agradecemos al Señor y lo alabamos en oraciones… Si no le rezamos a Dios con un corazón sincero, sino que decimos palabras vacías y decimos algunas palabras que son contrarias a nuestras propias convicciones ante Dios, entonces estamos dejándonos llevar por las emociones y engañando al Señor. Él no escuchará en absoluto este tipo de oraciones.

Segunda razón: le rezamos a Dios con intenciones y objetivos equivocados, y le pedimos a menudo bendiciones sin obedecerle.

La mayoría de las veces, parece que estamos orando a Dios de una manera honesta, pero a menudo le exigimos a Él; los que no tienen trabajo piden un trabajo; aquellos que no tienen hijos piden un hijo; le pedimos a Dios que cure nuestras enfermedades o se ocupe de nuestros problemas del hogar; los hombres de negocios oran por ganar más dinero; los estudiantes le rezan a Dios para que les de inteligencia y sabiduría; los jóvenes rezan para tener un buen trabajo, mientras que los viejos piden la ausencia de enfermedad o desgracia y pasan el resto de sus días en paz. Cuando estamos en paz, rezamos para agradecer y alabar al Señor con el deseo de pedirle que nos proteja para siempre; cuando estamos en dificultades, desobedecemos las directrices y compromisos con Dios, deseando que Él se lleve todos nuestros males. También nos equivocamos por exigir a Dios y esperamos que Él pueda hacer todo de acuerdo con nuestra voluntad… Como resultado, cuanto más oramos de esta manera, más nos alejamos de Dios, porque este tipo de oración es hacer un contrato con Dios y no hay verdadera fe y verdadero amor a Dios. Estamos haciendo uso de él para lograr nuestros propios objetivo. Tal como dijo el Señor: “Este pueblo con los labios me honra, pero su corazon esta muy lejos de mi” (Mateo 15:8). Dios nunca escuchará este tipo de oración.

Tercera razón: No hay obra del Espíritu Santo en la iglesia, entonces el Señor no escucha nuestra oración.

Esta es la razón más importante. En el comienzo de los tiempos de la ley, estaba la obra del Espíritu Santo en el templo. Cualquiera que haya pecado obtendrá la disciplina del Espíritu Santo; y cuando los sacerdotes que servían a Dios violaron la ley, serían quemados por el fuego del cielo. Así la gente en ese momento temía a Dios y tenía un corazón que reverenciaba a Dios. Sin embargo, cuando llegó el período posterior de la era de la ley y el Señor Jesús comenzó a hacer Su obra, el pueblo judío en ese momento intercambió dinero y vendió bueyes, ovejas y palomas dentro del templo. El templo se convirtió en una cueva de ladrones pero no tenían la bendición del Espíritu Santo. En ese momento, el Espíritu Santo había abandonado el templo y el Señor Jesús comenzó a hacer Su obra. Entonces, incluso si las personas guardaran las leyes en el templo u orasen en el nombre de Jehová Dios, no podrían obtener la obra del Espíritu Santo. El templo debe ser usado para servir a Jehová Dios se convirtió un lugar completamente religioso.

Echemos un vistazo a nuestra iglesia, ¿hay alguna diferencia entre la situación de nuestra iglesia y la de los últimos días de la era de la ley? Aunque persistimos en reunirnos y orar más a menudo para el avivamiento de la iglesia, nuestros sermones no tienen nueva luz y los creyentes no pueden obtener un mensaje verdadero; aunque leemos la Biblia y oramos todos los días, solo conocemos las letras sin entender el espíritu de las palabras del Señor; percibimos el deterioro y la oscuridad del espíritu y no podemos sentir la presencia del Espíritu Santo. Además, nos aferramos a la comida, la bebida, los placeres, el estado y el poder. Los compañeros de trabajo luchan y luchan unos contra otros, cometiendo pecados continuamente sin recibir la disciplina del Espíritu Santo. Cuando somos vencidos por transgresiones, no nos sentimos endeudados con Dios, al igual que los incrédulos… Es obvio que no existe la obra del Espíritu Santo en nuestra iglesia.

Hay más razones, excepto estas arriba. No los mencionaré individualmente. Entonces, ¿cómo debemos orar para que el Señor nos escuche?

Primero, recemos a Dios con corazón y honestidad, hay que hablar con las palabras sinceras de nuestros corazones.

Todos sabemos que Dios es fiel, en Dios no hay mentira ni falsedad. Dios es sincero con todos y espera que seamos honestos. Así como el Señor Jesús dice: “Antes bien, sea vuestro hablar: ‘Sí, sí’ o ‘No, no’; y lo que es más de esto, procede del mal” (Mateo 5:37). Cuando oramos, ya sea que estemos en una condición débil o fuerte, debemos hablar con Dios; Cualesquiera pensamientos o planes, penas o problemas, deberíamos abrir nuestros corazones para decirle a Dios. A veces nos da vergüenza hablar con otros sobre algo, no podemos ocultar la verdad de Dios, sino abrir nuestros corazones y decirle la verdad a Él. Cuando Dios ve que no ocultamos nada, yo que somos abiertos y sinceros con Él en oración, Él nos guiará para que comprendamos Su voluntad. Entonces nuestros problemas y dificultades serán resueltos.

