Tuve una nueva comprensión de la Biblia

“Mami, mami, ¿cómo puedes estar dormida otra vez?”

Cuando mi hija me despertó, me di cuenta de que me había vuelto a dormir durante las oraciones, y me sentí muy culpable. Me abofeteé las piernas, pues se me habían entumecido luego de arrodillarme durante mucho tiempo, me puse de pie y me acerqué a la ventana. No pude dejar de recordar el pasado mientras miraba la clara y brillante luna suspendida en el cielo nocturno. 

Comencé a creer en el Señor cuando era joven, y ya habían pasado 35 años. Debido a mi inmersión en la Biblia, me convertí en administradora de la Asociación de la Juventud Cristiana de mi iglesia, así como en maestra de la escuela dominical, y siempre serví al Señor con entusiasmo. En los últimos años, sin embargo, sentí que mi espíritu se estaba volviendo más y más sediento, no encontraba la Biblia muy iluminadora, y no podía reunir mucha energía cuando dirigía a los hermanos y hermanas en la clase de estudio bíblico. Anhelaba que el pastor me alimentara con sus sermones, pero siempre predicaba las mismas cosas viejas sin ninguna luz nueva. No estaba disfrutando lo que escuchaba, y mi espíritu no estaba siendo provisto. La mayoría de los fieles que venían a escuchar sus sermones se limitaban a observar las ceremonias religiosas y a cumplir con las formalidades. Casi nadie adoraba a Dios en espíritu y en verdad, y la situación en la iglesia iba de mal en peor. Ante estas circunstancias, continué estudiando la Biblia con la esperanza de encontrar el camino para recuperar mi fe, pero no encontré nada. En aquel momento, a menudo pensaba: “Mi espíritu se ha hundido y hasta me quedo dormida durante las oraciones. ¿Todavía creo en Dios? ¿Me abandonará el Señor?” Me sentía muy angustiada por dentro, y todo lo que podía hacer era seguir llamando al Señor, pidiéndole que me guiara.

Un día de septiembre de 2017, conocí al Hermano Wang por Facebook y discutimos a menudo nuestra comprensión de las Escrituras. El Hermano Wang tenía una comprensión particularmente pura de las Escrituras y la enseñaba de la manera más iluminadora. Resolvió muchos problemas que antes me habían acechado, y yo sentía que mi corazón se llenaba de luz al escucharlo. Para poder entender aún más, tomé la iniciativa y pedí que me invitara a su clase de estudio bíblico en línea. Luego de un mes de intercambios por este medio, sentí mi espíritu muy provisto y entendí muchas cosas sobre las profecías bíblicas y la voluntad del Señor. También me enviaron unas palabras que eran como un manantial de agua fresca que brotaba de mi corazón y regaba mi espíritu reseco. Concluí que esperaba con ansias nuestras reuniones por Internet.

¿Existen nuevas promesas de Dios además de las contenidas en la Biblia?

Un día, los hermanos y hermanas me pusieron un vídeo y, mientras lo veía, me di cuenta de que todos los actores tenían un libro en la mano. No era la Biblia, sin embargo, no pude evitar sentirme sorprendida. Pensé: “¿Por qué no tienen la Biblia? Los cristianos que creen en el Señor deben leer la Biblia ya que no hay más palabras de Dios que las que están en la Biblia. Si no leen la Biblia, ¿podría significar que se han extraviado?” De inmediato, mi corazón se llenó de dudas, pero no interpuse ninguna objeción para no avergonzarlos. Después de que nuestra reunión en línea terminó, le envié al Hermano Wang un mensaje expresándole mis dudas, y decidí no volver a esa clase de estudio bíblico.

El Hermano Wang respondió diciendo: “Hermana, este libro es La Biblia de la Era del Reino: La Palabra manifestada en carne. Contiene únicamente las nuevas declaraciones expresadas por Cristo de los últimos días, Dios Todopoderoso, y es ‘el Espíritu dice a las iglesias’ como se profetizó en el Apocalipsis. En los últimos días, Dios Todopoderoso ha aparecido y realiza Su obra, ha expresado millones de palabras y ha revelado el misterio del plan de gestión de seis mil años de Dios, así como muchas verdades y misterios que están en la Biblia. Estas verdades son cosas que nunca hemos entendido en todos nuestros años de creencia en el Señor”. Me sentí muy confundida cuando leí el mensaje del Hermano Wang, y pensé: “He creído en el Señor desde hace 35 años y nunca he oído que existan palabras de Dios aparte de las que están en la Biblia. Y, sin embargo, dicen que este libro, La Palabra manifestada en carne, contiene únicamente las nuevas declaraciones de Dios. ¿Cómo puede ser posible esto?”

