Quién es Jesucristo - ¿Qué significa verdaderamente “Mi Padre y YO somos uno”?

En el pasado, vi la Biblia grabada, “Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre El. Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: ‘Este es mi Hijo amado en quien me he complacido’” (Mateo 3:16-17). Además, Jesucristo solía decir “Dios el Padre” mientras oraba. Por lo tanto, creía firmemente que Dios era el Padre en el cielo y que Jesucristo era solo el Hijo de Dios. Pero más tarde, leí las palabras de Jesucristo: “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30). Y está escrito en la Escritura: “Felipe le dijo: Señor, muéstranos al Padre, y nos basta. Jesucristo le dijo: ‘¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí?’” (Juan 14:8-10). Entonces me sentí muy confundido en mi corazón: el Dios en el cielo dijo que Jesucristo era su Hijo amado. Además, Jesucristo llamó a Dios en el cielo Padre en sus oraciones. Sin embargo, Jesucristo dijo: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; [...] yo estoy en el Padre, y el Padre en mí” (Juan 14:9-10). “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30).
Entonces, ¿Jesucristo es realmente el Hijo o el Padre? Normalmente, el Hijo es el Hijo y el Padre es el Padre. ¿Cómo pueden convertirse en uno? Con esta complicación, les pregunté a muchos hermanos y hermanas del Señor, incluidos a pastores, ancianos y predicadores. Todos dijeron que era un gran misterio para que el hombre no pudiera explicarlo claramente por nuestra mente. Como consecuencia, esta duda, estuvo en mi mente muchos años.

Jesucristo,Cristo,Quién es Jesús

Esta duda estuvo en mí hasta que un día, leí un pasaje en un libro espiritual que me había dado un amigo mío, “Cuando Jesús llamaba a Dios en el cielo por el nombre de Padre al orar, sólo lo hacía desde la perspectiva de un hombre creado, sólo porque el Espíritu de Dios se había vestido como un hombre ordinario y normal y tenía el envoltorio exterior de un ser creado. Incluso si dentro de Él estaba el Espíritu de Dios, Su apariencia externa seguía siendo la de un hombre ordinario; en otras palabras, había pasado a ser el ‘Hijo del Hombre’ del que todos los hombres, incluido el propio Jesús, hablaban. Dado que es llamado el Hijo del Hombre, Él es una persona (sea hombre o mujer, en cualquier caso una con el caparazón corporal de un ser humano) nacida en una familia normal de personas ordinarias. Por tanto, que Jesús llamara a Dios en el cielo por el nombre de Padre era lo mismo que cuando vosotros lo llamasteis Padre al principio; Él lo hizo desde la perspectiva de un hombre de la creación. ¿Recordáis todavía la oración del Señor que Jesús os enseñó para memorizar? ‘Padre nuestro que estás en los cielos…’. Él pidió a todos los hombres que llamaran a Dios en el cielo por el nombre de Padre. Y como Él también lo llamaba Padre, lo hacía desde la perspectiva de uno que está en igualdad de condiciones con todos vosotros. [...] Por muy grande que fuera la autoridad de Jesús en la tierra, antes de la crucifixión, Él era simplemente un Hijo del Hombre, dominado por el Espíritu Santo (es decir, Dios), y uno de los seres creados de la tierra, porque aún tenía que completar Su obra. Así pues, que llamara Padre a Dios en el cielo, era simplemente por Su humildad y obediencia. Que se dirigiera a Dios (es decir, al Espíritu en el cielo) de esa manera no demuestra, sin embargo, que Él sea el Hijo del Espíritu de Dios en el cielo. Más bien, Su perspectiva es diferente [...] Antes de Su crucifixión, Jesús era un Hijo del Hombre sujeto a las limitaciones de la carne, y Él no poseía la plena autoridad del Espíritu. Por esta razón, Él sólo podía buscar la voluntad de Dios Padre desde la perspectiva de un ser creado. Es como cuando oró tres veces en Getsemaní: ‘No sea Mi voluntad, sino la tuya’. Antes de que lo pusieran en la cruz, Él no era más que el Rey de los judíos; Él era Cristo, el Hijo del Hombre, y no un cuerpo de gloria. Esa es la razón por la que, desde el punto de vista de un ser creado, llamaba Padre a Dios” ( de “¿Existe la Trinidad?”).

