Suscríbete

Menú

Testimonios Cristianos - La mano de Dios nos protegió del fuego

Soy cristiana y mi familia comenzó una imprenta en la que invertimos más de un millón de yuanes. Aunque la fábrica no era grande, era toda la propiedad que teníamos. El taller que alquilamos estaba ubicado en el distrito bajo la jurisdicción de un ejército, y mi arrendador era un veterano. La planta entera era un edificio largo y ancho con una sola planta con techo de hierro en línea recta, cubriendo aproximadamente 8,000 o 9,000 metros cuadrados. El propietario alquiló la parte central a una pareja joven que se dedicaba a reciclar desperdicios de tela, y el taller que alquilé estaba al final de todo el edificio, cerca de 1,000 metros cuadrados. El resto pertenecía al propietario, que dirigía una fábrica de procesamiento de telas (que procesaba los trapos en lana). Debido a que el negocio de artículos sueltos estaba flojo en 2015 y el precio de mercado era muy bajo, el propietario almacenó una gran cantidad de existencias en su fábrica. La joven pareja y mi familia también estaban en el negocio de las telas, por lo que las fábricas estaban repletas de trapos y telas. Estos trapos eran todos fibras químicas y eran inflamables.

Durante el Festival de Primavera de 2016, todos los trabajadores estaban de vacaciones, y sólo mi hermano menor (un creyente en Dios) estaba ayudando a cuidar la fábrica. Alrededor de las 12:30 am del 27 de febrero, me llamó y me dijo urgentemente que la planta estaba en llamas. Sabía que el incendio no se produjo sin ningún motivo: el propietario estaba construyendo un taller en el edificio de la planta en estos días. El otro día, vi chispas volando cuando los soldadores que contrató estaban trabajando. Advertí a los trabajadores una y otra vez que los talleres estaban llenos de productos inflamables, y les aconsejé que fueran cuidadosos y que cubrieran estos artículos con paños húmedos. Sin embargo, no tomaron mis advertencias en serio. Nunca había esperado que el fuego realmente sucediera.

Testimonios Cristianos, La protección de Dios

Cuando colgué el teléfono, me llené de ansiedad. Luego, me apresuré a salir por la puerta para echar un vistazo. Al ver el humo que subía desde la dirección de la planta, no pude evitar estremecerme pensando: el almidón y las telas almacenadas en la fábrica son todos productos inflamables. Si se incendian, ¡todo habrá terminado! Profundamente entristecidos, mi marido y yo fuimos a toda prisa a la planta. En nuestro camino hacia allí, descubrí que el fuego era mucho más grave de lo que había pensado. El humo pesado del fuego se podía ver por docenas de kilómetros, e incluso el cielo estaba ennegrecido. Los silbidos de la policía de bomberos y de la policía de tránsito no dejaban de tambalearse. Y el camino ya estaba abarrotado por los espectadores. Cuando estábamos a unos 2 o 3 kilómetros de la planta, descubrimos que la policía había cerrado la calle, porque el fuego era demasiado feroz. Así que no podíamos conducir más, pero tuvimos que pararnos y mirar al costado del camino, esperando ansiosamente noticias. Había alrededor de dos o tres coches de policía y siete u ocho camiones de bomberos en la escena, y más camiones de bomberos se dirigían a la planta. Los espectadores decían: "¡Dios mío! Eso es muy malo. Esto es desafortunado para aquellos que dirigen las fábricas allí. Todo debe ser apagado". "El fuego es tan feroz, quizás no se salvará nada". Al escuchar esto, mi marido también dijo amargamente: "¡Estamos terminados!".Al ver su rostro desesperado, y al mirar el cielo negro, entré en pánico, mis piernas temblaban. Pensé: hemos invertido todo nuestro dinero en esta fábrica. Si realmente se apaga, no sólo nos declararemos en bancarrota, sino que nunca recuperaremos los 800,000 yuanes que nos han prestado, e incluso le debemos decenas de miles de yuanes a otros. En ese caso, estaremos agobiados por una pesada deuda y nunca volveremos a levantarnos. Este pensamiento me hizo sentir abatida. En la desesperación, de repente recordé a Dios. Así que seguí llamando a Dios en mi corazón, "¡Oh Dios! Sabes que estoy muy deprimida. Puedes mantener mi corazón en silencio y guiarme a comprender Tu voluntad en este accidente y aceptar el hecho".

Mientras meditaba, Dios me iluminó para recordar la experiencia de Job. Job era un hombre que temía a Dios y evitaba el mal. Poseía una gran riqueza, y tuvo muchos hijos e hijas y una montaña llena de ovejas y bueyes. Sin embargo, todo lo que tenía fue robado de repente. Al encontrarse con estas calamidades, no tuvo la menor queja contra Dios. En cambio, obedeció a Dios y cayó al suelo para exaltar el nombre de Dios. Como creía que si el hombre recibía bendiciones o sufría infortunios, era gobernado por Dios, podía enfrentar tranquilamente todos los desastres que le sobrevenían. Lo que encontré hoy fue lo mismo. Exteriormente, este incendio fue causado por el descuido de los trabajadores, sin embargo, también fue una prueba para mí. Debería aprender a obedecer a Dios. Pensando en esto, ya no me preocupaba tanto. En cambio, estaba dispuesta a obedecer a Dios, poner todo en la mano de Dios y dejar que Él lo controlara y lo organizara. Más tarde, como el fuego aún era feroz y no podíamos ingresar a la planta, decidimos irnos a casa en vez de mirar al costado de la carretera. Después de llegar a casa, mi hermano menor, que había escapado del fuego, también regresó con su cara y manos ennegrecidas por el humo. Sabía que a él también le preocupaba la fábrica, así que nos dimos cuenta de la experiencia de Job juntos para conocer la soberanía de Dios y aprender a obedecer a Dios cada vez que sucedía algo.

