6 Versículos de la Biblia sobre el día del reposo– Conocer la obra de Dios

Conoce la obra de Dios a partir de los versículos sobre el día del reposo seleccionados más abajo. ¿Por qué no respetaba el Señor Jesús el día del reposo cuando vino a llevar a cabo Su obra? ¿Cuál es el misterio? Tras leer este artículo, encontrarás la respuesta y entenderás la voluntad de Dios.

Y bendijo Dios al día séptimo, y santificólo, porque en él reposó de toda su obra que había Dios criado y hecho. (Génesis 2:3)

Acordarte has del día del reposo, para santificarlo: Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; Mas el séptimo día será reposo para Jehová tu Dios: no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas: Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día: por tanto Jehová bendijo el día del reposo y lo santificó. (Éxodo 20:8-11)

Guardarás el día del reposo para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado. Seis días trabajarás y harás toda tu obra: Mas el séptimo es reposo á Jehová tu Dios: ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni tu peregrino que está dentro de tus puertas: porque descanse tu siervo y tu sierva como tú. (Deuteronomio 5:12-14)

Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Así que, lícito es en los sábados hacer bien. (Mateo 12:12)

Y aconteció que pasando él por los sembrados en sábado, sus discípulos andando comenzaron á arrancar espigas. Entonces los Fariseos le dijeron: He aquí, ¿por qué hacen en sábado lo que no es lícito? Y él les dijo: ¿Nunca leísteis qué hizo David cuando tuvo necesidad, y tuvo hambre, él y los que con él estaban: Cómo entró en la casa de Dios, siendo Abiathar sumo pontífice, y comió los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino á los sacerdotes, y aun dió á los que con él estaban? También les dijo: El sábado por causa del hombre es hecho; no el hombre por causa del sábado. Así que el Hijo del hombre es Señor aun del sábado. (Marcos 2:23-28)

Y enseñaba en una sinagoga en sábado. Y he aquí una mujer que tenía espíritu de enfermedad dieciocho años, y andaba agobiada, que en ninguna manera se podía enhestar. Y como Jesús la vió, llamóla, y díjole: Mujer, libre eres de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y luego se enderezó, y glorificaba á Dios. Y respondiendo el príncipe de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese curado en sábado, dijo á la compañía: Seis días hay en que es necesario obrar: en estos, pues, venid y sed curados, y no en días de sábado. Entonces el Señor le respondió, y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en sábado su buey ó su asno del pesebre, y lo lleva á beber? Y á esta hija de Abraham, que he aquí Satanás la había ligado dieciocho años, ¿no convino desatar la de esta ligadura en día de sábado? Y diciendo estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios: mas todo el pueblo se gozaba de todas las cosas gloriosas que eran por él hechas. (Lucas 13:10-17)

Guardar el día del reposo era una de las exigencias de Dios en la Era de la Ley. Todos aquellos que vivían según la ley guardaban el día del reposo. Durante el periodo en el que el Señor Jesús se hizo carne para llevar a cabo Su obra, tanto Él como Sus discípulos trabajaron el campo de trigo en el día del reposo, los discípulos arrancaban las espigas de grano y las comían hambrientos. Esto desconcertaba a los demás. El Señor Jesús dijo: “Porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo” (Mateo 12:8). Es decir, aunque la humanidad debía guardar el día del reposo, el Señor Jesús hizo la nueva obra y espera que sepamos honrar a Dios como grande y que no tengamos que guardar el día del reposo nunca más. De modo que deberíamos dejar a un lado nuestras prácticas obsoletas para mantenernos al día con Su obra actual. Tal como dijo Dios: “Si queréis presenciar la aparición de Dios, si queréis seguir las huellas de Dios, entonces debéis primero trascender vuestras propias nociones. No debes demandar que Dios haga esto o aquello; mucho menos debes colocarlo dentro de tus propios confines y limitarlo a tus propias nociones. En cambio, debéis preguntar cómo debéis buscar las huellas de Dios, cómo debéis aceptar la aparición de Dios, y cómo os debéis someter a la nueva obra de Dios; eso es lo que el hombre debe hacer”. Los últimos días han llegado. Las profecías acerca de la segunda llegada del Señor ya se han cumplido. Tenemos que desprendernos de nuestras ideas preconcebidas para darle la bienvenida a Su regreso. Cuando oigamos Su voz, debemos aceptarle y obedecerle para seguir los pasos de Su obra más reciente.

Génesis 2:3

Some Scriptures taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation


Le invitamos a utilizar nuestra página Versículos de la Biblia por temas para encontrar rápidamente versículos sobre temas populares.

Recomendación:

Estudios biblicos

Estudios biblicos profundos

Predicas cristianas

Contáctanos

Hoy en día, los desastres están ocurriendo con frecuencia en todas partes y, las profecías sobre el regreso del Señor se han cumplido básicamente. ¿Cómo podemos encontrarnos con Él y ser arrebatados antes del desastre? Este sitio web te proporciona gratuitamente contenidos sobre Estudios Bíblicos, Prédicas Cristianas, Reflexiones Cristianas y una variedad de Películas Cristianas. Si todavía tiene dudas, haga clic en el botón de abajo para contactarnos.