Estas palabras me iluminaron de inmediato y la duda que tantos años estuvo en mi mente finalmente se resolvió. Resultó que Jesucristo era el Espíritu de Dios revistiéndose de carne para convertirse en el Hijo del hombre. Tenía la apariencia exterior de un ser creado y vivía como un hombre normal. Cuando Jesucristo oró a Dios el Padre, lo hizo desde la perspectiva de un ser creado. Al igual que cuando Jesucristo nos enseñó a memorizar el Padrenuestro, “Padre nuestro que estás en el cielo…”, también nos pidió que llamemos a Dios en el cielo con el nombre de Padre. Según mi pensamiento, porque Jesucristo llamó a Dios en el cielo con el nombre de Padre, concluimos que Jesucristo no era el mismo Dios sino el Hijo del Espíritu de Dios; al que también llamamos Dios en el cielo, por el nombre de Padre, ¿podemos decir que somos hijos del Espíritu de Dios? ¡Qué absurdo fue mi pensamiento! Jesucristo es Dios mismo, sin embargo, podría llamar a Dios en el cielo con el nombre de Padre desde la misma perspectiva de un ser creado y buscar la voluntad de Dios el Padre. Revela por completo la esencia humilde y oculta de Dios. Sin embargo, no solo no tenía conocimiento de la esencia humilde de Dios, sino que también desarrollé nociones al llamar al Señor "Dios el Padre" mientras rezaba. ¡Qué ignorante era!

Luego leí estas palabras siguientes: “Todavía están los que dicen: ‘¿No declaró Dios expresamente que Jesús era Su Hijo amado?’. ‘Jesús es el Hijo amado de Dios, en quién Él se regocija grandemente’ ciertamente fue dicho por Dios mismo. Eso fue Dios dando testimonio de sí mismo, pero simplemente desde una perspectiva diferente, la del Espíritu en el cielo dando testimonio de Su propia encarnación. Jesús es Su encarnación, no Su Hijo en el cielo. ¿Entiendes? ¿No indican las palabras de Jesús, ‘el Padre está en Mí y Yo estoy en el Padre’ que Ellos son un Espíritu? ¿Y acaso no se debe a la encarnación que Ellos fueran separados entre el cielo y la tierra? En realidad, siguen siendo uno; sin importar lo que digan, es simplemente Dios dando testimonio de sí mismo. Debido al cambio en las eras, a los requisitos de la obra y a las diferentes etapas de Su plan de gestión, el nombre por el que el hombre llama a Dios también difiere. Cuando Él vino a llevar a cabo la primera etapa de la obra, sólo se le podía llamar Jehová, pastor de los israelitas. En la segunda etapa, el Dios encarnado sólo podía ser llamado Señor y Cristo. Pero en esos tiempos, el Espíritu en el cielo sólo declaró que Él era el Hijo amado de Dios, y no mencionó que fuese el único Hijo de Dios. Esto simplemente no ocurrió. ¿Cómo podría Dios tener un único hijo? Entonces ¿no se habría hecho hombre Dios? Como Él era la encarnación, se le llamó el Hijo amado de Dios y, a partir de esto, llegó la relación entre Padre e Hijo. Se debió sencillamente a la separación entre el cielo y la tierra. Jesús oró desde la perspectiva de la carne. Como se había revestido de una carne de humanidad normal, fue desde la perspectiva de la carne desde donde Él dijo: ‘Mi caparazón corporal es el de un ser creado. Como me revestí de carne para venir a la tierra, ahora estoy lejos, muy lejos del cielo’. Por esta razón, Él sólo podía orar a Dios Padre desde la perspectiva de la carne. Este era Su deber y aquello con lo que el Espíritu encarnado de Dios debía estar equipado. No puede decirse que Él no es Dios simplemente porque oraba al Padre desde la perspectiva de la carne. Aunque se le llama el Hijo amado de Dios, sigue siendo Dios mismo, porque Él no es sino la encarnación del Espíritu y Su esencia sigue siendo el Espíritu” ( de “¿Existe la Trinidad?”).

