Suscríbete

Menú

Lectura Bíblica diaria: ¿Cuál es mayor en tu corazón, Dios o el templo?

La Biblia registra: “Pues os digo que uno mayor que el templo está aquí. Mas si supieseis qué es: Misericordia quiero y no sacrificio, no condenarías á los inocentes: Porque Señor es del sábado el Hijo del hombre” (Mateo 12:6-8).* Cuando era un nuevo creyente, leía estos versículos. En ese momento, solo sabía que el Señor Jesús estaba diciendo esto para recordar a las personas que vivían bajo la ley que Él es más grande que el templo y que Él es el Señor del día de reposo. Por lo tanto, Él podía sanar a los enfermos en ese día, y no condenó a sus discípulos que arrancaban y comían las espigas de trigo cuando pasaban por los campos de maíz en el día de reposo. Ayer leo estos versículos de nuevo. Por el hecho de que Él trabajó en el día de reposo, claramente me di cuenta de que el Señor estaba recordando a las personas que vivían bajo la ley que él había hecho un nuevo trabajo fuera del templo, y que todos debían partir del templo para aceptar su nuevo trabajo.

Sin embargo, durante ese tiempo, los fariseos que servilmente atacaban las leyes y reglas vieron el templo como más grande que Dios. Aparentemente, sirvieron a Dios en el templo y le explicaron las leyes a la gente, pero solo hablaron sobre algunas cartas, reglas y restricciones. Ellos mismos nunca cumplieron con la ley. Peor aún, renunciaron a la ley de Dios, mataron a los profetas y devoraron las casas de las viudas. Por lo tanto, a los ojos de Dios, todo lo que hicieron no tuvo nada que ver con su voluntad y requisitos; su servicio simplemente estaba pasando por el proceso de sacrificio, y era adoración de ídolos. No tenían lugar para Dios en sus corazones porque valoraban el templo, su estado y sus medios de vida por encima de Dios y la verdad que expresaba. Como resultado, aunque escucharon la predicación del Señor Jesús, vieron varias señales y prodigios que Él manifestó, y percibieron su poder y autoridad y sus maravillosas acciones, no tuvieron en absoluto el corazón para buscar la verdad o buscar una manera de ser compatible con Dios. Además, juzgaron al Señor Jesús, diciendo que él era solo una persona común, lo condenaron y blasfemaron que arrojó demonios por el príncipe de los demonios. Incluso se unieron con el gobierno romano para crucificar al Señor Jesús. Finalmente, fueron sometidos al justo castigo y maldición de Dios y fueron destruidos en el infierno porque ofendieron su disposición.

Luego, volvemos a los seguidores del judaísmo que fueron engañados por los fariseos. Ellos también vieron el “templo” como más grande que Dios. Por ejemplo, vieron a los principales sacerdotes, a los escribas y a los fariseos como más grandes que Dios. Entonces, cuando los sumos sacerdotes los engañaron e incitaron, perdieron la racionalidad y la base que debería tener un creyente en Dios. No solo dejaron de estar del lado del Señor, sino que siguieron ciegamente a los sumos sacerdotes y gritaron para clavar al Señor Jesús en la cruz. Carecían de penetración en la verdad de la hipocresía de los principales sacerdotes, escribas y fariseos, y no sabían que estas personas que servían a Dios consideraban que su propio estado y las palabras de la Biblia eran más grandes que las del Señor. Estos supuestos “siervos de Dios”, tomando “defender el camino verdadero” como camuflaje, inventaron varios rumores y mentiras para engañar a la gente. Controlaban firmemente a las personas en sus manos, perturbaban frenéticamente y dañaban el trabajo de Dios, y competían con Dios por las personas. Por lo tanto, los judíos que los siguieron también perecieron y fueron destruidos al final.

Entonces, ¿qué tipo de personas son aquellas que honran a Dios como grande? Pensé en Job. Cuando todos sus hijos murieron y todas sus propiedades fueron quitadas de él, tan afligido como estaba, no pecó con sus labios contra Dios, sino que aún exaltó su nombre. Job dijo: “Jehová dió, y Jehová quitó: sea el nombre de Jehová bendito” (Job 1:21).* Job tenía un lugar para Dios en su corazón. Para Job, sus ovejas y ganados, riqueza e hijos no podían compararse con Dios, porque Dios era el único en su corazón. Job podía honrar a Dios como grande en su corazón, por lo que recibió mayores bendiciones de Dios después de someterse a las pruebas. Pedro fue otro ejemplo. Mientras seguía al Señor Jesús, obedeció cuidadosamente sus palabras y actuó de acuerdo con lo que exigía. En un momento crítico, cuando los soldados trataron de apoderarse del Señor Jesús, Pedro se apresuró a cortarle la oreja a un soldado, haciendo caso omiso de su propia vida para proteger al Señor Jesús. Por esto, vi que Pedro amaba al Señor más que a él mismo, y que la gente común no podía alcanzarlo. Las acciones de Pedro obtuvieron la aprobación del Señor. Por lo tanto, el Señor Jesús le dio las llaves del reino de los cielos a Pedro y le confió la gran responsabilidad de guiar a las iglesias.

Al pensar en esto, oré a Dios y reflexioné: ¿Cuál es mayor en mi corazón, el “templo” o Dios? El hecho de que los fariseos resistieron a Dios me dio una advertencia. Es decir, si creo en Dios pero en mi corazón no lo honro como grande, no obedezco ni adoro a Cristo encarnado, entonces todo lo que he hecho será en vano ante Sus ojos, no importa cómo creo en Él, lo sigo, y sacrifico y gasto para él. Debo emular a Job y a Pedro: No importa qué pruebas me encuentro, creeré en la soberanía de Dios y tendré fe verdadera en él; no importa cómo la obra y la palabra de Dios no se ajusten a mis propias concepciones e imaginaciones, me haré a un lado para obedecerlo. Solo de esta manera puedo convertirme en alguien que realmente sigue a Dios y lo honra como grande en su corazón. Hermanos y hermanas, honremos a Dios como grandioso en nuestros corazones en todo. ¡Entonces las bendiciones y la gracia de Dios seguramente estarán con nosotros!

Las escrituras marcadas (*) son tomadas de REINA-VALERA ANTIGUA.

(Traducido del original en inglés al español por Eva Trillo)

Comentarios