Suscríbete

Menú

Pensamientos real de Jesucristo detrás de "Cinco panes y dos peces"

Hay un registro en la Biblia: “Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, dijo a Jesús: ‘Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados; pero ¿qué es esto para tantos?’. Jesús dijo: ‘Haced que la gente se recueste’. Y había mucha hierba en aquel lugar. Así que los hombres se recostaron, en número de unos cinco mil. Entonces Jesús tomó los panes, y habiendo dado gracias, los repartió a los que estaban recostados; y lo mismo hizo con los pescados, dándoles todo lo que querían. Cuando se saciaron, dijo a sus discípulos: ‘Recoged los pedazos que sobran, para que no se pierda nada’. Los recogieron, pues, y llenaron doce cestas con los pedazos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido” (Juan 6:8-13).

Cada vez que veo este fragmento sobre cómo Jesucristo alimentó cinco mil personas con sólo cinco panes y dos peces, me sorprendo y confirmo más profundamente en mi corazón que Jesucristo es sin duda el Dios verdadero que nos provee todo, puede crear algo a partir de nada. Estoy seguro también de que aunque no hubiera habido comida en aquel entonces, Jesucristo podría aún crear este milagro para alimentar a todas las cinco mil personas presentes, o incluso más, porque nada es imposible para Dios. Las acciones de Dios se han convertido en mi fundamento para creer y perseguir la fe en Dios.

Estudios biblicos,Cinco panes y dos peces

Más tarde. Vi las siguientes palabras de Dios, los cuales me han hecho tener una profunda aceptación y conocimiento sobre Jesucristo, Su pensamiento, y Su milagro de los cinco panes y dos peces.

Dios dice: “En primer lugar, tratemos de entender qué tipo de personas eran estas cinco mil. ¿Eran seguidores del Señor Jesús? Las Escrituras nos enseñan que no. ¿Sabían quién era el Señor Jesús? ¡Claramente no! Al menos, no sabían que la persona que estaba delante de ellos era Cristo, o quizás solo algunos sabían Su nombre y conocían o habían oído algo acerca de las cosas que había hecho. Su curiosidad por el Señor Jesús se había simplemente despertado luego de oír historias sobre Él, pero sin duda no se puede decir que lo siguieran, y mucho menos que lo entendieran. Cuando el Señor Jesús vio a estas cinco mil personas, estaban hambrientas y solo podían pensar en saciar su estómago, entonces fue en este contexto que Él satisfizo sus deseos. ¿Qué había en Su corazón cuando lo hizo? ¿Cuál fue Su actitud hacia estas personas que solo querían comer hasta saciarse? En ese momento, los pensamientos del Señor Jesús y Su actitud enfocaban al carácter y la esencia de Dios. Frente a estas cinco mil personas con el estómago vacío, que solo querían comer bien, frente a estas personas llenas de curiosidad y esperanza por Él, el Señor Jesús solo pensó en utilizar este milagro para concederles gracia. Sin embargo, no guardó esperanza de que se convirtieran en Sus seguidores, porque sabía que solo querían divertirse y comer hasta saciarse. Así pues, Jesús hizo lo que pudo con lo que tenía y usó cinco hogazas de pan y dos peces para alimentar a cinco mil personas. Abrió los ojos de esas personas que disfrutaban ver cosas emocionantes, que querían ver milagros y que vieron con sus propios ojos las cosas que Dios encarnado podía lograr. Aunque el Señor Jesús usó algo tangible para satisfacer su curiosidad, en Su corazón ya sabía que estas cinco mil personas solo querían comer bien, por lo que no dijo nada en absoluto ni predicó. Solo les permitió ver cómo se producía el milagro. No hay duda de que no podía tratar a estas personas igual que a Sus discípulos, que le seguían realmente; pero, en Su corazón, todas las criaturas están bajo Su dominio y a todas las criaturas que veíales permitía que disfrutasen de la gracia de Dios cuando fuera necesario. Aunque estas personas no sabían quién era Él ni lo entendían, ni tenían una impresión particular de Él ni gratitud hacia Él, aun después de haber comido los panes y los peces, a Dios no le importaba; Él les dio a estas personas una maravillosa oportunidad de disfrutar Su gracia. Algunos opinan que Dios es recto en lo que hace y que no cuida ni protege a los incrédulos y, sobre todo, que no les permite disfrutar de Su gracia. ¿Es este realmente el caso? A los ojos de Dios, siempre que sean criaturas vivientes creadas por Él mismo, las dirigirá y cuidará de ellas y, de muchas formas diferentes, las tratará, hará planes para ellas y las regirá. Estos son los pensamientos y la actitud de Dios hacia todas las cosas.

