Suscríbete

Menú

Evangelio de hoy miércoles 29 de agosto de 2018 | Apocalipsis 3:11

Versículo de la Biblia sobre Evangelio de Hoy

Vengo pronto; retén firme lo que tienes, para que nadie tome tu corona.

En este versículo, Dios nos exhorta y nos advierte: Cuando Jesucristo venga de nuevo, los siervos malvados y los falsos pastores de la iglesia nos engañarán y obstruirán para que sigamos los pasos de Dios. Si no tenemos discernimiento de ellos, seremos engañados y controlados por ellos. Si creemos ciegamente en sus palabras y no nos atrevemos a buscar, investigar u oír la voz de Jesucristo, perderemos la promesa y las bendiciones de Dios para nosotros. En la era de la gracia, cuando Jesucristo vino a hacer la obra redentora, fue resistido, condenado y abandonado por los principales sacerdotes, escribas y fariseos judíos. Para proteger su posición y sustento, inventaron rumores y lo calumniaron, e hicieron todo lo que pudieron para impedir que la gente judía lo siguiera. Eran obstáculos que engañaban y controlaban a las personas para que regresaran a Dios. Sin embargo, esos judíos no tenían discernimiento. No prestaban atención a escuchar las palabras de Jesucristo, sino que creían en los rumores y en la falsedad de los fariseos. Entonces, ellos perdieron Su salvación y fueron eliminados por Dios. Por esta razón, aquí Jesucristo nos exhorta y advierte que cuando venga de nuevo, debemos aferrarnos a Su camino, buscar Su voz con un corazón temeroso de Dios, y aprender a reconocer Su voz. No debemos seguir ciegamente las palabras del hombre, especialmente las palabras de aquellos que tienen estatus y poder. Debemos discernir si sus palabras provienen o no de Dios, si sus palabras están o no basadas en las palabras de Jesucristo. Si no vienen de Dios y no tienen base en Sus palabras, debemos rechazarlas y no podemos creerlas, por temor a que las coronas que Dios nos otorga sean quitadas por estas personas.

Recomendación para usted:
Testimonio cristiano en español 2020 | Ya sé discernir al Cristo verdadero de los falsos
Testimonio de una cristiana de Malasia: Recibí el regreso del Señor Jesús
Esperando (II) - La virgen prudente sabe distinguir entre el verdadero Cristo y los falsos Cristos

Comentarios