Suscríbete

Menú

¿Es una herejía apartarse de la Biblia?

Navegación rápida
1.¿Todas las palabras y la obra de Dios se encuentran en la Biblia?
2.¿Es una herejía apartarse de la Biblia?
3.¿Cómo debemos abordar la obra de Dios en los últimos días?

Los presagios que anunciaban el regreso del Señor en los últimos días se han visto ahora en gran medida, y hay muchas personas que anhelan a Dios esperan ansiosamente el regreso del Señor Jesús. Sin embargo, cuando la Iglesia de Dios Todopoderoso comenzó a testificar abiertamente que el Señor había regresado como Dios Todopoderoso -Cristo de los últimos días- que expresa la verdad y realiza la obra de juicio comenzando por la casa de Dios, algunas personas fueron engañadas y constreñidas por lo que decían los pastores y ancianos, que “Todas las declaraciones de Dios están en la Biblia, y apartarse de la Biblia es una herejía”, por lo que no se atrevieron a buscar e investigar la obra de Dios en los últimos días. Pero ¿esta afirmación hecha por los pastores y ancianos está de acuerdo con la verdad? ¿Hay alguna base para esta afirmación en la palabra del Señor Jesús? Esta cuestión tiene una relación directa con la posibilidad de dar la bienvenida al regreso del Señor y ser arrebatados al reino de los cielos. Explorémoslo juntos.

¿Todas las palabras y la obra de Dios se encuentran en la Biblia?

Aunque muchas personas creen que “todas las declaraciones de Dios están en la Biblia, y apartarse de la Biblia es herejía”, ¿dijo el Señor Jesús alguna vez tal cosa? ¿Alguna vez dijo el Espíritu Santo tal cosa? ¿Está realmente de acuerdo con los hechos? Si las palabras de Dios estuvieran todas en la Biblia, ¿cómo podrían explicarse entonces las siguientes pronunciadas por Juan? “Y hay también muchas otras cosas que Jesús hizo, que si se escribieran en detalle, pienso que ni aun el mundo mismo podría contener los libros que se escribirían” (Juan 21:25). Como todos sabemos, el Señor Jesús realizó Su obra y predicó durante tres años y medio, hablando y haciendo quién sabe cuántas cosas cada día, así que ¿cómo es posible que todo esto se registre dentro de los límites de los Cuatro Evangelios? Dios es el Creador, Él es la fuente siempre fluyente de agua viva, así que ¿cómo podría haber hablado sólo esas palabras limitadas que están registradas en la Biblia? Si delimitamos las declaraciones de Dios a la Biblia, ¿no estamos considerando a Dios como algo insignificante? Además, el Señor Jesús profetizó claramente: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:12-13). El Libro del Apocalipsis también profetiza el estruendo de los siete truenos y que el Cordero abrirá el pequeño pergamino. De esto podemos ver que cuando Dios regrese en los últimos días, expresará nuevas declaraciones y otorgará todas las verdades al hombre. Si creemos que no puede haber palabras de Dios más allá de las de la Biblia, ¿no estaríamos entonces negando el regreso del Señor y negando Sus profecías? Por lo tanto, la afirmación de que “Todas las declaraciones de Dios están en la Biblia y no hay palabras u obras de Dios más allá de las de la Biblia” es simplemente insostenible. Si nos aferramos a este tipo de visión, nunca podremos dar la bienvenida al retorno del Señor.

biblia, leer la biblia

¿Es una herejía apartarse de la Biblia?

Dado que hay palabras de Dios más allá de las que se encuentran en la Biblia, ¿la afirmación “apartarse de la Biblia es una herejía” concuerda con los hechos? De hecho, la Biblia no es más que un registro de las dos etapas anteriores de la obra de Dios. Ya sea la Era de la Ley o la Era de la Gracia, fue muchos años después de que Dios completara Su obra que la gente escribió las palabras que habló y la obra que realizó y lo compiló todo junto en lo que ahora conocemos como la Biblia. A partir de este proceso de la existencia de la Biblia, podemos saber que la Biblia es simplemente un registro histórico de la obra pasada de Dios, sin la obra de Dios no podría haber una Biblia. Esto significa que Dios no habla ni obra de acuerdo a la Biblia y que no está limitado por la Biblia; Dios habla Sus palabras y realiza Su obra de acuerdo a Su propio plan y a las necesidades de la humanidad. Por lo tanto, no podemos limitar la obra y las palabras de Dios a la Biblia, ni podemos utilizar la Biblia para delimitar a Dios, y mucho menos pretender que cualquier desviación de la Biblia es una herejía, ya que Dios tiene el derecho de apartarse de la Biblia para hablar y obrar. Seremos más claros en este tema una vez que hayamos leído un pasaje de las palabras de Dios.

