¿Cómo ser bendecido por Dios?

En el pasado, siempre pensé que mientras los creyentes en Dios pudieran aferrarse a los buenos hechos superficiales, gastar entusiastamente en el Señor, predicar el evangelio en todas partes y trabajar duramente, pagar el precio y sufrir mucho para el Señor, traerían alegría al Señor, y obtener las bendiciones eternas cuando el Señor venga.

Un día, me encontré con una historia en la Biblia: "Y aconteció que yendo, entró él en una aldea: y una mujer llamada Marta, le recibió en su casa. Y ésta tenía una hermana que se llamaba María, la cual sentándose á los pies de Jesús, oía su palabra. Empero Marta se distraía en muchos servicios; y sobreviniendo, dice: Señor, ¿no tienes cuidado que mi hermana me deja servir sola? Dile pues, que me ayude. Pero respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, cuidadosa estás, y con las muchas cosas estás turbada: Empero una cosa es necesaria; y María escogió la buena parte, la cual no le será quitada" (Lucas 10:38- 42). Cuando contemplé repetidamente el intercambio entre el Señor Jesús y Marta, me di cuenta de que lo que sostenía eran solo mis concepciones e imaginaciones. En realidad no tenía conocimiento de qué tipo de personas le gustaba y aprobaba el Señor. De estos pasajes de las Escrituras, vi: cuando Marta recibió al Señor Jesús en su casa, pensó según sus nociones e imaginaciones que ella traería alegría al Señor y obtendría las bendiciones si limpiaba y ordenaba su habitación, estaba vestida con pulcritud, y se ocupó con entusiasmo de servir al Señor. Sin embargo, el Señor no aprobó lo que hizo Marta. En su lugar, elogió a María, que escuchó Sus sermones en silencio, diciendo que había recibido las bendiciones. A partir de esto, sentí profundamente que el Señor no aprobaba la pasión del hombre y las buenos hechos superficiales, sino que elogiaba a los que, como María, escuchaban Sus palabras en silencio y se centraban en comprender Su voluntad y practicar según Sus enseñanzas, y que solo esas personas podían obtener las bendiciones y promesas de Dios al final.

Al contemplar las palabras del Señor, fui comprendiendo gradualmente la voluntad de Dios para salvar a la humanidad. Vi que Dios apareció y trabajó entre la humanidad no para disfrutar de nuestra cálida hospitalidad o pedir nuestras adulaciones y sacrificios externos. En cambio, Él vino a expresar la verdad y quería que supiéramos Su disposición justa y Su belleza y bondad de Sus palabras y obra, y practiquemos de acuerdo con Sus palabras, para que reverenciemos a Dios, obedezcamos a Dios, amemos a Dios y nos convirtamos en quienes estaban de acuerdo con Dios Por lo tanto, solo si nos enfocamos en escuchar la voz de Dios y practicar las palabras de Dios, podemos comprender la verdad, servir en armonía con la voluntad de Dios y finalmente ser dignos de heredar las hermosas promesas de Dios. Tal como dijo el Señor Jesús: "Mas el que bebiere del agua que yo le daré, para siempre no tendrá sed: mas el agua que yo le daré, será en él una fuente de agua que salte para vida eterna" (Juan 4:14).