En ese momento, el Hermano Wang envió otro mensaje, que decía: “Hermana, hemos estado esperando el regreso del Señor por más de 30 años, y ahora el Señor Jesús realmente ha regresado como Dios Todopoderoso. Está diciendo Sus palabras al mundo entero, así que, ¿no deberíamos buscar e investigar de esta manera? El Señor Jesús dijo: ‘Y a la medianoche se oyó un grito: Mirad, llegó el novio, salid a recibirle’ (Mateo 25:6). El Señor espera que cuando oigamos la noticia de Su regreso, podamos ser como las vírgenes prudentes y lo busquemos activamente, porque solo así podremos dar la bienvenida al Señor. Si oímos la noticia del regreso del Señor, pero nos negamos a examinarla porque no concuerda con nuestras propias ideas, entonces seremos propensos a perder nuestra oportunidad de dar la bienvenida al regreso del Señor, y ¿no perderemos entonces la salvación del Señor?”  

Las palabras del hermano me despertaron y pensé: “Sí, he creído en el Señor durante muchos años, ¿y no he esperado todo este tiempo a que el Señor vuelva? Ahora alguien está testificando que el Señor ha regresado y que una vez más está diciendo Sus palabras, así que ciertamente debo escuchar primero e investigarlo. ¡Solo así podré acoger al Señor!!”

Posteriormente, el hermano Wang envió otro mensaje, diciendo: “En Juan 16:12-13, el Señor Jesús dijo: ‘Todavía tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis entender. Sin embargo, cuando el Espíritu de la verdad venga, Él os guiará hacia toda la verdad; porque Él no hablará por su propia cuenta, sino que hablará de lo que escuche y Él os enseñará las cosas que vendrán’ El Apocalipsis también profetiza en varios pasajes que, ‘El que puede oír, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias’ (Apocalipsis 3:6). Gracias a esto podemos ver que, cuando el Señor regrese, dirá nuevas palabras y nos contará todas las verdades y misterios que nunca antes habíamos entendido. Estas verdades no están registradas en la Biblia; deben ser efectuadas y cumplidas cuando el Señor Jesús regrese en los últimos días. Si creemos que no pueden existir palabras y obras de Dios aparte de las que aparecen en la Biblia, ¿cómo pueden cumplirse estas profecías? ¿Cómo es posible que las palabras de Dios en los últimos días aparezcan automáticamente en la Biblia? Por lo tanto, si queremos dar la bienvenida al Señor, entonces debemos desechar nuestras propias nociones y, en primer lugar, leer las declaraciones de Dios, quien ha regresado en los últimos días, y tener cuidado en escuchar la voz de Dios. Si continuamos aferrándonos a la Biblia y no escuchamos lo que el Espíritu Santo dice a las iglesias, ¡es muy probable entonces que perdamos nuestra oportunidad de dar la bienvenida al Señor!”.

Después de leer este mensaje, de repente sentí una luz de comprensión, y pensé: “Ah, he leído estos versículos muchas veces, así que ¿cómo es que nunca pude entender la voluntad de Dios? Al decir, ‘El que puede oír’ ¿no está el Señor pidiéndonos algo? Cuando el Señor regrese, nos dirá Sus palabras, y solo si nos concentramos en escuchar la voz de Dios, ¡podremos recibir al Señor y seguir Sus pasos!”. Pensé en esto y le pedí ansiosamente al Hermano Wang que me enviara más palabras de Dios Todopoderoso. 

El Hermano Wang me envió muchos capítulos de palabras pronunciadas por Dios Todopoderoso, incluyendo “Deberías saber cómo la humanidad completa se ha desarrollado hasta el día de hoy” y “Todos los que no conocen a Dios son los que se oponen a Él”. A través de la lectura de las palabras de Dios, llegué a tener cierta comprensión de la obra de Dios, conocí el origen de la degeneración de la humanidad, las manera como Satanás corrompe al hombre, y cómo Dios obra para salvar a la humanidad. También entendí que siempre restringimos la obra de Dios al confiar en nuestras propias nociones e imaginaciones, y que esto equivalía a comportarnos de una manera que se oponía a Dios. Cuanto más leía las palabras de Dios, más radiante se hacía mi corazón, y sentí que las palabras de Dios Todopoderoso poseían autoridad y poder, como si fueran la voz de Dios, así que decidí seguir investigando.

