¿Hacemos la Voluntad de Dios trabajando arduamente?

Fue una tarde de verano. El sol ardiente golpeaba el suelo, y el calor hacía que la gente se sintiera algo sofocada. Las cigarras chillaban incansablemente, causando que la gente que tomaba su hora del almuerzo se sintiera más inquieta. Mu Yang vino a la casa de Zhen Yan para visitarlo. Tan pronto como caminó hacia el patio, se volvió para hablar con Zhen Yan detrás de él, "¡Zhen Yan, vengo aquí hoy a discutir un asunto urgente contigo!"
Zhen Yan cerró la puerta del patio, y luego caminó hacia la habitación. Al ver la mirada ansiosa de Mu Yang, dijo con una sonrisa, "Mu Yang, no te preocupes. No importa lo que haya surgido, vamos primero a la sala de estar y luego hablamos".
Después de entrar a la sala de estar, se sentaron en el sofá. Mu Yang tomó un abanico a su lado, y dijo mientras se abanicaba, "Zhen Yan, juntos comenzamos a creer en el Señor Jesús cuando estábamos en la preparatoria. Han pasado más de treinta años. En estos años hemos trabajado mucho para el Señor y hemos predicado en todas partes. Incluso renuncié a mi matrimonio para servir al Señor de todo corazón y decidí dedicar a Él toda mi vida. Creo que hacerlo es exactamente ser leal al Señor y hacer Su voluntad, y creer que cuando el Señor regrese y vea mis contribuciones, seguramente me llevará al reino de los cielos. Sin embargo, inesperadamente, esta mañana, cuando estábamos a punto de terminar nuestro estudio de la Biblia, nuestro compañero de trabajo Li mencionó que no necesariamente podríamos obtener la aprobación del Señor dedicándonos a Él y haciendo sacrificios de esta manera. También dijo que solo buscamos esforzarnos al máximo externamente, y que esto no estaba cumpliendo con la voluntad de Dios. Por sus palabras, me enojé tanto y tuve un largo debate con él sobre esto. Aunque hice todo lo posible por refutar su punto de vista en ese momento, después de considerarlo cuidadosamente, sentí que lo que decía tenía sentido. Sin embargo, cuando pienso en cómo siempre hemos considerado y practicado de esta manera durante tantos años, todavía siento que no puede haber nada de malo en ello".
En este punto, Mu Yang hizo una pausa por un momento, y luego continuó diciendo: "Bueno, Zhen Yan, ¿crees que este problema es muy grave? Si es realmente como lo que dijo el compañero de trabajo Li, y practicar de esta manera no está cumpliendo con la voluntad de Dios, entonces ¿no serán en vano nuestras décadas de esfuerzos? Si es así, ¿cómo podemos entrar en el reino de los cielos? El Señor Jesús dijo: “sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21). Las palabras del Señor son muy claras. Solo las personas que hacen la voluntad de Dios pueden entrar en el reino de los cielos. Entonces, ¿estamos realmente haciendo la voluntad de Dios sacrificándonos por el Señor de esta manera? Necesito aclarar rápidamente este problema, o no podré comer ni dormir. Zhen Yan, ¿qué piensas de este problema?"
Después de escuchar eso, Zhen Yan pensó por un momento, y luego dijo firmemente, "Mu Yang, todos pensamos que mientras trabajemos duro para el Señor y abandonemos todo lo demás, entonces estamos haciendo la voluntad de Dios y podemos entrar en el reino celestial. De hecho, no solo nosotros, sino la mayoría de los creyentes en el Señor tenemos ese punto de vista. Pero, ¿este punto de vista realmente está de acuerdo con la voluntad de Dios? ¿Se ajusta a la verdad? En todo este tiempo, siempre he reflexionado sobre este problema. Un día, mientras estudiaba la Biblia, vi las palabras del Señor Jesús: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?’ Y entonces les declararé: ‘Jamás os conocí; apartaos de mi, los que practicais la iniquidad’” (Mateo 7:21-23). Entonces me pregunté: ¿Por qué dijo el Señor que los que predicaban y se sacrificaban por Él eran malhechores? Las palabras del Señor Jesús me hicieron reflexionar sobre mí mismo: Trabajaba y me dedicaba al Señor todos estos años. Para hacer que la iglesia fuera próspera, trabajaba entre los hermanos y hermanas, visitándolos y apoyándolos cuando eran negativos y débiles. Sin embargo, ¿también me convertiré en malhechor? Para ser honesto, realmente me sentí preocupado. En retrospectiva, trabajaba, me dedicaba y apoyaba a hermanos y hermanas en el nombre del Señor Jesús, pero no buscaba las intenciones del Señor antes de hacer estas cosas. ¿Mis palabras y acciones seguían la voluntad del Padre en el cielo? ¿Podría ser aprobado por el Señor? Con estas preguntas, muchas veces oraba al Señor y estudiaba las Escrituras en la Biblia. No recibí ninguna respuesta hasta hace varios días cuando fui a visitar al hermano Liu y busqué la comunicación con él sobre esto. Solo entonces entendí ..."
Los ojos de Mu Yang se iluminaron ante estas palabras, y se apresuró a preguntar: "¿Qué sabías? Dime rápido".
Zhen Yan dijo seriamente: "Hemos sido cegados por nuestras propias ideas todos estos años". Mu Yang miró a Zhen Yan con perplejidad, esperando a que continuara.

