Suscríbete

Menú

¿Cómo obtener la protección de Dios cuando ocurra un desastre?

Ha habido una serie de desastres, especialmente el nuevo coronavirus que está haciendo estragos en el mundo y matando a un gran número de personas cada día. La gente está aterrorizada. Muchos hermanos y hermanas creen que si oran al Señor y confiesan sus pecados, serán guardados por Él y ningún desastre vendrá sobre ellos. ¿Esta visión de nosotros está en línea con la voluntad del Señor? ¿Puede la confesión orante de los pecados al Señor garantizar la protección de Dios en el desastre? ¿Por qué algunas personas también oran al Señor y confiesan sus pecados pero aún así caen en el desastre? ¿Cómo practicamos exactamente esto para ser guardados por Dios? A continuación encontramos la respuesta en las palabras del Señor Jesús.

El Señor Jesús nos advirtió hace mucho tiempo: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 4:17). De esto vemos que sólo los verdaderos arrepentidos pueden ser guardados por Dios en medio del desastre y entrar en el reino de Dios. Algunas personas pueden preguntar, oramos al Señor y confesamos nuestros pecados, e incluso lloramos y nos arrepentimos de nuestros pecados, y practicamos exteriormente algo de tolerancia y paciencia, esforzándonos y trabajando duro por el Señor. ¿No es esto un verdadero arrepentimiento? No podemos determinar qué es el sincero arrepentimiento de acuerdo con nuestra propia imaginación y noción, sino que debemos buscar la respuesta en la Palabra de Dios. Dios dice: “[...] seréis, pues, santos porque yo soy santo” (Levítico 11:45). “En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre” (Juan 8:34-35). Y en Apocalipsis 22:14 dice: “Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad”. De esto vemos que Dios es santo y que todos los que viven en el pecado son objetos del odio y el rechazo de Dios por lo que el verdadero arrepentimiento no es sólo orar a Dios confesando nuestros pecados y arrepentirse de ellos sino liberarse completamente de la esclavitud del pecado para que no vuelvas a pecar contra Dios. La naturaleza pecaminosa en nosotros es limpiada y somos capaces de practicar la palabra de Dios y obedecer verdaderamente, sin importar las circunstancias y nunca más desobedecer a Dios ni resistirnos a Dios y somos capaces de gastarnos para Dios con un corazón de amor por Él sin tratos personales, haciendo todo sólo para obedecer y devolver Su amor. Esto es un verdadero arrepentimiento. Sólo alcanzando esto podemos ser protegidos por Dios en la catástrofe.

A la luz de los requerimientos de Dios, midamos, ¿quién ha logrado el verdadero arrepentimiento en los creyentes? Aunque a menudo oramos al Señor y confesamos nuestros pecados y a veces somos capaces de ser tolerantes y pacientes con los demás, y externamente todavía trabajamos y sufrimos, a menudo todavía somos capaces de pecar contra el Señor y resistirnos a Él y todavía podemos ser arrogantes, desobedientes, egoístas, codiciosos y vanidosos, en algunas circunstancias desagradables a menudo podemos estar enojados y podemos mentir y engañar por nuestro propio beneficio, también somos celosos y resentidos en nuestros corazones, y cuando llegan los desastres naturales provocados por el hombre, todavía podemos malinterpretar a Dios, culpar a Dios, traicionar a Dios, etc., ni siquiera practicamos y obedecemos la Palabra del Señor. ¿No es cierto que sólo oramos al Señor verbalmente y confesamos nuestros pecados pero después seguimos repitiendo nuestros pecados? ¿Cómo puede ser esto un verdadero arrepentimiento? ¿Cómo puede el hombre pecador recibir la misericordia de Dios y ser guardado por Él en el desastre? Dios es santo y justo, sólo cuando alcanzamos el estándar de arrepentimiento requerido por Dios, podemos ser aprobados por Él y ser protegidos cuando ocurra un desastre.

Entonces ¿cómo logramos el verdadero arrepentimiento? De hecho el Señor Jesús ya nos dijo la respuesta. Jesús profetizó: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, […]” (Juan 16:12-13). “El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, esa lo juzgará en el día final” (Juan 12:48). “Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17:17). Se ve que el retorno del Señor en los últimos días expresará la verdad para hacer la obra del juicio y castigo, es decir juzgar el pecado en nosotros con la verdad para que seamos completamente limpios de la esclavitud del pecado y alcancemos el verdadero arrepentimiento. Porque el Señor Jesús en la Era de la Gracia hizo la obra de la salvación, redimiendo a los hombres de la ley para que fueran perdonados de sus pecados y no fueran condenados y ejecutados a muerte por la ley y pudieran tener la oportunidad de presentarse ante el Señor en oración y disfrutar de la gracia que el Señor da a las personas. Pero el Señor no perdonó al hombre su naturaleza pecaminosa satánica, como estar sujeto a la arrogancia, el engaño, el egoísmo, la maldad y la avaricia etc., a menudo vivimos en pecado, resistiendo al Señor por nuestra propia cuenta, y no hemos alcanzado el verdadero arrepentimiento. Por lo tanto, sólo cuando aceptamos la obra de juicio de Dios en los últimos días y logramos un cambio en nuestra naturaleza pecaminosa, ¡podemos ser protegidos por Dios en la catástrofe!

