Suscríbete

Menú

¿Sabes cómo controlar tu mal genio?

Pregunta: A pesar de haber sido un creyente en el Señor durante muchos años, todavía vivo dentro de un ciclo de pecado y confesión y sufro de mal genio. Ya sea en mi casa o en mi compañía, cuando otros dicen o hacen algo que no me gusta, no puedo evitar perder los estribos, esto me preocupa mucho. Quiero buscar la manera de controlar mi mal genio y dejar de pecar, y de poner en práctica las enseñanzas del Señor.

Respuesta: Hola, el problema que describe es común entre los creyentes. Si queremos resolver nuestro mal genio, primero debemos descubrir la fuente de la ira. En realidad, es porque estamos controlados por nuestra naturaleza pecaminosa que a menudo perdemos los estribos y revelamos la rabia cuando nos encontramos con cosas que están en desacuerdo con nuestras ideas. Por ejemplo, controlados por nuestra naturaleza arrogante y engreída, siempre pensamos que nuestras propias opiniones son completas y muy correctas, queriendo tener la última palabra en todas las cosas y queriendo que los demás actúen según nuestros propios deseos. Tan pronto como nuestras familias, amigos o colegas hacen algo que está en desacuerdo con nuestras propias ideas o no nos escuchan, perdemos los estribos y los regañamos, incapaces de controlarnos. Además, como estamos dirigidos por nuestra propia naturaleza egoísta y codiciosa, todo lo que hacemos es para nuestro propio beneficio, y una vez que nuestros intereses se vean afectados, perderemos incontrolablemente los estribos y revelaremos nuestro temperamento. … Se puede ver que es nuestra naturaleza pecaminosa la que nos hace enojar y revelar la sangre caliente. Si nuestra naturaleza pecaminosa no se corrige, no habrá manera de resolver nuestra ira. Cuando nos encontramos con cosas que no nos gustan, aunque nos esforcemos por contenernos, sólo somos capaces de contenernos durante un tiempo y es posible que perdamos los estribos en el siguiente momento.

Tal vez algunas personas pregunten, “Después de recibir la redención del Señor Jesús, ¿no han sido perdonados nuestros pecados? ¿Por qué somos capaces de perder los estribos a pesar de nosotros mismos, por qué estamos bajo el control de nuestra naturaleza pecaminosa y somos incapaces de escapar de la esclavitud del pecado?” Echemos un vistazo a dos pasajes de las palabras de Dios, y entonces lo entenderemos. Dios dice: “Los pecados del hombre podían ser perdonados por medio de la ofrenda por el pecado, pero en lo que se refiere a cómo puede lograrse que el hombre no peque más y cómo puede extirparse por completo y transformarse su naturaleza pecaminosa, él no tiene forma de resolver este problema. Los pecados del hombre fueron perdonados, y esto es gracias a la obra de crucifixión de Dios, pero el hombre siguió viviendo en su viejo carácter satánico corrupto del pasado. Así pues, el hombre debe ser completamente salvado de su carácter satánico corrupto para que su naturaleza pecadora le sea completamente extirpada y no se desarrolle más, permitiendo, así, que el carácter del hombre se transforme. Esto requeriría que el hombre entendiera la senda del crecimiento en la vida, el camino de la vida, y el camino del cambio de su carácter. También requeriría que el hombre actuara de acuerdo con esa senda, de forma que su carácter pueda ser cambiado gradualmente y él pueda vivir bajo el brillo de la luz y pueda ser conforme a la voluntad de Dios, despojarse de su carácter satánico corrupto, y liberarse de la influencia satánica de las tinieblas, emergiendo, así, totalmente del pecado. Sólo entonces recibirá el hombre la salvación completa”.

Aunque Jesús hizo mucha obra entre los hombres, sólo completó la redención de toda la humanidad y se convirtió en la ofrenda por el pecado del hombre; no lo libró de la totalidad de su carácter corrupto. Salvar al hombre totalmente de la influencia de Satanás no sólo requirió que Jesús se convirtiera en la ofrenda por el pecado y cargara con los pecados del hombre, sino también que Dios realizara una obra incluso mayor para librar completamente al hombre de su carácter satánicamente corrompido. Y, así, ahora que el hombre ha sido perdonado de sus pecados, Dios ha vuelto a la carne para guiar al hombre a la nueva era, y comenzó la obra de castigo y juicio. Esta obra ha llevado al hombre a una esfera más elevada. Todos los que se someten bajo Su dominio disfrutarán una verdad más elevada y recibirán mayores bendiciones. Vivirán realmente en la luz, y obtendrán la verdad, el camino y la vida”.

