Suscríbete

Menú

Mensaje biblico de hoy - Colosenses 3:25

Versículo de la Biblia sobre Evangelio de Hoy

Porque el que procede con injusticia sufrirá las consecuencias del mal que ha cometido, y eso, sin acepción de personas.

Frases como “Lo que cosechas es lo que siembras” y “Dios está mirando todo lo que haces” nos dicen que: No importa quién, mientras haya hecho cosas injustas, ciertamente sufrirá el castigo justo de Dios, porque Dios es justo . Esto me recuerda a la gente de Sodoma que estaba enemistada con Dios y destruida por Dios al final.

Sodoma era una ciudad extremadamente malvada. Con música y baile noche tras noche, su prosperidad llevó a la gente de esta ciudad a la fascinación. Vivían en pasiones y lujurias y no podían liberarse. Nadie anhelaba la luz, mucho menos estaba dispuesto a salir del pantano malvado. Toda la ciudad estaba llena de sangre y asesinato. Además, cuando los habitantes de Sodoma vieron a los mensajeros de Dios, no preguntaron si habían venido a difundir la voluntad de Dios. Por el contrario, los dañaron descaradamente sin esperar una explicación. A pesar de que Lot les suplicó lastimosamente y trató de darles a cambio a sus dos hijas, aún así no dejaron solos a los dos mensajeros. La Biblia solo registró un caso como tal, pero expuso completamente la verdadera naturaleza viciosa de las personas en Sodoma. No vieron nada que valiera la pena a su alrededor, se volvieron locos; disfrutaban devorando y dañando a las personas, incluso los siervos de Dios. Fue precisamente porque la gente de Sodoma estaba sumamente corrompida que a los ojos de Dios, toda la ciudad de Sodoma merecía ser maldecida, detestada y aún más destruida por Dios.

Tal como un libro dice: “Esta humanidad se había vuelto corrupta hasta el extremo. Esta gente no conocía a Dios ni de dónde provenían ellos mismos. Si les mencionabas a Dios, te atacaban, difamaban y blasfemaban. Incluso cuando los siervos de Dios habían venido a difundir Su advertencia, estas personas corruptas no solo no mostraron signos de arrepentimiento y no abandonaron su conducta malvada, sino, al contrario, hicieron daño descaradamente a los siervos de Dios. Lo que expresaron y revelaron fue su esencia-naturaleza a de extrema hostilidad hacia Dios. Se puede ver que la resistencia contra Dios de estas personas corruptas era más que una revelación de su carácter corrupto, del mismo modo que era más que un ejemplo de difamación o burla que simplemente brotaba de una falta de entendimiento de la verdad. Ni la estupidez ni la ignorancia causaron su conducta malvada; estas personas actuaban de este modo no porque hubiesen sido engañadas, y sin duda no fue porque hubiesen sido confundidas. Su conducta había alcanzado el nivel del antagonismo flagrantemente descarado, la oposición y el clamor contra Dios. Sin duda, este tipo de conducta humana enfurecería a Dios, y enfurecería Su carácter —un carácter que no debe ser ofendido—. Por tanto, Dios desató directa y abiertamente Su ira y Su majestad; esta fue una verdadera revelación de Su carácter justo”.

Recomendación para usted:
El hombre sólo puede salvarse en medio de la gestión de Dios
Cristo hace la obra del juicio con la verdad

Comentarios