Mi confusión se disipa y tengo una nueva comprensión de la Biblia

En nuestra próxima reunión, les hablé de mi confusión a los hermanos y hermanas: “Hermana Lin, Hermano Wang, ustedes dicen que Dios está realizando una nueva obra y diciendo nuevas palabras. Pero desde que yo estaba pequeña, escuché a mi pastor decir que todas las obras y palabras de Dios pueden encontrarse en la Biblia y que los cristianos no pueden apartarse de la Biblia en su creencia en Dios, porque hacer eso sería desviarse del verdadero camino. Me gustaría saber cuál es la opinión de ustedes sobre este tema, y me pregunto si podrían hablar de esto conmigo”. Entonces la Hermana Lin me dijo: “Hermana, nosotros coincidimos con los pastores y ancianos del mundo religioso en la creencia de que todas las obras y palabras de Dios están en la Biblia, y que apartarse de la Biblia es desviarse del verdadero camino. Esta es una creencia que tiene todo el mundo religioso, ¿pero esta visión concuerda con los hechos? ¿Está de acuerdo con las palabras de Dios? El Señor Jesús nunca dijo nada parecido y el Espíritu Santo nunca ha dicho estas palabras, así que ¿en qué se basa exactamente este punto de vista? ¿No surge acaso de nuestras propias nociones e imaginaciones? Como todos sabemos, la Biblia es solo un registro de las dos etapas anteriores de la obra de Dios, y es un registro de las palabras y obra de Dios basado en el recuerdo de algunos seguidores de Dios una vez que Él concluyó Su obra; ¿podemos atrevernos a decir que estas personas lo registraron absolutamente todo? Así mismo, mientras se editaba la Biblia, los editores discutieron entre sí e hicieron omisiones, y es por eso que una parte de las palabras de Dios transmitidas por los profetas no fue registrada en el Antiguo Testamento, sino que fue recogida en los libros deuterocanónicos. ¿Significa eso que las profecías de estos profetas que fueron omitidas no eran las palabras de Dios? El Evangelio de Juan, 21:25 dice claramente que, ‘Y también hay muchas otras cosas que hizo Jesús, y si tuviéramos que escribir cada una de ellas, supongo que incluso el mismo mundo no podría albergar todos los libros que habría que escribir’. El Señor Jesús trabajó durante tres años y medio, y guió a Sus discípulos a predicar y trabajar dondequiera que fueran, así que ¿cuántas palabras debe haber dicho durante ese tiempo? ¿Cuántas obras debe haber hecho? Por lo tanto, se puede decir que muchas de las obras y palabras del Señor Jesús no fueron registradas en la Biblia: ¡las palabras del Señor Jesús que están registradas en la Biblia son solo la punta del iceberg! Entonces, ¿cómo pueden los pastores y ancianos del mundo religioso decir que todas las palabras y obras de Dios están registradas en la Biblia? ¿Decir eso no contradice los hechos? Si nos guiamos por lo que dicen los pastores y los ancianos, ¿no estaríamos negando las palabras de Dios transmitidas por los profetas que se encuentran por fuera de la Biblia, y negando también las palabras y la obra del Señor Jesús que no fueron registradas en la Biblia? Además, cuando el Señor Jesús vino a realizar Su obra en aquel entonces, el Nuevo Testamento no existía todavía, y el camino expresado por Jesús de,  ‘Arrepentíos, porque el reino de los cielos se acerca’ (Mateo 3:2) tampoco estaba registrado en el Antiguo Testamento. Por lo tanto, se puede decir que las palabras y la obra del Señor Jesús estaban más allá de la Biblia en ese momento. Así que, al decir el mundo religioso en términos condenatorios que todo lo que está más allá de la Biblia se desvía del verdadero camino, ¿no están condenando también las palabras y la obra del Señor Jesús?”