Ahora los desastres son los avisos y advertencias de Dios hacia nosotros para que busquemos rápidamente la aparición de Dios y que aceptemos la obra de juicio y purificación de los últimos días de Dios. Esta es la única forma de lograr la salvación de Dios y el verdadero arrepentimiento. Si todavía no buscamos ni aceptamos la aparición de Dios ni la obra que hace en los últimos días, no importa la manera que oremos a Dios para confesar nuestros pecados, seguiremos viviendo en pecado sin un verdadero arrepentimiento. ¿Cómo podemos ser protegidos por Dios en los desastres? En realidad, el Señor Jesús ya ha regresado, es Dios Todopoderoso Cristo de los últimos días, ha expresado todas las verdades para purificar y salvar a las personas, y ha hecho la obra de juicio empezando por la casa de Dios para salvar definitivamente a las personas y que puedan deshacerse de sus caracteres corruptos y lograr un verdadero arrepentimiento. Respecto a esto, veamos dos párrafos de las palabras de Dios para entenderlo mejor. La Palabra de Dios dice: “Aunque Jesús hizo mucha obra entre los hombres, sólo completó la redención de toda la humanidad, se convirtió en la ofrenda por el pecado del hombre, pero no lo libró de su carácter corrupto. Salvar al hombre totalmente de la influencia de Satanás no sólo requirió a Jesús cargar con los pecados del hombre como la ofrenda por el pecado, sino también que Dios realizara una obra mayor para librar completamente al hombre de su carácter, que ha sido corrompido por Satanás. Y así, después de que los pecados del hombre fueron perdonados, Dios volvió a la carne para guiar al hombre a la nueva era, y comenzó la obra de castigo y juicio, que llevó al hombre a una esfera más elevada. Todos los que se someten bajo Su dominio disfrutarán una verdad más elevada y recibirán mayores bendiciones. Vivirán realmente en la luz, y obtendrán la verdad, el camino y la vida”.

En los últimos días Cristo usa una variedad de verdades para enseñar al hombre, para exponer la esencia del hombre y para analizar minuciosamente sus palabras y acciones. Estas palabras comprenden verdades diversas […] Al emprender Su obra de juicio, Dios no deja simplemente en claro la naturaleza del hombre con sólo unas pocas palabras; la expone, la trata y la poda a largo plazo. Estos métodos de exposición, de trato y poda, no pueden ser sustituidos con palabras ordinarias, sino con la verdad que el hombre no posee en absoluto. Sólo los métodos de este tipo se consideran juicio; sólo a través de este tipo de juicio puede el hombre ser doblegado y completamente convencido de la sumisión a Dios y, además, obtener un conocimiento verdadero de Dios. Lo que la obra de juicio propicia es el entendimiento del hombre sobre el verdadero rostro de Dios y la verdad sobre su propia rebeldía. La obra de juicio le permite al hombre obtener mucho entendimiento de la voluntad de Dios, del propósito de la obra de Dios y de los misterios que le son incomprensibles. También le permite al hombre reconocer y conocer su esencia corrupta y las raíces de su corrupción, así como descubrir su fealdad. Estos efectos son todos propiciados por la obra de juicio, porque la esencia de esta obra es, en realidad, la obra de abrir la verdad, el camino y la vida de Dios a todos aquellos que tengan fe en Él. Esta obra es la obra de juicio realizada por Dios”.

