Suscríbete

Menú

Capítulo de gratitud: En una crisis, tuvimos a Dios para apoyarnos

Al creer en Dios, aunque a menudo leía la palabra de Dios, asistía a reuniones y rezaba con hermanos y hermanas, sabía poco de la omnipresencia y soberanía de Dios. Cuando mi esposa sufrió un desastre y estaba al borde de la muerte, vi la protección admirable de Dios. No hasta entonces tenía un entendimiento y conocimiento verdadero de la omnipresencia y soberanía de Dios.

Una escena peligrosa

El 20 de diciembre de 2012, mi hijo podía cuidar de su hija en su día libre, por lo que mi esposa y yo estábamos desocupados y entonces decidimos ir a nuestra vieja casa a cortar ramas. Después del desayuno, mi esposa y yo fuimos hasta nuestra antigua casa en motocicleta. Luego de regresar a casa, le dije a mi esposa, “Los días en invierno son cortos. Debemos apurarnos o no podremos hacer mucho”. Como dije, puse una escalera contra un árbol y escalé el árbol a más de cinco metros de alto. A medida que cortaba, algunas ramas caían en el camino y mi esposa las halaba hacia un lado. En ese momento estaba absorbido en cortar las ramas que no miraba hacia abajo. Cuando corté una rama tan gruesa como un tazón en diámetro, de repente escuché el Líder Shen no tan lejos gritar, “¡Mou Jing, cuidado! Una rama está cayendo”. Escuchando la voz, miré hacia abajo, sólo para encontrar que mi esposa se había caído sin movimiento. Estaba aterrado. Pensando que no podía bajarme de una vez, lo llamé nervioso, “Líder, ¡ayuda!” Escuchando mi grito urgente, se apresuró hacia mi esposa y la ayudó. Me dijo, “¡Apúrate! ¡Baja! ¡La nariz, boca y orejas de tu esposa están sangrando! Se está muriendo”. Al escuchar sus palabras, sentí más pánico.

Al bajar del árbol, sostuve a mi esposa en mis brazos. Vi que su nariz, boca y orejas estaban sangrando, y coloqué mi mano bajo su nariz pero no sentí respiración por parte de ella. De inmediato me estremecí con temor, y estaba mucho más en auto culpa. No pude evitar llorar: “Oh, Mou Jing, te lastimé cuando cortaba las ramas. Lo siento tanto. ¿Qué haría si tú murieras?” En esta crisis, de repente recordé que era un creyente en Dios. ¿Por qué no confié en Dios? Luego, oré a Dios silenciosamente en mi corazón: “¡Oh, Dios! Todas las cosas yacen en Tus manos, y si mi esposa vive o muere, también está en Tus manos. Te pido que calmes mi corazón de modo que pueda estar tranquilo ante Tí. ¡Amén!” Luego de rezar, mi corazón se calmó un poco. Después de más de un minuto, la boca de mi esposa se levantó y tomó un buen respiro. Cuando sus ojos se cerraron ajustadamente, dijo con voz débil: “Frío... tengo frío”. El momento que vi que revivió, que su respiración volvió, mi corazón frío se calentó inmediatamente. Me sentí tan feliz y seguí agradeciendo a Dios. Alguien al lado de nosotros dijo, “Ahora respira. Apúrate, llama a la ambulancia”. Alguien dijo, “Está bastante lastimada. Es más, hay un chichón enorme de sangre en su cabeza (tan grande como un pequeño tazón de arroz), y su nariz, boca y orejas han sangrado. “Temo que se está desmayando”. Luego otro dijo, “Mira, ella está volviendo su respiración. Sálvela. No se rinda”. Todas las personas que se acercaron a nuestro patio estaban ocupados por mi esposa: Alguien llamó a la ambulancia, y alguien propuso ideas. Viendo esta escena, fui conmovido. Sabía que Dios había escuchado mi oración y fue Él que usó a las personas alrededor de nosotros para ayudarnos. Por tanto, ofrecí una oración agradecida a Dios en mi corazón de nuevo.

En Peligro

Después de un rato, vino una ambulancia. Un doctor, luego de preguntar lo que sucedió al detalle, vino hacia mi esposa. Encendió su linterna, abrió sus ojos para observar, y luego me dijo, “Tu esposa está mal herida, y sus pupilas están dilatadas. Hay poca oportunidad de salvarla. ¿Cuál es tu decisión?” En ese momento, no podía aceptar sus palabras. Me quedé pensando: ¿Qué puedo hacer? ¿Qué debería hacer? En este momento, pensaba que la vida del hombre está completamente en las manos de Dios. Mi esposa sufrió este desastre; cualquiera no podría decidir el resultado, incluyendo el doctor. Luego dije decisivamente, “Por favor, procuren rescatarla”. Dos enfermeras salieron de la ambulancia, y el doctor les pidió que le dieran a mi esposa una infusión de fluido. Tomaron una camilla y la subieron cautelosamente a la ambulancia, y luego nos apuramos en llevarla al hospital. A lo largo del camino, con ojos cerrados rigurosamente, mi esposa seguía quejándose. Al ver su sufrimiento, estaba preocupado: Ella está muy mal herida. ¿Morirá a mitad de camino? Mientras más pensaba, más me asustaba. De esa manera, oraba continuamente a Dios para darme fe y fortaleza.