Podemos aprender de estas palabras de Dios que, en la Era de la Gracia, el Señor Jesús realizó la obra de la redención de la humanidad, lo que permitió a la humanidad ser perdonada de los pecados y escapar de ser condenada y maldecida por las leyes. Mientras aceptemos la salvación del Señor Jesús y le pidamos que confiese, nuestros pecados serán perdonados por el Señor y podremos obtener paz y alegría de Él. Lo que el Señor Jesús hizo fue la obra de la redención, que era absolver los pecados del hombre y liberar al hombre de la condenación de las leyes. Pero nuestra naturaleza pecaminosa aún permanece, que es más profunda que el pecado y mucho más difícil de resolver, y es la causa principal de que cometamos pecados y nos resistamos a Dios. Todos tenemos experiencia de primera mano de esto: A pesar de lo mucho que tratamos de suprimir nuestra carne, somos incapaces de practicar las palabras del Señor y no podemos controlar nuestra ira, ni obedecer a Dios, ni ser personas honestas. Cuando nos encontremos con cosas que afecten a nuestros propios intereses, diremos mentiras y engañaremos; cuando se produzcan desastres naturales o causados por el hombre, cuando nos encontremos con pruebas y tribulaciones, rezongaremos de Dios, iremos en contra de Dios e incluso le culparemos y le traicionaremos. La lista continúa. Se puede ver que, si nuestra naturaleza pecaminosa permanece sin resolver, viviremos eternamente en el doloroso ciclo de pecar y luego confesar y no podremos ser libres de las ataduras y limitaciones del pecado.

Dios dijo una vez: “[…] seréis, pues, santos porque yo soy santo” (Levítico 11:45). “En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre” (Juan 8:34-35). Está registrado en Hebreos 10:26-27: “Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados, sino cierta horrenda expectación de juicio, y la furia de un fuego que ha de consumir a los adversarios”. Dios es santo y justo, por lo que la gente que peca constantemente y se resiste a Dios no puede entrar en el reino de los cielos. Por lo tanto, de acuerdo con su plan de gestión para salvar a la humanidad y las necesidades reales de la humanidad corrupta, Dios expresará la verdad en los últimos días para llevar a cabo la obra de juicio comenzando con la casa de Dios y para resolver el problema clave de que la humanidad corrupta está controlada por su naturaleza satánica. Esa es la forma en que el hombre se liberará gradualmente de su carácter satánico, se limpiará y entrará en el reino de los cielos. Es como lo que el Señor Jesús profetizó: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, […]” (Juan 16:12-13). “El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, esa lo juzgará en el día final” (Juan 12:48). Y en 1 Pedro 4:17 está escrito, “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios […]”. Apocalipsis 22:14 dice: “Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad”. Está claro que sólo aceptando la obra de juicio realizada por el Señor retornado podemos resolver nuestro mal genio, deshacernos completamente de las ataduras y limitaciones del pecado, y tener nuestra naturaleza pecaminosa purificada.