Fariseo,Estudios Biblicos,Personajes biblicos
Zhen Yan continuó, "Todos sabemos de los fariseos. Por fuera, sacrificaban, gastaban y trabajaban arduamente para Dios, compaginaban tierra y mar para difundir el evangelio de Dios y, a menudo, leían las Escrituras y predicaban al pueblo judío. Pero todas sus acciones contenían sus propios motivos e intenciones. Cuando predicaban, enseñaban a las personas a mantener la tradición de los hombres y a abandonar los mandamientos de Dios. Y difundir el evangelio de Dios fue por el bien de su propio estado e ingresos. Al final, cuando el Señor Jesús vino a trabajar, no solo no guiaron al pueblo judío a mantenerse al día con la nueva obra de Dios, sino que hicieron todo lo posible para resistir y condenar la obra de Dios. A partir de esto, podemos ver que, aunque los fariseos externamente se dedicaron a Dios, nunca siguieron el camino de Dios ni pusieron en práctica sus palabras. No eran en absoluto las personas que siguían la voluntad de Dios.
"Es decir, la medida de Dios de si el hombre obedece la voluntad de Dios se basa principalmente en si el hombre sigue Su camino y práctica Sus palabras. Al igual que el Señor Jesús nos exigió: “Si alguno me ama, guardará mi palabra; … El que no me ama, no guarda mis palabras;” (Juan 14:23-24). “Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazon, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el grande y el primer mandamiento” (Mateo 22:37-38). De estas palabras del Señor, podemos ver que Dios requiere que lo amemos con todo nuestro corazón, alma y mente, es decir, que busquemos satisfacerlo y amarlo en todo sin nuestras propias intenciones. Solo comportándonos así estamos siguiendo la voluntad de Dios, y solo de esta manera podemos obtener la aceptación del Señor. Tomemos a Abraham en la Biblia, por ejemplo. Cuando Dios le pidió que ofreciera a su único hijo, a pesar de cierta resistencia en su corazón, Abraham todavía obedeció y actuó completamente de acuerdo con los requisitos de Dios sin su propia elección. Otro ejemplo es Job. Toda su vida, él había estado tratando de temer a Dios y evitar el mal. Cuando todos sus bienes le fueron arrebatados por los ladrones y perdió a todos sus hijos, Job todavía exaltó el santo nombre de Dios, sin ninguna queja. Y nunca pensó que solo si obedecía Dios obtendría el doble de Sus bendiciones sobre él. Pedro es otro ejemplo más. Siguió al Señor Jesús toda su vida y, finalmente, logró alcanzar un amor máximo por Dios y la obediencia hasta la muerte. Estos antiguos santos practicaron las palabras de Dios no por hacer un trato con Dios, sino para satisfacer la voluntad de Dios, amar y obedecer a Dios. Las personas como ellos son precisamente los que aman a Dios con todo su corazón, alma y mente como lo requiere Dios, es decir, aquellos que siguen Su voluntad.
Comparándonos con estos santos anteriores y midiéndonos a nosotros mismos, de hecho no hemos podido amar a Dios con todo nuestro corazón, alma y mente, y no somos en absoluto las personas que obedecen la voluntad de Dios. Pensando en el pasado, la razón por la cual decidí abandonar mi trabajo y dedicarme al Señor era recibir más de la gracia de Dios y usar mi sacrificio a cambio de las bendiciones del reino celestial. Mi dedicación y trabajo están adulterados. Hablando claro, he estado tratando de hacer un trato con Dios. El Señor observa profundamente en los corazones de los hombres, entonces ¿cómo puede alabar mi devoción que está adulterada?"
