Suscríbete

Menú

El momento entre la vida y la muerte

Soy una mujer cristiana normal y tengo ochenta y dos años. Es la protección de Dios la que me lleva al presente, especialmente durante un gravísimo accidente automovilístico. ¡Siento profundamente que mi vida está en manos de Dios, y Él es mi única confianza!

El 11 de diciembre de 2015, el cielo estaba nublado y el clima era frío. Estaba en mi habitación cuando mi vecino, el Sr. Wang, me preguntó si quería ir al huerto a comprar pomelos fuera del pueblo. Dijo que los pomelos solo cuestan unos centavos por libra. Decidí comprar algunos para mis hijos, ya que eran muy baratos. Entonces, tomé mi bolsa de piel de serpiente y me senté en su automóvil eléctrico. La esposa del Sr. Wang condujo el automóvil. El Sr. Wang se sentó a su lado y yo me senté en la parte trasera del automóvil eléctrico. Cuando estábamos fuera de la aldea, la esposa del Sr. Wang comenzó a acelerar. Sin embargo, cuando conducía a unos doscientos metros de distancia, escuché un fuerte estallido. Sin tiempo suficiente para reaccionar, tanto el automóvil eléctrico como nosotros tres caímos en un estanque de peces. Todo cayí al agua hundiéndome por completo. El automóvil eléctrico cayó sobre mi pierna y no podía moverme. Pronto, el agua comenzó a fluir en mi boca y nariz, lo que me hizo muy difícil respirar. Pensé: voy a morir. ¿Que debería de hacer? Forcejeé en el agua y utilicé todas mis fuerzas para alejar el automóvil eléctrico de mi pierna, a fin de reducir su peso , pero no pude moverlo. Solo podía tratar de levantar la cabeza fuera del agua, pero después de un tiempo me sentí cansada, como si mi cuello estuviera roto. Al tomar un pequeño de descanso, el agua me llegaba a la barbilla. Moví rápidamente mis brazos, tratando de levantar mi cabeza nuevamente. En ese momento, ¡cómo deseé que alguien pudiera ayudarme y llevarme a la orilla! Pero a excepción del Sr. Wang y su mujer en el agua, no había nadie en el camino. En la desesperación, pensé en Dios. Luego oré con voz débil: “¡Dios! ¡Por favor Sálvame ! ¡Sálvame!”

Cuando terminé de orar, oí que alguien gritaba: “¡Ayuda! ¡Alguien se cayó al agua! ¡Alguien se cayó al agua!”. Aproximadamente diez minutos más tarde, algunos aldeanos bajaron al estanque de peces: algunos me sacaron de los brazos; unos tiraban de mis brazos, otros levantaba el el automóvil eléctrico de encima de mi pierna. De repente, me sentí mucho más relajada. En mi corazón, sabía claramente que Dios había escuchado mi voz en busca de ayuda, y él guió a los aldeanos para que me salvaran. Después de un rato, me llevaron a la orilla. Sentada en la orilla, encogí mi cuerpo y temblé. Había mucho lodo y malas hierbas en todo mi cuerpo, sobre todo la cabeza, y mi boca estaba llena de agua sucia. Estaba completamente empapada, y el agua goteaba de mi camisa. Estaba helada y mis piernas estaban entumecidas. Jadeaba y mi corazón latía muy rápido. Me repetía a mí misma: “¡Gracias a Dios! ¡Gracias a Dios!” Entonces, los aldeanos llevaron a la Sra. Wang a la orilla. Su cuerpo también estaba lleno de lodos y hierbas, y su boca estaba llena de mucha agua. sentiéndose asfixiada, tosía sin parar, y dijo débilmente: “¡Frío! ¡Frío! ¡Frío!” Alguien dijo: “Llévadla rápidamente a tomar un baño caliente primero, y luego directamente al hospital. Ella necesita más ayuda”. Después, el Sr. Wang también le estaba ayudando. Su cara estaba llena de lodo, y la sangre goteaba por sus mejillas. Yo milagrosamente, todo lo que sentí fue frío. No me pasó nada grave. El jefe de nuestra aldea dijo sorprendido: “¡Esto es realmente un milagro! Ella ya es muy mayor, pero solo se asustó un poco. Hades no la quería, aunque ella quisiera morir. El dicho ‘la vida del hombre está predestinada por el Cielo’ es realmente correcto”. Otro hombre dijo: “Sí, una mujer de ochenta años, tiene un accidente de esa clase de un clima tan frío, podría muerto. Sin embargo, ella está perfectamente bien. ¡Es tan afortunada!” Al escuchar su discusión, en mi corazón yo sabía claramente: soy un creyente de Dios Todopoderoso; este era el poder del Dios Todopoderoso; ¡Soy muy afortunado porque recibí la protección de Dios! No pude evitar derramar lágrimas de emoción.