Luego de llegar al hospital, el doctor en jefe envió a mi esposa a hacer CT, y cerca de media hora después, salió el diagnóstico. Después de observar eso, el doctor de inmediato acomodó mi esposa a la unidad de cuidados intensivos. Otro doctor me dijo, “Tu esposa tiene una lesión cerebral grave. Su hemorragia intracraneal no puede ser detenida a menos que tenga una operación cerebral, pero esta operación involucra grandes riesgos y costará cientos de miles de yuanes al menos. Mejor comienza a prepararte”. Al escuchar sus palabras, estaba más nervioso y descorazonado, pensando: Si mi esposa tiene la operación, ¿dónde encuentro tanto dinero? Si no la tiene, no seré capaz de soportarlo. ¿Cómo puedo observar a mi esposa dejarme para siempre? En ese momento, estaba extremadamente miserable e inútil. Así que oré a Dios una vez más: “¡Oh, Dios! Sólo puedo confiar en Ti. Ojalá puedas abrir un sendero para mí. ¡Amén!”

El Amanecer en la Desesperanza

A las 3 p.m., fui a la UCI para ver a mi esposa. Viendo que cerraba sus ojos y se quejaba todo el tiempo, estaba muy desconsolado y no podía evitar derramar lágrimas. Me sentía extremadamente inútil entonces, así que oré silenciosamente a Dios de nuevo: “¡Oh, Dios! Cuando veo a mi esposa en ese gran dolor, también siento pena. Todo lo que puedo hacer es confiar en Ti. Dios, solo Tú tienes el poder y la autoridad. Tengo la intención de confiarte su vida”. Después de orar, de algún modo estaba más calmado. Estaba dispuesto a obedecer las orquestaciones y disposiciones de Dios, pero aún temía que mi esposa muriera. Luego recordé las palabras de Dios diciendo, “¡Dios Todopoderoso es un médico omnipotente!”. Tenía certeza que Dios me estaba guiando. Creía que la vida de mi esposa estaba en Sus manos. Sequé mis ojos, me acerqué a mi esposa y le pregunté suavemente, “¿Te sientes bien?” Todavía con sus ojos cerrados, dijo débilmente, “Me duele demasiado la cabeza. ¿Qué le pasó a mi cabeza?” “Fue golpeada por una rama. Confía en Dios”. Manteniendo sus ojos cerrados, derramó unas lágrimas e inclinó su cabeza suavemente. Considerando que ella pudo escuchar mis palabras, mi corazón estaba un poco aliviado.

El doctor en jefe me solicitó a su oficina y dijo, “Tu esposa tiene una lesión cerebral grave. En tales casos, la mayoría de los pacientes se vuelven vegetales; en el mejor de los casos sufren contusión cerebral o se vuelven lunáticos, o en el peor de los casos, se mueren. En lo que respecta a tu esposa, tiene que quedarse en la UCI por observaciones por tres días y tres noches y luego veremos cómo van las cosas”. Considerando sus palabras, luego pensé que costaría miles de yuanes quedarse en la UCI por un día y una noche, ¿cómo podría pagar por esto? No sabía qué hacer. Luego recordé que todas las cosas están en manos de Dios. ¿No estaba también la vida de mi esposa en las manos de Dios? Con este pensamiento, me sentía más calmado.

Cruzando la esquina

A las 9:30 a.m. del día siguiente, llegué al hospital. El doctor en jefe iba a practicarle a mi esposa otra tomografía de la cabeza nuevamente. Luego que llegaron los diagnósticos, el doctor me dijo, “La tomografía confirma que la hemorragia intracraneal de tu esposa se ha reducido y controlado. A partir del desarrollo de su condición, quizás no necesite la operación cerebral”. Cuando escuché estas sorprendentes noticias, estaba en una alegría indescriptible. Ofrecí en silencio una oración agradecida a Dios en mi corazón: “¡Oh, Dios! Es a causa de Tus maravillosas obras que mi esposa ha mejorado tan rápidamente. No sé cómo expresar mi gratitud hacia Ti. Dios, realmente Te doy gracias. Has mantenido a mi esposa, y me permites ver Tu grandioso poder y esperanza”. En este preciso momento, no podría expresar mi felicidad, porque nunca había pensado que por tal lesión cerebral grave, después de un rescate de un día y una noche en la UCI, mi esposa milagrosamente debería haber estado mejor. Esto fue sin duda un acto de Dios.