Habiendo dicho esto, la Hermana Lin envió un pasaje de las palabras de Dios Todopoderoso: “Todo lo que se registra en la Biblia es limitado e incapaz de representar toda la obra de Dios. Los Cuatro Evangelios tienen en total menos de cien capítulos, con un número limitado de sucesos como la maldición que Jesús hizo de la higuera, las tres negaciones de Pedro respecto al Señor, la aparición de Jesús a los discípulos después de Su crucifixión y resurrección, enseñanza sobre el ayuno, la oración, el divorcio, el nacimiento y la genealogía de Jesús, la elección de los discípulos por Jesús, etc. Sin embargo, el hombre los valora como tesoros, verificando incluso la obra actual frente a ellos. Creen incluso que Jesús sólo hizo eso en el tiempo posterior a Su nacimiento. Es como si creyeran que Dios sólo puede hacer eso, que no puede haber más obra adicional. ¿No es esto absurdo?”. 

Entonces la Hermana Lin compartió una enseñanza, y dijo: “El contenido que está registrado en la Biblia es muy limitado. El Antiguo Testamento solamente registra una parte de la obra de Jehová Dios, y el Nuevo Testamento solamente registra una parte de la obra del Señor Jesús. En cuanto a la obra de Dios en los últimos días, la Biblia solo contiene algunas profecías al respecto y no hay registros detallados que puedan encontrarse. En cada época, Dios solo hace la obra de ese período y no realiza la siguiente etapa de trabajo por adelantado, y es por eso que Dios no nos habla prematuramente acerca de Su próxima etapa de trabajo. En la Era de la Ley, por ejemplo, Jehová Dios solo enseñó al hombre a guardar los mandamientos y las leyes, y le ordenó que adorara a Dios. No les dijo de antemano a las personas de ese tiempo acerca de la obra que haría durante la Era de la Gracia. De manera similar, el Señor Jesús ha regresado ahora en los últimos días y, sobre la base de la obra de redención de la Era de la Gracia, expresa Sus palabras, realiza la obra del juicio comenzando en la casa de Dios, juzga y purifica nuestros caracteres corruptos, y nos permite deshacernos completamente de las ataduras del pecado y ser purificados y salvados por Dios. Los detalles de esta obra no podrían haber sido registrados prematuramente en las páginas de la Biblia. Por lo tanto, la declaración hecha por los pastores y los ancianos del mundo religioso, de que “Todas las palabras y obras de Dios están en la Biblia, y apartarse de la Biblia es desviarse del camino verdadero”, contradice completamente los hechos de la obra de Dios; proviene de las nociones e imaginaciones del hombre, y es una mentira, una teoría absurda, que tiene la intención de engañar a la gente”.

Las palabras de Dios Todopoderoso y de la enseñanza de la hermana me convencieron por completo, y era imposible refutarlo. No pude dejar de pensar: “Sí, Dios abarca todas las cosas y Su sabiduría es rica y abundante, de modo que, ¿cómo es posible que todas Sus palabras y obras se limiten a la Biblia? Dios tiene el derecho de ir más allá de la Biblia para realizar Su obra, así que nuestro entendimiento previo estaba ciertamente equivocado”.

El Hermano Wang envió entonces un versículo de la Biblia: “Buscad en las escrituras, porque vosotros pensáis que en ellas tenéis la vida eterna y que ellas son las que dan testimonio de Mí. Y no vendréis a Mí para tener vida” (Juan 5:39-40). Luego dijo: “La Biblia es solo un registro histórico y un testimonio de las dos etapas anteriores de la obra de Dios. La Biblia no posee vida eterna, ni es la fuente de la vida. Al creer en la Biblia, nunca podremos obtener la verdad o la vida, ni la obra del Espíritu Santo, y mucho menos alcanzar la verdadera salvación. Solo Dios es la verdad, el camino y la vida, y solo Él es la fuente de nuestras vidas; si queremos obtener la verdad y la vida en nuestra creencia en Dios, entonces debemos presentarnos ante Dios, aceptar y obedecer la obra y las palabras actuales de Dios y seguir de cerca los pasos del Cordero, porque solo entonces podremos alcanzar la salvación de Dios”.

Después de escuchar la enseñanza del Hermano Wang, de repente vi la luz y pensé: “Cuando leía este versículo antes, simplemente entendía que la Biblia actuaba como un testimonio para Dios y creía que uno tenía que atenerse a la Biblia en su fe en Dios, pero pasé por alto el hecho de que Dios es la verdad, el camino y la vida. Solo ahora entiendo que la Biblia es únicamente un testimonio de la obra pasada de Dios y que no puede representar a Dios, ni contiene vida dentro de ella. Si quiero obtener la verdad y la vida, entonces tengo que seguir de cerca los pasos de Dios, porque solo entonces podré alcanzar la salvación de Dios. Ah, ahora que pienso en mi actitud hacia la nueva obra de Dios, sin la más mínima pizca de un corazón buscador, aferrándome a mis propias ideas y rechazando la obra de Dios, veo cuán ciega e ignorante he sido. Si sigo aferrándome obstinadamente a la Biblia, ¿no estaré rechazando la salvación de Dios? Debo investigar en serio la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días.