Pasó todo un día y toda la noche antes de que se apagara el fuego. Como el lugar del incendio aún estaba sellado, mi marido y otros muchachos se infiltraron en la planta a través de la alcantarilla. Descubrieron que sucedió un milagro. En este gran incendio, nuestra fábrica no sufrió daños, mientras que la del dueño se incendió: los vidrios de las ventanas estallaron y las paredes se quemaron, parecían palomitas de maíz (porque las paredes estaban hechas de ladrillos huecos de cemento); los techos de hierro se quemaron en pequeñas bolas; varias motos explotaron en el fuego; todas las máquinas en la fábrica se quemaron. El daño fue de al menos varios millones de yuanes. Las telas químicas que la joven pareja almacenó en su fábrica también fueron completamente quemadas, y la pérdida neta fue de más de medio millón de yuanes. Cuando supe que nuestro taller estaba sano y salvo, estaba lleno de gratitud a Dios y no pude evitar arrodillarme y alabar a Dios. Fue Dios quien protegió nuestro taller y nuestros bienes del fuego. ¡Y este era realmente el gran poder de Dios!

Más tarde supe que era porque Dios había arreglado milagrosamente varias cosas de antemano para evitar que el fuego se propagara y nuestro taller no sufrió daños. En realidad, la fuente de fuego estaba a sólo 20 metros de nuestro taller, por lo que, lógicamente, nuestro taller debería haberse quemado primero. Pero milagrosamente, varios días antes del incendio, el propietario construyó un taller en el almacén (20 metros de ancho) que estaba justo al lado de mi fábrica. El almacén se usaba generalmente para almacenar las telas, pero cuando los trabajadores rejuntaban el cemento, las telas del almacén se humedecían. Entonces fueron sacados para ser secados al sol y así el almacén se vació. Más milagrosamente, una barra de refuerzo en el tablero de cemento se rompió, y la tabla de cemento colapsó. Por lo tanto, el propietario tuvo que rejuntar el cemento nuevamente. No fue hasta la medianoche que el trabajo estuvo terminado. Cuando el fuego estalló a las 11:40 am del día siguiente, el cemento aún estaba húmedo, lo que naturalmente formó una pared protectora de 20 metros de ancho y por lo tanto impidió que el fuego se extendiera a nuestro taller. Más importante aún, el viento soplaba en dirección al almacén del propietario. Si hubiera soplado en dirección de nuestra planta, una pared protectora de 20 metros de ancho simplemente no podría detener el fuego. Vi que estas coincidencias fueron todos los arreglos maravillosos de Dios. Esto me recordó las palabras de Dios: "Aunque la expresión 'la autoridad de Dios' pueda parecer insondable, la autoridad de Dios no es en absoluto abstracta. Él está presente con el hombre cada minuto de su vida, dirigiéndolo a través de cada día. Así, en la vida cotidiana de cada persona, el hombre verá y experimentará necesariamente el aspecto más tangible de la autoridad de Dios. Esta tangibilidad es prueba suficiente de que la misma existe de verdad y permite por completo que uno reconozca y comprenda la realidad de que Dios posee esta autoridad". Por estas palabras, vi que la autoridad y el poder de Dios están más allá de la imaginación del hombre, que todos los asuntos y las cosas están realmente en las manos de Dios, y que los desastres están aún más orquestados por Dios y cambiarán según los pensamientos de Dios. Estas son todas las manifestaciones del poder y la autoridad de Dios. Somos demasiado pequeños para anticipar cuándo y qué tipo de desastre podemos enfrentar. Dios, sin embargo, conoce estas cosas como la palma de Su mano, y tomará precauciones por adelantado para nosotros. Vi que nuestra fábrica podía permanecer intacta sin ninguna pérdida económica por el poder de la protección de Dios. Vi que fue el cuidado y la protección de Dios lo que nos ayudó a evitar un desastre y nos dio una garantía de subsistencia. Realmente había experimentado la fidelidad de Dios, y que Dios es de hecho nuestra única confianza.

A través de este fuego, tuve una comprensión más práctica de la autoridad de Dios y su gobierno sobre todas las cosas. Sólo Dios puede salvarnos y eximirnos de los desastres. La única forma en que podemos recibir la custodia de Dios en los desastres es aceptar su salvación y buscar la verdad para convertirnos en una persona que adora y se somete a Dios. Sólo entonces podremos escapar sufriendo el desastre y sobrevivir.

Comentarios