Aunque las cinco mil personas que comieron las hogazas de pan y los peces no planeaban seguir al Señor Jesús, Él no formuló exigencias estrictas con ellas; una vez que comieron hasta saciarse, ¿sabéis qué hizo? ¿Les predicó algo? ¿Dónde fue tras haber hecho esto? Las Escrituras no registran que el Señor Jesús les dijese nada, solo que se fue rápido, cuando hubo completado Su milagro. […] ¿Les exigió algo entonces a estas personas? ¿Hubo odio? No, no hubo nada de eso; Él simplemente no quiso brindarles más atención a estas personas que no podían seguirle y, en ese momento, Su corazón estaba dolido. Como había visto la depravación de la humanidad y había sentido su rechazo hacia Él, al ver a estas personas y estar con ellas, su torpeza y su ignorancia lo entristecieron mucho y afligieron Su corazón. Por ello solo buscó apartarse cuanto antes. El Señor no les exigió nada en Su corazón; no quería brindarles atención y, sobre todo, no quería gastar energía en ellos. Sabía que no podían seguirle, pero a pesar de ello, Su actitud hacia ellos siguió siendo muy clara. Soólo quería tratarlos con bondad, concederles la gracia y, ciertamente, esta era la actitud de Dios hacia toda criatura que estuviera bajo Su dominio: tratarla con bondad, proveer para ella y alimentarla. El Señor Jesús reveló, de forma muy natural, la propia esencia de Dios y trató con bondad a estas personas, porque era Dios encarnado. Lo hizo con un corazón lleno de benevolencia y tolerancia, y con ese corazón les mostró bondad.

[…] Es una historia que las personas han leído durante varios miles de años, su trama es simple y permite ver un fenómeno simple, sin embargo, en esta sencilla trama podemos ver algo más valioso, que es el carácter de Dios y lo que Él tiene y es. Estas cosas representan a Dios mismo y son una expresión de Sus propios pensamientos que, una vez manifestados por Él, son la expresión de la voz de Su corazón. Él espera que haya personas que puedan entenderlo, que puedan conocerlo y comprender Su voluntad, y que haya quienes puedan oír la voz de Su corazón y sean capaces de cooperar activamente para satisfacer Su voluntad. Estas cosas que el Señor Jesús hizo fueron una expresión silenciosa de Dios” (‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Las palabras de Dios me hicieron ganar un nuevo conocimiento de la historia de cinco panes y dos peces. En el pasado, había leído este fragmento muchas veces, pero lo único que pude entender en ese entonces era la autoridad y la habilidad de Dios, mientras no tenía el conocimiento de los pensamientos de Jesucristo, o la disposición y Su esencia que reveló con este milagro. Sólo a través de Dios y Su revelación sobre lo que hizo, sabía que lo que Dios hizo fue significante.

Desde las palabras de Dios, vi que, frente a las personas que sólo quería tener comida pero no querían buscar la verdad o buscar un entendimiento de Dios, Dios sólo les otorgaba la gracia para llenarlas. Esta era la actitud de Dios. Incluso si no lo seguían después de haber comido hasta saciarse, Dios no tenía ningún requisito u odio hacia ellos en su corazón. Esto fue aún más de la revelación de su sustancia de belleza y bondad. Además, Dios sabía que esas cinco mil personas que tenían una buena comida, pero no lo seguirían, por lo que no tuvo la esperanza de que lo siguieran, y mientras tanto, Dios no tenía la intención de decirles más. Desde entonces, sabía que aunque Dios ama y trata a todos amablemente, tiene Sus principios y Su trato a diferente tipo de personas. Y por aquellos que creían en Dios pero sólo se centraban en satisfacer su hambre, Dios también los trato con gracia, sólo que no expresó Su voluntad ante ellos. Sin embargo, a Sus discípulos que realmente aman la verdad y le seguían, Dios les daría más verdades para hacerles vivir bajo Su guía y bendiciones.

En las palabras de Dios, también vi la voz del corazón que Dios nos expresó detrás de “cinco panes y dos peces”. Aunque mucha gente se presenta ante Dios, si creen en Dios sólo para comer su pan lleno, y obtener la paz del carne o bendiciones en el futuro, pero no buscan la verdad o el conocimiento de Dios, nunca podrán obtener la aprobación de Dios, y mucho menos obtener la verdad y la vida. Por el contrario, sólo aquellos que quieren la verdad y están dispuestos a seguir a Dios, pueden conseguir la verdad y la vida. El Señor Jesús dijo: "En verdad, en verdad os digo: me buscáis, no porque hayáis visto señales, sino porque habéis comido de los panes y os habéis saciado. Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que permanece para vida eterna, el cual el Hijo del Hombre os dará, porque a este es a quien el Padre, Dios, ha marcado con su sello" (Juan 6:26-27). "Entonces Jesús decía a los judíos que habían creído en Él: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:31-32). A partir de esto, podemos entender que la voluntad del Señor es permitirnos perseguir la verdad y obedecer la Palabra de Dios, en lugar de ser para comer pan hasta hartarse y obtener las bendiciones del disfrute físico. En la vida real, sin importar lo que enfrentemos, debemos practicar de acuerdo con las enseñanzas del Señor para buscar amar y satisfacer al Señor, de modo que podamos recibir la verdad, la vida, heredar la promesa de Dios y recibir la vida eterna.

Detrás de cinco panes y dos peces, ¿qué piensas sobre Jesucristo? ¿Lo entiendes ahora?

Leer más sobre Cinco panes y dos peces:

Las escrituras tomadas de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA) Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.LBLA.com

Comentarios