Suscríbete

Menú

Tres principios para practicar ser una persona honesta

Jesucristo dijo: "De cierto os digo, que si no os volviereis, y fuereis como niños, no entraréis en el reino de los cielos" (Mateo 18:3). Dios es fiel, entonces Él ama a los honestos. Si queremos entrar en el reino de los cielos, primero debemos ser honestos. Entonces, ¿cómo podemos ser honestos como un niño pequeño? Ahora, permítanme compartir tres principios para practicar ser una persona honesta.

1. Hablando palabras honestas al orar a Dios

Jesucristo nos enseñó: "Y cuando oras, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en las sinagogas, y en los cantones de las calles en pie, para ser vistos de los hombres: de cierto os digo, que ya tienen su pago" (Mateo 6:5). "Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren" (Juan 4:24). De acuerdo con los requisitos del Señor, debemos hablar sólo las palabras que tenemos, y decir lo que pensamos en nuestro corazón al orar, es decir, debemos hablar las palabras de nuestros verdaderos corazones y llamar pala a espada. Si no tenemos nada que orar en nuestro corazón sin obligarnos a decir palabras altisonantes, alabanzas vacías o grandes cosas para el Señor, si elegimos palabras bonitas que le digan para lograr nuestros propios objetivos, o si hacemos promesas vacías para Él, este tipo de oraciones son oraciones que lo engañan. Él no aprueba esas oraciones, y mucho menos las escucha.

En verdad, podemos orar inocentemente a Dios en nuestro corazón en cualquier momento y en cualquier lugar, siempre que nuestro corazón y espíritu tengan necesidades o nos topemos con problemas en la vida y en servir al Señor. No hay necesidad de seguir deliberadamente la ceremonia. Pero no podemos orarle al Señor con nuestras propias intenciones y objetivos, lo que le exige irrazonablemente que satisfaga nuestros deseos y corazones egoístas. Si lo hacemos, nuestras oraciones no son palabras honestas, no importa cuán dulces sean. Sin embargo, si oramos para buscar la verdad y comprender la voluntad de Dios con un corazón de soltería, Él nos escuchará. Además, si comprendemos cómo hacer para estar conforme a su voluntad y podemos actuar de acuerdo con sus palabras, así que lo que decimos y hacemos es pensar y actuar de la misma manera, entonces Dios estará complacido con nosotros, realizará un trabajo para guiarnos y nos iluminará para comprender la verdad de que debemos practicar e ingresar. dentro. En ese momento, nos sentiremos especialmente libres en nuestros espíritus.

2. Tratando a los demás y lidiando con cosas sin mentiras en la boca o astucia en el corazón

Jesucristo nos enseñó: "Mas sea vuestro hablar: Sí, sí; No, no; porque lo que es más de esto, de mal procede" (Mateo 5:37). En la vida, todos hablarán y trabajarán con otros. Al ser corrompido por Satanás, frecuentemente mentimos y engañamos para salvaguardar nuestros propios intereses. Por lo tanto, si deseamos poner en práctica la honestidad y alcanzar el estado de no decir mentiras o practicar el engaño, debemos hacer demandas estrictas de nosotros mismos en el periódo de que nos relacionamos con las personas. Primero, debemos verificar, en cada una de nuestras palabras, si nuestra motivación es correcta y si hay algo impuro por parte de las personas. Entonces, cuando descubramos que nuestras palabras contienen impurezas, falsedades o intenciones y propósitos erróneos, con el objetivo de salvaguardar nuestros deseos, nuestra posición, nuestros intereses, debemos ser capaces de rebelarnos contra nuestras intenciones equivocadas y no vivir para nuestra propia voluntad o deseos egoístas. Del mismo modo, una vez que decimos mentiras para engañar a otros o cometer un error en secreto, debemos tener coraje para exponernos a los demás, corregir nuestras mentiras y admitir nuestras fallas, y debemos respetar el hecho, buscar la verdad y corregir nuestros errores de acuerdo a los requisitos de Dios.