Mu Yang sintió que la comunicación de Zhen Yan tenía mucho sentido, y lentamente se calmó. Sin embargo, no podía aceptarlo por completo. Zhen Yan leyó la mente de Mu Yang, y luego sacó un libro. Lo abrió y comenzó a leer: “Muchos de los que siguen a Dios sólo se preocupan por cómo obtener bendiciones y evitar el desastre. A la mención de la obra y la gestión de Dios, quedan en silencio y pierden todo el interés. Creen que conocer tales cuestiones tediosas no desarrollará sus vidas ni será beneficioso y, así, aunque han oído mensajes acerca de la gestión de Dios, los tratan como si nada. No los ven como algo precioso que se debe aceptar, y menos aún lo reciben como parte de sus vidas. Esas personas tienen un objetivo muy simple al seguir a Dios: obtener bendición, y son demasiado perezosas para atender a cualquier cosa que no implique este objetivo. Para ellas, creer en Dios para obtener bendiciones es la más legítima de las metas y el propio valor de su fe. Cualquier cosa que no logre este objetivo no les afecta. … Aparte de los beneficios tan estrechamente asociados con ellos, ¿podría existir alguna otra razón para estas personas que nunca entienden a Dios den tanto por Él? En esto, descubrimos un problema previamente no identificado: la relación del hombre con Dios es simplemente de puro interés personal. Es la relación entre el receptor y el dador de las bendiciones. En palabras claras, es como la relación entre empleado y empleador. El primero sólo trabaja para recibir las recompensas concedidas por el segundo. En una relación como esta, no hay afecto, sólo un trato; no hay un amar y ser amado, sólo caridad y misericordia; no hay entendimiento, sólo resignación y decepción; no hay intimidad, sólo un abismo sobre el que no se puede tender un puente. Cuando las cosas llegan a este punto, ¿quién es capaz de revertir tal tendencia? ¿Y cuántas personas son capaces de entender verdaderamente cuán desesperada se ha vuelto esta relación? Creo que cuando las personas se sumergen en el gozo de ser bendecidas, nadie puede imaginar cuán embarazosa y desagradable es una relación así con Dios”. Terminando de leer estas palabras, Zhen Yan levantó la cabeza y miró a Mu Yang, diciendo: "Este pasaje de palabras pone el dedo en la llaga". Revela nuestro propósito de dedicarnos al Señor. Todo el tiempo hemos creído en Dios y nos hemos sacrificado por Él con la intención de recibir bendiciones. Entonces, ¿cómo puede esa búsqueda satisfacer la voluntad de Dios? ¿Y cómo puede nuestro trabajo adulterado cumplir con la voluntad de Dios?"
En este momento, Mu Yang no pudo evitar pensar en las palabras que él mismo acababa de pronunciar y se dio cuenta: ¿Acaso mis palabras no han demostrado mi propósito al abandonar todo y creerle a Dios estos años? Siempre decía que serví a Dios de todo corazón, pero de hecho, mi fe en Dios no es para satisfacer a Dios, sino para tener un buen futuro y destino. Aunque en el exterior he predicado y he hecho mucho trabajo en el nombre del Señor, todo lo que he hecho es por el bien de mi deseo personal. ... Pensando en esto, Mu Yang negó con la cabeza y dijo: "Por desgracia, visto de esta manera, todos tenemos nuestros propósitos personales al creer en el Señor, e incluso si podemos sacrificarnos por Él, lo hacemos con la intención de recibir bendiciones y hacer un trato con el Señor. ¡Lo que hacemos no tiene nada que ver con cumplir la voluntad de Dios en absoluto! Hoy, después de escuchar lo que has dicho, siento que es realmente despreciable de mi parte usar mi trabajo a cambio de ser llevado por el Señor hacia el reino celestial".
Zhen Yan asintió con la cabeza, "¡Yo también!"
En este momento, el sol se estaba poniendo, y la abrasadora luz del sol se volvió mucho más suave. De vez en cuando, soplaba un viento frío, quitando la sensación seca y caliente. Mu Yang y Zhen Yan continuaron su conversación...

Leer más sobre Estudios Biblicos:   4 pasos para ser aprobado por Dios

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

(Traducido del original en inglés al español por Luis Carlos Villegas)

Bienvenido a la página "Estudiar la Biblia", que hay muchos contenidos como Estudios Bíblicos, Predicas Cristianas, Reflexiones Cristianas y una variedad de Películas Cristianas gratuitas. Si tiene algunas dificultades en la fe u opiniones sobre este artículo, puede compartirlo con nosotros y contactarnos a través de la función de chat [en línea] en la esquina inferior derecha de la pantalla, ¡quedamos a la espera de su contacto!

Biblia fácil