Ahora, sólo la Iglesia de Dios Todopoderoso está testificando abiertamente que el Señor Jesús ya ha regresado. Ha expresado la verdad y ha realizado la obra del juicio comenzando por la casa de Dios para purificar completamente a la humanidad y salvarla de las ataduras del pecado de una vez por todas, cumpliendo así las profecías del Señor Jesús volviendo a expresar la verdad y a realizar la obra del juicio. Entonces, ¿cómo hace Dios Todopoderoso, Cristo de los últimos días, para llevar a cabo la obra del juicio para limpiar a la gente? Dios Todopoderoso dice: “En los últimos días, Cristo usa una variedad de verdades para enseñar al hombre, para exponer la sustancia del hombre y para analizar minuciosamente sus palabras y acciones. Estas palabras comprenden verdades diversas tales como el deber del hombre, cómo el hombre debe obedecer a Dios, cómo debe ser leal a Dios, cómo debe vivir una humanidad normal, así como la sabiduría y el carácter de Dios, etc. Todas estas palabras están dirigidas a la sustancia del hombre y a su carácter corrupto. En particular, las palabras que exponen cómo el hombre desdeña a Dios se refieren a que el hombre es una personificación de Satanás y una fuerza enemiga contra Dios. Al emprender Su obra del juicio, Dios no aclara simplemente la naturaleza del hombre con unas pocas palabras; la expone, la trata y la poda a largo plazo. Estos métodos de exposición, de trato y poda no pueden ser sustituidos con palabras corrientes, sino con la verdad de la que el hombre carece por completo. Solo los métodos de este tipo pueden llamarse juicio; solo a través de este tipo de juicio puede el hombre ser doblegado y completamente convencido de la sumisión a Dios y, además, obtener un conocimiento verdadero de Dios. Lo que la obra de juicio propicia es el entendimiento del hombre sobre el verdadero rostro de Dios y la verdad sobre su propia rebeldía. La obra de juicio le permite al hombre obtener mucho entendimiento de la voluntad de Dios, del propósito de la obra de Dios y de los misterios que le son incomprensibles. También le permite al hombre reconocer y conocer su esencia corrupta y las raíces de su corrupción, así como descubrir su fealdad. Estos efectos son todos propiciados por la obra del juicio, porque la esencia de esta obra es, en realidad, la obra de abrir la verdad, el camino y la vida de Dios a todos aquellos que tengan fe en Él. Esta obra es la obra del juicio realizada por Dios”.

Las palabras de Dios nos muestran que Dios utiliza las verdades que ha expresado en los últimos días para juzgar a la humanidad corrupta, es decir, utiliza la verdad para limpiar a la humanidad corrupta de sus naturalezas satánicas y para resolver el problema de su naturaleza esencial: la resistencia a Dios. En la obra del juicio de los últimos días, Dios Todopoderoso expresa palabras para desvelar los misterios del plan de gestión de 6.000 años de Dios y nos muestra el camino de la purificación y la salvación en nuestra fe. Al mismo tiempo, Él expone completamente nuestra naturaleza esencial corrompida por Satanás, la verdad de nuestra corrupción, y las raíces de nuestros pecados. A través de la revelación y el juicio de las palabras de Dios, llegamos a ver claramente lo profundamente corrompidos que estamos por Satanás, que rebosamos de las actitudes satánicas de arrogancia, maldad y engaño, y que no poseemos la semejanza de un hombre real en la vida. Esto nos permite arrepentirnos verdaderamente y nos hace estar dispuestos a aceptar el castigo y el juicio de Dios, las pruebas y el refinamiento, y dispuestos a buscar la verdad y un cambio de carácter y a comportarnos de acuerdo con las palabras de Dios. Gradualmente, somos capaces de liberarnos de los controles y restricciones de nuestro corrupto satánico. Esto se logra a través del juicio y el castigo de las palabras de Dios.

Tómeme como ejemplo. Cuando interactuaba con amigos y familiares, una vez que hablaban o actuaban de una manera que no me gustaba, me enojaba mucho y sacaba a relucir sangre caliente a pesar de mí. Cada vez que perdía los estribos, me arrepentía de no haber controlado mi ira y luego oraba a Dios para que confesara mis pecados. Después, sin embargo, sólo repetía los mismos viejos errores. Estaba sufriendo de verdad, pero por mucho que tratara de contenerme, era incapaz de resolver mi mal genio. Una vez, mi hermana pequeña perdió su trabajo y se puso ansiosa. Le pedí ayuda a mucha gente y finalmente encontré un trabajo para mi hermana. Pensé que mi hermana seguramente estaría muy feliz, pero para mi sorpresa, dijo que quería un trabajo fácil con un salario alto y luego rechazó la oferta de trabajo sin discutirlo conmigo. Me enfadé tanto al enterarme de esto y regañé a mi hermana que no apreció en absoluto mi amabilidad. Había trabajado duro para encontrarle un trabajo, pero ella rechazó la oferta de trabajo antes de discutirlo conmigo, sin pensar en mí. Después de que perdí los estribos con mi hermana, me sentí tan molesta y pensé que no debería haberla tratado de esa manera. Entonces me presenté ante Dios para orarle y buscar la forma de resolver este problema. Más tarde, leí un pasaje de las palabras de Dios Todopoderoso: “Una vez que el hombre tiene estatus, encontrará frecuentemente difícil controlar su estado de ánimo y disfrutará aprovechándose de oportunidades para expresar su insatisfacción y dar rienda suelta a sus emociones; a menudo estallará de furia sin razón aparente, como para revelar su capacidad y hacer que otros sepan que su estatus e identidad son diferentes de los de las personas ordinarias. Por supuesto, las personas corruptas, sin estatus alguno, también pierden a menudo el control. Su enojo es a menudo provocado por un daño a sus intereses privados. Con el fin de proteger su propio estatus y dignidad, la humanidad corrupta dará frecuentemente rienda suelta a sus emociones y revelará su naturaleza arrogante. El hombre estallará de ira y descargará sus emociones a fin de defender y hacer valer la existencia del pecado, y estas acciones son las formas en las que el hombre expresa su insatisfacción; rebosan de impurezas; de conspiraciones e intrigas, de la corrupción y la maldad del hombre y, más que otra cosa, rebosan de las ambiciones y los deseos salvajes del hombre”.