No pude evitar recordar cuando el Señor Jesús estaba haciendo su obra, aquellos que eran simples y amados a la verdad, no se aferraron a sus nociones y concepciones, sino que se enfocaron en escuchar las palabras del Señor, así que finalmente vieron la aparición de Dios desde Las palabras del Señor, sintieron que las palabras del Señor contenían poder y autoridad, podían proveer vida al hombre, y ningún hombre podía expresarlas. Por lo tanto, creían que el Señor Jesús era el Mesías que había de venir, y luego siguieron los pasos de Dios y recibieron las bendiciones del Señor. Por ejemplo, después de que Pedro había escuchado las predicaciones del Señor por un tiempo, fue iluminado por el Espíritu Santo, reconociendo que el Señor Jesús era el Hijo del Dios viviente. Luego le dijo al Señor Jesús: "Señor, ¿á quién iremos? tú tienes palabras de vida eterna" (Juan 6:68). Para otro ejemplo, Nathanael dejó ir sus concepciones e imaginaciones y siguió al Señor Jesús después de escuchar que el Señor Jesús ya lo había conocido cuando estaba bajo la higuera. ... Todas estas personas siguieron los pasos de Dios y contemplaron la aparición de Dios por escuchar las palabras del Señor, y finalmente recibieron las grandes bendiciones del Señor. Por otro lado, aquellos sacerdotes, escribas y fariseos que servían a Jehová Dios en el templo viajaron por todas partes para predicar el evangelio y sufrieron mucho, pero no prestaron atención a escuchar las palabras del Señor y no reconocieron al Señor. Ellos habían sido testigos de que las palabras y el trabajo del Señor Jesús conmocionaron a toda Judea y fueron de Dios, pero no aceptaron ninguna verdad expresada por el Señor. Además, se aferraron a las leyes del Antiguo Testamento e hicieron todo lo posible para buscar asideros contra el Señor Jesús, y condenaron al Señor, con la excusa de que no guardaba el día del sabbat, ni se llamaba el Mesías. Al final, clavaron al Señor Jesús en la cruz, cometiendo un crimen atroz. Esto prueba que si los creyentes en Dios solo prestan atención al sufrimiento externo y al sacrificio, no presten atención a escuchar las palabras de Dios, posiblemente se volverán odiados, rechazados y condenados por Dios en cualquier momento.

Ahora, varios desastres han ocurrido con frecuencia, y cuatro lunas de sangre han aparecido. Las profecías acerca del regreso del Señor se han cumplido. ¿Cómo debemos practicar para recibir la segunda venida del Señor y recibir las bendiciones eternas? Recordé lo que dijo en Apocalipsis: "Y vi otro ángel volar por en medio del cielo, que tenía el evangelio eterno para predicarlo á los que moran en la tierra, y á toda nación y tribu y lengua y pueblo," (Apocalipsis 14:6). "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice á las iglesias" (Apocalipsis 2:29). " He aquí, yo estoy á la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré á él, y cenaré con él, y él conmigo" (Apocalipsis 3:20). Estos versículos muestran que si queremos obtener las bendiciones eternas, debemos buscar las palabras del Espíritu Santo en las iglesias, es decir, escuchar la voz del Novio; y solo al hacerlo podemos ser las vírgenes prudentes y contemplar la apariencia del Señor, y tener la oportunidad de ser aprobados por el Señor.

Mientras pensaba en esto, me sentí iluminado por dentro. Luego pensé en las palabras del Señor Jesús: "Aun tengo muchas cosas que deciros, mas ahora no las podéis llevar. Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará á toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir" (Juan 16:12-13). Estaba aún más seguro de que el Señor todavía expresará mucha verdad y revelará todos los misterios cuando regresará en los últimos días. Así que debemos dejar de lado nuestras concepciones e imaginaciones, nos centramos en escuchar la voz de Dios como María y seguir los pasos del Cordero. Solo de esta manera podemos recibir la verdad, el camino y la vida expresados ​​por el Señor en los últimos días, y así obtener las bendiciones eternas del reino de los cielos.


También te podría interesar leer:

Cómo obtener la bendición de Dios

Reflexión cristiana|"La bendición más maravillosa"

Vídeo recomendado:

Bienvenido a la página "Estudiar la Biblia", que hay muchos contenidos como Estudios Bíblicos, Predicas Cristianas, Reflexiones Cristianas y una variedad de Películas Cristianas gratuitas. Si tiene algunas dificultades en la fe u opiniones sobre este artículo, puede compartirlo con nosotros y contactarnos a través de la función de chat [en línea] en la esquina inferior derecha de la pantalla, ¡quedamos a la espera de su contacto!

Biblia fácil