Al tercer día, el doctor dijo, “Tu esposa está en condición estable. Mediante diagnóstico y examinación, estamos seguros que nada está mal con sus nervios, y lo que sea que le preguntemos, ella lo puede responder. Hoy tu esposa será transferida a un pabellón general para hospitalizarla y ponerle tratamiento”. Llegando al pabellón general, vi que mi esposa había estado allí. Una enfermera me dijo, “Tu esposa sufrió una lesión cerebral bastante grave, pero ha tenido una rápida mejora. Este es el primer caso que he visto. En verdad es una maravilla”. Cuando escuché sus palabras, quedé sin palabras de la alegría. Después que la enfermera se marchó, le pregunté a mi esposa cómo se sentía. Dijo, “todavía me duele mucho la cabeza. No puedo abrir mis ojos. Cuando los abro, me siento mareada como si estuviera flotando en el aire”. Al día siguiente, a las 8:30 a.m., los doctores en cerebro vinieron a examinar a mi esposa. Palparon su cabeza y chequearon cuidadosamente la lesión. El doctor en jefe dijo, “Su lesión cerebral es grave. Pensé que se quedaría en la UCI por muchos días. Pero nunca pensé que pudiera salir del peligro en sólo dos días y dos noches”. Otro doctor también dijo, “Exacto. En la mayoría de esos casos graves, los pacientes pueden ser diagnosticados luego de quedarse en la UCI al menos por una semana. Obviamente ha mejorado por sólo dos días y dos noches. En verdad es un milagro”. Escuchando sus palabras, claramente supe que todo esto fue por obra maravillosa de Dios, por el grandioso poder de Dios, y por la autoridad de Dios.

Agradeciendo la Gracia de Dios

Después de quedarse en el pabellón general por muchos días, mi esposa se sintió mucho mejor y pudo hablar con los demás. Una enfermera le dijo incrédula, “Eres la primera que tiene una lesión cerebral grave pero que se recupera tan rápido. Generalmente, esta clase de lesión le toma a los pacientes dos o tres meses de recuperarse a tal estado cuando son hospitalizadas para tratamiento”. Al escuchar decirle eso, mi esposa agradeció en secreto y oró a Dios por Su misericordia y bondad. Al séptimo día, mi esposa pensaba que era inconveniente en todos los aspectos que se quedara en el gran hospital y que la tarifa era alta, así que quería ser dada de alta y recuperarse en casa. Estuve de acuerdo con ella. Entonces a las 4 p.m. en punto, salimos y fuimos a casa. Cuando vieron que mi esposa fue dada de alta del hospital, mis vecinos estaban sorprendidos y me dijeron, “Alguien dijo que tu esposa murió en el hospital, otro dijo que se volvió vegetal, y todavía algunos dijeron que se volvería una lunática. Pero nunca imaginé que pudiera recuperarse tan rápido, y que incluso pudiera hablar. ¡Qué grandioso milagro!” Sabía que todo esto era por el cuidado y protección de Dios, y nadie tenía la palabra final.

Un día, vi las palabras de Dios, “Yo soy tu roca, vuestro contrafuerte”. “Yo soy vuestra torre fuerte, Yo soy vuestro refugio y Yo soy vuestro respaldo. Además, Yo soy vuestro Todopoderoso. ¡Yo soy vuestro todo!”. Había visto antes estas palabras de Dios, pero no había tenido conocimiento verdadero. Solo a través de esta experiencia tuve alguna conocimiento y entendimiento de estas palabras. Había visto claramente y verdaderamente que las obras y autoridad de Dios están presentes en todas partes y en todo momento, y había visto Su omnipotencia y soberanía. Dios en verdad fue mi sostén, mi torre resistente, y mi refugio. A medida que medito las palabras de Dios, recuerdo esta peligrosa experiencia: Cuando mi esposa estuvo en peligro y rondaba entre la vida y la muerte, estaba ansioso y sentía un profundo dolor, y fue Dios que mostró Su autoridad y poder una y otra vez y me dio fe y fortaleza para que pudiera salir de la debilidad; cuando me sentía perdido y sin esperanzas, Dios usó Sus palabras para iluminarme e ilustrarme y me mostró a dónde ir; cuando tenía lágrimas, fue Dios que me confortó y me motivó y secó mis lágrimas. Al pensar en todo esto, me sentí profundamente culpable y en deuda con Él, porque en el pasado cuando experimenté la obra de Dios, a menudo consideré mi propio beneficio, sin cuidar de Su voluntad; solo en peligro me aferré firmemente a Dios. No podía evitar orar a Dios, “¡Oh, Dios! En esta experiencia, he visto Tu omnipotencia, lealtad, y Tus hechos maravillosos. Dios, Eres el más amoroso. Mi esposa y yo tenemos la voluntad de seguirte de cerca y llevar a cabo nuestro deber para cuidar Tu corazón y reembolsar Tu amor. ¡Toda la gloria y alabanza sea para Dios! ¡Amén!”

Leer más:

(Traducido del original en inglés al español por Carlos Díaz)

Comentarios