A través del juicio y la revelación de las palabras de Dios Todopoderoso, entendí que hay una razón por la que la humanidad corrupta se enfurece. Cuando nuestro orgullo e intereses personales son heridos, expresamos nuestra insatisfacción y mostramos sangre caliente y naturalmente para salvaguardar nuestros intereses y reputación personal, sin la razón que uno debería poseer con la humanidad normal. Así es como estamos siendo controlados por nuestra propia naturaleza corrupta, arrogante y engreída. Impulsados por nuestro arrogante carácter, nos creemos de suma importancia, siempre queremos dominar a los demás, y damos gran importancia a nuestro interés, nuestra imagen y nuestro estatus. Tan pronto como las palabras o acciones de los demás afectan a nuestros propios intereses, imagen y estatus, perdemos los estribos para expresar nuestra insatisfacción y mostrar nuestro poder para que los demás nos escuchen. Me di cuenta de que la razón por la que me enfadé y regañé a mi hermana fue que no me escuchó, pero rechazó la oferta de trabajo sin consultarme primero y pensé que me estaba tratando como a una insignificante. Me di cuenta de que todo esto fue causado por mi arrogante carácter, que me llevó a considerarme demasiado alto, a querer que otras personas me escucharan y a revelar la sangre caliente en el momento en que mis intereses se vieron afectados.

Después de haber conocido el origen de mi ira y haber visto claramente lo malvado y desagradable que era cuando vivía por mi arrogante carácter, empecé a odiarme y aborrecerme a mí mismo desde el fondo de mi corazón, y deseaba no revelar la sangre caliente y la naturalidad que era despreciada por Dios. También encontré la resolución de abandonar a Satanás, practicar la verdad y obedecer a Dios.

Más tarde, cuando me encontraba con cosas que no me gustaban y estaba a punto de perder los estribos, inmediatamente oraba a Dios y me tranquilizaba ante Dios para reflexionar sobre por qué sentía que estaba perdiendo los estribos. Entonces leía las palabras de Dios, y a través de la guía de las palabras de Dios ganaba la fuerza para abandonar la carne y practicar la verdad. Aunque mi experiencia es superficial, realmente he aprendido de esto que no tenemos manera de resolver nuestro carácter corrupto nosotros mismos. Sólo la obra de Dios de juicio y castigo en los últimos días puede salvarnos de la esclavitud y el daño del carácter corrupto y cambiarnos y limpiarnos.

Por lo tanto, si queremos resolver nuestro temperamento iracundo y deshacernos completamente de las ataduras y grilletes del pecado, debemos aceptar la obra de juicio de Dios en los últimos días, que es el único camino para que nos purifiquemos y alcancemos la verdadera salvación.

Nota del editor: Confío en que al leer este artículo haya encontrado el camino para resolver su mal genio. Si desea saber más o tiene otras preguntas, por favor, póngase en contacto con nosotros a través del chat en vivo.

Traducido del original en inglés al español por Xinia Arias Quirós

Las escrituras tomadas de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA) Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.LBLA.com