Suscríbete

Menú

Evangelio de Hoy - Apocalipsis 21:4

Versículo de la Biblia sobre Evangelio de Hoy

El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado.

Cada uno de nosotros anhela una vida sin lágrimas ni tristeza. Adán y Eva, creados por Dios al principio, fueron colocados dentro del hermoso Jardín de Edén. Allí, no tenían el dolor del nacimiento, la muerte, la enfermedad y la vejez, ni tenían ansiedad y angustia. Además, llevaban una vida feliz con Dios. Más tarde, no escucharon las palabras de Dios, sino que comieron el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, por lo que comenzaron una vida dolorosa. Pero Dios quiere salvar a la humanidad. Él no solo promulgó las leyes y guió la vida de la humanidad, sino que personalmente se hizo carne para hacer la obra de redención, de modo que los pecados del hombre fueron perdonados. Aun así, no se han desechado de sus disposiciones corruptas y aún viven en el estado de pecado durante el día y confesan su pecado en la noche. La Biblia dice: “...la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. Desde este versículo, podemos ver que Dios es santo. Si aún cometemos pecados, no podemos ser alabados por Dios y entrar en la Tierra Prometida. Sin embargo, sabemos que la esencia de Dios es el amor. Ya que Dios salva al hombre, Él lo salvará completamente. Está registrado en el Libro de Hebreos 9:28, “Así también Cristo fué ofrecido una vez para agotar los pecados de muchos; y la segunda vez, sin pecado, será visto de los que le esperan para salud”. El Señor Jesús fue ofrecido una vez, y aparecerá la segunda vez para liberarnos. Si aceptamos Su segunda salvación y somos limpiados, entonces seremos dignos de entrar en el reino de Dios. En ese momento, podemos disfrutar de una nueva vida sin lágrimas, muerte, tristeza, llanto o dolor.

Me acuerdo un libro dice: “Vivir en el reposo significa vivir una vida sin guerra, sin inmundicia y sin una persistente injusticia. Es decir, es una vida que carece de la perturbación de Satanás (aquí ‘Satanás’ se refiere a las fuerzas enemigas) y que no tiende a ser invadida por cualquier fuerza que se oponga a Dios; es una vida en la que todo sigue su propia especie y puede adorar al Señor de la creación, y en la que los cielos y la tierra están completamente tranquilos. Esto es lo que significan las palabras ‘reposo apacible de los humanos’” (“Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo”). “A medida que Mis palabras quedan consumadas, el reino se forma poco a poco en la tierra y el hombre regresa gradualmente a la normalidad, y, así, se establece en la tierra el reino que yace en Mi corazón. En el reino, todo el pueblo de Dios recupera la vida del hombre normal. Se ha ido el invierno helado, reemplazado por un mundo de ciudades primaverales, donde la primavera perdura todo el año. Ya las personas no se enfrentan al mundo sombrío y miserable del hombre y ya no sufren el frío gélido del mundo del hombre. Las personas ya no pelean entre sí, los países ya no se enfrentan en guerras, ya no hay más matanzas ni la sangre que fluye de la matanza; todas las tierras están llenas de felicidad, y en todas partes rebosa el calor entre los hombres” (“Capítulo 20” de Declaraciones de Cristo en el principio). La vida tranquila es bella sin guerras ni dolores. Dios guiará a los sobrevivientes de la humanidad a vivir en la tierra, y las personas pueden disfrutar de una vida feliz de estar con Dios. Gracias a Dios.

Vídeo recomendado:
Restaurar la vida normal del hombre y llevarlo a un destino maravilloso (Parte 1)
Restaurar la vida normal del hombre y llevarlo a un destino maravilloso Parte 2

Comentarios