Además, cuando oramos, debemos tener nuestro corazón sereno en calma ante Dios y rezar con un corazón sincero. No podemos tener dos mentes hacia Él o tratarlo de manera superficial. Honramos a nuestros padres y tenemos una actitud atenta al hablar con ellos, ¿no es así porque son nuestros mayores y nos han criado? Dios nos crea, nos otorga vida y nos proporciona todo, ¿no deberíamos tenerle cortesía cuando le rezamos? Además, ya sea que recemos a Dios o busquemos Su voluntad, buscamos establecer una relación adecuada con Él y pedirle que resuelva nuestras dificultades prácticas. Y finalmente, nosotros mismos somos los beneficiarios.

En segundo lugar, párese en el lugar como una creación de Dios, no le exija nada y tenga un corazón sumiso mientras oramos.

Todos los días cuando oramos a Dios, debemos asegurarnos de que Dios es el Creador y estamos bajo Su soberanía. Pase lo que pase en nuestra vida, independientemente de si es algo grande o pequeño, es de la guía y compromiso de Dios. Por lo tanto, debemos orar por todo lo que encontramos, “Dios, no sé la verdad y que debo hacer para estar detrás de Tu corazón en esta cuestión. Que Tú me ilumines. ¡Amén!”. Si oramos así, agradaremos a Dios. Nos paramos en el lugar como una creación de Dios y le rezamos, nos inclinamos ante Él, lo adoramos, y luego le agradecemos y lo alabamos. Esta es la relación entre un ser creado y Dios. Cuando Dios tiene un lugar en nuestros corazones, y estamos en el lugar de un ser creado para someternos a Su obra y actuar de acuerdo con Sus palabras, tendremos una relación normal con Dios. Entonces podemos obtener la bendición del Espíritu Santo y disfrutar de la presencia de Dios.

Cuando se trata de Job, al saber que perdió su ganado en las montañas y sus hijos, supo que todo fue dado por Dios. Su ganado fue robado por ladrones y sus hijos fueron golpeados hasta la muerte. En realidad, fueron quitados por Dios. Así se inclinó en el suelo para adorar y orar a Dios con un corazón sumiso. Más tarde, cuando su cuerpo estaba cubierto de granos, aunque estaba sufriendo y lamentando, aún más bien maldeciría el día de su nacimiento que culpar a Dios. Él dijo: “El Señor dio y el Señor quitó; bendito sea el nombre del Señor” (Job 1:21). Si podemos tratar a Dios como Dios, como Job, entonces Dios nos guiará en cualquier momento cuando vea que tenemos un lugar para Él en nuestro corazón. Entonces seremos más sutiles y perspicaces en espíritu y nuestra mente se volverá mucho más clara. En cualquier momento cuando tengamos la menor alteración o condiciones incorrectas, nos daremos cuenta de inmediato y lo resolveremos de manera oportuna. En ese tendremos una relación más cercana y más próxima con Dios y progresaremos más y más rápido en nuestra vida.

Tercero, dado que no hay obra del Espíritu Santo en la iglesia, debemos buscar y orar.

Todos sabemos que en los últimos días de la Era de la Ley, el judaísmo perdió la gloria de Dios. En el nombre de “Jesús”, Dios comenzó una nueva etapa de trabajo redentor e inició la Era de la Gracia. Para aquellos que no aceptaron el nombre del Señor Jesús, cuando les sucedieron las cosas, sin importar cómo oraron a Jehová Dios, no pudieron obtener la obra del Espíritu Santo, y Dios no escuchó su oración. Sin embargo, aquellos que aceptaron la nueva obra del Señor Jesús, oraron a Dios en el nombre de Jesús, disfrutaron de la provisión del agua viva de la vida y fueron acompañados por la obra del Espíritu Santo todo el tiempo.

Hoy, no importa cómo oramos en el nombre del Señor Jesús, no podemos sentir la obra del Espíritu Santo. Es obvio que la obra del Espíritu Santo ha cambiado nuevamente. En la Biblia se dice: “Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo; porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, ésa lo juzgará en el día final” (Juan 12:47-48). “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios” (1 Pedro 4:17). El Señor vendrá a juzgar al mundo en los últimos días, lo cual es inevitable. Él perfecciona hasta el punto de que ha hablado. Siempre he estado orando al Señor para que conceda el ungüento para ungirnos. Que el Señor nos guíe para encontrar el manantial de agua viva para que podamos ser regados y alimentados. Dondequiera que vaya el Señor, lo seguiremos hasta el final. Quisiera orar junto con hermanos y hermanas que tienen el mismo deseo conmigo por guiarnos a seguir Sus pasos, porque el Señor una vez nos hizo una promesa: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Mateo 7:7).

Las escrituras tomadas de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA) Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.LBLA.com

Comentarios