Entiendo la obra de Dios y acojo con alegría el regreso del Señor

Después, la Hermana Lin nos mostró una película del evangelio llamada, SALIR DE LA BIBLIA, los dos pasajes de las palabras de Dios y la enseñanza de una hermana en la película me atrajeron. La palabra de Dios dice: “Si hay un camino más elevado, ¿por qué estudiar ese más bajo y obsoleto? Si hay declaraciones y una obra más nuevas, ¿por qué vivir entre viejos relatos históricos? Las nuevas declaraciones pueden proveer para ti, lo que demuestra que esta es la nueva obra; los viejos relatos no pueden saciarte ni satisfacer tus necesidades actuales, y esto significa que son historia, y no la obra del aquí y ahora. El camino más elevado es la obra más nueva, y con ella, por muy alto que fuera el camino del pasado, sigue siendo la historia de las reflexiones de las personas; independientemente de su valor como referencia, sigue siendo el camino antiguo. Aunque se registra en el “libro sagrado”, el camino antiguo es historia; aunque no hay constancia del mismo en el “libro sagrado”, el nuevo camino es del aquí y el ahora. Este puede salvarte y cambiarte, porque es la obra del Espíritu Santo”. “Mencionar hoy las cosas del pasado las hace historia, y no importa cuán verdaderas o reales puedan ser, siguen siendo historia, y la historia no puede ocuparse del presente. ¡Porque Dios no mira atrás en la historia! Así pues, si sólo entiendes la Biblia, y no entiendes nada de la obra que Dios pretende hacer hoy, y si crees en Dios pero no buscas la obra del Espíritu Santo, entonces no entiendes lo que significa buscar a Dios. Si lees la Biblia con el fin de estudiar la historia de Israel, de investigar la historia de la creación de todos los cielos y la tierra, no crees en Dios. Pero hoy, como crees en Él y buscas la vida, como persigues el conocimiento de Dios y no letras y doctrinas muertas ni un entendimiento de la historia, debes buscar la voluntad de Dios hoy, así como la dirección de la obra del Espíritu Santo. Si fueras arqueólogo podrías leer la Biblia; pero no lo eres. Eres uno de esos que creen en Dios, y más te vale buscar Su voluntad de hoy”. 

Una hermana dijo durante la película: “Aunque la obra de Dios en los últimos días solo se profetizó en la Biblia y no había registros reales de ella, se basa en las necesidades reales de la humanidad y es una obra que se profundiza y se eleva sobre la base de los fundamentos de la Biblia. Así como cuando vino el Señor Jesús, aunque no obró de acuerdo al Antiguo Testamento, obró de acuerdo a los requerimientos de la humanidad y al propio plan de Dios. Completó una etapa de la obra de redención sobre la base de la obra de la ley; es decir, completó una nueva y más elevada etapa de trabajo sobre la base del Antiguo Testamento. En esa etapa de trabajo, Él no revocó la ley antigua, sino que la perfeccionó. Del mismo modo, en los últimos días, Dios está haciendo otra etapa de trabajo más nueva y elevada sobre los cimientos de la obra de redención del Señor Jesús basada en las necesidades de la humanidad y en en el plan de gestión de Dios, pronunciando muchas palabras que pueden purificar y salvar a la humanidad. Él también está revelando todos los misterios del plan de gestión de Dios. Estas son cosas que Dios nunca dijo en la Era de la Ley o en la Era de la Gracia. Son también el pergamino, los siete sellos que Dios está abriendo en los últimos días. Esto cumple la profecía del Apocalipsis: “El que puede oír, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis3:6). 

