Suscríbete

Menú

Evangelio de Hoy | Mateo 16:26

Versículo de la Biblia sobre Evangelio de Hoy

Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?.

Una vez vi un video: el trabajador empleado envidiaba el trabajo estable del trabajador de cuello blanco; el trabajador de cuello blanco envidiaba el éxito del hombre rico en la carrera; el hombre rico tenía envidia de la familia armoniosa del trabajador empleado. Ellos, quejándose de las decepciones de la vida, se comprometieron a luchar duro para cambiar su destino con sus propias manos y ganar la vida feliz.

Más de diez años después, el trabajador empleado llevó una vida rica pero ya no regresó a casa a tiempo del trabajo. En cambio, estaba involucrado en las ocasiones sociales solo relacionadas con la comida, la bebida y la búsqueda del placer. El trabajador de cuello blanco se convirtió en un jefe exitoso. Sin embargo, tenía que desconfiar de que alguien intrigara por su propiedad todo el tiempo, siempre sintiéndose vacío y solitario en lo más profundo de su corazón. El hombre rico había fallecido, con sus hijos colocando canastas de flores en su tumba en el aniversario de su muerte.

En realidad, ¿no somos muchos de nosotros el obrero empleado, el trabajador de cuello blanco o el hombre rico? En tiempos de pobreza, anhelamos vivir con comodidad. Después de estar cómodamente, deseamos ser extremadamente ricos. Pero después de eso, caemos en el vacío más profundo del corazón.

El Señor Jesús nos enseñó: “Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?” (Mateo 16:26). El nacimiento, el crecimiento, la familia y la ocupación que él persigue están en la mano del Creador. Nadie puede controlar su propio destino. Dios ha hecho arreglos adecuados para la vida de todos. Si no adoramos a Dios en nuestro limitado tiempo, sino que tratamos de desechar la soberanía de Dios y satisfacer nuestra propia ambición y deseo, simplemente perderemos tiempo y vida, y lo que obtendremos será vacío y amargura. Entonces, ¿cómo podemos tener felicidad?

También te podría interesar leer:
Levítico 3
Génesis 2

Comentarios