De la palabra de Dios vemos que Dios Todopoderoso lleva a cabo la obra de juicio y purificación, sobre la base de la obra redentora del Señor Jesús. Al expresar varias verdades para limpiarnos y transformarnos, haciéndonos escapar de la esclavitud del pecado para lograr el verdadero arrepentimiento. Las Palabras expresadas por Dios Todopoderoso son verdades más elevadas que en la Era de la Gracia, y está directamente dirigida a la raíz de nuestro pecado, y a nuestra naturaleza satánica e incluso revela, nuestras concepciones sobre Dios, los propósitos despreciables que tenemos en nuestra fe en Dios, las intenciones inapropiadas en lo profundo de nuestros corazones y la naturaleza corrupta de satanás escondida en nuestro interior se revelan una por una. Cuando leemos las palabras de Dios podemos darnos cuenta de cuál es la causa de nuestro pecado y vemos que Satanás nos ha corrompido profundamente. Todos están llenos de la naturaleza satánica de arrogancia, malicia, codicia, engaño, maldad, etc... viven como demonios y se han convertido en descendientes satánicos que se resisten y desobedecen a Dios. Al mismo tiempo, también nos damos cuenta de que Dios es demasiado santo y justo, y que somos tan corruptos que no somos dignos de vivir ante Dios. Por lo tanto, todos ellos caemos ante Dios y se arrepentimos ante Él, dispuestos a traicionarnos a sí mismos y comenzar una nueva vida en la verdad! Y así, a través de la continua experiencia del juicio y castigo de Dios, ya no vivimos por la naturaleza corrupta de Satanás, sino que en todas las cosas buscamos la verdad en la palabra de Dios, y permitimos que Su Palabra sea nuestra regla para la forma en que nos comportamos, hacemos nuestros deberes y adoramos a Dios. Gradualmente, nuestro carácter corrupto es limpiado y cambiado, y tenemos algo de temor y obediencia a Dios, y ya no pecamos contra Él, logrando así un verdadero arrepentimiento.

Ahora muchos de los que han experimentado la obra de juicio de Dios Todopoderoso en los últimos días han tenido diversos grados de cambios, purificándose su carácter corrupto. Han experimentado el juicio y la purificación de Dios y dan varios testimonios triunfantes, tales como: un testimonio de ser liberados de la arrogancia; testimonio de vivir en armonía con los demás; un testimonio de ser libres de la vanidad y el estatus, y estar dispuestos a practicar la verdad para satisfacer a Dios; testimonios de dejar la intención de obtener bendiciones, guardando un corazón sólo para buscar la verdad y para devolver el amor de Dios y vivir una vida significativa, etc. Algunos de estos testimonios de experiencias están incluidos en el libro “Testimonios de Experiencias ante el Tribunal de Juicio de Cristo”, y otros han sido convertidos en vídeos de testimonios de experiencia como por ejemplo, “Cómo cambiar la arrogancia”, “Cómo se resuelve el egoísmo y la mezquindad”, “Aprendí a cooperar con la gente”, “Los grilletes de la fama y la fortuna”, “Los celos se curan”, “Este juicio” etc. Estos contenidos se encuentran en el sitio web de la Iglesia de Dios Todopoderoso para que todos los buscadores de varios países los vean. Es evidente que la obra del juicio de Dios en los últimos días es la obra de salvación para la humanidad. Las verdades que Dios ha expresado son como una gran luz, que iluminan las tinieblas del mundo y nos dan la esperanza de salvarnos del pecado. Sólo cuando aceptamos la obra de Dios de los últimos días y logramos un verdadero arrepentimiento podemos ser protegidos por Dios y estar libres del desastre.

La Palabra de Dios nos advierte: “Todos los desastres sucederán uno tras otro; todas las naciones y todos los lugares experimentarán desastres, plaga, hambre, inundación, sequía y terremotos están por todas partes. Estos desastres no ocurren sólo en uno o dos lugares, ni terminarán dentro de uno o dos días, sino que se extenderán sobre un área cada vez mayor y los desastres serán cada vez más severos. Durante este tiempo surgirán sucesivamente toda clase de plagas de insectos, y el fenómeno del canibalismo ocurrirá en todos los lugares. Este es Mi juicio sobre todas las naciones y pueblos”. “Si esta desea tener un buen destino, si un país desea un buen destino, entonces el hombre debe postrarse a Dios para adorarlo, arrepentirse y confesar delante de Él, si no, la suerte y el destino del hombre acabarán inevitablemente en catástrofe”.

Ahora que la obra del juicio de Dios en los últimos días de juzgar y limpiar a las personas está casi terminada y la gran tribulación está a punto de caer, con que aceptemos el juicio de Dios en los últimos días y todas las verdades expresadas por Él y logremos el verdadero arrepentimiento, podremos ser protegidos por Dios en el desastre, entrar en el reino de Dios y tener un buen destino preparado por Él. Si seguimos manteniendo nuestra opinión de que la oración y la confesión del pecado es suficiente y no aceptamos el juicio de Dios para purificarnos, ¡entonces nunca estaremos libres de la esclavitud del pecado y sólo terminaremos en el desastre y seremos castigados.

Después de leer este artículo estoy seguro de que has encontrado una manera de ser protegido por Dios en medio del desastre. Si desea obtener más información sobre la obra del juicio de Dios en los últimos días o tiene alguna otra pregunta, por favor contáctenos haciendo clic en el botón de abajo.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Recomendación para usted:
¿Debemos buscar al Señor con nuestros oídos o con la vista para dar la bienvenida a Su regreso?
¿Por qué hay tantos desastres y cuál es la intención de Dios?
Dos grandes prohibiciones al investigar el camino verdadero

Comentarios