Después de leer esto, fui aún más consciente de que cuando el Espíritu en el cielo llamó a Jesús su Hijo amado, Dios presenció su carne encarnada desde la perspectiva del Espíritu. Ese fue Dios dando testimonio de sí mismo. Sin embargo, cuando Jesucristo llamó a Dios en el cielo con el nombre de Padre, llamó al Espíritu de Dios desde la perspectiva de la carne. Pero no pudo probar que Jesucristo era el Hijo del Espíritu de Dios en el cielo. En el tiempo del Nuevo Testamento, Dios encarnado vino a hacer la obra de la crucifixión y la redención. Él tomó los pecados de la humanidad como ofrenda por el pecado. Como el Espíritu de Dios no es apropiado para ser crucificado directamente, solo el Espíritu de Dios asumiendo la carne y viniendo a la tierra es el más adecuado para terminar el trabajo. Como la encarnación del Espíritu de Dios, Jesucristo hizo la obra de Dios mismo. Lo que Jesucristo expresó fue la voluntad del Espíritu. La carne y el Espíritu de Dios son uno y tienen la misma esencia, disposición, sabiduría y omnipotencia. Existe el único Dios verdadero en el cielo y en la tierra. No pude evitar recordar lo que Jesucristo dijo una vez: “El más importante es: ‘Escucha, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es’” (Marcos 12:29). Jesucristo enfatizó específicamente este mandamiento sólo para hacernos saber que Dios es único; es decir, hay un solo Dios y solo un Espíritu de Dios. Ciertamente, no hay una relación Padre-Hijo de la que hablar. Pensemos cuidadosamente: ¿Por qué podríamos producir la concepción del Padre y del Hijo? En último análisis, se debió al hecho de que no conocemos al Dios encarnado. Cuando estudiaba la Biblia, descubrí que no había estas declaraciones sobre el Padre y el Hijo en la era de la ley del Antiguo Testamento. La gente en ese momento no tenía la concepción del Padre y el Hijo. De hecho, la gente comenzó a desarrollar esta concepción después de que Jesucristo se hizo carne para hacer su trabajo, incluso a Felipe, que siguió al Señor Jesús. Entonces le dijo al Señor Jesús: “Señor, muéstranos al Padre". Sin embargo, Jesucristo corrigió su conocimiento erróneo. Él dijo: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; [...] yo estoy en el Padre, y el Padre en mí” (Juan 14:9-10). Además, Jesucristo dijo una vez: “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30). Las palabras de Jesucristo hicieron bastante clara la relación entre el Padre y el Hijo, sin embargo, fue solo porque estábamos aturdidos y embotados que solo conocíamos las letras de los versículos pero no sabíamos que Dios estaba dispuesto a hacerlo. ¿No me dijeron las palabras de culpa de Jesucristo hacia Felipe? Según mi propia imaginación, determiné que Dios tenía los aspectos del Padre y del Hijo. Además, lo consideré como el Hijo de Dios en vez de Dios mismo. ¿No negué o blasfemé contra Dios? ¿Podría Dios ser único en mi corazón? ¡Lo que hice fue algo que ofendió severamente la disposición de Dios! Al pensar en eso, no pude evitar sentirme arrepentido y condenado por mi errónea idea. Al mismo tiempo, también le agradecí a Dios por haberme llevado a comprender esta verdad y misterio a partir de estas palabras y trascender mi concepción equivocada.

Ahora finalmente entiendo el significado de las palabras de Jesucristo: “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30). Mientras tanto, sé que Jesucristo no es el Hijo de Dios en el cielo sino el mismo Dios encarnado en sustancia. Gracias a Dios por iluminarme para comprender el gran misterio. ¡Gloria a Dios!

Ver más para conocer Quién es Jesucristo

Quién es Jesús – ¿Es el Señor Jesús el Hijo de Dios o Dios mismo?

La esencia de Cristo es la obediencia a la voluntad del Padre celestial

¿Cuál es la verdadera identidad de Jesucristo?

Película cristiana | El misterio de la piedad: la continuación

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Bienvenido a la página "Estudiar la Biblia", que hay muchos contenidos como Estudios Bíblicos, Predicas Cristianas, Reflexiones Cristianas y una variedad de Películas Cristianas gratuitas. Si tiene algunas dificultades en la fe u opiniones sobre este artículo, puede compartirlo con nosotros y contactarnos a través de la función de chat [en línea] en la esquina inferior derecha de la pantalla, ¡quedamos a la espera de su contacto!

Biblia fácil