Suscríbete

Menú

¿Sabes cómo no ser engañado nunca, por un falso Cristo?

Cuando escuchas a alguien dar testimonio de que el Señor ha vuelto, ¿alguna vez te has preocupado, por temor a ser engañado por un falso Cristo, por lo que no lo buscas o investigas?

Por otro lado, ¿has pensado alguna vez en el hecho de que aunque el Señor Jesús profetizó que los falsos cristos se levantarían para engañar a la gente en los últimos días, también nos dijo claramente que vendría de nuevo, que debemos estar preparados en todo momento? Si estamos ciegamente en guardia, entonces ¿no sería fácil cerrar la puerta al Señor?

De hecho, ser pasivo y estar en guardia para dar la bienvenida al Señor no es ninguna solución. Lo que es clave es conocer la esencia de Cristo para poder dar la bienvenida al Señor sin ser engañados por ningún falso cristo. Entonces, ¿sabe cómo reconocer la esencia de Cristo? Vamos a compartir este aspecto de la verdad juntos.

Sabes cómo no ser engañado nunca, por un falso Cristo

Hay un par de pasajes de la palabra de Dios que tratan sobre el conocimiento de la esencia de Cristo­:

Las palabras de Dios dicen: “El Dios encarnado se llama Cristo y Cristo es la carne que se viste con el Espíritu de Dios. Esta carne es diferente a cualquier hombre que es de la carne. La diferencia es porque Cristo no es de carne y hueso; Él es la personificación del Espíritu. Tiene tanto una humanidad normal como una divinidad completa. Su divinidad no la posee ningún hombre. Su humanidad normal sustenta todas Sus actividades normales en la carne mientras que Su divinidad lleva a cabo la obra de Dios mismo. Sea Su humanidad o Su divinidad, ambas se someten a la voluntad del Padre celestial. La esencia de Cristo es el Espíritu, es decir, la divinidad. Por lo tanto, Su esencia es la de Dios mismo; esta esencia no interrumpirá Su propia obra y Él no podría hacer nada que destruyera Su propia obra ni tampoco pronunciaría ninguna palabra que fuera en contra de Su propia voluntad”.

Aquel que es Dios encarnado poseerá la esencia de Dios, y Aquel que es Dios encarnado tendrá la expresión de Dios. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que pretende hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle la vida y de señalarle el camino. La carne que no contiene la esencia de Dios definitivamente no es el Dios encarnado; de esto no hay duda. Si el hombre pretende investigar si es la encarnación de Dios, entonces debe corroborarlo a partir del carácter que Él expresa y de las palabras que Él habla. Es decir, para corroborar si es o no la carne encarnada de Dios y si es o no el camino verdadero, la persona debe discernir basándose en Su esencia. Y, así, a la hora de determinar si se trata de la carne de Dios encarnado, la clave yace en Su esencia (Su obra, Sus declaraciones, Su carácter y muchos otros aspectos), en lugar de fijarse en Su apariencia exterior. Si el hombre sólo analiza Su apariencia exterior, y como consecuencia pasa por alto Su esencia, esto demuestra que el hombre es malévolo e ignorante”.

Me di cuenta por la palabra de Dios, que Cristo es Dios encarnado, que es el Espíritu de Dios vestido de carne, en la forma de un ser humano normal y corriente. Cristo vive entre nosotros, los seres humanos, de una manera práctica; Él come, se viste y vive como una persona normal. Tiene las rutinas de una persona normal y crece como cualquiera. Desde el exterior, no hay nada que lo diferencie de los demás. Sin embargo, Cristo posee una esencia divina, Él es la encarnación de la verdad. El carácter de Dios, lo que Dios tiene y es, y la omnipotencia y sabiduría de Dios se realizan dentro de esa forma carnal. Así es como Cristo puede abrir una nueva era y acabar con la vieja; así es como Cristo puede expresar la verdad para alimentar y dar sustento a la humanidad en cualquier lugar y en cualquier momento. Sólo Cristo puede expresar la verdad para hacer la obra de la redención y la salvación de la humanidad, y esto es algo que ningún falso cristo puede emular. Por eso debemos tener la absoluta certeza de discernir entre el verdadero Cristo y los falsos cristos que, por muy común, por muy insignificante que parezca Su carne, siempre que exprese la verdad y dé sustento a la vida de los hombres, Él es Cristo, es la apariencia de Dios. Todos aquellos que no pueden expresar la verdad son falsos Cristos sin duda alguna. Si nos aferramos a este principio, no debemos temer ser engañados.

