Suscríbete

Menú

Devocional diario cristiano - Salmo 91:7

“Caerán á tu lado mil, Y diez mil á tu diestra: Mas á ti no llegará” .*

Ahora que ha llegado la catástrofe, muchas personas quieren descubrir la manera efectiva de ser protegidas por Dios en ella, por lo que leen con frecuencia este versículo, y puede que hayan recuperado su confianza en Dios tras leerlo, además están seguras de que los desastres no les llegarán. ¿Es correcto este pensamiento? ¿Quiénes no caerán en los desastres? En realidad esto está en contra de la verdad.

Veamos lo que se dice en el Apocalipsis: “Porque has guardado la palabra de mi perseverancia, yo también te guardaré de la hora de la prueba, esa hora que está por venir sobre todo el mundo para poner a prueba a los que habitan sobre la tierra” (Apocalipsis 3:10). Esta es la promesa de Dios a los vencedores. Es decir, cuando la catástrofe llegue por completo, solo un grupo de vencedores que sean perfeccionados en los últimos días por su obediencia al camino y la voluntad de Dios podrán ser protegidos por Él, en vez de cualquier creyente en el Señor que lea y crea en este versículo, esto no es más que una concepción e imaginación humana, no se ajusta a la voluntad de Dios. Tal como dijo el Señor Jesús: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21). Entonces, ¿cómo poder ser perfeccionado por Dios convirtiéndose en un vencedor y llegar a ser protegido en los desastres? Esto involucra la obra de salvación de Dios en los últimos días. El Señor Jesús profetizó: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad” (Juan 16: 12-13). “Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17:17). “Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo; porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, esa lo juzgará en el día final” (Juan 12: 47-48). Estas profecías nos hacen saber qué obra va a realizar el Señor Jesús cuando vuelva en los últimos días. Va a realizar obra de juicio expresando muchas verdades, mientras guía a la gente a entrar en todas las verdades, a fin de salvarla completamente del pecado y del poder de Satanás, y finalmente la lleva al reino de Dios para que tenga un hermoso destino. Esto es suficiente para probar que aceptar el juicio y la purificación de Dios en los últimos días es la única manera de ser perfeccionado y protegido por Dios en los desastres y entrar al reino de los cielos. Veamos lo que dice Dios. Dios dice: “Un pecador como vosotros, que acaba de ser redimido y que no ha sido cambiado ni perfeccionado por Dios, ¿puede ser conforme al corazón de Dios? Para ti, que aún eres del viejo ser, es cierto que Jesús te salvó y que no perteneces al pecado gracias a la salvación de Dios, pero esto no demuestra que no seas pecador ni impuro. ¿Cómo puedes ser santo si no has sido cambiado? En tu interior, estás cercado por la impureza, egoísta y miserable, pero sigues deseando descender con Jesús; ¡qué suerte tendrías! Te has saltado un paso en tu creencia en Dios: simplemente has sido redimido, pero no has sido cambiado. Para que seas conforme al corazón de Dios, Él debe realizar personalmente la obra de cambiarte y purificarte; si sólo eres redimido, serás incapaz de alcanzar la santidad. De esta forma no serás apto para participar en las buenas bendiciones de Dios, porque te has saltado un paso en la obra de Dios de gestionar al hombre, que es el paso clave del cambio y el perfeccionamiento. Tú, un pecador que acaba de ser redimido, eres, por tanto, incapaz de heredar directamente la herencia de Dios” (“Acerca de los apelativos y la identidad”). “Aunque Jesús hizo mucha obra entre los hombres, sólo completó la redención de toda la humanidad y se convirtió en la ofrenda por el pecado del hombre; no lo libró de la totalidad de su carácter corrupto. Salvar al hombre totalmente de la influencia de Satanás no sólo requirió que Jesús se convirtiera en la ofrenda por el pecado y cargara con los pecados del hombre, sino también que Dios realizara una obra incluso mayor para librar completamente al hombre de su carácter satánicamente corrompido. Y, así, ahora que el hombre ha sido perdonado de sus pecados, Dios ha vuelto a la carne para guiar al hombre a la nueva era, y comenzó la obra de castigo y juicio. Esta obra ha llevado al hombre a una esfera más elevada. Todos los que se someten bajo Su dominio disfrutarán una verdad más elevada y recibirán mayores bendiciones. Vivirán realmente en la luz, y obtendrán la verdad, el camino y la vida” (“Qué significa creer verdaderamente en Dios”). Tras las lecturas, entendemos que lo que hizo el Señor Jesús en la Era de la Gracia fue la obra de salvación, y Él solo ha perdonado los pecados del hombre, pero el hombre todavía tiene una naturaleza pecaminosa que no se ha resuelto, por este motivo el hombre a menudo puede pecar, y no es capaz de hacer la voluntad de Dios y convertirse en vencedor. La obra de juicio que va a realizar el Señor Jesús a través de expresar la verdad en los últimos días es justamente la obra de purificar y salvar al hombre por completo. Así pues, debemos aceptar las verdades expresadas por Dios en los últimos días, experimentar el juicio y el castigo de Dios para que nuestro carácter corrupto sea purificado y cambiado, y convertirnos en personas que obedecen a Dios y hacen Su voluntad, en otras palabras, en vencedores perfeccionados por Dios en los últimos días, quienes serán protegidos por Dios, sobrevivirán a la catástrofe y entrarán al reino de los cielos.

Hablando de eso, ¿deseas investigar la obra y obtener la salvación de Dios en los últimos días? No vaciles en ponerte en contacto con nosotros a través de WhatsApp.

La escritura marcada (*) es tomada de REINA-VALERA ANTIGUA.

Recomendación para usted:
Vídeo cristiano "La bendición de Dios" ¿Cómo puede la humanidad evitar el desastre?
Películas cristianas de reflexión | "Los días de Noé han llegado" Se han cumplido las profecías bíblicas de los últimos tiempos
Himno cristiano | El hombre no puede vivir sin la soberanía de Dios
El hombre sólo puede salvarse en medio de la gestión de Dios
En el momento que contemples el cuerpo espiritual de Jesús, Dios ya habrá vuelto a crear el cielo y la tierra

Comentarios