Dios Todopoderoso dice: “Durante Su época, Jesús guio a los judíos y a aquellos que le seguían según la obra del Espíritu Santo en Él en ese momento. Él no tomó la Biblia como base para lo que llevaba a cabo, sino que hablaba de acuerdo con Su obra; no prestó atención a lo que la Biblia decía ni buscó en ella una senda para guiar a Sus seguidores. Desde el mismo momento en el que empezó a obrar, difundió el camino del arrepentimiento, una palabra sobre la cual las profecías del Antiguo Testamento no mencionan una sola palabra. No solo no actuó según la Biblia, sino que también guio por una nueva senda, y realizó una obra nueva. Nunca se refería a la Biblia cuando predicaba. Durante la Era de la Ley, nadie fue nunca capaz de llevar a cabo Sus milagros de sanar a los enfermos y echar fuera a los demonios. Su obra, Sus enseñanzas, la autoridad y el poder de Sus palabras, también estaban por encima de cualquier hombre en la Era de la Ley. Jesús simplemente llevó a cabo Su obra más nueva, y aunque muchas personas lo condenaron usando la Biblia, e incluso usaron el Antiguo Testamento para crucificarlo, Su obra sobrepasó al Antiguo Testamento; si esto no fue así, ¿por qué lo clavaron en la cruz? ¿No fue porque el Antiguo Testamento no decía nada de Su enseñanza ni de Su capacidad para sanar a los enfermos y echar fuera a los demonios? […] Para las personas, parecía como si Su obra no tuviera base, y gran parte de esta entraba en conflicto con los registros del Antiguo Testamento. ¿No fue esto un error del hombre? ¿Debe aplicarse la doctrina a la obra de Dios? ¿Y debe obrar Dios según las predicciones de los profetas? Después de todo, ¿quién es más grande: Dios o la Biblia? ¿Por qué debe obrar Dios de acuerdo con la Biblia? ¿Podría ser que Dios no tuviera derecho a actuar más allá de la Biblia? ¿No puede apartarse Dios de la Biblia y realizar otra obra? ¿Por qué no guardaban el día de reposo Jesús y Sus discípulos? Si debía practicar a la luz del día de reposo y según los mandamientos del Antiguo Testamento, ¿por qué no lo hizo Jesús después de venir, sino que, en su lugar, lavó pies, cubrió cabezas, partió pan y bebió vino? ¿No está todo esto ausente de los mandamientos del Antiguo Testamento? Si Jesús honraba el Antiguo Testamento, ¿por qué rompió con estas doctrinas? Deberías saber qué fue primero, ¡Dios o la Biblia!”.

Entendemos de este pasaje que Dios es siempre nuevo y nunca viejo, y que la obra de Dios para salvar a la humanidad avanza siempre y nunca se repite. Dios comienza nuevas eras y realiza una obra más nueva para traer nuevos caminos a la gente y para otorgar verdades más exigentes a la gente, para que puedan alcanzar la mayor salvación de Dios. Por lo tanto, no sólo cada etapa de las palabras y la obra de Dios no se basa en la Biblia, sino que por el contrario, Dios va más allá de la Biblia para decir nuevas palabras y realizar nuevas obras. Tomemos las palabras y la obra del Señor Jesús, por ejemplo, que fue totalmente más allá del Antiguo Testamento. El Antiguo Testamento exigía que la adoración de las personas a Jehová Dios se realizara en el templo, pero el Señor Jesús no sólo no entró en el templo, sino que llevó a Sus discípulos a todas las ciudades y pueblos para predicar y realizar obras; predicó el camino del arrepentimiento y enseñó a las personas a adorar a Dios en espíritu y en verdad, y a no limitarse a las formalidades. El Antiguo Testamento requería que la gente observara el día de reposo, pero el Señor Jesús llevó a Sus discípulos a trabajar y a predicar en el día de reposo, y los discípulos arrancaron espigas para comer. El Antiguo Testamento requería que la gente tratara a sus enemigos con el ojo por ojo, diente por diente, pero el Señor Jesús pidió a la gente que amara a sus enemigos, que pusiera la otra mejilla, y que perdonara a los demás setenta veces siete... Por lo tanto, podemos decir que las palabras y la obra del Señor Jesús fueron más allá del Antiguo Testamento. Si decimos que apartarse de la Biblia es una herejía, ¿no estaríamos entonces definiendo la obra del Señor Jesús como una herejía?

Debemos saber que Dios es el Gobernante de todas las cosas; Él es el Señor no sólo del día de reposo, sino también de la Biblia. Está en Su derecho ir más allá de los confines de la Biblia para realizar la obra que debe hacer y decir las palabras que quiere decir. Como humanidad corrupta, no tenemos ningún derecho a juzgar o delimitar las palabras y la obra de Dios, ya que la obra de Dios en la nueva era seguramente siempre será diferente de la obra de la vieja era. La afirmación de que “Apartarse de la Biblia es una herejía” es, por lo tanto, simplemente insostenible, y no podemos usar esta afirmación para condenar la obra que Dios Todopoderoso hace en los últimos días.