Es como cuando el Señor Jesús vino en la carne a realizar Su obra. A pesar de que parecía una persona normal desde el exterior, puso fin a la Era de la Ley y abrió la Era de la Gracia; trajo el camino del arrepentimiento a la humanidad; expresó los caracteres de amor y misericordia; e hizo la obra de ser crucificado para redimir a toda la humanidad. El Señor Jesús vivió entre la gente de una manera práctica. Fue capaz de expresar la verdad en cualquier lugar y en cualquier momento, guiando a la gente a ser indulgente y tolerante, a perdonar a los demás setenta veces siete veces, a amar a los demás como a sí mismos, y más. Después de aceptar las verdades expresadas por el Señor, sabían cómo confesarse al Señor, cómo adorar al Señor en espíritu y en verdad, y cómo llevarse bien con los demás. Todos ganaron provisión en sus vidas. Mientras las personas pudieran practicar las enseñanzas del Señor Jesús, podrían obtener bendiciones de Dios, encontrar paz y alegría en sus almas, y podrían desarrollar una relación mucho más cercana con Dios. Las verdades expresadas por el Señor Jesús no estaban disponibles en la Era de la Ley, y estas verdades dieron a la gente de la Era de la Gracia un nuevo camino para la práctica. Poniendo estas verdades en práctica y entrando en ellas, la gente podía ganar una nueva vida. Así es como sabemos que el Señor Jesús era la verdad, el camino y la vida, que era Cristo y el Redentor de la humanidad.

Ahora, sólo la Iglesia de Dios Todopoderoso da abiertamente testimonio de que el Señor Jesús ha regresado, que es el Cristo de los últimos días, Dios Todopoderoso. Dios ha venido esta vez para concluir la Era de la Gracia y comenzar la Era del Reino, haciendo la obra del juicio comenzando por la casa de Dios sobre la base de la obra de redención del Señor Jesús. La obra de juicio de Dios en los últimos días se centra en expresar la verdad, en expresar palabras para juzgar a la humanidad. Juzga y expone la naturaleza satánica de la humanidad de oponerse y traicionar a Dios, y la verdad de la corrupción del hombre por parte de Satanás. Esto revela completamente el santo y justo carácter de Dios que no tolerará ninguna ofensa; Dios dice todas las verdades a la humanidad corrupta para que puedan ser limpiadas y salvadas completamente. Estas verdades incluyen los misterios de las tres etapas de la obra de Dios, los misterios de las encarnaciones, cómo Dios salva a la humanidad, cómo Satanás corrompe a la humanidad, cómo Dios hace la obra del juicio en los últimos días, cómo la gente puede someterse y satisfacer a Dios, y cómo temer a Dios y evitar el mal. Estas verdades también revelan lo que significa “Cristo”, quién puede entrar en el reino de los cielos, quién será eliminado, cuál será el resultado y el destino de cada tipo de persona, y más. La obra de Dios Todopoderoso cumple perfectamente las profecías del Señor Jesús.

Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:12-13). “El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, esa lo juzgará en el día final” (Juan 12:48). Y en 1 Pedro 4:17 está escrito: “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; […]”. Al pasar por el juicio y el castigo de las palabras de Dios Todopoderoso, no sólo llegamos a entender verdades que nunca antes habíamos entendido en nuestra fe, sino que también ganamos algo de comprensión de la verdad de nuestra corrupción por parte de Satanás, de la raíz de nuestro pecado, y del carácter justo de Dios. Somos capaces de odiarnos de verdad desde dentro, y estamos dispuestos a abandonarnos a nosotros mismos, para poner en práctica las palabras de Dios. Nuestros caracteres corruptos cambian gradualmente; ganamos un poco de sumisión y reverencia a Dios y vivimos un poco a semejanza de los humanos. Todos los hermanos y hermanas que experimentan la obra de Dios de los últimos días pueden verificar que las verdades expresadas por el Dios Todopoderoso realmente pueden purificar y transformar a la gente, salvándonos de las fuerzas de Satanás. Si no fuera el mismo Dios, ¿quién más podría conocer el plan de gestión de 6.000 años de Dios? ¿Quién más podría exponer la raíz del pecado de la humanidad? ¿Quién más podría salvar a la humanidad de las ataduras del pecado? Sólo Cristo puede poner fin a una vieja era y abrir una nueva; sólo Cristo puede expresar la verdad para conquistar, purificar y transformar a la gente. Así, es evidente que Dios Todopoderoso es el Señor Jesús regresado, Él es Cristo de los últimos días, Él es la aparición de Dios en la carne.

Sin embargo, un falso Cristo es la encarnación de un espíritu maligno. No importa qué tipo de signos o maravillas pueda mostrar y sin embargo puede dar testimonio de que es Cristo, nunca puede poseer la esencia de Dios. No puede expresar todas las verdades para juzgar y salvar a la humanidad; no puede hacer la obra de juicio de Dios en los últimos días; no puede exponer los caracteres satánicos de la humanidad; y no puede señalar a la gente el camino del cambio de carácter. En particular, no puede comenzar una nueva era o terminar una vieja era. No importa cómo se proclame a sí mismo como Cristo, es falso, y la humanidad no tiene la última palabra en lo que es verdadero y lo que es falso. Es como dice Dios Todopoderoso:

Cristo no es sólo la manifestación de Dios en la tierra, sino también es la carne particular asumida por Dios a medida que cumple y completa Su obra entre los hombres. Esta carne no puede ser suplantada por cualquier hombre, sino que es una carne que puede soportar la obra de Dios en la tierra adecuadamente y expresar el carácter de Dios y representar bien a Dios y proveer al hombre con la vida. Tarde o temprano, aquellos que suplantan a Cristo caerán porque, aunque afirman ser Cristo, no poseen nada de la esencia de Cristo. Y así digo que la autenticidad de Cristo, el hombre no la puede definir, sino que Dios mismo la contesta y la decide”. La esencia de Cristo y la esencia de los falsos Cristos no podrían ser más diferentes. Mientras reconozcamos que Cristo es la encarnación de la verdad, que Aquel que puede expresar la verdad, señalar el camino a la gente y proporcionar a la gente una nueva vida es Cristo, no debemos temer ser engañados por un falso Cristo.

Las palabras de Dios Todopoderoso han sido registradas en un libro: La Palabra manifestada en carne. Este libro ha sido traducido a muchos idiomas, dando abiertamente testimonio de la aparición y la obra de Dios a toda la humanidad. El Señor Jesús dijo: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen” (Juan 10:27). Si queremos estar seguros de que Dios Todopoderoso es el Cristo de los últimos días, podemos leer más de las palabras de Dios Todopoderoso, ver si las palabras que expresa son la verdad y si son la voz de Dios. De esa manera podemos ser las vírgenes sabias que son capaces de acoger al Señor. Pero si nos negamos a buscar e investigar el verdadero camino por miedo a ser engañados por un falso cristo, cuando la obra de Dios llegue a su fin, caeremos en los grandes desastres, llorando y rechinando los dientes.

Nota del editor:

Estoy seguro de que todos hemos aprendido algo sobre quién es Cristo y cómo reconocer Su esencia después de leer este artículo. Si quiere aprender más sobre las verdades para discernir entre el verdadero Cristo y los falsos Cristos, por favor, vea estos sketches, La verdad no puede ser falsa . También puede hacer clic en uno de los botones de abajo para ponerse en contacto con nosotros. Nos encantaría seguir explorando estas preguntas con usted.

Las escrituras tomadas de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA) Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.LBLA.com

Traducido del original en inglés al español por Xinia Arias Quirós

Comentarios