Suscríbete

Menú

10 versículos bíblicos sobre la oración - Acercarte más a Dios

Navegación rápida
¿Por qué razón debemos orar y cuál es el sentido de la oración?
¿Cómo orar conforme a la voluntad de Dios?

No cabe duda de que todo el mundo ha leído muchas escrituras sobre la oración, porque la oración es un curso diario y obligatorio para los cristianos. Una verdadera oración a menudo nos permite obtener la guía de Dios y estar más cerca de Él. Pero muchas veces no podemos recibir la respuesta de Dios y no sentimos la presencia del Señor cuando oramos. Entonces, ¿cómo hemos de orar para ser escuchados por Dios y obtener el poder de la oración? Lea los siguientes 10 versículos sobre la oración y las palabras de Dios referentes para descubrir remedios.

¿Por qué razón debemos orar y cuál es el sentido de la oración?

“Clamaron los justos, y Jehová oyó, Y librólos de todas sus angustias” (Salmos 34:17).*

“Me invocará, y le responderé; yo estaré con él en la angustia; lo rescataré y lo honraré” (Salmos 91:15).

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (Mateo 7:7-8).

“Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18:19).

“Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré” (Juan 14:13-14).

El Señor Jesús dijo: “Y todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis” (Mateo 21:22).

Las palabras relevantes de Dios:

La oración es una de las formas en las que el hombre coopera con Dios, es un modo por medio del cual el hombre invoca a Dios y es el proceso por el cual el Espíritu de Dios conmueve al hombre. Se puede decir que los que están sin oración son muertos que carecen de espíritu, lo que prueba que les falta la facultad para que Dios los conmueva. Sin la oración, sería imposible llevar una vida espiritual normal, mucho menos seguir el ritmo de la obra del Espíritu Santo. Estar sin la oración es romper la relación con Dios y sería imposible recibir el elogio de Dios. Como creyente en Dios, mientras más ores, más te conmueve Dios, más estás lleno de determinación y mejor se puede recibir nuevo esclarecimiento de Dios. Como resultado, este tipo de persona puede ser perfeccionada de manera muy rápida por el Espíritu Santo.

¿Cómo orar conforme a la voluntad de Dios?

“Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas; porque a ellos les gusta ponerse en pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa” (Mateo 6:5).

“Y al orar, no uséis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería” (Mateo 6:7).

“Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Y al orar, no uséis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería” (Mateo 6:6-7).

“Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil” (Mateo 26:41).

Las palabras relevantes de Dios:

Cuando oras, debes tener un corazón tranquilo ante Dios y debes tener un corazón sincero. Estás realmente teniendo comunión y orando con Dios; no debes intentar adular a Dios con palabras elegantes. La oración se debe centrar en torno a aquello que Dios quiere conseguir ahora mismo. Pídele a Dios que te conceda mayor iluminación y esclarecimiento, lleva tu estado actual y tus problemas delante de Su presencia cuando ores, incluyendo la resolución que tomaste ante Dios. Orar no es seguir un procedimiento sino buscar a Dios con un corazón sincero. Pide que Dios proteja tu corazón, para que tu corazón esté tranquilo ante Él con frecuencia; para que en el ambiente en el que te ha puesto, te conozcas, te desprecies y te abandones, permitiéndote así tener una relación normal con Dios y convirtiéndote verdaderamente en alguien que ama a Dios.

Las personas pueden llevar a cabo la práctica de la oración y comprender su significado, pero que la oración sea eficaz no es nada sencillo. No se trata solo de hacer las cosas por inercia, seguir procedimientos o recitar las palabras de Dios. Es decir, orar no es repetir ciertas palabras como un loro ni es imitar a los demás. En la oración, se debe llegar a un estado en que se le entregue el corazón a Dios, en el que este se abra de par en par para que Dios lo conmueva. Si la oración ha de ser efectiva, entonces se debe basar en la lectura de las palabras de Dios. Solo al orar desde dentro de las palabras de Dios se puede recibir mayor esclarecimiento e iluminación. Las manifestaciones de una oración verdadera son: tener un corazón que anhela todo lo que Dios pide y además un deseo de cumplir lo que Él exige; detestar lo que Dios odia y sobre esta base ganar cierto entendimiento de ello y tener cierto conocimiento y claridad sobre las verdades que Dios explica. Donde hay determinación, fe, y una senda de práctica después de la oración, solo entonces se puede llamar verdadera oración y solo este tipo de oración puede ser efectiva. Sin embargo, la oración se debe construir sobre el disfrute de las palabras de Dios, debe establecerse sobre la base de la comunión con Dios en Sus palabras, y el corazón debe poder buscar a Dios y calmarse ante Él. Ese tipo de oración ya ha entrado en la etapa de la comunión verdadera con Dios.

Después de leer las escrituras y palabras de Dios anteriores, espero que hayas descubierto la manera de hacer que tus oraciones sean escuchadas por Dios. Si tiene alguna otra pregunta o confusión con respecto a la creencia, no dudes en contactarnos a través de WhatsApp o Messenger, estamos encantados de responderte online. Por último, te recomiendo aquí más palabras de Dios y artículos acerca de la oración.

La escritura marcada (*) es tomada de REINA-VALERA ANTIGUA.

Comentarios