Suscríbete

Menú

Evangelio de hoy miércoles 8 de agosto de 2018-Lectura diaria de la Biblia

Versículo de la Biblia sobre Evangelio de Hoy

Pero, ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres, pues ni vosotros entráis, ni dejáis entrar a los que están entrando.

Estas son las palabras de Jesucrito que exponen y juzgan a los principales sacerdotes, a los escribas y a los fariseos de los círculos religiosos judaicos. ¿Por qué dijo Jesucristo que cierran el reino de los cielos delante de los hombres? Es porque Cristo es la puerta de entrada al reino de los cielos, y la venida de Cristo trajo el reino de Dios. No aceptaron a Cristo sino que resistieron a Cristo, e incluso clavaron a Cristo en la cruz. Ellos mismos no entraron en el reino de los cielos, ni dejaron que otros entraran.

En la mente de las personas, los fariseos eran siervos devotos de Dios, y eran los líderes religiosos más confiables. Sin embargo, cuando Jesucristo vino a llevar a cabo Su obra, se reveló la naturaleza de los fariseos que resistía a Dios. Fueron estos fariseos quienes resistieron frenéticamente y condenaron el trabajo de Jesucristo. Fabricaron todo tipo de rumores y dieron falso testimonio para engañar a la gente común: dijeron que Jesucristo estaba engañando a todos los que estaban debajo del cielo, que expulsó demonios a través de Belcebú, el príncipe de los demonios. Y una vez que Jesucristo resucitó tres días después de haber sido clavado en la cruz, sobornaron a los soldados para que difundieran rumores sobre el cuerpo de Jesucristo siendo robado por us discípulos. Los fariseos fabricaron todo tipo de mentiras y utilizaron todos los trucos a su disposición para impedir que las personas buscaran e inspeccionaran el camino verdadero. Su objetivo era reprimir la obra de Dios para que pudieran dominar para siempre al pueblo elegido de Dios. Aunque parecían devotos por fuera, en esencia odiaban la verdad y eran anticristos que se erigían en enemigos de Dios. Es exactamente como lo que dijo Jesucristo cuando los expuso y los condenó: “¡Serpientes! ¡Camada de víboras! ¿Cómo escaparéis del juicio del infierno?” (Mateo 23:33).

Recomendación:
La reprensión de Jesús a los fariseos

Comentarios