Después de recibir mis noticias, mi hija rápidamente me trajo a casa, dejándome descansar en la cama. A las cinco de la tarde, mi hija me dijo que enviaron a la esposa del Sr. Wang al hospital, pero murió en menos de media hora. El Sr. Wang se lesionó gravemente la cabeza y tuvo algunos puntos de sutura. Me sorprendió la noticia, y mis lágrimas rodaban incontrolablemente. Me arrodillé y oré a Dios: “¡Dios Todopoderoso! Gracias por salvarme hoy. Fue Tu cuidado y protección lo que me mantuvo con vida cuando caí en el estanque de peces. Deberé en el futuro pagar Tu amor. Me diste vida y viviré para ti en el futuro”.

Al día siguiente, una hermana vino a visitarme. Ella leyó dos pasajes de la palabra de Dios para mí: “En el largo transcurrir de la vida humana, casi todos los individuos se han encontrado en muchas situaciones peligrosas y se han enfrentado a muchas tentaciones. Esto se debe a que Satanás está a tu lado, con sus ojos constantemente fijos en ti. Cuando la catástrofe te golpea, Satanás se deleita en ello; cuando las calamidades caen sobre ti, cuando nada te va bien, cuando te enredas en su telaraña, Satanás disfruta mucho de tales cosas. En cuanto a lo que Dios está haciendo, Él está protegiéndote a cada momento que pasa, alejándote de una desgracia tras otra y de un desastre tras otro. Por esto afirmo que todo lo que el hombre tiene —paz, gozo, bendiciones y seguridad personal— está, en realidad, bajo el control de Dios; Él guía y decide el destino de cada individuo” (“Dios mismo, el único III”). “[...] porque Él gobierna y orquesta la vida y todo lo relativo a quienes le siguen; Satanás no tiene derecho a manipular a su antojo a los escogidos de Dios. ¡Esto es algo que deberíais tener claro a estas alturas!” (“La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo II”). Entonces ella dijo: “Vivimos en este mundo, mientras Satanás nos mira con hostilidad. Desea que perdamos nuestra vida y caigamos en sus trampas, pero Dios está siempre a nuestro lado con su cuidado y protección, protegiéndonos de ser devorado por Satanás. Aquellos que no creen en Dios serán maltratados por Satanás fácilmente, y perderán sus vidas en cualquier momento. Ayer, usted y sus vecinos cayeron al agua, y aunque usted ya tiene ochenta años, no resultó herida. Pero la mujer de su vecino está muerta y él está herido, a pesar de que eran veinte años más jóvenes que tú. Esto nos muestra que nuestra vida está controlada por Dios y solo Dios puede determinar nuestra vida, ¡porque creemos en Él!”

Después de escuchar las palabras de Dios y el compañerismo de la hermana, me conmoví y dije: “Sí, cuando caí en el estanque de peces, pensé que estaría muerta, pero cuando oré a Dios, Él extendió sus manos hacia mí, y envió a los aldeanos para salvarme de la muerte. ¡Realmente le agradezco a Dios por su misericordia y salvación!”

Al verme escapar de la muerte, mi hija fue testigo del poder de Dios y de las acciones milagrosas. Por lo tanto, ella dejó de oponerse a mí por creer en Dios, y me animó más a creer en Dios. Esta experiencia inusual hace que mi fe sea más madura. Especialmente, obtuve más conocimiento de la autoridad de Dios. Solo soy una mujer discreta y normal, pero Dios siempre se ocupa de mí, y Él me salvó en el momento de estar entre la vida y la muerte. Con Dios a mi lado protegiéndome, me sentí bendecida. ¡Gracias a Dios! ¡Que toda la gloria sea con Dios!

Comentarios