Además, debemos tratar a los hermanos sinceramente, presentarles nuestro verdadero yo y no disfrazarnos. Además, debemos seguir los ejemplos de las palabras de Job: "Mis razones declararán la rectitud de mi corazón, Y mis labios proferirán pura sabiduría" (Job 33:3). Si solo proyectamos nuestro lado bueno a los hermanos mientras ocultamos nuestro lado corrupto e hipócrita, entonces, como fariseos hipócritas, queremos que la gente nos admire y nos adore. Estamos engañando a la gente, e incluso estamos engañando más al Señor. En consecuencia, debemos presentar nuestro verdadero yo a los demás. Solo de esta manera podemos interactuar con los demás normalmente. Además, ayuda a aumentar la comprensión mutua entre nosotros y los demás. Por ejemplo, quien tenga problemas, podemos ayudarlo con un corazón amoroso juntos; quien revela corrupción, podemos recordarle a tiempo y buscar la verdad para resolver problemas juntos. En este caso, los hermanos y hermanas tendrán una verdadera interconexión espiritual y podrán apoyarse mutuamente y brindarse mutuamente. Viviendo en este entorno, todos se sentirán relajados y liberados.

Siempre que tomamos en serio cada palabra y cada acción, no mintamos ni engañemos cuando hablamos y actuamos, y tratamos a las personas de forma equitativa y justa de esta manera, tendremos una relación normal con los demás. Paso a paso, al practicar así, comenzaremos a vivir la semejanza de una persona honesta al tratar a los demás y tratar con las cosas.

3. Dale tu corazón a Dios y obedece su soberanía y arreglo

Que debemos darle nuestro corazón a Dios y obedecer su soberanía y arreglo es la práctica de profundizar en la verdad de ser una persona honesta. Jesucristo dijo: "Mas lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias" (Mateo 15:18‭-‬19). "Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente. Este es el primero y el grande mandamiento" (Mateo 22:37‭-‬38). Por las palabras del Señor, podemos ver que a Dios no le importa cuántas alabanzas de Él, salen de nuestra boca o cuántas cartas y doctrinas podemos hablar. En cambio, lo que más le importa es si podemos abrir completamente nuestro corazón a Él, y si podemos adorarlo y amarlo con nuestro corazón, ya que nuestras acciones están controladas por nuestro corazón. Los Proverbios dicen: "Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; Porque de él mana la vida" (Proverbios 4:23). El proceso de apertura de nuestro corazón a Dios es el proceso de entregarnos a Sus manos y someternos a Su soberanía y arreglo. Por lo tanto, sin importar el entorno que Dios organice para nosotros, debemos presentarnos ante el Señor para buscar Su voluntad y obedecer Su arreglo. Y debemos entregarle nuestro servicio, vida, trabajo, matrimonio y familia, y así sucesivamente. Creemos que Él arreglará todo para nosotros de acuerdo a nuestras necesidades.

Estamos familiarizados con la historia de Job. Después de que su propiedad fue robada y la calamidad le sucedió a sus hijos, él todavía dijo: "Y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo tornaré allá. Jehová dió, y Jehová quitó: sea el nombre de Jehová bendito" (Job 1:21). Cuando su esposa se burló de él, él respondió: "Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. También recibimos el bien de Dios, ¿y el mal no recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios" (Job 2:10). Job no guardó ni cuestionó a Dios. Él simplemente y honestamente creyó que el corazón de Dios es muy amable y todo lo que Dios hace es bueno. Pensó que su deber era entregar su corazón a Dios, entregar su vida a Dios, obedecer la soberanía y el arreglo de Dios y alabar la justicia de Dios. Así Job obtuvo la aprobación de Dios y luego recibió aún más las bendiciones de Dios. Esto muestra: Durante el periódo de la salvación de Dios de nosotros, si buscamos la verdad, entonces los entornos que Dios organiza para nosotros no son para castigarnos o darnos muerte sino para poner a prueba nuestra fe y limpiar nuestra corrupción. Entonces, sin importar los grandes sufrimientos y pruebas que experimentemos, debemos ser una persona honesta, entregar nuestro corazón a Dios y aferrarnos a nuestra fe y obediencia a él. Y entonces recibiremos Sus bendiciones y gracia con seguridad.

Creemos que, mientras respetemos estos tres principios para practicar el ser una persona honesta, sin duda recibiremos la guía de Dios, profundizaremos en varios aspectos de la verdad y entraremos en el camino de ser salvados, de ser arrebatados.

Comentarios