También está escrito en Apocalipsis 5:1-5: “Y vi en la mano derecha de aquel que estaba sentado en el trono, un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. Y vi un ángel muy fuerte proclamando en voz muy alta: ¿quién es merecedor de abrir el libro y sacarle los sellos? Y ningún hombre en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni siquiera mirarlo. Y lloré mucho, porque no se encontró ningún hombre que fuera merecedor de abrir y leer el libro, ni siquiera de mirarlo. Y uno de los ancianos me dijo: No llores; mira, el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha prevalecido para abrir el libro y para develar los siete sellos”. Estas profecías solo existieron después de que el Señor Jesús había completado Su obra. No hace falta decir que estas profecías son ciertamente las cosas que Dios va a lograr, así como la obra de salvación que Dios va a hacer en los últimos días. Ahora, Dios se ha hecho carne y ha venido a pronunciar palabras. Él ha hecho una etapa de la obra de juicio y purificación, y ha pronunciado muchas palabras que pueden permitir que la gente se salve. Estas palabras no están en la Biblia, sino por fuera de ella. Estas enriquecedoras palabras de vida son el camino de vida que Dios ha concedido a la humanidad en los últimos días, y son el único camino para la salvación del hombre. Si nos negamos a aceptarlas, nunca podremos ser verdaderamente regados por el agua viva de la vida de Dios, y nunca podremos obtener la verdad o la vida de Dios”.

Gracias a la enseñanza de la hermana, finalmente comprendí que la obra de Dios sigue adelante. En la Era de la Ley, Jehová Dios proclamó la ley y los mandamientos para guiar la vida de la humanidad, y para que la gente supiera cómo adorar a Dios y lo que es el pecado. En la Era de la Gracia, al ser crucificado en la cruz, el Señor Jesús redimió a la humanidad, la redimió de las ataduras de la ley, y siempre y cuando la gente aceptara la salvación del Señor, podría entonces disfrutar de la abundante gracia y bendiciones del Señor. Lo que es innegable, sin embargo, es que todavía vivimos en una situación en la que pecamos y nos confesamos, una y otra vez, y nunca podemos deshacernos de las ataduras y grilletes de los pecados. Ahora, el Señor Jesús regresado ‒el Dios Todopoderoso, el Cristo de los últimos días‒ está llevando a cabo la obra del juicio y expresa Sus palabras para que nuestra naturaleza pecaminosa pueda ser resuelta, para que podamos librarnos completamente de nuestra naturaleza pecaminosa y finalmente ser calificados para ganar la promesa de Dios y entrar en nuestro hermoso destino. La obra de Dios Todopoderoso en los últimos días no niega la Biblia. Más bien, sobre la base de la obra de la Era de la Ley y la Era de la Gracia, Dios realiza una etapa más nueva y más elevada de trabajo, que es precisamente lo que nosotros necesitamos como humanidad corrupta. La Biblia de la Era del Reino ‒La Palabra manifestada en carne‒, es la forma de vida que Dios nos ha dado en los últimos días, y solo aceptando la obra de Dios de los últimos días podemos obtener el suministro del agua viva de la vida. Solo ahora entiendo la razón por la que somos incapaces de obtener el suministro de vida de Dios, y por qué hemos caído en las tinieblas y perdido la obra del Espíritu Santo; es porque nos aferramos a la Biblia, creemos que todas las obras y palabras de Dios se encuentran en la Biblia, y porque nos negamos a aceptar la obra de Dios de los últimos días.

Aunque solo he estado en contacto con La Iglesia de Dios Todopoderoso desde hace un par de meses, veo que las palabras de Dios Todopoderoso son la verdad, que pueden resolver mi confusión y mis preguntas, y que proveen para mi espíritu. Me convencí de que Dios Todopoderoso es el Señor Jesús que regresó y acepté con alegría la obra de Dios de los últimos días. Me siento muy arrepentida luego de pensar que rechacé la obra de Dios porque me aferré a la Biblia: ¡yo era muy arrogante y muy tonta! Sin embargo, Dios se apiadó de mí y, por medio de los hermanos y hermanas que me enviaban mensajes, se reunían y hablaban conmigo una y otra vez, Dios me permitió entender la historia interna de la Biblia, así como su contenido, y entender cómo Dios trabaja paso a paso para salvar a la humanidad hasta que, finalmente, dejé de lado mis ideas y acepté la obra de Dios de los últimos días, y comencé a seguir los pasos de Dios. ¡Agradezco a Dios por amarme y salvarme!


También te podría interesar leer:

Bienvenido a la página "Estudiar la Biblia", que hay muchos contenidos como Estudios Bíblicos, Predicas Cristianas, Reflexiones Cristianas y una variedad de Películas Cristianas gratuitas. Si tiene algunas dificultades en la fe u opiniones sobre este artículo, puede compartirlo con nosotros y contactarnos a través de la función de chat [en línea] en la esquina inferior derecha de la pantalla, ¡quedamos a la espera de su contacto!

Biblia fácil