¿Cómo debemos abordar la obra de Dios en los últimos días?

En los últimos días, Dios Todopoderoso expresa millones de palabras y realiza la obra del juicio comenzando por la casa de Dios. Estas palabras son verdades que purifican y salvan a la humanidad, y aunque no fueron registradas en la Biblia con antelación, sin embargo cumplen completamente las profecías pronunciadas por el Señor Jesús: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad” (Juan 16:12-13). “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 2:7). “El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, esa lo juzgará en el día final” (Juan 12:48). Aunque hemos aceptado la redención del Señor Jesús y nuestros pecados han sido perdonados, nuestra naturaleza pecaminosa no ha sido expurgada y todavía vivimos una vida de pecado y confesión, incapaces de escapar. Dios Todopoderoso, por lo tanto, sobre la base de la obra de redención del Señor Jesús y de acuerdo con Su plan de gestión y las necesidades de la humanidad corrupta, expresa la verdad y realiza la obra de juicio comenzando por la casa de Dios. Él hace esto para salvarnos del pecado, y para permitirnos ser purificados y ser llevados al reino de los cielos. Las palabras expresadas por Dios Todopoderoso juzgan la esencia corrupta de la humanidad y exponen la verdad objetiva de la corrupción de la humanidad por Satanás, y analizan la causa fundamental de la rebelión y la resistencia del hombre a Dios. Al mismo tiempo, nos dicen todas las verdades que necesitamos para alcanzar la plena salvación, y nos muestran el camino que debemos tomar para ser purificados y alcanzar la plena salvación. Si nos aferramos sólo a la Biblia y nos negamos a aceptar la obra que Dios realiza más allá de la Biblia en los últimos días, entonces sólo viviremos en un estado de pecado durante el día y de confesión por la noche, y seguiremos rebelándonos y resistiendo a Dios, incapaces de ser compatibles con Dios. Entonces nunca podremos ser purificados y alcanzar la salvación.

Dios Todopoderoso dice: “Mencionar hoy las cosas del pasado las convierte en historia, y no importa cuán verdaderas o reales puedan ser, siguen siendo historia, y la historia no puede ocuparse del presente, ¡porque Dios no mira atrás en la historia! Así pues, si sólo entiendes la Biblia y no entiendes nada de la obra que Dios pretende hacer hoy, y, si crees en Dios, pero no buscas la obra del Espíritu Santo, entonces no entiendes lo que significa buscar a Dios. Si lees la Biblia con el fin de estudiar la historia de Israel, de investigar la historia de la creación de todos los cielos y la tierra por parte de Dios, entonces no crees en Dios. Pero hoy, como crees en Él y buscas la vida, como persigues el conocimiento de Dios y no letras y doctrinas muertas ni un entendimiento de la historia, debes buscar la voluntad de Dios de hoy, así como la dirección de la obra del Espíritu Santo. Si fueras arqueólogo podrías leer la Biblia, pero no lo eres. Eres uno de esos que creen en Dios, y más te vale buscar Su voluntad de hoy”. La Biblia no es más que un registro histórico de la obra pasada de Dios. Si queremos conocer las dos etapas anteriores de la obra de Dios, podemos leer la Biblia. Pero si queremos acoger al Señor y alcanzar la salvación de los últimos días, entonces debemos dejar la Biblia atrás, buscar la voluntad de Dios de hoy y seguir el ritmo de la nueva obra de Dios. Cuando el Señor Jesús apareció y realizó Su obra en el principio, por ejemplo, Pedro, Santiago, Juan y los demás, dejaron atrás el Antiguo Testamento y no estaban atados y constreñidos por el Antiguo Testamento, sino que siguieron el ritmo de la nueva obra de Dios y alcanzaron la salvación del Señor Jesús. Por el contrario, los fariseos sabían muy bien que las palabras y la obra del Señor tenían autoridad y poder, pero como las palabras y la obra de Jesús iban más allá del Antiguo Testamento, le condenaron y resistieron, y le clavaron en la cruz. Al hacerlo, ofendieron el carácter de Dios y fueron condenados y castigados por Él.

Después de haber leído la anterior comunicación, confío en que ahora todos entendamos que el punto de vista “Todas las palabras de Dios se encuentran en la Biblia, y apartarse de la Biblia es una herejía” es erróneo, y que está en desacuerdo con la verdad. Sólo renunciando a nuestras nociones, escuchando de todo corazón las palabras de Dios, buscando e investigando la nueva obra de Dios, y logrando lo que se dice en las palabras “Estos son los que siguen al Cordero adondequiera que va” (Apocalipsis 14:4), podemos alcanzar la salvación de Dios de los últimos días, recibir la salvación completa y entrar en el reino de los cielos.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

(Traducido del original en inglés al español por Xinia Arias Quirós)

Recomendación para usted:

Comentarios